LA TUM­BA DE MON­TAL­VO en Gua­ya­quil, 1932

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Una vez, el com­pa­dre Leo­vi­gil­do es­cu­chó: “Mon­tal­vo con la plu­ma y Alfaro con la es­pa­da”, y al de­cir de am­bos dos, en el Ce­men­te­rio Pa­tri­mo­nial de Gua­ya­quil, uno y otro tu­vie­ron tum­ba se­lla­da. Al es­cri­tor se lo lle­va­ron pri­me­ro y los res­tos de Don Eloy en la dé­ca­da pa­sa­da. Le con­ta­ré com­pa­dre mío, có­mo y cuán­do el gran am­ba­te­ño de­jó es­ta in­me­mo­ra­ble ciu­dad blan­ca. La ma­ña­na del 7 de abril de 1932, el Gral. Leó­ni­das Pla­za Gu­tié­rrez (ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca) ve­nía co­mo pa­sa­je­ro en el va­por ho­lan­dés Bo­den­gra­ven, des­pués de ha­ber­se au­sen­ta­do del país des­de el 20 de ju­lio de 1925. Es­ta na­ve de­bía atra­car en es­te puer­to a las diez de la ma­ña­na, pe­ro te­nía re­tra­so. Se tu­vo noticias de que ma­ri­nos del avi­so Tar­qui y del ca­ño­ne­ro Co­to­pa­xi se ha­bían su­ble­va­do an­te el go­bierno del Dr. Alfredo Ba­que­ri­zo Mo­reno, (en­car­ga­do del po­der), ini­cián­do­se un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio con la in­ten­ción de im­pe­dir el des­em­bar­co de Gral. Leó­ni­das Pla­za, cap­tu­ran­do la re­fe­ri­da em­bar­ca­ción en Pun­ta de Pie­dra. A la una de la tar­de el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, Sr. Roberto Illing­worth, con­fir­ma­ba la in­su­rrec­ción, dán­do­se avi­so al ca­pi­tán de fra­ga­ta Car­los C. Ibá­ñez, en­car­ga­do de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Ar­ma­da, para que rea­li­za­ra las ope­ra­cio­nes ne­ce­sa­rias y so­fo­ca­ra es­ta re­be­lión ma­rí­ti­ma. Mien­tras tan­to, el pre­fec­to mu­ni­ci­pal, Sr. Eduar­do Puig Arosemena, re­ci­bía a las dis­tin­tas de­le­ga­cio­nes ve­ni­das a es­ta ciu­dad con el fin es­tar pre­sen­tes en la ex­hu­ma­ción del ca­dá­ver y ve­la­ción en ca­pi­lla ar­dien­te de quien fue­ra es­cri­tor, periodista y fi­ló­so­fo de pen­sa­mien­to li­be­ral, don Juan Ma­ría Mon­tal­vo Fia­llos, a rea­li­zar­se el do­min­go 10 de abril, con el objetivo de ser lle­va­do a su ciu­dad na­tal, Am­ba­to. Sus res­tos ha­bían per­ma­ne­ci­do 43 años en el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de Gua­ya­quil.

Se su­po que el je­fe de los re­bel­des era el ca­pi­tán Dió­ge­nes Fer­nán­dez, se­cun­da­do por el ca­pi­tán de fra­ga­ta Be­nigno S. Abad. Las au­to­ri­da­des alis­ta­ron una tro­pa bien equi­pa­da del ba­ta­llón Im­ba­bu­ra, al man­do del sar­gen­to Car­los Suá­rez, para que sa­lie­ra en la mo­to­na­ve Gua­ya­quil y re­cu­pe­ra­ra la ba­te­ría de Pun­ta de Pie­dra, ha­bién­do­se ade­lan­ta­do el te­nien­te de fra­ga­ta Cé­sar Mo­go­llón, a la es­pe­ra de los re­mol­ca­do­res Var­gas To­rres, Nep­tuno y Hér­cu­les, que so­fo­ca­ron la re­vuel­ta.

