PO­LÉ­MI­CA IN­TER­VEN­CIÓN en el fút­bol en 1978

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VARAS

Mu­cho se ha dis­cu­ti­do en es­tos días so­bre la de­ci­sión del Po­der Ju­di­cial de anu­lar el con­tra­to de la Fe­de­ra­ción Ecua­to­ria­na de Fút­bol (FEF) con una em­pre­sa in­ter­na­cio­nal de te­le­vi­sión para otor­gar­le el de­re­cho de trans­mi­sión de los par­ti­dos del Cam­peo­na­to Na­cio­nal de fút­bol, por con­si­de­rar un juez que no se ha­bían cum­pli­do re­qui­si­tos le­ga­les, en­tre ellos el de rea­li­zar un con­cur­so pú­bli­co.

El pro­ble­ma apa­ren­te­men­te ha si­do su­pe­ra­do, en cuan­to a que la en­ti­dad deportiva acep­tó, ba­jo pro­tes­ta, la de­ci­sión del juez y de­jó sin efec­to el con­ve­nio; y si­guien­do un pro­ce­di­mien­to di­fe­ren­te, ter­mi­nó con­tra­tan­do a la mis­ma em­pre­sa, por la de­ci­sión uná­ni­me de los equi­pos de fút­bol (los ac­to­res del es­pec­tácu­lo), que es­cu­cha­ron a cua­tro ofer­tan­tes. Un con­flic­to ju­rí­di­co­de­por­ti­vo que tu­vo en vi­lo a un im­por­tan­te seg­men­to de nues­tra po­bla­ción por la de­ci­sión ju­di­cial de anu­lar el pri­mer con­tra­to, pues has­ta la se­gun­da ad­ju­di­ca­ción no se rea­li­za­ron tras­mi­sio­nes de los par­ti­dos del cam­peo­na­to por los ca­na­les nor­ma­les. Ape­nas al­gu­nos par­ti­dos se vie­ron por In­ter­net, con las mo­les­tias del ca­so. Co­mo no había ocu­rri­do en mu­chos años, re­cién en la séptima fe­cha fue­ron tras­mi­ti­dos por te­le­vi­sión todos los jue­gos. El tiem­po di­rá si la de­ci­sión to­ma­da fue acer­ta­da; por aho­ra la FEF y sus clu­bes afi­lia­dos con­si­de­ran que sí lo es.

Es­te en­re­do que de­jó un mal sabor en el pú­bli­co, el per­ju­di­ca­do de la pug­na, re­vi­vió los vie­jos pro­ble­mas de la in­ter­ven­ción del Es­ta­do en el de­por­te y, con­cre­ta­men­te en el fút­bol. En el ca­so ac­tual exis­tió la ame­na­za de la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Fút­bol (Con­me­bol) de nom­brar un in­ter­ven­tor en el fút­bol ecua­to­riano, con­si­de­ran­do que había exis­ti­do injerencia del Es­ta­do en es­te ca­so, con lo que se es­ta­ba vio­lan­do el es­ta­tu­to de la pro­pia Con­fe­de­ra­ción y de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Fút­bol Aso­cia­do (FIFA), que prohí­be tal injerencia. Fi­nal­men­te la ame­na­za que­dó co­mo una me­ra po­si­bi­li­dad, pe­ro no de­jó de cau­sar ner­vio­sis­mo.

LA PUG­NA DE HA­CE 40 AÑOS

El pro­ble­ma de ha­ce 40 años fue di­fe­ren­te, in­clu­so tu­vo ri­be­tes dra­má­ti­cos, con ór­de­nes de pri­sión y una fra­ca­sa­da in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal en la FEF, en­ti­dad que jus­ta­men­te re­cién había to­ma­do ese nom­bre. En efec­to, has­ta el 29 de mar­zo de 1978, el or­ga­nis­mo que re­gía es­te de­por­te en el país se lla­ma­ba Aso­cia­ción Ecua­to­ria­na de Fút­bol, pe­ro con la ex­pe­di­ción de la Ley del De­por­te por par­te del Go­bierno mi­li­tar, pa­só a lla­mar­se Fe­de­ra­ción Ecua­to­ria­na de Fút­bol. Has­ta en­ton­ces to­do era miel so­bre ho­jue­las, las re­la­cio­nes en­tre las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas y el Es­ta­do es­ta­ban en un gran mo­men­to. La ex­pe­di­ción de la ley fue re­ci­bi­da con be­ne­plá­ci­to, en­tre otras ra­zo­nes por­que en ella se con­sa­gra­ba la au­to­no­mía de los en­tes de­por­ti­vos.

