Cru­ce­ro del bu­que in­sig­nia y el AD­VE­NI­MIEN­TO DEL CON­FLIC­TO DE 1981

AL INI­CIAR EL CON­FLIC­TO DE PAQUISHA, EL CO­MAN­DAN­TE DEL DESTRUCTOR PRE­SI­DEN­TE ALFARO RECIBIÓ LA DIS­PO­SI­CIÓN DE INTERRUMPIR EL CRU­CE­RO Y RE­TOR­NAR DE GALÁPAGOS, PARA PRE­PA­RAR LAS OPE­RA­CIO­NES MARÍTIMAS.

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRAVO

Per­ma­ne­cien­do en el puer­to de Gua­ya­quil el BAE Pre­si­den­te Alfaro, re­cién in­cor­po­ra­do a la Es­cua­dra Na­val co­mo bu­que in­sig­nia, y es­tan­do aún pen­dien­te el pro­ce­so para la en­tre­ga a Ecua­dor de otro destructor por par­te de la Ar­ma­da de los Estados Uni­dos, la su­pe­rio­ri­dad dis­pu­so al co­man­dan­te del bu­que, ca­pi­tán de na­vío Ar­nol­do Na­ran­jo Agui­rre, para que jun­to al ca­pi­tán de cor­be­ta Cris­tó­bal Mon­ca­yo efec­tua­ran una ins­pec­ción al USS Sut­her­land, DD-743, en la ra­da de San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, la cual rea­li­za­ron en­tre el 5 y 8 de enero de 1981, ha­bien­do que­da­do en­car­ga­do pro­vi­sio­nal­men­te del co­man­do del BAE Alfaro el se­gun­do co­man­dan­te, ca­pi­tán de fra­ga­ta Her­nán Ga­lar­za Ma­chu­ca, dis­po­nién­do­se el alis­ta­mien­to del bu­que para el cru­ce­ro de guar­dia­ma­ri­nas. Al re­torno, di­chos ofi­cia­les pre­sen­ta­ron un in­for­me al man­do, a fin de con­ti­nuar con los trá­mi­tes de tras­pa­so del otro destructor a nues­tra Marina.

Ese de­seo se vio trun­ca­do por un acon­te­ci­mien­to sus­ci­ta­do en nues­tras aguas te­rri­to­ria­les, de lo cual nos re­la­ta se­gui­da­men­te el pro­pio co­man­dan­te del BAE Pre­si­den­te Alfaro: “A mi re­torno de Ca­li­for­nia, enero de 1981, ini­cia­mos el cru­ce­ro de ins­truc­ción de guar­dia­ma­ri­nas, el cual se vio in­te­rrum­pi­do por dos si­tua­cio­nes im­por­tan­tes: la in­ter­cep­ta­ción de un bu­que pes­que­ro con ma­trí­cu­la de San Die­go den­tro de aguas te­rri­to­ria­les, que car­ga­ba una captura de unas 400 to­ne­la­das de atún de inusua­les ta­ma­ños, por lo que me vi obli­ga­do a de­te­ner­lo y lue­go de con­sul­tar al Man­do, tu­ve que en­tre­gar­lo de­te­ni­do en la Ca­pi­ta­nía de San Cris­tó­bal, para los pro­ce­di­mien­tos de san­cio­nes y mul­tas por pes­car en aguas so­be­ra­nas ecua­to­ria­nas, lo cual es­ta­ba con­tem­pla­do en la Ley de Pes­ca”.

“Es­te he­cho que fue in­me­dia­ta­men­te co­no­ci­do en el ám­bi­to pes­que­ro ca­li­for­niano, ob­via­men­te iba a oca­sio­nar la reacción po­lí­ti­ca en el es­ta­do de Ca­li­for­nia, que al co­no­cer di­cha captura iba a im­pe­dir la po­si­ble trans­fe­ren­cia del se­gun­do destructor, y la Ar­ma­da de los EE. UU., muy dis­cre­ta­men­te sus­pen­dió el pro­ce­so de en­tre­ga, que que­dó in­te­rrum­pi­do de­fi­ni­ti­va­men­te”.

La otra ra­zón por la que se sus­pen­dió el cru­ce­ro de guar­dia­ma­ri­nas fue el ini­cio de ata­ques ar­ma­dos de tro­pas pe­rua­nas con­tra des­ta­ca­men­tos ecua­to­ria­nos, pues el 22 de enero de 1981 un he­li­cóp­te­ro pe­ruano abrió fue­go con­tra los sol­da­dos del pues­to mi­li­tar de Paquisha, en don­de se en­con­tra­ba un he­li­cóp­te­ro des­em­bar­can­do abas­te­ci­mien­tos, el cual fue im­pac­ta­do, re­sul­tan­do gra­ve­men­te he­ri­do su pi­lo­to, el te­nien­te Víc­tor Hu­go Va­len­cia. De inmediato el per­so­nal mi­li­tar reac­cio­nó dis­pa­ran­do sus fu­si­les, lo que obli­gó al pi­lo­to pe­ruano a ale­jar­se del sec­tor. Se había en­cen­di­do la chis­pa del con­flic­to.

En los días pos­te­rio­res con­ti­nua­ron los ata­ques pe­rua­nos con­tra las guar­ni­cio­nes ecua­to­ria­nas de Paquisha, Ma­yay­cu y Ma­chi­na­za. To­das las guar­ni­cio­nes de la cor­di­lle­ra del Cón­dor y las tro­pas y tri­pu­la­cio­nes del res­to del país, del Ejér­ci­to, Marina y Fuer­za Aé­rea, fue­ron pues­tas en má­xi­ma aler­ta en pre­vi­sión a cual-

Ejemplar de Atún del pes­que­ro cap­tu­ra­do. Ca­pi­tán de na­vío Ar­nol­do Na­ran­jo, co­man­dan­te del BAE Alfaro (Der.) y Ca­pi­tán de fra­ga­ta Her­nán Ga­lar­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.