SE­MI­LLAS DE CUL­TU­RA

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Apar­tir de 1547, la ciu­dad ini­ció su vi­da se­den­ta­ria en el ce­rro San­ta Ana. Se sen­ta­ron las ba­ses de una so­cie­dad ma­triar­cal, la cual gi­ra­ba en torno a la mu­jer, a la due­ña de ca­sa. La edu­ca­ción eu­ro­pea tras­plan­tó y es­ta­ble­ció a la mu­jer co­mo aman­te com­pa­ñía del hom­bre, en centro y sos­tén es­pi­ri­tual de la fa­mi­lia. La ac­ti­vi­dad do­més­ti­ca acu­ña­da por si­glos re­la­cio­na­ba el man­te­ni­mien­to de una ca­sa en or­den con una ma­dre que pa­re, ali­men­ta y vis­te.

Ella pu­so en prác­ti­ca to­do un re­per­to­rio de ofi­cios, tra­di­cio­nes cu­li­na­rias, ha­bi­li­da­des ca­se­ras y hor­te­la­nas. Y, tras­la­da­da a un mun­do le­jano, ad­ver­so y pe­li­gro­so de­bió des­cu­brir has­ta los ali­men­tos. Fue un en­cuen­tro fe­liz por lo me­nos en las fu­sio­nes cu­li­na­rias, que son la esen­cia de nues­tra co­mi­da crio­lla. Ele­men­tos que sin du­da son el mun­do pri­mi­ge­nio de la gua­ya­qui­le­ñi­dad.

Con el cre­ci­mien­to de la ciu­dad, na­ce el es­par­ci­mien­to cul­ti­va­do, el cual, mo­vi­do por el de­seo de co­no­cer y re­pre­sen­tar, crea el es­ce­na­rio pa­ra in­ter­pre­tar pa­sa­jes ima­gi­na­dos o reales. Sur­ge un incipiente tea­tro, in­ma­nen­te a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, que dio tem­pra­nos fru­tos en la ciu­dad. Mo­des­to Chá­vez Fran­co, cro­nis­ta vi­ta­li­cio de la ciu­dad, y tra­di­cio­na­lis­ta, plan­tea la pre­gun­ta “¿Des­de cuán­do hu­bo tea­tro en San­tia­go de Gua­ya­quil?” Y él mis­mo se res­pon­de: “Des­de que vi­nie­ron es­pa­ño­les, un tan­ti­to ilus­tra­dos, ca­pa­ces de sen­tir­le el gus­to y ha­ber­lo go­za­do en su pa­tria”.

Por 1550 se ini­cia­ron las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes al ai­re li­bre, en la plaza pú­bli­ca. Ba­jo la di­rec­ción de co­rre­gi­do­res o je­fes mi­li­ta­res, se es­ce­ni­fi­ca­ban ata­ques y de­fen­sas en­tre in­dios y con­quis­ta­do­res. Tam­bién en­tre moros y cris­tia­nos: la To­ma de Gra­na­da, es­ce­nas del Cid, etc. El Qui­jo­te, de re­cien­te ac­tua­li­dad, cu­ya pri­me­ra edi­ción, di­ce el cro­nis­ta se­ñor Luis Augusto Cuer­vo, “pa­só ca­si en su to­ta­li­dad a Amé­ri­ca y en me­nos de un año de cir­cu­la­ción”.

Li­bros de ca­ba­lle­ría o en­can­ta­mien­tos, co­mo Las ser­gas de Es­plan­dián: el ca­ba­lle­ro de la ser­pien­te, Leo­no­ri­na y la rei­na Ca­la­fia y otras de Gar­ci Ro­drí­guez de Montalvo, au­tor de la edi­ción es­pa­ño­la del Ama­dis de Gau­la (1508). Los ata­ques de pi­ra­tas, cuan­do ha­bía pa­sa­do el ju­le­pe, tam­bién se tea­tra­li­za­ban. Re­pro­du­cían las es­ca­ra­mu­zas pa­sa­das con tal se­rie­dad, que en más de una oca­sión real­men­te hu­bo muer­tos y he­ri­dos. Tam­bién, el 25 de ju­lio era muy so­na­da la fies­ta del após­tol San­tia­go, pa­trono de la ciu­dad, de cu­ya vi­da se ha­cían fre­cuen­tes pa­ro­dias. Otros he­chos, co­mo la muer­te de un rey o la con­sa­gra­ción de un nue­vo mo­nar­ca, eran te­mas a los cua­les se con­ce­día gran tea­tra­li­dad. Los em­ba­ra­zos de rei­nas o prin­ce­sas, al igual que sus par­tos, tam­bién eran mo­ti­vo de un muy bien si­mu­la­do re­go­ci­jo pú­bli­co.

Co­mo no to­dos los días mo­ría un rey ni se co­ro­na­ba a otro, la opor­tu­ni­dad la pin­ta­ban cal­va. Por lo tan­to, ci­ta­re­mos el ca­so del rey Fe­li­pe IV, fa­lle­ci­do el 17 de di­ciem­bre de 1665, cu­ya no­ti­cia tar­dó ocho me­ses en lle­gar a Gua­ya­quil. El 7 de agos­to de 1666 fue leí­da en el Ca­bil­do la car­ta de la re­gen­te Ma­ría Ana de Aus­tria, que or­de­na­ba “al­zar pen­do­nes” por el he­re­de­ro Carlos II, rey de Cas­ti­lla y, “ha­cer hon­ras” por la muer­te de Fe­li­pe IV. La asis­ten­cia a es­tos ac­tos era obli­ga­to­ria, y pe­se a que na­die se atre­vía a arries­gar car­gos y pre­ben­das, por si al­guno tu­vie­se la ma­la ocu­rren­cia de ha­cer­lo se es­ta­ble­cían mul­tas de diez pe­sos a los ve­ci­nos y cien a mi­li­ta­res, es­cu­de­ros y re­gi­do­res que no asis­tie­sen.

El pro­ce­so de exal­ta­ción al nue­vo rey era bas­tan­te extenso (to­ma­ba tres días), col­ma­do de as­pa­vien­tos y co­lo­ri­do. Hoy nos pa­re­ce­ría cursi, pe­ro en­ton­ces era par­te de la ac­ti­tud de las gen­tes su­mi­sas a él. El pri­mer pa­so con­sis­tía en le­van­tar el pen­dón real a nom­bre del nue­vo mo­nar­ca, el cual, acom­pa­ña­do de una es­col­ta era en­via­do al do­mi­ci­lio del al­gua­cil ma­yor.

En­tre tan­to, es­te ha­bía per­ma­ne­ci­do oran­do “en ca­pi­lla”, en­ce­rra­do en su ca­sa has­ta pa­sa­do el me­dio­día. Lue­go, el al­gua­cil tras­la­da­ba la in­sig­nia real al Ca­bil­do, que se ha­lla­ba reuni­do en pleno. La en­tre­ga­ba a dos ca­pi­tu­la­res se­lec­cio-

LOS GRU­POS ESCÉNICOS EN SUS GI­RAS POR SU­DA­MÉ­RI­CA, CON TEATREROS Y MÚ­SI­COS,

HA­CÍAN ES­CA­LA NE­CE­SA­RIA­MEN­TE EN

GUA­YA­QUIL, MUL­TI­PLI­CAN­DO SUS PRE­SEN­TA­CIO­NES

EN EL PUER­TO.

FIES­TA DE COR­PUS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.