Le­ga­do de Al­fa­ro pa­ra la Ar­ma­da Na­cio­nal

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁNCHEZ BRA­VO

Apar­tir de que don Eloy Al­fa­ro Del­ga­do hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción en los su­ce­sos his­tó­ri­cos de la na­ción, des­de ju­nio de 1864, cuan­do se dio su sor­pre­si­vo triun­fo en el si­tio El Co­lo­ra­do, se lo vio con­ti­nua­men­te fi­gu­rar en el en­torno ma­rí­ti­mo, tal es que el 23 de ju­nio de 1870 so­li­ci­tó en Pa­na­má pa­sa­van­te pa­ra un bo­te de hie­rro a va­por de 61 to­ne­la­das, con el que zarpó con des­tino al puer­to de Man­ta, con pro­ba­bles in­ten­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias; pe­ro aquel ba­jel fue re­te­ni­do por or­den del pre­si­den­te Gar­cía Mo­reno.

En el si­guien­te año se lo vin­cu­ló con el pai­le­bot na­cio­nal Evan­ge­li­na, con el que Al­fa­ro arri­bó a cos­tas ecua­to­ria­nas. Pe­ro al en­con­trar las fuer­zas de go­bierno al­gu­nos ca­jo­nes con ele­men­tos de gue­rra en dis­tin­tos pun­tos de la cos­tas, in­tro­du­ci­dos por di­cho pai­le­bot, que­dó cla­ro que se ges­ta­ba un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio, por lo que se dis­pu­so el zarpe de la go­le­ta de gue­rra Gua­ya­qui­le­ña, lo que se eje­cu­tó des­de Gua­ya­quil el 18 de agos­to de 1871. Co­mo con­se­cuen­cia, al si­guien­te día el Evan­ge­li­na de Al­fa­ro fue cap­tu­ra­do en el puer­to de Man­ta.

Cuan­do el pre­si­den­te del Ecua­dor, don Ig­na­cio de Vein­te­mi­lla, es­ta­ba por fi­na­li­zar su man­da­to, se pro­cla­mó je­fe su­pre­mo de la na­ción el 26 de mar­zo de 1882. Es­to pro­vo­có que la ma­yo­ría de los ecua­to­ria­nos se de­cla­ra­sen en con­tra del dic­ta­dor y se ini­cia­ra la lu­cha ar­ma­da pa­ra arro­jar­lo del po­der. Al­fa­ro fue uno de ellos, y pa­ra el efec­to zarpó des­de Tu­ma­co con rum­bo a cos­tas es­me­ral­de­ñas, en un va­por que él mis­mo bau­ti­zó co­mo Pian­gua­pi. Al lle­gar fue con­for­man­do sus fuer­zas, que se de­no­mi­na­ron Re­ge­ne­ra­do­res, quie­nes ha­cien­do alian­za con los Res­tau­ra­do­res de las fuer­zas con­ser­va­do­ras, des­pués de con­ti­nuos com­ba­tes con­so­li­da­ron su triun­fo en Gua­ya­quil el 9 de ju­lio de 1883; in­ter­vi­nie­ron tam­bién fuer­zas na­va­les an­ta­gó­ni­cas.

En 1884 ad­qui­rió en Co­rin­to el va­por Ala­jue­la, y con un gru­po de va­lien­tes li­be­ra­les se di­ri­gió a cos­tas ecua­to­ria­nas, en don­de en la ma­dru­ga­da del 6 de di­ciem­bre com­ba­tió con­tra la fuer­za na­val go­bier­nis­ta com­pues­ta por los va­po­res de gue­rra Hua­cho y Nue­ve de ju­lio, en el lla­ma­do com­ba­te na­val de Ja­ra­mi­jó. En ins­tan­cias en que com­ba­tía fa­vo­ra­ble­men­te con­tra el Hua­cho, se pre­sen­tó el va­por de gue­rra Nue­ve de ju­lio, al man­do del ca­pi­tán de fra­ga­ta Ni­co­lás Ba­yo­na. Vién­do­se per­di­do, Al­fa­ro dis­pu­so que se in­cen­dia­ra el Ala­jue­la, pa­ra que no ca­ye­ra en po­der del ad­ver­sa­rio; a más de ello pu­so proa a la pla­ya y lo va­ró.

