¿SE PRO­DU­JE­RON GRAN­DES CAM­BIOS?

DEL SOCIALCRISTIANISMO A LA SO­CIAL­DE­MO­CRA­CIA:

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

VA­RIOS BINOMIOS PA­RA LA PRE­SI­DEN­CIA DE LA RE­PÚ­BLI­CA.

En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 31 de enero de 1988 par­ti­ci­pa­ron los si­guien­tes binomios: por el Par­ti­do Li­be­ral Ra­di­cal Ecua­to­riano, Mi­guel Al­bor­noz Ruiz pa­ra pre­si­den­te y Ro­ber­to Gold­baum Mo­ra­les pa­ra vi­ce­pre­si­den­te; por Con­cen­tra­ción de Fuer­zas Po­pu­la­res -CFP-, Án­gel Duar­te Val­ver­de y Te­re­sa Mi­nu­che Mu­ri­llo; por la De­mo­cra­cia Po­pu­lar-Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na, Ja­mil Mahuad Witt y Juan Jo­sé Pons Arí­za­ga; por el Par­ti­do So­cial­cris­tiano y el Par­ti­do Con­ser­va­dor Ecua­to­riano, Six­to Du­rán-Ba­llén Cor­do­vez y Pa­blo Ba­que­ri­zo Na­zur; por el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, Gui­ller­mo So­to­ma­yor Na­vas y Leo­nar­do Droi­ra Ca­ne­los; por el Par­ti­do Rol­do­sis­ta Ecua­to­riano, Ab­da­lá Bu­ca­ram Or­tiz y Hu­go Cai­ce­do An­dino; por Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, Ro­dri­go Bor­ja Ce­va­llos y Luis Pa­ro­di Val­ver­de; por la Uni­dad Pa­trió­ti­ca del Pue­blo (Ac­ción Po­pu­lar Re­vo­lu­cio­na­ria Ecua­to­ria­na -APRE-, Par­ti­do So­cia­lis­ta Ecua­to­riano y Par­ti­do Li­be­ra­ción Na­cio­nal), Frank Var­gas Paz­zos y En­ri­que Aya­la Mo­ra; por el Fren­te Ra­di­cal Al­fa­ris­ta -FRA-, Carlos Ju­lio Ema­nuel Mo­rán y Pe­dro Arte­ta Mar­tí­nez; y por el Fren­te de Iz­quier­da Uni­da (Mo­vi­mien­to Po­pu­lar De­mo­crá­ti­co – MPD- y Fren­te Am­plio de Iz­quier­da -FADI-), Jai­me Hur­ta­do Gon­zá­lez y Efraín Ál­va­rez Fia­llo.

AL­GU­NAS CON­SI­DE­RA­CIO­NES DEL PER­FIL DE LOS CAN­DI­DA­TOS

Va­rios as­pec­tos de­ben pun­tua­li­zar­se res­pec­to a los he­chos y per­so­na­jes de ma­yor pro­ta­go­nis­mo en es­ta fa­se de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Es­ta cam­pa­ña tu­vo fac­to­res prio­ri­ta­rios que de­fi­nie­ron los re­fe­ren­tes de los res­pec­ti­vos dis­cur­sos elec­to­ra­les. Así, por ejem­plo, co­bra­ron én­fa­sis con­cep­tos co­mo el de libertad po­lí­ti­ca, lu­cha con­tra el des­em­pleo y ur­gen­cia de so­lu­cio­nar los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca lue­go de la pre­si­den­cia de León Febres-Cor­de­ro. El can­di­da­to so­cial­de­mó­cra­ta Ro­dri­go Bor­ja, eri­gi­do en fi­gu­ra des­co­llan­te a par­tir de un ejer­ci­cio de ac­ti­va opo­si­ción al ré­gi­men so­cial­cris­tiano, cen­tró su re­tó­ri­ca en ubi­car co­mo ob­je­ti­vo de su ejer­ci­cio del po­der, en ca­so de lle­gar a la pre­si­den­cia, un pro­gra­ma de prio­ri­ta­ria aten­ción a las ne­ce­si­da­des de los sec­to­res me­nos fa­vo­re­ci­dos de la so­cie­dad ecua­to­ria­na, apo­ya­do en im­pres­cin­di­bles re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les y un in­cre­men­to de la in­ver­sión so­cial en pro­yec­tos de al­can­ce po­pu­lar. De la mis­ma ma­ne­ra, y con igual én­fa­sis, le­van­tó co­mo ob­je­ti­vo el res­ta­ble­ci­mien­to de una cul­tu­ra de paz so­cial, de no con­fron­ta­ción y de ter­mi­na­ción de un am­bien­te, que pa­ra él, fue la mar­ca del pre­de­ce­sor je­fe de Es­ta­do y la de­ri­va­ción de su for­ma au­to­ri­ta­ria y abu­si­va de go­ber­nar. Su le­ma “Aho­ra le to­ca al pue­blo”, re­su­mía su pro­pues­ta de eje­cu­ción de una po­lí­ti­ca de be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo y de hon­da preo­cu­pa­ción por los más po­bres, y su con­vic­ción de que el ser hu­mano es, por so­bre to­do, el centro de la ges­tión pú­bli­ca.

