LA CA­SA VI­LLA­MIL. La Fra­gua de Vul­cano (II)

Memorias Porteñas - - News - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Lue­go del na­ci­mien­to de Ciu­dad Nue­va, en 1693, nues­tras edi­fi­ca­cio­nes irían ad­qui­rien­do dos ca­rac­te­rís­ti­cas dig­nas de men­ción:

La pri­me­ra: que una gran can­ti­dad de edi­fi­ca­cio­nes in­clui­rían den­tro de su di­se­ño y co­mo par­te de la zo­na so­cial de la ca­sa, galerías fron­ta­les, a ma­ne­ra de lar­gos bal­co­nes que ocu­pa­ban el fren­te de ca­da uno de los niveles de la edi­fi­ca­ción, con­for­ma­dos, en la ma­yo­ría de los ca­sos, por una se­cuen­cia de ar­cos, ge­ne­ral­men­te de me­dio pun­to, aun cuan­do en oca­sio­nes los ar­cos eran re­em­pla­za­dos por in­ter­co­lum­nios sen­ci­llos adin­te­la­dos con vi­gue­tas.

La se­gun­da: que cuan­do la ti­po­lo­gía ar­qui­tec­tó­ni­ca lo exi­gía (par­ti­cu­lar­men­te si el edi­fi­cio no es­ta­ba des­ti­na­do a ha­bi­ta­ción, co­mo son los ca­sos del pro­yec­to pa­ra fá­bri­ca de ta­ba­co y el del colegio San Fran­cis­co Ja­vier), la ga­le­ría fron­tal era eli­mi­na­da, con el ob­je­to de dar un ma­yor fun­cio­na­mien­to a los es­pa­cios ubi­ca­dos en las plan­tas su­pe­rio­res. Otras fun­cio­nes, tal y co­mo lo ano­ta el pa­dre Ma­rio Ci­ca­la el año 1765 den­tro de su obra Des­crip­ción his­tó­ri­co-to­po­grá­fi­ca de la Pro­vin­cia de Qui­to de la Com­pa­ñía de Je­sús, se­rían des­cri­tas pa­ra es­te es­pa­cio ga­na­do a la ga­le­ría, ubi­ca­da en las fa­cha­das.

Es de ano­tar que los múl­ti­ples in­cen­dios de los que la ciu­dad fue víc­ti­ma irían con­di­cio­nan­do otros tres as­pec­tos im­por­tan­tes del di­se­ño en tiem­pos de la Co­lo­nia, sien­do es­tos:

La ubi­ca­ción de la co­ci­na y por en­de de la des­pen­sa y el co­me­dor (siem­pre al final de la úl­ti­ma plan­ta), pa­ra que si en es­te lu­gar se ini­cia­ba el fue­go, po­der­lo ais­lar pa­ra es­ca­par de él con se­gu­ri­dad.

La ubi­ca­ción y el ta­ma­ño de las es­ca­le­ras cer­ca de la en­tra­da, no so­lo por co­mo­di­dad si no por­que es­to fa­ci­li­ta­ba la eva­cua­ción de la ca­sa si se de­cla­ra­ba un in­cen­dio.

La ubi­ca­ción del área so­cial y de dor­mi­to­rios prin­ci­pa­les, ge­ne­ral­men­te ubi­ca­dos en el pri­mer ni­vel al­to.

La ar­qui­tec­tu­ra gua­ya­qui­le­ña co­lo­nial ten­dría, ade­más, otro ele­men­to digno de ano­tar, sien­do es­te la téc­ni­ca que los cons­truc­to­res uti­li­za­ron pa­ra edi­fi­car, in­di­vi­si­ble­men­te uni­da a la cons­truc­ción na­val, pues ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras de car­pin­te­ros de ri­be­ra ha­bían vol­ca­do su aten­ción ha­cia la ar­qui­tec­tu­ra ci­vil y re­li­gio­sa, na­cien­do con ello la lla­ma­da car­pin­te­ría de lo blan­co, ya men­cio­na­da en el ar­tícu­lo an­te­rior, res­pon­sa­ble di­rec­ta de la erec­ción de to­dos los edi­fi­cios de la ciu­dad.

