Gua­ya­quil vis­to por his­to­ria­do­res in­gle­ses

POR PRO­FE­SO­RES DE HIS­TO­RIA Y CRO­NIS­TAS DE HA­BLA IN­GLE­SA

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Nun­ca pen­sé que ha­bría ex­ten­sa bi­blio­gra­fía de ellos; de­be ser la pro­duc­ción de en­sa­yos y li­bros más im­por­tan­te des­pués de los de ha­bla his­pa­na. Des­de 1985 me pro­pu­se ubi­car­los. Des­cu­brí que ha­bía au­to­res del si­glo XX que se in­tere­sa­ban de la épo­ca co­lo­nial en ade­lan­te. En en­sa­yos, hay bas­tan­tes y muy bien in­ves­ti­ga­dos. Tam­bién en­con­tré una ins­ti­tu­ción res­pon­sa­ble de la ven­ta de las te­sis doc­to­ra­les; muchas se con­vier­ten en li­bros. Fi­nal­men­te ubi­qué re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das so­bre his­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na. Al­gu­nas de esas obras han si­do tra­du­ci­das y pu­bli­ca­das en Qui­to, don­de hay pa­sión por la his­to­ria.

Los li­bros más an­ti­guos que he en­con­tra­do se pu­bli­ca­ron ha­ce más de 65 años, co­mo el de Woo­drow Bo­rah, quien fue pro­fe­sor de his­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, es­pe­cia­li­za­do en Amé­ri­ca La­ti­na. La obra, Co­mer­cio tem­prano co­lo­nial y na­ve­ga­ción en­tre Mé­ji­co y Perú, di­ce cuán­do los pri­me­ros con­quis­ta­do­res die­ron el nom­bre a Por­to­vie­jo y lo de­cla­ra­ron puer­to y re­gión, lue­go cam­bió de nom­bre a Man­ta. Fue muy ac­ti­vo en los pri­me­ros años de la Con­quis­ta, las na­ves an­cla­ban pa­ra abas­te­cer­se. Ben­ja­mín Ro­sa­les V tie­ne un gran en­sa­yo, La ar­queo­lo­gía co­mo fuen­te de la his­to­ria: el vie­jo puer­to de Jo­cay. Ro­sa­les re­gre­sa al pe­río­do precolombino, cuan­do se lla­ma­ba Jo­cay. His­to­ria­do­res de EE. UU. se in­tere­sa­ron en los As­ti­lle­ros de Gua­ya­quil. Lawrence Clay­ton, pro­fe­sor emé­ri­to de His­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Ala­ba­ma, que co­la­bo­ró en el Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Gua­yas (AHG), es­cri­bió Los as­ti­lle­ros de Gua­ya­quil co­lo­nial. Otra obra clá­si­ca so­bre la co­lo­nia es el Reino de Qui­to en el si­glo XVII, de John Leddy Phe­lan, pu­bli­ca­da en 1967; fue pro­fe­sor de His­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin. Es un re­cuen­to de pro­ble­mas que en­fren­tó la Au­dien­cia de Qui­to, so­cial, geo­grá­fi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te. Ejem­plo: pri­me­ra in­va­sión pi­ra­ta de Gua­ya­quil, 1624, cuan­do la flo­ta de Jac­ques He­re­mi­te, ho­lan­dés, de­jó la ciu­dad en rui­nas. Otras obras, Las re­for­mas bor­bó­ni­cas: his­to­ria so­cial y eco­nó­mi­ca de la Au­dien­cia de Qui­to,1760-1810, de Dou­glas Alan Wash­burn, pro­fe­sor de His­to­ria La­ti­noa­me­ri­ca­na en la Uni­ver­si­dad Me­to­dis­ta del Sur, pu­bli­ca­da en 1984; y El reino de Qui­to, 1690-1830, de Ken­neth J. Adrien, pu­bli­ca­da en 1995.

