LA EPO­PE­YA DE LOS AN­DES.

El Li­ber­ta­dor Jo­sé de San Mar­tín

Memorias Porteñas - - News - Por RO­BER­TO VER­GA­RA NOBOA

Sien­do con­se­cuen­tes con los lec­to­res, les ofrez­co una mis­ma línea de la his­to­ria a la de nues­tro an­te­rior ca­pí­tu­lo, en jus­ti­cia de re­cor­dar la ma­yor es­tra­te­gia de los ejér­ci­tos ame­ri­ca­nos y de con­si­de­rar un de­ber, co­mo era nues­tro de­seo el pa­sa­do año, el con­me­mo­rar en­ton­ces el bi­cen­te­na­rio de la proeza de San Mar­tín en el pa­so de los An­des, en 1817. No es fá­cil la ta­rea de re­me­diar­lo con es­te mo­des­to in­ten­to, na­rran­do fu­gaz­men­te su per­so­na­li­dad y glo­ria co­mo un des­ta­ca­do mi­li­tar y co­mo li­ber­ta­dor.

Sir­ve en­ton­ces a nues­tra in­tro­duc­ción el men­cio­nar que la ima­gen pú­bli­ca de la per­so­na­li­dad del ge­ne­ral San Mar­tín prin­ci­pia en nues­tro país so­lo y pun­tual­men­te en Gua­ya­quil, don­de fue hon­ra­da por la ciu­dad des­de ini­cios del si­glo XX, con la ati­na­da y dig­na ini­cia­ti­va de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de en­ton­ces, en la no­mi­na­ción de una im­por­tan­te ca­lle del ba­rrio del As­ti­lle­ro, don­de en sus ace­ras, y des­de sus bal­co­nes y por­ta­les, siem­pre los ciu­da­da­nos evo­ca­ban al pri­me­ro de los hé­roes ar­gen­ti­nos. Lue­go, el áni­mo mu­ni­ci­pal cul­mi­na­ría ha­cia 1937, cuan­do se ex­pu­so en la ave­ni­da del malecón del río, el mo­nu­men­to con­me­mo­ra­ti­vo de San Mar­tín sa­lu­dan­do al Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var, en tri­bu­to de la cé­le­bre en­tre­vis­ta de am­bos gran­des hom­bres en nues­tra ciu­dad, en 1822. Hoy asu­mi­mos en es­te es­pa­cio de la his­to­ria, la la­bor ve­ni­de­ra al en­no­ble­cer en un de­ber cí­vi­co los mé­ri­tos del ge­ne­ral San Mar­tín.

Nos ocu­pa­re­mos en es­te ar­tícu­lo de una par­te de la tra­yec­to­ria mi­li­tar del ge­ne­ral San Mar­tín, quien en su ju­ven­tud se in­cor­po­ró co­mo ca­de­te a la mi­li­cia, for­mán­do­se en los ejér­ci­tos de la Es­pa­ña de fi­nes del si­glo XVIII. De tal mo­do que se ve­rá in­fluen­cia­do en su ins­truc­ción con los ejem­pla­res co­no­ci­mien­tos de las cé­le­bres ba­ta­llas de la Re­pú­bli­ca de la Fran­cia re­vo­lu­cio­na­ria y el cre­cien­te as­cen­so triun­fal de In­gla­te­rra co­mo un gran im­pe­rio. Fue du­ran­te la in­va­sión de Na­po­león Bo­na­par­te en 1807 y su po­der en Ba­yo­na co­ro­nan­do rey de Es­pa­ña a su her­mano Jo­sé, lo que lle­va­rá a San Mar­tín a ha­cer la gue­rra por la in­de­pen­den­cia, as­cen­dien­do en Bai­lén has­ta te­nien­te co­ro­nel. En su pa­re­cer, con tal tra­yec­to­ria de­ci­di­ría ins­pi­ra­do en las ideas de eman­ci­pa­ción de las co­lo­nias ame­ri­ca­nas, re­gre­sar en 1812 a su país de ori­gen, a com­pro­me­ter­se en de­fen­der y ba­ta­llar con­tra el ejér­ci­to es­pa­ñol en fa­vor de la re­vo­lu­ción de las Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta, don­de se desa­rro­lla­ba un ré­gi­men de Di­rec­to­rio, al que se con­tra­pu­so, sien­do el Go­bierno pro­vi­so­rio el que lo fa­cul­ta a for­mar un nue­vo re­gi­mien­to de ca­ba­lle­ría y el que le con­fir­ma el gra­do de co­ro­nel de gra­na­de­ros. San Mar­tín, co­mo su pri­mer je­fe, se pro­pu­so la for­ma­ción de sol­da­dos efi­cien­tes, de gran res­pon­sa­bi­li­dad y de con­duc­ta ejem­plar. Es con es­te cuer­po mi­li­tar con el que San Mar­tín se pro­ba­ría en su pri­mer en­car­go en San­ta Fe, en un com­ba­te por ga­ran­ti­zar que los rea­lis­tas per­die­ran el abas­te­ci­mien­to por el río Pa­ra­ná. Con­tem­pla­mos el es­treno de San Mar­tín, don­de prue­ba su fi­de­li­dad a la re­vo­lu­ción y de­mues­tra sus co­no­ci­mien­tos es­tra­té­gi­cos en la vic­to­ria de San Lo­ren­zo, a ini­cios de 1813.

