LA CON­MO­CIÓN

Eu­se­bio

Memorias Porteñas - - News - Por AL­BER­TO SÁNCHEZ VA­RAS

El am­bien­te elec­to­ral ecua­to­riano es­ta­ba cal­dea­do en 1968. Gran­des fi­gu­ras de la po­lí­ti­ca na­cio­nal se alis­ta­ban pa­ra par­ti­ci­par en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, en me­dio de gran ten­sión de la po­bla­ción, pues avi­zo­ra­ba una re­ñi­da dispu­ta en­tre can­di­da­tos de lar­ga tra­yec­to­ria. Ha­bía­mos sa­li­do dos años atrás de una dic­ta­du­ra mi­li­tar que ca­yó des­pués de una pro­lon­ga­da re­sis­ten­cia po­pu­lar, que desafió a la re­pre­sión de los go­ber­nan­tes con pa­ros y ma­ni­fes­ta­cio­nes que de­ja­ron un sal­do trá­gi­co.

Sur­gió un can­di­da­to no pro­gra­ma­do: el po­pu­lar pro­fe­sor Eu­se­bio Ma­cías Suá­rez, per­so­na­je pin­to­res­co muy co­no­ci­do en Gua­ya­quil, pe­ro que to­mó pro­yec­ción na­cio­nal en es­ta oca­sión. Mien­tras los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos se dispu­taban en­car­ni­za­da­men­te los elec­to­res, fue cre­cien­do la can­di­da­tu­ra de Eu­se­bio (más se lo co­no­cía por su nom­bre de pi­la que por sus ape­lli­dos), de tal ma­ne­ra que mu­chos pen­sa­ban que ten­dría tal mag­ni­tud que rom­pe­ría pro­nós­ti­cos y aun­que no le al­can­za­ría pa­ra triun­far, se es­ti­ma­ba que su vo­ta­ción se­ría tan al­ta que in­flui­ría en el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes. En­ton­ces no exis­tía la se­gun­da vuel­ta, por lo que bas­ta­ba al­can­zar el pri­mer lu­gar con un por­cen­ta­je mí­ni­mo pa­ra lle­gar a la pre­si­den­cia. Eu­se­bio, que se au­to­ti­tu­la­ba co­mo el au­tén­ti­co re­pre­sen­tan­te po­pu­lar, re­co­gía el des­con­ten­to de un sec­tor de la po­bla­ción que es­ta­ba has­tia­do de la po­lí­ti­ca y que desea­ba un cam­bio, sin im­por­tar­le mu­cho quién po­dría rea­li­zar­lo. Hoy po­dría­mos se­ña­lar­lo co­mo el can­di­da­to “an­ti­sis­te­ma”.

QUIÉN ERA EU­SE­BIO

Ha­re­mos una bre­ve sem­blan­za del pro­fe­sor Eu­se­bio Ma­cías Suá­rez. Era un hom­bre locuaz y de fuer­te per­so­na­li­dad, tri­gue­ño, al­go pa­sa­do de li­bras, de es­ta­tu­ra un po­co me­nos que me­dia­na, oriun­do de Bal­zar, pe­ro que ha­bía desa­rro­lla­do su vi­da en Gua­ya­quil. Gra­dua­do de con­ta­dor, era há­bil pa­ra los nú­me­ros, y sus do­tes de li­de­raz­go se mos­tra­ron co­mo maes­tro. Él de­cía a los padres de fa­mi­lia: “Den­me a sus hi­jos tres me­ses y los ha­go con­ta­do­res”. Fun­dó a fi­nes de los años 40 un colegio, pe­ro por fal­ta de fi­nan­cia­mien­to tu­vo que ce­rrar­lo, lo que lo obli­gó a dar cla­ses par­ti­cu­la­res. Era poe­ta y com­pu­so la le­tra de al­gu­nas can­cio­nes, en­tre ellas el pa­si­llo His­to­ria de amor, que po­pu­la­ri­zó Ju­lio Ja­ra­mi­llo, y que es­ta­ba de­di­ca­do a ‘Ol­ga, la in­gra­ta’, una enamo­ra­da que lo trai­cio­nó; y tam­bién el val­se Que­jas, que can­ta­ban los her­ma­nos Lu­cas y Ma­rio Mon­te­cel.