Los pro­ble­mas sur­gie­ron en el mes de abril. Se acer­ca­ban las elec­cio­nes en la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Fút­bol, pre­si­di­da por el di­ri­gen­te pe­ruano Teó­fi­lo Sa­li­nas Fu­ller, quien había si­do pro­pues­to para se­guir en el car­go por su país, por Co­lom­bia, por Ecua­dor y apa­ren­te­men­te por Brasil. Pe­ro eran tiem­pos de go­bier­nos mi­li­ta­res en Su­da­mé­ri­ca y el ge­ne­ral Alfredo Stroess­ner, dic­ta­dor pa­ra­gua­yo y muy afi­cio­na­do al fút­bol, de­ci­dió im­pul­sar a su com­pa­trio­ta Ni­co­lás Leoz, has­ta en­ton­ces un di­ri­gen­te dis­cre­to que había ocu­pa­do la vi­ce­pre­si­den­cia de la Con­me­bol, pe­ro que era opa­ca­do por Sa­li­nas. Al exis­tir cier­ta pa­ri­dad en­tre los aus­pi­cian­tes de ca­da can­di­da­tu­ra, el vo­to de Ecua­dor era im­por­tan­te.

El Triun­vi­ra­to Mi­li­tar ecua­to­riano te­nía bue­nos ne­xos con Stroess­ner y el mi­nis­tro de Edu­ca­ción y De­por­tes, ge­ne­ral Fer­nan­do Do­brons­ki, se en­car­gó de con­se­guir el vo­to de la FEF, lo cual pa­re­cía que iba a ser co­sa fá­cil. Pe­ro en­con­tró el inesperado es­co­llo en sus di­ri­gen­tes, que es­ta­ban con Sa­li­nas. Co­mo en aque­llos tiem­pos es­ta­ban la­ten­tes los con­flic­tos te­rri­to­ria­les en­tre Ecua­dor y Pe­rú, se ar­gu­men­tó que el vo­to ecua­to­riano no po­día ser para un pe­ruano. Era un pre­tex­to, pues Sa­li­nas ve­nía pre­si­dien­do la Con­me­bol des­de 1966, con­tan­do siem­pre con el vo­to ecua­to­riano y era apo­ya­do por los dos “gran­des”: Brasil y Ar­gen­ti­na. Ade­más, había si­do un de­ci­si­vo im­pul­sor de la elec­ción del bra­si­le­ño Joao Ha­ve­lan­ge co­mo pre­si­den­te en la FIFA en 1974. Es­tas elec­cio­nes fi­nal­men­te las ga­nó Sa­li­nas con fa­ci­li­dad, con to­tal res­pal­do de Ha­ve­lan­ge, por lo que se­gui­ría al fren­te del or­ga­nis­mo has­ta 1986, cuan­do lo re­em­pla­zó jus­ta­men­te Leoz, quien a ba­se de per­sis­ten­cia pa­só de ad­ver­sa­rio a ser alia­do in­con­di­cio­nal del di­rec­ti­vo bra­si­le­ño. Con el trans­cur­so de los años, el pa­ra­gua­yo ca­yó en­vuel­to en es­cán­da­los de co­rrup­ción.

ÓR­DE­NES DE PRI­SIÓN Y FRA­CA­SA­DA IN­TER­VEN­CIÓN

El desaca­to de los di­ri­gen­tes fe­de­ra­ti­vos hi­zo que el Triun­vi­ra­to Mi­li­tar nom­bra­ra co­mo in­ter­ven­tor del fút­bol al co­ro­nel Efraín Ca­rri­llo y co­mo el Co­mi­té Olím­pi­co (COE) res­pal­dó a la FEF en su de­nun­cia del ca­so a la Con­me­bol, dis­pu­so el 18 de ma­yo de 1978 la pri­sión del pre­si­den­te del COE, Sa­bino Her­nán­dez (en­car­ce­la­do por un par de días), del pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, Ce­sá­reo Ca­rre­ra, y del de la Aso­cia­ción de Fút­bol del Gua­yas, Jor­ge Arosemena, quien res­pal­da­ba a la FEF. Sur­gie­ron pro­tes­tas en to­do el país y se le­van­ta­ron las ór­de­nes de pri­sión. La Con­me­bol, apo­ya­da por la FIFA, anun­ció la sus­pen­sión in­ter­na­cio­nal de Ecua­dor, pre­via a una se­gu­ra ex­pul­sión si no se re­veía la si­tua­ción. La pri­me­ra iba a ser la ex­clu­sión de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, en la que ese año de­bía ju­gar el equi­po mi­li­tar El Na­cio­nal, por lo que sus pro­pios di­ri­gen­tes die­ron un pa­so atrás, con­ven­cien­do al ré­gi­men de las Fuer­zas Ar­ma­das para que le­van­te la in­ter­ven­ción, que fra­ca­só sin pe­na ni gloria. (F)

NO CONS­TI­TU­YEN NO­VE­DAD

LOS PRO­BLE­MAS POR INJERENCIA DEL ES­TA­DO EN EL FÚT­BOL. LA DIC­TA­DU­RA MI­LI­TAR QUI­SO FOR­ZAR UNA VO­TA­CIÓN EN LA

CON­FE­DE­RA­CIÓN SU­DA­ME­RI­CA­NA DE FÚT­BOL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.