El en­torno na­val fue un com­ple­men­to im­por­tan­te en las ac­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias del ge­ne­ral Al­fa­ro, y al pro­du­cir­se la trans­for­ma­ción li­be­ral en 1895, to­das las do­ta­cio­nes de ofi­cia­les de la Ar­ma­da fue­ron cam­bia­das pa­ra los bu­ques exis­ten­tes, es­to es, al cru­ce­ro Co­to­pa­xi, que fue pues­to ba­jo el co­man­do del ca­pi­tán de fra­ga­ta Be­nigno S. Cal­de­rón; a la ca­ño­ne­ra Tun­gu­rahua, al man­do del te­nien­te co­ro­nel Ja­mes F. Po­wer; al va­por Ja­ra­mi­jó, ba­jo el man­do del sar­gen­to ma­yor Ni­ca­nor Mos­co­so, y el ya ca­si in­ser­vi­ble va­por Nue­ve de ju­lio, que fue pues­to fue­ra de ser­vi­cio tiem­po des­pués. Es­tos bu­ques con­for­ma­ron la flo­ti­lla na­cio­nal al man­do del mis­mo ca­pi­tán de fra­ga­ta Be­nigno S. Cal­de­rón.

Eloy Al­fa­ro lle­gó al po­der co­mo je­fe su­pre­mo el 5 de ju­nio de 1895, con­di­ción en que se man­tu­vo has­ta el 9 de oc­tu­bre de 1896, cuan­do fue nom­bra­do pre­si­den­te in­te­ri­no, car­go que ejer­ció has­ta el 17 de enero de 1897, fe­cha en que la Asam­blea lo eli­gió pre­si­den­te cons-

ECUA­DOR SE PU­SO EN PIE DE GUE­RRA CON AL­FA­RO A LA CA­BE­ZA, Y LA AR­MA­DA, EL EJÉR­CI­TO Y EL PUE­BLO ES­TU­VIE­RON LIS­TOS PA­RA LA

DE­FEN­SA. EL LI­BER­TA­DOR BO­LÍ­VAR ZARPÓ SE­GUI­DO DEL CO­TO­PA­XI CO­MO RES­PUES­TA AL ZARPE DE LA ES­CUA­DRA PE­RUA­NA.

ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca.

Es de in­di­car que en es­te pri­mer pe­río­do pre­si­den­cial, que du­ró has­ta el 31 de agos­to de 1901, la Ma­ri­na de Gue­rra no tu­vo in­cre­men­to ni me­jo­ras en cuan­to a sus bu­ques, ma­te­rial de gue­rra y es­pe­cia­li­za­ción del per­so­nal. Aun­que es de ano­tar que en 1899 se ad­qui­rió el ve­le­ro Mi­re­lla, pa­ra em­plear­lo en el ser­vi­cio de es­ta­ción sa­ni­ta­ria y en la con­duc­ción y de­pó­si­to de car­bón de pie­dra. Se lo re­bau­ti­zó con el nom­bre de Pon­tón Co­man­dan­te Jo­sé Mar­cos. Es que la paz in­ter­na se man­tu­vo per­tur­ba­da, en ese lap­so, por los le­van­ta­mien­tos cons­tan­tes de los con­ser­va­do­res ecua­to­ria­nos y conflictos ideo­ló­gi­cos en la fron­te­ra con Co­lom­bia, sin con­se­cuen­cias in­ter­na­cio­na­les, y que hi­cie­ron que Al­fa­ro pon­ga to­do su in­te­rés en in­cre­men­tar su ejér­ci­to pa­ra las lu­chas pre­sen­ta­das.

Du­ran­te el go­bierno de Leo­ni­das Plaza Gu­tié­rrez (1901-1905) se ha­bía ad­qui­ri­do el trans­por­te de gue­rra Cas­ma, de la Ar­ma­da chi­le­na, al cual una vez lle­ga­do al país se le dio el nom­bre de bu­que es­cue­la Ma­ra­ñón. Ha­bía arri­ba­do a Gua­ya­quil el 24 de ma­yo de 1905, cuan­do la Ar­ma­da se ha­lla­ba dis­mi­nui­da, pues el cru­ce­ro Co­to­pa­xi era el úni­co bu­que que que­da­ba en ser­vi­cio. Arri­bó tam­bién di­cho año una mi­sión na­val chi­le­na que ini­cia­ría la reor­ga­ni­za­ción, pre­pa­ra­ción y en­tre­na­mien­to de la Fuer­za Na­val.