En 1825 el ca­pi­tán de na­vío in­glés Char­les Stuart Co­chra­ne es­cri­bió Dia­rio de una re­si­den­cia y via­jes en Co­lom­bia en los años 1823 y 1824. Con au­to­ri­za­ción del Al­mi­ran- taz­go, via­jó a Nue­va Gra­na­da a fi­nes de 1822 y re­gre­só a su país en 1824. En él men­cio­na que an­tes del 10 de Agos­to de 1809, una jun­ta ha­bía for­ma­do un go­bierno en Bo­li­via. En Qui­to es­te even­to ha si­do cues­tio­na­do por quie­nes sos­tie­nen que el 10 de Agos­to de 1809 fue el pri­mer in­ten­to de in­de­pen­den­cia en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la. Co­chra­ne des­cri­be el ata­que de Brown a Gua­ya­quil y su cap­tu­ra. Ad­mi­ra­dor de Bo­lí­var, tra­tó de en­tre­vis­tar­lo sin éxi­to.

Da­vid J. Cu­bitt, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Es­co­cia, pa­só por el AHG, tie­ne tres ex­ce­len­tes en­sa­yos so­bre Gua­ya­quil, no to­dos tra­du­ci­dos al es­pa­ñol. Se re­fie­ren al pe­río­do 1820-1825, años de con­vul­sión po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, di­plo­má­ti­ca y so­cial. Mi­chael Con­niff, vino a Gua­ya­quil pa­ra tra­ba­jar en el Cuer­po de Paz y al re­gre­sar a EE. UU se con­vir­tió en pro­fe­sor de His­to­ria La­ti­noa­me­ri­ca­na, es­pe­cia­li­za­do en Bra­sil y Pa­na­má; una de sus pri­me­ras obras es­cri­tas en 1977 es un ex­ce­len­te en­sa­yo so­bre Gua­ya­quil en su eta­pa de tran­si­ción de Co­lo­nia a in­de­pen­den­cia: Gua­ya­quil a tra­vés de la In­de­pen­den­cia. Es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­burn, en Ala­ba­ma.

Pa­ra el pe­río­do de Gran Co­lom­bia, la me­jor obra en in­glés es El ré­gi­men de San­tan­der en Gran Co­lom­bia, es­cri­ta por Da­vid Bush­nell, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da, has­ta su ju­bi­la­ción; tie­ne cer­ca de 400 pá­gi­nas, de ellas, no me­nos de 50 se re­fie­ren a Ecua­dor. El au­tor es muy crí­ti­co de Bo­lí­var cuan­do se re­fie­re a que San­tan­der no te­nía po­der pa­ra ma­ne­jar los asun­tos de Ecua­dor, ya que Bo­lí­var, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, con­tro­la­ba Ecua­dor a tra­vés de fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias. Cuan­do se mo­vi­li­zó a Perú de­jó al ge­ne­ral Bar­to­lo­mé Sa­lom, so­lo po­día re­por­tar­se a él. El po­der de Bo­lí­var era ili­mi­ta­do, or­de­na­ba pa­gos co­mo ins­truc­cio­nes al di­rec­tor de adua­na de Gua­ya­quil de can­ce­lar 25.000 pe­sos a un es­ta­dou­ni­den­se a quien ha­bía com­pra­do un bar­co. Otro li­bro es el de Ro­ger Paul Da­vis, Ecua­dor du­ran­te la Gran Co­lom­bia: re­gio­na­lis­mo, lo­ca­lis­mo y le­gi­ti­mi­dad en el na­ci­mien­to de una re­pú­bli­ca an­di­na. De­di­ca bas­tan­te es- pa­cio a la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil y la in­fluen­cia que ejer­ció co­mo po­der lo­cal en la In­de­pen­den­cia de Ecua­dor. Ca­mi­la Townsend, pro­fe­so­ra en his­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, en su: Cuen­to de dos ciu­da­des, com­pa­ra la vi­da po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca de Gua­ya­quil y Bal­ti­mo­re, los pri­me­ros años de la In­de­pen­den­cia de am­bos paí­ses. La bi­blio­gra­fía de la obra es ex­ten­sa y se ba­sa en fuen­tes pri­ma­rias.