En­sam­bles y em­pal­mes en ta­blas, ta­blo­nes y ma­de­ros, tí­pi­cos de la cons­truc­ción de na­ves, con­ver­ti­rían a nues­tros edi­fi­cios en cons­truc­cio­nes an­ti­sís­mi­cas, pues la téc­ni­ca es­ta­ba pen­sa­da pa­ra que las em­bar­ca­cio­nes so­por­ta­sen las más cru­das tor­men­tas y los más fuer­tes tem­po­ra­les.

Otros as­pec­tos cons­truc­ti­vos muy pro­pios de la épo­ca los men­cio­na­ría el Ing. Fran­cis­co Re­que­na en su des­crip­ción de la ciu­dad es­cri­ta en 1774, di­cién­do­nos lo si­guien­te:

“Al­gu­nos edi­fi­cios se te­chan con pa­ja y otros con te­ja”.

“Las pa­re­des de ca­ña o ma­de­ra son cu­bier­tas (en­lu­ci­das), con ba­rro y pa­ja me­nu­da, bien mez­cla­da, a la que los cons­truc­to­res lla­man quin­cha”.

“La quin­cha es blan­quea­da con ye­so y cal lue­go de se­car­se, imi­tan­do a la mam­pos­te­ría y ofre­cien­do cier­ta re­sis­ten­cia al fue­go, cuan­do es­te in­ten­ta con­ta­mi­nar­la”.

Un as­pec­to des­ta­ca­do de su di­se­ño es­ta­ría re­la­cio­na­do, en cam­bio, con la ri­que­za or­na­men­tal im­ple­men­ta­da en el in­te­rior de sus edi­fi­cios, y es aquí cuan­do ve­mos el ni­vel de desa­rro­llo que al­can­zó la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial gua­ya­qui­le­ña. So­bre es­te par­ti­cu­lar el sa­cer­do­te Je­sui­ta Ma­rio Ci­ca­la nos pre­sen­ta en su obra una des­crip­ción que he­mos creí­do per­ti­nen­te trans­cri­bir, pues per­mi­te ver el ni­vel al que los gua­ya­qui­le­ños ha­bían lle­ga­do an­tes del in­cen­dio acae­ci­do en 1764, en el que des­apa­re­cie­ra ca­si to­da la ciu­dad.

En ese tex­to, nues­tro cro­nis­ta ha­ce re­fe­ren­cia a las ca­rac­te­rís­ti­cas que te­nían los edi­fi­cios par­ti­cu­la­res di­cien­do:

“En lo que co­rres­pon­de a los edi­fi­cios par­ti­cu­la­res, to­dos los que se ha­llan en el centro y for­man cuer­po con la ciu­dad, son muy sun­tuo­sos y so­ber­bios, a ma­ne­ra de pa­la­cios con gran­des apar­ta­men­tos…”.

Pa­ra pa­sar lue­go a des­cri­bir el edi­fi­cio en el que se ha­lla­ban la Adua­na y la Go­ber­na­ción, de la ma­ne­ra si­guien­te:

“…La cons­truc­ción de la Adua­na Real es muy al­ta, con tres de­par­ta­men­tos muy bien arre­gla­dos y có­mo­dos. Tie­ne pór­ti­cos en el te­rra­plén, que ade­más de te­ner una am­pli­tud de dos ca­nas y me­dia, se pro­lon­gan por to­da la lon­gi­tud del edi­fi­cio y sus flan­cos…”.

“…En el me­dio es­tá el ma­jes­tuo­so de­par­ta­men­to de la Ca­ja Real…”.

“… Al edi­fi­cio se ac­ce­de por dos sun­tuo­sas es­ca­le­ras, encontrando, en pri­mer lu­gar, una be­lla ha­bi­ta­ción con me­si­tas y di­va­nes, don­de se ha­ce el re­gis­tro de las na­ves que zar­pan del puer­to ha­cia Lima, Pa­na­má y otros puer­tos…”.