Reuni­dos fren­te a la tum­ba ubi­ca­da en el cuer­po de ni­chos No. 3, es­ta­ban los se­ño­res con­ce­ja­les Jo­sé Ma­ría Chá­vez Mata y Agus­tín A. Frei­le, jun­to al Dr. Alfredo Se­vi­lla, pre­si­den­te del Con­ce­jo y Co­mi­té Juan Mon­tal­vo de Am­ba­to; el se­ñor Mi­guel Án­gel Al­bor­noz, re­pre­sen­tan­te del Co­mi­té Mon­tal­vino de Qui­to; el se­ñor Car­los Cha­cón Mon­tal­vo, nie­to del ilus­tre per­so­na­je; y en re­pre­sen­ta­ción del Club Tun­gu­rahua, don Alfredo Co­lo­ma. Jun­to a él se en­con­tra­ba el se­ñor Alfredo Ve­la Ba­ro­na, del Círcu­lo de Pren­sa de Am­ba­to y mu­chas co­mi­sio­nes más. Pro­ce­dió en­ton­ces el Dr. To­más R. Gra­na­do, se­cre­ta­rio del Ca­bil­do, a dar lec­tu­ra al acuer­do mu­ni­ci­pal: “Co­lo­car en la tum­ba que ha guar­da­do los res­tos del egre­gio, una lá­pi­da que con­te­nía la si­guien­te ins­crip­ción: Aquí, re­pa­tria­dos por el pue­blo de Gua­ya­quil y des­de el 12 de ju­lio de 1889 has­ta el 10 de abril de 1932, re­po­sa­ron los ve­ne­ra­dos des­po­jos mor­ta­les de Juan Mon­tal­vo, cam­peón de la li­ber­tad y gloria del pen­sa­mien­to his­pano-ame­ri­cano; y por de­cre­to de la Asam­blea Na­cio­nal de 1928-29, fue­ron tras­la­da­dos a la ciu­dad de Am­ba­to, cu­na de su na­ci­mien­to, el día 11 de abril de 1932. El Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil”.

Des­pués de los dis­cur­sos de ri­gor de los se­ño­res Ve­la, Ba­ro­na y Va­ca, la ro­me­ría sa­lió del cam­po­san­to, lle­van­do la ca­ja-co­fre mon­ta­da en una ele­gan­te ca­rro­za fú­ne­bre de la Agencia Ga­ray. To­ma­ron la ca­lle Lo­ren­zo de Ga­ray­coa y do­blan­do por el bu­le­var 9 de Oc­tu­bre, se di­ri­gie­ron al Ma­le­cón; de ahí por es­ta ave­ni­da lle­ga­ron a la ca­lle Cle­men­te Ba­llén, para en­trar por la puer­ta grande del Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, don­de se había le­van­ta­do una ca­pi­lla ar­dien­te, co­lo­cán­do­se el ca­ta­fal­co del pen­sa­dor y es­cri­tor de Los sie­te tra­ta­dos, te­nien­do guar­dia de ho­nor has­ta el si­guien­te día. Sien­do las diez de la ma­ña­na, el co­fre fu­ne­ra­rio fue lle­va­do has­ta el mue­lle fis­cal, em­bar­cán­do­lo en el va­por Gua­ya­quil, na­ve que lo lle­vó has­ta Eloy Alfaro (Du­rán), don­de lo es­pe­ra­ba el tren que lo con­du­ci­ría a su tie­rra. De esa ma­ne­ra el gran Mon­tal­vo aban­do­nó Gua­ya­quil. Com­pa­dre Leo­vi­gil­do, co­mo us­ted es in­cré­du­lo y cu­rio­so, va­ya hoy mis­mo al cam­po­san­to, en­tre por la puer­ta prin­ci­pal, lle­gue has­ta el mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio de Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, y de ahí, vi­ran­do a la iz­quier­da se to­pa­rá con el mau­so­leo de Idel­fon­so Co­ro­nel. Suba las gra­das has­ta el pri­mer des­can­so, gi­re a la de­re­cha, y a me­dia al­tu­ra en­con­tra­rá el ce­no­ta­fio his­tó­ri­co que po­see es­te ce­men­te­rio pa­tri­mo­nial, pe­ri­plo que ya hi­cie­ron el doc­tor Fer­nan­do Man­ce­ro y el abo­ga­do Jor­ge Ay­cart, y lo en­con­tra­ron. (F)

LOS RES­TOS DEL COSMOPOLITA PER­MA­NE­CIE­RON EN EL CE­MEN­TE­RIO GE­NE­RAL DE GUA­YA­QUIL DU­RAN­TE

43 AÑOS Y FUE­RON LLE­VA­DOS A SU CIU­DAD NA­TAL, AM­BA­TO, CON UNA

GRAN CE­RE­MO­NIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.