Cuan­do co­men­cé a vi­si­tar el AHG en 1990, Ju­lio Es­tra­da Yca­za ha­bía re­nun­cia­do por la po­lí­ti­ca cen­tra­lis­ta del de­par­ta­men­to de Cul­tu­ra del Ban­co Cen­tral. La ma­yo­ría de los do­cu­men­tos es­ta­ban em- bo­de­ga­dos por lo que se en­con­tra­ba se­mi­dis­po­ni­ble; ha­bía el ru­mor que el Ban­co Cen­tral que­ría lle­vár­se­lo a Qui­to. Es­to mo­ti­vó el ini­cio de una cruzada pa­ra dar­le vi­da nue­va­men­te, lo que su­ce­dió en for­ma fa­vo­ra­ble. En las pri­me­ras vi­si­tas su­pe que nu­me­ro­sos in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros ha­bían tra­ba­ja­do con Ju­lio Es­tra­da o vi­si­ta­do la ciu­dad pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción pri­ma­ria. En­tre ellos, Mi­chael Ham­merly tie­ne muy im­por­tan­tes tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción. Su me­jor obra es His­to­ria so­cial y eco­nó­mi­ca de la an­ti­gua Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, 1763-1842. Por él se co­no­ció el

“GUA­YA­QUIL LLE­GA­RÁ A SER AL­GÚN DÍA EL EM­PO­RIO DEL SUR…”

DA­NIEL F O’LEARY

en­sa­yo, Ami­go de los con­ciu­da­da­nos, de Fran­cis­co Ro­ca, uno de nues­tros pró­ce­res, pu­bli­ca­do en 1822, don­de analiza las op­cio­nes que te­nía Gua­ya­quil des­pués de la in­de­pen­den­cia. Es po­si­ble que el do­cu­men­to ha­ya es­ta­do ol­vi­da­do más de 150 años, no lo he vis­to en otras pu­bli­ca­cio­nes.

En 1834, Adrian Terry pu­bli­có Via­jes en las re­gio­nes ecua­to­ria­les de Amé­ri­ca del Sur du­ran­te 1832; da nu­me­ro­sas pá­gi­nas a su vi­si­ta a Gua­ya­quil. En su in­tro­duc­ción in­di­ca que nues­tra re­gión, por la po­lí­ti­ca de los re­yes es­pa­ño­les, es­tu­vo ais­la­da del pro­gre­so, des­co­no­cía los ade­lan­tos del co­no­ci­mien­to y la ci­vi­li­za­ción; era obli­ga­ción de Es­ta­dos Uni­dos ayu­dar­la a in­ser­tar­se en el mer­ca­do mun­dial. Po­ne de ejem­plo lo que su­ce­día en Ecua­dor. Al des­cri­bir Gua­ya­quil cap­ta­ron mi aten­ción dos he­chos que des­co­no­cía: que los des­cen­dien­tes de es­pa­ño­les es­ta­ban co­men­zan­do a usar el té en el desa­yuno pa­ra re­em­pla­zar el cho­co­la­te y que el ca­fé era de ex­ce­len­te ca­li­dad, pe­ro la pro­duc­ción pe­que­ña, y si el pre­cio del ca­cao con­ti­nua­ba ca­yen­do, los pro­duc­to­res se de­di­ca­rían a pro­du­cir ca­fé por­que la de­man­da en Eu­ro­pa y EE. UU. es­ta­ba en au­men­to. No su­ce­dió nin­gu­na de las dos pre­dic­cio­nes. Tie­ne la des­crip­ción más com­ple­ta de la so­cie­dad gua­ya­qui­le­ña, cos­tum­bres y en­tre­te­ni­mien­tos, la ma­yo­ría de­ja­ron de exis­tir en el si­glo XX. Le asom­bró no ver ca­rre­tas, se­gún Terry se des­co­no­cía la rue­da de ma­de­ra: “ma­de­ra, pie­dras y cual­quier otro ma­te­rial eran car­ga­dos en hom­bros de hom­bres o arras­tra­dos por as­nos”. Sor­pren­den­te, pues la rue­da de ma­de­ra es in­ven­to mi­le­na­rio.

