La fra­gua de Vul­cano (I)

Memorias Porteñas - - Mp -

les que con­fir­ma­ban su exis­ten­cia y en­tre ellos la ca­sa que se ha­lla­ba cons­trui­da en el em­pla­za­mien­to en el que an­tes del in­cen­dio de 1896 se levantaba la vi­vien­da del ge­ne­ral Vi­lla­mil.

En 1929 y gra­cias al in­for­me pre­sen­ta­do por el Co­mi­té de In­te­lec­tua­les e His­to­ria­do­res Por­te­ños, el Ca­bil­do pu­so una pla­ca en di­cho pre­dio en la que, en­tre otras co­sas de­cía: En es­te lu­gar vi­vió el ge­ne­ral Vi­lla­mil y en él se fra­guó la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil, sien­do bau­ti­za­do por Jo­sé de An­te­pa­ra co­mo la Fra­gua de Vul­cano.

Es­ta edi­fi­ca­ción, an­ti­gua ya para la dé­ca­da de los ’80 del si­glo XX, al­ber­ga­ría, jun­to a la que ha­cía es­qui­na con la ca­lle Illing­worth, las ofi­ci­nas de Co­ra­sa (Cor­po­ra­ción Au­to­mo­triz So­cie­dad Anó­ni­ma), las cua­les se­rían de­mo­li­das a me­dia­dos de esa dé­ca­da. Su pla­ca fue guar­da­da por do­ña Mer­ce­des San­tis­te­van, quien para ese en­ton­ces era la due­ña del pre­dio.

Tiem­po des­pués el abo­ga­do Ál­va­ro Noboa Pon­tón com­pra­ría esos te­rre­nos, con­vir­tién­do­se en el due­ño del lu­gar en el que para 1820 es­tu­vo ubi­ca­da la ca­sa des­de don­de par­tió el pro­ce­so eman­ci­pa­dor de la ciu­dad de Gua­ya­quil, y por qué no de­cir­lo, de to­da la Au­dien­cia de Qui­to.

Su es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co. An­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos

An­tes de ini­ciar el desa­rro­llo de es­te te­ma per­mí­ta­se­me acla­rar al­go del ma­yor in­te­rés. La ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial de Gua­ya­quil es la re­sul­tan­te de las ex­pe­rien­cias ob­te­ni­das por si­glos de cons­truc­ción de ga­leo­nes de ex­tra­or­di­na­rias ca­rac­te­rís­ti­cas, tan­to en su di­se­ño y or­na­men­ta­ción, co­mo en su téc­ni­ca cons­truc­ti­va.

Para aque­llos que po­co sa­ben del te­ma se­rá un dis­pa­ra­te lo que aquí sos­ten­go pe­ro para quie­nes co­no­cen el ni­vel de im­por­tan­cia que te­nían nues­tros ar­te­sa­nos, así co­mo los ex­tra­or­di­na­rios car­pin­te­ros de ri­be­ra que ba­jo el nom­bre de car­pin­te­ros de lo blan­co cons­tru­ye­ron Gua­ya­quil, sa­ben que lo que di­go es to­tal y ab­so­lu­ta­men­te cier­to.

Para al­gu­nos des­in­for­ma­dos, en tiem­pos co­lo­nia­les y par­ti­cu­lar­men­te a ini­cios del si­glo XIX, en Gua­ya­quil no exis­tían edi­fi­ca­cio­nes de tres ni­ve­les (plan­ta ba­ja y dos al­tos).

¿Qué di­rían al ver la pin­tu­ra de Char­ton en la que se apre­cia la gran ca­sa de La­go­mar­cino en el Ma­le­cón, que ade­más de te­ner los dos ni­ve­les al­tos te­nía una es­pe­cie de pa­lo­mar que ha­cía las ve­ces de un ter­cer ni­vel al­to? (O sea que te­nía cua­tro ni­ve­les en to­tal).

He ini­cia­do de es­ta ma­ne­ra es­te te­ma para que es­tén pre­pa­ra­dos para leer lo que es­tá por ve­nir.

La ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial gua­ya­qui­les. Ca­rac­te­rís­ti­cas que de­bió te­ner la ca­sa de Vi­lla­mil, de acuer­do a lo que se sa­be del te­ma.

Des­de que era un ni­ño, las ca­sas an­ti­guas de mi ciu­dad y su muy pe­cu­liar ima­gen ejer­ce­rían en mí un ra­ro y cu­rio­so em­bru­jo.

Al­gu­na re­la­ción de­bió te­ner con es­to un an­ti­guo cua­dro de la Ca­sa de las cien ven­ta­nas, que había don­de mis abue­los, y que yo he­re­dé cuan­do mu­rie­ron.

Es inol­vi­da­ble cuan­do co­no­cí lo po­co que que­da­ba de ella y la for­ma en que re­cor­dé la his­to­ria so­bre la fies­ta que en ella brin­da­ran en ho­me­na­je a los li­ber­ta­do­res Bo­lí­var y San Mar­tín.

La vi­da me da­ría la opor­tu­ni­dad de pro­fun­di­zar en es­te te­ma y de po­der de­du­cir la ma­ne­ra en que es­ta sin­gu­lar ar­qui­tec­tu­ra -de la que aque­lla ca­sa era un ejem­plo- había evo­lu­cio­na­do, des­de el “pa­la­fi­to” que los es­pa­ño­les cons­tru­ye­ran imi­tan­do a la ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la, emi­nen­te­men­te fun­cio­nal y uti­li­ta­ria, de los na­ti­vos de la re­gión­has­ta las enor­mes ca­so­nas con pa­tios in­te­rio­res y ga­le­rías fron­ta­les con ar­que­rías de me­dio pun­to que fue­ran cons­trui­das lue­go de que el puer­to y sus ha­bi­tan­tes ad­qui­rie­ran un im­por­tan­te es­ta­tus gra­cias a la in­dus­tria de los as­ti­lle­ros y a la ex­por­ta­ción del ca­cao, rea­li­za­da des­de Gua­ya­quil ha­cia los más im­por­tan­tes mer­ca­dos de Amé­ri­ca y Es­pa­ña, en los si­glos XVIII y XIX. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.