Es­ta mi­sión chi­le­na en­con­tró que nues­tra Ar­ma­da es­ta­ba des­pro­vis­ta de ofi­cia­li­dad idó­nea, pues los ofi­cia­les pro­fe­sio­na­les ha­bían si­do re­em­pla­za­dos por otros im­pro­vi­sa­dos, sin an­te­ce­den­tes ni pre­pa­ra­ción a cau­sa de la trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca de 1895, por lo que el Go­bierno de­cre­tó la reaper­tu­ra de la Es­cue­la Na­val a bor­do del mis­mo Ma­ra­ñón, en 1905.

El 16 de enero de 1906 Eloy Al­fa­ro asu­mió nue­va­men­te la Je­fa­tu­ra Su­pre­ma de la na­ción, lue­go del gol­pe de Es­ta­do que de­rro­có al pre­si­den­te Li­zar­do Gar­cía, ini­cian­do un se­gun­do pe­río­do que fue le­ga­li­za­do el 1 de enero de 1907, al ser ele­gi­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca por la Con­ven­ción, lue­go de las elec­cio­nes a su in­te­rior.

El bu­que es­cue­la Ma­ra­ñón no lle­na­ba las ne­ce­si­da­des de la Ar­ma­da ecua­to­ria­na, al no ser un ver­da­de­ro bu­que de gue­rra, es­pe­cial­men­te en cir­cuns­tan­cias en que se vis­lum­bra­ba un con­flic­to bé­li­co con el Perú, por lo que el Go­bierno de Al­fa­ro ins­tru­yó a su en­car­ga­do de ne­go­cios en Chi­le, doc­tor Ra­fael Eli­zal­de, pa­ra que ini­cia­ra ne­go­cia­cio­nes con el pro­pó­si­to de cam­biar el trans­por­te Ma­ra­ñón (an­ti­guo Cas­ma) con el ca­za­tor­pe­de­ro Al­mi­ran­te Sim­pson, el cual por sus ca­rac­te­rís­ti­cas fue real­men­te el pri­mer bu­que de gue­rra de nues­tra Ar­ma­da en el si­glo XX, cu­yo ar­ma­men­to con­sis­tía de dos ca­ño­nes Ams­trong de 120 mm, 4 ca­ño­nes Hot­kess de 47 mm y tres tu­bos lan­za­torpe­dos.

Arri­bó a Gua­ya­quil en los pri­me­ros días de no­viem­bre de 1907 y se lo de­no­mi­nó ca­za­tor­pe­de­ro Li­ber­ta­dor Bo­lí­var. El en­tre­na­mien­to de ofi­cia­les y tri­pu­lan­tes a su bor­do co­bró gran in­ten­si­dad y mar­có un cam­bio pro­fun­do en las ru­ti­nas dia­rias de pre­pa­ra­ción pa­ra la gue­rra.

Se con­si­de­ra­ba que el con­flic­to con Perú po­dría pro­du­cir­se en cual­quier mo­men­to. Al­fa­ro dis­pu­so efec­tuar to­do el es­fuer­zo eco­nó­mi­co pa­ra la gue­rra, y en 1908 vi­si­tó los bu­ques de gue­rra y des­ta­ca­men­tos, y se ini­cia­ron los tra­ba­jos de for­ti­fi­ca­ción de Pun­ta de Pie­dra, uti­li­zan­do el ma­te­rial de ar­ti­lle­ría que ha­bía ve­ni­do a bor­do del Cas­ma. Es más, en 1910 se ins­ta­la­ron un to­tal de 10 ca­ño­nes Arms­trong de 120 mm, apro­ve­chan­do la lle­ga­da del va­por Mau­llín, con ele­men­tos bé­li­cos en­via­dos por Chi­le fren­te a la ame­na­za del con­flic­to, ca­da vez más cer­cano con Perú, a pro­pó­si­to de la de­li­mi­ta­ción de fron­te­ras por el lau­do ar­bi­tral del rey de Es­pa­ña.