Lin­da Ale­xan­der Ro­drí­guez es­cri­bió Las Fi­nan­zas Pú­bli­cas en el Ecua­dor, 18301940. La obra cu­bre la his­to­ria del país des­de la pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca-eco­nó­mi­ca. Es crí­ti­ca de la for­ma co­mo se go­ber­nó Ecua­dor y la fal­ta de ins­ti­tu­cio­na­li­dad que con­tri­bu­yó a pro­mul­gar nu­me­ro­sas cons­ti­tu­cio­nes de cor­ta vi­da. Fue do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los An­ge­les y pos­te­rior­men­te coor­di­na­do­ra del Centro de Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos, has­ta su ju­bi­la­ción. Su es­po­so es Jai­me Ro­drí­guez, gua­ya­qui­le­ño-es­ta­dou­ni­den­se, quien tie­ne pu­bli­ca­dos más de diez li­bros, la ma­yo­ría so­bre Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te. Fue pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, don­de con­cen­tró su in­ves­ti­ga­ción en la his­to­ria de Nue­va Gra­na­da y Mé­ji­co, Pre­si­den­cia de Qui­to e In­de­pen­den­cia de His­pa­noa­mé­ri­ca. Ronn F. Pi­neo es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Townsend, es­pe­cia­li­za­do en his­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na. Tie­ne va­rios li­bros so­bre el país. El pri­me­ro, Re­for­ma eco­nó­mi­ca y so­cial en Ecua­dor. Tam­bién hay bio­gra­fías de pre­si­den­tes ecua­to­ria­nos: Rey de la no­che, de Mark Van Aken, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Sta­te, es­cri­be so­bre la vi­da de Juan Jo­sé Flo­res, quien de ori­gen hu­mil­de fue es­ca­lan­do po­si­cio­nes en el cam­po mi­li­tar, lue­go el po­lí­ti­co y fi­nal­men­te en la aris­to­cra­cia qui­te­ña. Van Aken analiza el caos po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del país du­ran­te la Gran Co­lom­bia, 18221830, pe­río­do flo­reano 1830-1845 y so­bre el re­gre­so de Flo­res pa­ra co­la­bo­rar con Ga­briel Gar­cía Mo­reno has­ta su muer­te, 1860-1864. Van Aken afir­ma que Flo­res es­ta­ba a fa­vor de que Ecua­dor fue­ra una mo­nar­quía. Bo­lí­var, tu­vo la mis­ma idea, al igual que otros. El li­bro de Pe­ter V. N. Hen­der­son, Ga­briel Gar­cía Mo­reno y la for­ma­ción del Es­ta­do con­ser­va­dor en los An­des, ex­plo­ra la vi­da de Gar­cía Mo­reno y la épo­ca en que vi­vió. Analiza la re­la­ción de con­fron­ta­ción en­tre con­ser­va­do­res y li­be­ra­les, la di­vi­sión re­gio­na­lis­ta y la bús­que­da de mo­der­ni­za­ción y pro­gre­so. No com­par­te la idea de que Gar­cía Mo­reno creó la teo­cra­cia en Ecua­dor ni que fue un dic­ta­dor con­ser­va­dor; pa­ra el au­tor, Gar­cía Mo­reno bus­có pro­gre­so usan­do un en­fo­que di­fe­ren­te al de los li­be­ra­les.

Ro­bert E. No­rris en su obra El gran au­sen­te, na­rra la his­to­ria de Jo­sé Ma­ría Velasco Iba­rra, cin­co ve­ces pre­si­den­te de Ecua­dor; des­de su in­fan­cia has­ta el cuar­to ve­las­quis­mo, y su pen­sa­mien­to po­lí­ti­co. Su mo­vi­da vi­da per­so­nal, in­fluen­cia de su pa­dre en la per­so­na­li­dad, cam­pa­ñas elec­to­ra­les, au­sen­cias en­tre pre­si­den­cias, y otros te­mas, se in­clu­yen en la obra. Tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia a las cau­sas de los fra­ca­sos de Velasco y el rol de sus mi­nis­tros en las cri­sis. No­rris co­no­ció Ecua­dor en 1961, cuan­do lle­gó a Qui­to co­mo be­ca­rio Ful­bright, lue­go se con­vir­tió en pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y ex­per­to en his­to­ria po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na del si­glo XX, ha­bien­do pu­bli­ca­do una ex­ten­sa bi­blio­gra­fía de Ecua­dor. Co­no­ció a Velasco Iba­rra y lo en­tre­vis­tó en al­gu­nas oca­sio­nes. No­rris no in­clu­yó el quin­to ve­las­quis­mo en su obra. (F)

Dia­rio de una re­si­den­cia y via­jes en Co­lom­bia-Char­les Stuart Co­chra­ne.

Reino de Qui­to. Ken­neth J. An­drien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.