“…A con­ti­nua­ción hay un gran sa­lón en el que se en­cuen­tra un es­tra­do a ma­ne­ra de trono, pre­si­di­do por el re­tra­to del rey ba­jo un do­sel... Aquí tie­nen lu­gar los con­gre­sos y reunio­nes de Con­se­jo y de Con­sul­ta…”.

“Los dos de­par­ta­men­tos de los ofi­cia­les reales son igua­les. Es­tán pro­vis­tos de sa­lo­nes, an­te­cá­ma­ras, cá­ma­ras, ga­bi­ne­tes y dor­mi­to­rios; los lo­ca­les son lu­mi­no­sos, cla­ros y am­plios. Son tan am­plios y gran­dio­sos que en ellos pue­de vi­vir un vi­rrey con to­da su cor­te. Co­rre por to­do el con­torno del edi­fi­cio, una muy ele­gan­te ba­ran­di­lla con ba­rro­tes de ma­de­ra fi­na tra­ba­ja­da al torno”.

¡¿Se ima­gi­nan us­te­des es­te edi­fi­cio…?! Y es­te es so­lo un ejem­plo de la ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal que Gua­ya­quil os­ten­ta­ba en aquel en­ton­ces.

Des­gra­cia­da­men­te el fue­go se con­ver­ti­ría, des­de el na­ci­mien­to de la ur­be, en el prin­ci­pal enemi­go de su pro­gre­so y desa­rro­llo.

El in­ge­nie­ro Fran­cis­co de Re­que­na en su obra Des­crip­ción his­tó­ri­ca y geo­grá­fi­ca de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil en el Vi­rrei­na­to de San­ta Fe, es­cri­bi­ría en 1774 lo si­guien­te:

“…Es­ta ciu­dad se­ría una de las me­jo­res de nues­tra Amé­ri­ca si se le hu­bie­re pro­cu­ra­do, tiem­po ha­ce, al­gu­na or­de­nan­za pa­ra sus edi­fi­cios y los au­xi­lios que son ne­ce­sa­rios pa­ra ex­tin­guir los fue­gos a que es­tán ex­pues­tos y que to­da­vía ame­na­zan”.

Ad­vir­tien­do, con es­to, que si no se or­ga­ni­za­ba en Gua­ya­quil una fuer­za pa­ra apa­gar in­cen­dios, com­pran­do bom­bas im­pul­so­ras y pre­pa­ran­do per­so­nal pa­ra el efec­to, la ciu­dad siem­pre man­ten­dría el ries­go de ser con­su­mi­da por las lla­mas.

Aña­dien­do ade­más al­go que le in­tri­ga­ba enor­me­men­te y que a no­so­tros tam­bién nos ha in­tri­ga­do siem­pre: ¿por qué los gua­ya­qui­le­ños nun­ca cam­bia­ron sus ma­te­ria­les de cons­truc­ción si te­nían tan cer­ca ce­rros de pie­dra ca­li­za, ma­te­rial ideal pa­ra tra­ba­jar y cons­truir edi­fi­ca­cio­nes in­com­bus­ti­bles?

Mu­chos trae­rán a co­la­ción el vie­jo ar­gu­men­to del ca­lor del tró­pi­co, enemi­go de las cons­truc­cio­nes de pie­dra, y otros di­rán que siem­pre pre­va­le­ce­ría el co­no­ci­mien­to y la experiencia cons­truc­ti­va en ma­de­ra acu­mu­la­da por los gua­ya­qui­le­ños en dé­ca­das de prác­ti­ca. (F)

Vis­ta sur-nor­te, pa­ra 1872, del malecón de Gua­ya­quil, en la que se apre­cia no so­lo la vi­gen­cia de la ar­qui­tec­tu­ra con es­que­ma co­lo­nial pa­ra es­te en­ton­ces, sino tam­bién la fa­cha­da de la ca­sa en que ha­bi­tó el ge­ne­ral Jo­sé Vi­lla­mil. En la pri­me­ra mi­tad...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.