La per­so­na­li­dad del can­di­da­to del PRE, Ab­da­lá Bu­ca­ram Or­tiz, fue un ele­men­to que tam­bién co­bró pro­ta­go­nis­mo en es­ta eta­pa. Su cam­pa­ña se ex­pre­só a tra­vés de un dis­cur­so orien­ta­do a tra­zar di­fe­ren­cias en­tre su can­di­da­tu­ra, co­mo ma­ni­fes­ta­ción de los in­tere­ses de los sec­to­res po­pu­la­res, y las de­más, re­pre­sen­tan­tes de una “oli­gar­quía” que pre­ten­día man­te­ner sus pri­vi­le­gios a cos­ta del “su­fri­mien­to y la san­gre de los po­bres”. Cabe re­cor­dar que es­te can­di­da­to se for­mó co­mo po­lí­ti­co al am­pa­ro de la pre­si­den­cia de su cu­ña­do Jai­me Rol­dós Aguilera. Fue al­cal­de de Gua­ya­quil en el go­bierno de Febres-Cor­de­ro, fue en­car­ce­la­do y lue­go sa­lió al exi­lio acu­sa­do de pre­sun­to pe­cu­la­do y de ha­ber in­ju­ria­do a las FF. AA. En 1987, el Con­gre­so Na­cio­nal re­sol­vió una am­nis­tía en su fa­vor, re­gre­só al país y se postuló a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. En su re­tó­ri­ca de cam­pa­ña uti­li­zó de mo­do in­sis­ten­te la lu­cha de cla­ses, en la que se asu­mió re­pre­sen­tan­te de los ex­plo­ta­dos y “vi­li­pen­dia­dos”. Ca­ló con su men­sa­je de reivin­di­ca­ción en am­plios sec­to­res po­pu­la­res, prin­ci­pal­men­te de las ciu­da­des de la cos­ta, y, au­to­de­no­mi­nán­do­se El Lo­co, arre­me­tió con­tra el ex­pre­si­den­te Febres-Cor­de­ro, a quien acu­só de ser el ma­yor cau­san­te de la “des­gra­cia na­cio­nal”.

La can­di­da­tu­ra de Six­to Du­rán-Ba­llén no go­zó del fa­vor del elec­to­ra­do de­bi­do a que su fi­gu­ra, al sig­ni­fi­car la po­si­bi­li­dad de un con­ti­nuis­mo so­cial­cris­tiano, arras­tra­ba un im­por­tan­te cau­dal de re­cha­zo y opo­si­ción.

El per­fil de Frank Var­gas Paz­zos, que ha­bía te­ni­do un buen pro­ta­go­nis­mo por el papel que ju­ga­ra a pro­pó­si­to del de­no­mi­na­do Tau­ra­zo, ya en el cam­po de los en­fren­ta-

mien­tos elec­to­ra­les, si bien go­zó de una re­la­ti­va ad­he­sión, no se ubi­có co­mo op­ción que hi­cie­ra pe­li­grar las pri­me­ras po­si­cio­nes a fa­vor de los can­di­da­tos de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca y el Par­ti­do Rol­do­sis­ta Ecua­to­riano. Con­tó, en es­ta opor­tu­ni­dad, con el apo­yo de la agru­pa­ción Li­be­ra­ción Na­cio­nal, li­de­ra­da por el ex­mi­li­tan­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta del Ecua­dor, Al­fre­do Cas­ti­llo Bu­ja­se. Es­ta or­ga­ni­za­ción se creó en el año de 1987, lue­go de que Cas­ti­llo y un nu­me­ro­so gru­po de afi­lia­dos a ese par­ti­do y a la Ju­ven­tud Co­mu­nis­ta, rom­pió con el Fren­te Am­plio de Iz­quier­da -FADI-. El lí­der de Li­be­ra­ción Na­cio­nal es­tu­dió eco­no­mía en la en­ton­ces Unión So­vié­ti­ca, y su de­ci­sión de apar­tar­se del PCE le in­fi­rió a es­te un du­ro gol­pe que se tra­du­ci­ría en los po­bres re­sul­ta­dos que al­can­za­ra el bi­no­mio Jai­me Hur­ta­do y Efraín Ál­va­rez en la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral de enero de 1988.