En tiem­pos en que re­la­ti­va­men­te eran po­cos quie­nes po­seían au­to­mó­vi­les par­ti­cu­la­res, Eu­se­bio se hi­zo co­no­ci­do por trans­por­tar­se en una bi­ci­cle­ta, con la cual paseaba por to­da la ciu­dad. Su fi­gu­ra era co­no­ci­da y de­ci­dió in­cur­sio­nar en la po­lí­ti­ca. Creó la Cruzada Rei­vin­di­ca­do­ra Na­cio­nal (CRN), un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co po­pu­lis­ta, aun­que se pro­cla­ma­ba li­be­ral. En 1956 se lan­zó de can­di­da­to a pre­si­den­te y lo­gró 456 vo­tos, pe­ro la de­rro­ta no lo des­ani­mó. Por en­ton­ces so­lo era co­no­ci­do en Gua­ya­quil. Par­ti­ci­pó en nue­vas elec­cio­nes sec­cio­na­les sin éxi­to. En esos tiem­pos se po­pu­la­ri­zó lla­mar ‘Eu­se­bio’ a los can­di­da­tos a cual­quier ti­po de elec­ción que par­ti­ci­pa­ban sin op­ción de ga­nar. La sor­pre­sa la dio en las elec­cio­nes pa­ra con­ce­ja­les de Gua­ya­quil en 1958, cuan­do su­peró a opo­nen­tes de im­por­tan­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos, lo­gran­do una cu­rul. Su pa­so por la con­ce­ja­lía fue des­afor­tu­na­do, a los po­cos me­ses fue des­ca­li­fi­ca­do por una su­pues­ta irre­gu­la­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va. A pe­sar del cor­to tiem­po, reali­zó al­gu­nas obras, co­mo do­tar de ser­vi­cios hi­gié­ni­cos a sec­to­res sub­ur­ba­nos y pa­rro­quias ru­ra­les. Por eso en sus si­guien­tes cam­pa­ñas po­lí­ti­cas re­sal­ta­ba que ha­bía he­cho ‘sie­te obras’ y así lo pin­ta­ba en gra­fi­ti (nun­ca gas­tó en lien­zos ni car­te­lo­nes). En 1960 qui­so ser nue­va­men­te can­di­da­to pre­si­den­cial, pe­ro no cum­plió los re­qui­si­tos de la Ley de Elec­cio­nes.

LA CAM­PA­ÑA DEL 68

Su gran opor­tu­ni­dad pa­re­ció ser la de 1968 (ha­ce me­dio si­glo). Pe­se a que te­nía 55 años de edad, en­car­nó los idea­les de mu­fuer­za. chos jó­ve­nes (épo­ca del mo­vi­mien­to “hip­pie” y de las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les a ni­vel mun­dial). En esos tiem­pos ya ha­bía te­le­vi­sión, las ra­dios a tran­sis­to­res se ha­bían po­pu­la­ri­za­do, en fin la co­mu­ni­ca­ción es­ta­ba en pleno desa­rro­llo. Su fi­gu­ra al­can­zó pro­yec­ción na­cio­nal y de pron­to el apo­yo a Eu­se­bio to­mó Ya se lo men­cio­na­ba con in­sis­ten­cia y gru­pos de uni­ver­si­ta­rios de iz­quier­da le die­ron su apo­yo. Eu­se­bio cre­cía y preo­cu­pa­ba a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

El 18 de abril de 1968 tu­vo una gran ma­ni­fes­ta­ción en Por­to­vie­jo. Lle­gó en la no­che a Gua­ya­quil pa­ra pre­pa­rar su en­tra­da en Qui­to. Sor­pre­si­va­men­te di­ri­gen­tes de la cam­pa­ña lo vi­si­ta­ron en su do­mi­ci­lio y lo con­ven­cie­ron de que fue­ra a la Ciu­da­de­la Uni­ver­si­ta­ria pa­ra una reunión. Al po­co ra­to su­frió un des­ma­yo y fue lle­va­do al hos­pi­tal Luis Ver­na­za, al­can­zan­do a de­cir a sus fa­mi­lia­res que ha­bía si­do en­ve­ne­na­do. De in­me­dia­to que­dó in­cons­cien­te y se te­mió por su vi­da. La no­ti­cia se re­gó co­mo pól­vo­ra por el país y hu­bo zozobra. El pre­si­den­te Ot­to Aro­se­me­na or­de­nó una in­me­dia­ta in­ves­ti­ga­ción y que se die­ra to­tal apo­yo mé­di­co pa­ra sal­var­le la vi­da. El vier­nes al me­dio­día la si­tua­ción es­ta­ba ba­jo con­trol. Los mé­di­cos anun­cia­ron que es­ta­ba fue­ra de pe­li­gro y se­ña­la­ron que no ha­bía si­do en­ve­ne­na­do sino que ha­bía su­fri­do un coma diabético. Eu­se­bio en el le­cho del do­lor in­sis­tió en que lo ha­bían que­ri­do en­ve­ne­nar. Apa­ren­te­men­te una be­bi­da en­dul­za­da que le die­ron en Por­to­vie­jo fue la cau­sa. To­tal, la cam­pa­ña se fre­nó, Eu­se­bio se dis­tan­ció de los di­ri­gen­tes uni­ver­si­ta­rios y la can­di­da­tu­ra se di­lu­yó.

Ha­bía pa­sa­do el me­jor mo­men­to po­lí­ti­co del pro­fe­sor Ma­cías Suá­rez. (F)

COMA DIABÉTICO O ATEN­TA­DO TU­VO AL BOR­DE

DE LA MUER­TE AL CAN­DI­DA­TO PRE­SI­DEN­CIAL, RE­PRE­SEN­TAN­TE DE LAS MA­SAS PO­PU­LA­RES. UN PER­SO­NA­JE PO­PU­LAR QUE PU­DO ROM­PER PRO­NÓS­TI­COS EN LAS ELEC­CIO­NES DE 1968

1. El pro­fe­sor Eu­se­bio Ma­cías Suá­rez mon­ta­do en su clá­si­ca bi­ci­cle­ta. 2. La no­ti­cia de que Eu­se­bio es­ta­ba al bor­de la muer­te alar­mó al país. 3. Se acla­ró que no fue aten­ta­do. Pe­ro Eu­se­bio has­ta el final de sus días (1980) sos­tu­vo que lo qui­sie­ron ma­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.