Con­si­de­ra­mos in­sis­tir con nues­tro in­te­rés in­ves­ti­ga­ti­vo en es­te im­por­tan­te y tras­cen­den­te pe­rio­do en el que se dio el desem­pe­ño del di­rec­tor su­pre­mo Po­sa­das, en su inau­gu­ra­ción y en to­do el año de go­bierno; la evo­lu­ción de po­lí­ti­cas, bien pen­sa­das ac­tua­cio­nes y eje­cu­to­rias que de­jan la hue­lla de los re­sul­ta­dos pos­te­rio­res, ase­gu­ran­do la de­rro­ta de los rea­lis­tas e im­po­nien­do el po­der ma­rí­ti­mo en el Río de la Pla­ta. A ini­cios del año de 1814, San Mar­tín re­ci­bió del di­rec­tor Po­sa­das la je­fa­tu­ra del Ejér­ci­to del Nor­te, pe­ro al ver­se de­li­ca­do de sa­lud pro­ce­dió a so­li­ci­tar el relevo. A es­to po­de­mos agre­gar que las pre­ten­sio­nes mi­li­ta­res ha­cia el Al­to Perú eran vis­tas con in­cer­ti­dum­bre y pesimismo por San Mar­tín, a pe­sar del ries­go de una nue­va ex­pe­di­ción rea­lis­ta. San Mar­tín a me­dia­dos de año acep­tó ser nom­bra­do go­ber­na­dor e in­ten­den­te de Cu- yo. Las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas de Es­pa­ña y de la in­de­fi­ni­da si­tua­ción de la Pro­vin­cias Uni­das, las de­ci­sio­nes y la caí­da del di­rec­tor Al­vear, pre­ci­pi­ta­ron po­si­cio­nes ra­di­ca­les que lle­ga­ron a gra­ves pug­nas en­tre los di­ri­gen­tes pa­trio­tas, el con­flic­to ini­cial en­tre uni­ta­rios y fe­de­ra­les, y el te­mor ge­ne­ral de la con­tra­ofen­si­va es­pa­ño­la des­de el mar y tam­bién des­de Chi­le. A me­dia­dos del si­guien­te año se con­vo­có al Con­gre­so cons­ti­tu­yen­te, se lle­vó ade­lan­te un plan ma­rí­ti­mo y los rea­lis­tas con Pe­zue­la triun­fa­ron so­bre la ex­pe­di­ción de Ron­dau, re­to­man­do nue­va­men­te to­do el Al­to Perú a fi­nes de 1815.

El ge­ne­ral San Mar­tín, ex­pec­tan­te del dic­ta­men de la In­de­pen­den­cia por par­te del Con­gre­so y del res­pal­do en Cór­do­va del nue­vo di­rec­tor Puey­rre­dón, desa­rro­lló una in­ten­sa la­bor or­ga­ni­za­ti­va, lo­gís­ti­ca y po­lí­ti­ca en Men­do­za. Se des­ta­có mi­li­tar­men­te en el cam­pa­men­to de Plu­me­ri­llo, don­de es­truc­tu­ró el en­tre­na­mien­to de un ejér­ci­to pre­pa­ra­do pa­ra una ofen­si­va mi­li­tar de­fi­ni­ti­va en la in­de­pen­den­cia, al as­pi­rar su­pe­rar los An­des y triun­far so­bre los rea­lis­tas en Chi­le. San Mar­tín or­ga­ni­zó el ejér­ci­to con­fe­de­ra­do con el nom­bre de Ejér­ci­to Unido de los An­des.