Por su par­te, y ha­cia la iz­quier­da del espectro par­ti­da­rio, se ubi­ca­ban las can­di­da­tu­ras de Jai­me Hur­ta­do por el Mo­vi­mien­to Po­pu­lar De­mo­crá­ti­co -MPD- (es­ta or­ga­ni­za­ción era la ca­ra elec­to­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Mar­xis­ta-Le­ni­nis­ta que se ha­bía crea­do co­mo con­se­cuen­cia de la rup­tu­ra del mo­vi­mien­to co­mu­nis­ta in­ter­na­cio­nal, y que se ali­neó con el PC chino en la dispu­ta en­tre ese país y la Unión So­vié­ti­ca) y Efraín Ál­va­rez del FADI (la ex­pre­sión elec­to­ral tam­bién del Par­ti­do Co­mu­nis­ta del Ecua­dor, en alian­za con otras agru­pa­cio­nes de esa ten­den­cia). Co­mo lo di­ji­mos, y lo ve­re­mos, los re­sul­ta­dos al­can­za­dos por es­te bi­no­mio fue­ron en reali­dad su­ma­men­te dé­bi­les, y ello de­mos­tró una vez más la di­fe­ren­cia que en­ton­ces se ha­cía os­ten­si­ble en­tre la ca­pa­ci­dad de las or­ga­ni­za­cio­nes de iz­quier­da pa­ra pro­mo­ver mo­vi­li­za­cio­nes de pro­tes­ta y su ca­si nu­la efec­ti­vi­dad pa­ra con­se­guir ad­he­sio­nes en las ur­nas.

Co­mo se ob­ser­va, apar­te de los binomios triun­fan­tes en es­ta pri­me­ra vuel­ta, las de­más can­di­da­tu­ras tu­vie­ron es­ca­sa acep­ta­ción. Los re­sul­ta­dos fue­ron los si­guien­tes: Ro­dri­go Bor­ja y Luis Pa­ro­di Val­ver­de, el 24,48 %; Ab­da­lá Bu­ca­ram y Hu­go Cai­ce­do, el 17,61 %; Six­to Du­rán-Ba­llén y Pa­blo Ba­que­ri­zo Na­zur, el 14,72 %; Frank Var­gas Paz­zos y En­ri­que Aya­la Mo­ra, el 12,63 %; Ja­mil Mahuad y Juan Jo­sé Pons, el 11,57 %; Án­gel Duar­te Val­ver­de y Te­re­sa Mi­nu­che, el 7,86%; Jai­me Hur­ta­do y Efraín Ál­va­rez, el 5,03 %; Carlos Ju­lio Ema­nuel y Pe­dro Jo­sé Arte­ta, el 3,38%; Mi­guel Al­bor­noz y Ro­ber­to Gold­baum, el 1,61%; y Gui­ller­mo So­to­ma­yor y Leo­nar­do Droi­ra, el 1,11 %.

LA OP­CIÓN DE LA SO­CIAL­DE­MO­CRA­CIA AL PO­DER

El 8 de ma­yo de 1988 re­sul­tó elec­to pre­si­den­te del Ecua­dor el lí­der de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, Ro­dri­go Bor­ja Ce­va­llos. Na­ci­do en Qui­to en 1935, Bor­ja tu­vo un in­tere­san­te re­co­rri­do por los ám­bi­tos de la di­ri­gen­cia uni­ver­si­ta­ria, la co­mu­ni­ca­ción y la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria. En es­ta úl­ti­ma, su tra­ba­jo ar­duo e incansable le per­mi­tió lo­grar, jun­to a Ma­nuel Cór­do­va Galarza y otros jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les, la con­for­ma­ción

RO­DRI­GO BOR­JA, GRA­CIAS A SU PER­MA­NEN­TE LA­BOR PO­LÍ­TI­CA DES­DE LA DI­RI­GEN­CIA UNI­VER­SI­TA­RI

A, LO­GRÓ ES­TRUC­TU­RA

R A LA SOCIALDEMO CRACIA, QUE

CON SU TRIUN­FO EN 1988 OB­TU­VO

EL PO­DER.