Ecua­dor se pu­so en pie de gue­rra. El pre­si­den­te Al­fa­ro, a la ca­be­za. To­da la Ar­ma­da, el Ejér­ci­to y el pue­blo es­tu­vie­ron lis­tos pa­ra la de­fen­sa. El Li­ber­ta­dor Bo­lí­var zarpó se­gui­do del Co­to­pa­xi, co­mo res­pues­ta al zarpe de la es­cua­dra pe­rua­na ha­cia el gol­fo de Gua­ya­quil. La ten­sión en el mar du­ró has­ta que los bu­ques pe­rua­nos re­tor­na­ron al Ca­llao. El 24 de no­viem­bre de 1910 el real ár­bi­tro se in­hi­bió de­fi­ni­ti­va­men­te y se ini­ció una in­ter­mi­na­ble ne­go­cia­ción con Perú, que du­ró años

Al­fa­ro tie­ne mu­cho que ver en el desa­rro­llo de la Ar­ma­da en es­ta se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción. Tan­to es así que 1911 se ini­ció a bor­do del ca­za­tor­pe­de­ro Li­ber­ta­dor Bo­lí­var un cur­so prác­ti­co de guar­dia­ma­ri­nas con 8 jó­ve­nes, por la ne­ce­si­dad de ofi­cia­les, y se­gui­da­men­te el mis­mo año, se re­abrió la Es­cue­la Na­val, que ha­bía si­do clau­su­ra­da en 1907, y que aco­ge a dis­tin­gui­dos jó­ve­nes que se­rían la ba­se e im­pul­so pa­ra nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ma­ri­nos. Co­mo he­cho anec­dó­ti­co cabe in­di­car que el 5 de ma­yo de 1911, el mis­mo pre­si­den­te Al­fa­ro pro­mul­gó un de­cre­to en el que dis­pu­so el uso del cón­dor en el uni­for­me de los ofi­cia­les en re­em­pla­zo del de­no­mi­na­do ‘Ojo de ga­llo”, que aún usan en otras Ar­ma­das. Aun­que es de in­di­car que aquel cón­dor ya se uti­li­za­ba en el es­cu­do de la go­rra, des­de 1905.

Cuan­do se sus­ci­ta­ron, en 1912, los acon­te­ci­mien­tos del con­flic­to in­terno, lue­go del fa­lle­ci­mien­to del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, don Emi­lio Es­tra­da, los dos prin­ci­pa­les bu­ques, el ca­za­tor­pe­de­ro Li­ber­ta­dor Bo­lí­var, al man­do del te­nien­te de fra­ga­ta Luis Fe­li­pe Auz; y el cru­ce­ro Co­to­pa­xi, co­man­da­do por el te­nien­te de fra­ga­ta Ál­va­ro Ca­ñar­te, quien des­pués en­tre­gó el bu­que al al­fé­rez de na­vío En­ri­que Cu­ca­lón, ple­ga­ron a los al­fa­ris­tas. Las fuer­zas del ge­ne­ral Leo­ni­das Plaza Gu­tié­rrez re­sul­ta­ron ven­ce­do­ras. Es más, so­bre­vino se­gui­da­men­te el ase­si­na­to del ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro y de cin­co de sus me­jo­res je­fes. Era el 28 de enero de 1912.

Es de ad­ver­tir que la con­tri­bu­ción de Al­fa­ro pa­ra con la Ar­ma­da fue muy va­lio­sa, pues la for­ma­ción de las pro­mo­cio­nes que ini­cia­ron en 1905 y en 1911, per­mi­tie­ron que es­tos nue­vos al­fé­re­ces de fra­ga­ta re­for­za­ran las pla­zas or­gá­ni­cas de los bu­ques y más re­par­tos por al­gún tiem­po, e in­clu­so va­rios de ellos lle­ga­ron a ocu­par el car­go de co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na, y se los vio fi­gu­rar has­ta la dé­ca­da de 1940, cuan­do ya se ha­bían for­ma­do otros ofi­cia­les y tri­pu­la­cio­nes, cons­ti­tu­yén­do­se en una ins­ti­tu­ción per­ma­nen­te pa­ra la pos­te­ri­dad. (F)

2. Ofi­cia­les de la Mi­sión Na­val chi­le­na

y ca­de­tes na­va­les ecua­to­ria­nos a bor­do del Ma­ra­ñón. 1906.

3. Al­fé­re­ces de fra­ga­ta y ami­gos, en la proa del Li­ber­ta­dor Bo­lí­var. 1910.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.