San Mar­tín ma­ne­jó to­dos los re­cur­sos po­si­bles. Man­tu­vo un con­trol de la in­te­li­gen­cia del enemi­go, pro­ce­dió a con­fe­ren­ciar un per­mi­so de pa­so con los abo­rí­ge­nes, reali­zó re­clu­ta­mien­tos alis­tan­do a los vo­lun­ta­rios y las le­vas for­zo­sas, ofre­cien­do libertad a los ne­gros, y al­can­zó los 5.423 efec­ti­vos en la gran ma­yo­ría de ar­gen­ti­nos, con 18 pie­zas de ar­ti­lle­ría. La gran preo­cu­pa­ción de San Mar­tín eran los obs­tácu­los y pe­li­gros de la na­tu­ra­le­za su­bien­do por la cor­di­lle­ra. Ini­ció la mar­cha el 9 de enero de 1817; el 14 par­tió Frei­re, el 18 Las Heras, y fi­nal­men­te el 25 el ge­ne­ral San Mar­tín, quien se des­pi­dió on­dean­do la ban­de­ra del Ejér­ci­to Unido. La es­tra­te­gia era dis­tin­guir se­pa­ra­das las co­lum­nas seis le­guas, las cua­tro co­lum­nas y las dos di­vi­sio­nes prin­ci­pa­les, las que par­tie­ron, unas al nor­te por Us­pa­lla­ta, y las otras al sur por los Pa­tos. De es­ta ma­ne­ra, los rea­lis­tas se dis­gre­ga­rían sin sa­ber con se­gu­ri­dad el si­tio de la in­va­sión del grue­so del ejér­ci­to patriota. Cuan­do se die­ron cuen­ta, en su asom­bro, ya era tar­de. Se pro­du­je­ron las pri­me­ras es­ca­ra­mu­zas con Las Heras. El 2 de fe­bre­ro ini­ció el des­cen­so. Des­pués del 8 de fe­bre­ro, ya en el va­lle del Pu­taen­do y del Acon­ca­gua, se reunió to­do el ejér­ci­to. San Mar­tín lo­gró su ob­je­ti­vo del triun­fo por los An­des; por el pun­to más al­to tran­si­tó con la di­vi­sión prin­ci­pal, que lle­gó pri­me­ro el 12 de fe­bre­ro a la cues­ta de Cha­ca­bu­co, don­de en dos di­vi­sio­nes jun­to al bri­ga­dier So­ler, ge­ne­ral Las Heras, Ola­zá­bal y el bri­ga­dier O´Hig­gins, lo­gró de­rro­tar al ejér­ci­to rea­lis­ta de Ra­fael Ma­ro­to y to­mar la ciu­dad de San­tia­go.

He­mos en­ton­ces aso­cia­do el bi­cen­te­na­rio de am­bos acon­te­ci­mien­tos por la su­ce­sión na­tu­ral en la vi­da del ge­ne­ral San Mar­tín. Ha­ce­mos nues­tro el pa­re­cer, y lo com­par­ti­mos, so­bre el desem­pe­ño exi­to­so del co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to Unido de los An­des, Jo­sé de San Mar­tín, quien es sin dis­cu­sión un ejem­plo mi­li­tar por su li­de­raz­go en Men­do­za, y su es­tra­te­gia y tác­ti­ca del to­do exi­to­sas en la eje­cu­ción del cru­ce de los An­des, que con­so­li­dó la in­de­pen­den­cia de las Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta. (F)

SAN MAR­TÍN, QUE MA­NE­JA­BA TO­DOS LOS RE­CUR­SOS PO­SI­BLES Y CON­TRO­LA­BA LA IN­TE­LI­GEN­CIA ENEMI­GA, SOR­PREN­DIÓ A LOS REA­LIS­TAS TRAS SU ÉPI­CO CRU­CE POR LA COR­DI­LLE­RA DE LOS AN­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.