del par­ti­do me­jor es­truc­tu­ra­do en la vi­da po­lí­ti­ca mo­der­na del Ecua­dor. Muy jo­ven, a la edad de vein­ti­sie­te años, fue ele­gi­do dipu­tado del Con­gre­so Na­cio­nal por la pro­vin­cia de Pi­chin­cha, pe­ro su ges­tión se in­te­rrum­pió por el ad­ve­ni­mien­to de la dic­ta­du­ra mi­li­tar el 11 de ju­lio de 1963. Tres años más tar­de, y mien­tras se desem­pe­ña­ba co­mo do­cen­te uni­ver­si­ta­rio, fue se­lec­cio­na­do pa­ra for­mar par­te de una co­mi­sión es­pe­cial de abo­ga­dos, en­car­ga­da de ase­so­rar y asis­tir a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te con­for­ma­da el 16 de oc­tu­bre de 1966, con el co­me­ti­do de ela­bo­rar el pro­yec­to de Nue­va Cons­ti­tu­ción. Con la experiencia ad­qui­ri­da co­mo di­ri­gen­te uni­ver­si­ta­rio li­be­ral, con una bien tra­za­da y dis­ci­pli­na­da ac­ti­tud de in­ves­ti­ga­ción en el cam­po de la his­to­ria po­lí­ti­ca y con una bue­na for­ma­ción ideo­ló­gi­ca, se de­ci­dió a es­truc­tu­rar el par­ti­do que sur­gi­ría a la are­na po­lí­ti­ca, la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, en 1968. Bor­ja se con­vir­tió en su máximo lí­der y en el ideó­lo­go que con­tri­bu­yó a la de­fi­ni­ción de los prin­ci­pios de esa or­ga­ni­za­ción, fun­da­dos en la co­rrien­te so­cial­de­mó­cra­ta que ha­bía aso­ma­do co­mo al­ter­na­ti­va a la pre­sen­cia del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, y que pro­cla­ma­ba un fu­tu­ro de “so­cia­lis­mo con libertad”. Pa­re­ce anec­dó­ti­co, aun­que es cier­to, el cu­rio­so pa­sa­je que tie­ne re­gis­tra­da la in­ves­ti­ga­ción de la his­to­ria po­lí­ti­ca en torno a los ini­cios de su mi­li­tan­cia, cuan­do, re­fi­rién­do­se a los afi­lia­dos al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, ex­pre­só de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca y fron­tal que se tra­ta­ba de “… le­ni­nes de al­dea…”. Es­ta fra­se qui­zá sea de­mos­tra­ti­va de que el pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de es­te y de los de­más lí­de­res jó­ve­nes ins­cri­tos en las fi­las de la so­cial­de­mo­cra­cia, es­ta­ba muy le­jos de ex­pre­sar los in­tere­ses del “co­mu­nis­mo in­ter­na­cio­nal”. Fren­te al pro­gra­ma le­van­ta­do por es­ta co­rrien­te, que se ade­cua­ba de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa a los dic­ta­dos del Co­mi­tern ma­ne­ja­do por la URSS, los par­ti­dos que se for­ma­ron al co­bi­jo de la So­cial­de­mo­cra­cia in­ter­na­cio­nal, ma­ni­fes­ta­ron siem­pre, y de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca, que re­cha­za­ban la de­pen­den­cia de cual­quier en­ti­dad po­lí­ti­ca a los dic­ta­dos de las con­ve­nien­cias so­vié­ti­cas y a los in­tere­ses de esa “gran po­ten­cia”. La cancha so­cial­de­mó­cra­ta se plan­teó co­mo al­ter­na­ti­va al re­duc­cio­nis­mo de la po­lí­ti­ca co­mo ex­pre­sión de los en­fren­ta­mien­tos in­ter­na­cio­na­les pro­pios de la Gue­rra Fría.

UNA EXPERIENCIA PO­LÍ­TI­CA RE­PLE­TA DE ACON­TE­CI­MIEN­TOS

Ro­dri­go Bor­ja ter­ció co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca por la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca en 1979 y en 1984. En las pri­me­ras elec­cio­nes no al­can­zó a en­trar a la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, en la que sí par­ti­ci­pa­ron Jai­me Rol­dós y Six­to Du­rán-Ba­llén; y en 1984 triun­fó en la pri­me­ra vuel­ta, aun­que per­dió en la se­gun­da fren­te al so­cial­cris­tiano León Febres-Cor­de­ro. En 1988, en su ter­ce­ra can­di­da­tu­ra, triun­fó en la pri­me­ra vuel­ta y lo hi­zo tam­bién en la se­gun­da, po­se­sio­nán­do­se co­mo pre­si­den­te del Ecua­dor el 10 de agos­to de ese año. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.