La muer­te de un tau­ra (PANCHITO CEDEÑO)

Memorias Porteñas - - News - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

En la cam­pi­ña ma­na­bi­ta era “el in­nom­bra­ble”; na­die se atre­vía a de­cir su nom­bre pú­bli­ca­men­te por mie­do a ser ase­si­na­do, so­lo se lo co­no­cía co­mo (Panchito). A las nue­ve de la ma­ña­na del jue­ves 2 de abril de 1964, caía aba­ti­do a ba­las. Mu­ni­cio­nes dis­pa­ra­das por sol­da­dos del gru­po de Ca­ba­lle­ría Fe­bres Cor­de­ro, cau­sa­ron la muer­te de quien en vi­da se lla­mó Francisco Ale­jan­dro Cedeño Zam­brano (a) Panchito, re­clui­do en es­te te­me­ra­rio cuar­tel em­pla­za­do en la ciu­dad de San Gre­go­rio de Por­to­vie­jo. El men­tao Panchito Cedeño pi­dió per­mi­so a su cus­to­dio pa­ra ir al ser­vi­cio hi­gié­ni­co de ma­ne­ra ur­gen­te. En un des­cui­do del guar­dián, co­rrió co­mo al­ma que lle­va el dia­blo ha­cia el río, lan­zán­do­se a sus aguas, tra­tan­do de fu­gar­se. El cen­ti­ne­la bur­la­do da­ba gri­tos de­ses­pe­ra­dos y a la voz de “se es­ca­pa el reo”, otros mi­li­ta­res acu­die­ron a pres­tar au­xi­lio a su com­pa­ñe­ro. En dos mi­nu­tos el pró­fu­go ha­bía na­da­do unas 300 varas, ale­ján­do­se de la orilla del río Por­to­vie­jo, cuan­do le ca­yó la pri­me­ra an­da­na­da de ba­las, de las que ape­nas re­ci­bió una, des­tro­zán­do­le su mano de­re­cha, pe­ro con la iz­quier­da ha­cía es­fuer­zos pa­ra se­guir con la tra­ve­sía, su­mer­gién­do­se de tan­to en tan­to en las en­tur­bia­das aguas del cau­dal ma­na­bi­ta, afluen­te que ha­bía ama­ne­ci­do cre­ci­do por las fuer­tes llu­vias de la épo­ca in­ver­nal. Tras otras des­car­gas de fu­si­le­ría, un cer­te­ro dis­pa­ro le atra­ve­só el cráneo y en ese mo­men­to ter­mi­nó la vi­da uno de los más ave­za­dos de­lin­cuen­tes, po­see­dor de un his­to­rial cri­mi­nal, ga­na­do en dé­ca­das de te­rror. Francisco Ale­jan­dro Cedeño Zam­brano era un hom­bre de trein­tai­trés años, na­ci­do en el re­cin­to Mi­gue­li­llo, per­te­ne­cien­te a la parroquia Ab­dón Cal­de­rón del cantón Por­to­vie­jo y des­de muy jo­ven in­te­gró la muy te­mi­da banda Los Tau­ras, or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que te­nía a su ha­ber tres je­fes prin­ci­pa­les y cien­tos de acó­li­tos ban­do­le­ros. En la parroquia Pue­blo Nue­vo, ac­tua­ba Pas­tor Ra­món Tuá­res Loor, un pe­li­gro­so ban­di­do pro­pie­ta­rio de va­rias fá­bri­cas clan­des­ti­nas des­ti­la­do­ras de aguar­dien­te, al­cohol que era tras­por­ta­do en sus pro­pios vehícu­los, dis­tri­bu­yén­do­lo en to­do Ma­na­bí. Ezio Ra­fael Cas­tro Vin­ces, in­di­vi­duo cor­pu­len­to y te­mi­do por sus desafue­ros cri­mi­na­les, se ha­bía apo­de­ra­do del si­tio Bi­ja­gual, ju­ris­dic­ción de la parroquia San Ra­fael, mien­tras que en Mi­gue­li­llo man­da­ba Panchito Cedeño. Se­gún los que sa­ben bien el te­ma, es­tos acon­te­ci­mien­tos se re­mon­tan a los años cua­ren­ta, den­tro de un país con­vul­sio­na­do por la re­vuel­ta del 28 de mayo y el as­cen­so al po­der por se­gun­da oca­sión del Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Ibarra. Tam­bién el arras­tre del ca­pi­tán Ga­lo Que­ve­do por las ca­lles de Por­to­vie­jo, por cau­sar la muer­te del cons­crip­to Pa­blo Gar­cía, in­ci­tó a le­van­ta­mien­tos po­pu­la­res en to­da la Re­pú­bli­ca, lle­gan­do a cons­ti­tuir­se ban­das cam­pe­si­nas an­ti­mi­li­ta­ris­tas. Otros nos cuen­tan de un pro­ble­ma fa­mi­liar en­tre los Hol­guín y los Ri­ve­ra, por ha­cer­se del con­trol del con­tra­ban­do de aguar­dien­te, he­cho que des­en­ca­de­nó una cruel ma­tan­za; te­nien­do los Hol­guín, que huir a Es­me­ral­das, pe­ro re­gre­san­do a co­brar ven­gan­za, y pa­ra ello con­tra­tan­do a va­rios su­je­tos de ape­lli­do Ren­gi­fo, pa­ra ajus­tar las cuen­tas, con­for­man­do la tan te­mi­da banda de Los Tau­ras, arre­jun­tán­do­se­les los Tuá­res, Cedeño y Vé­lez, te­nien­do otros alia­dos en El Car­men, Cho­ne y el Jo­bo. Es­tas cua­dri­llas de fo­ra­ji­dos aso­la­ron va­rios po­bla­dos, co­bran­do ren­ci­llas pro­pias y aje­nas, en­re­dán­do­se en ban­dos po­lí­ti­cos, apo­yan­do ca­ci­caz­gos lo­ca­les, lo­gran­do vic­to­rias elec­to­re­ras a pun­ta de san­gre y ba­las. En 1962, ba­jo la pre­si­den­cia del Dr. Car­los Julio Arosemena Mon­roy, es­te or­de­nó a La Fe­bres Cor­de­ro (acan­to­na­do en Rio­bam­ba), mo­vi­li­zar­se ha­cia Ma­na­bí con la mi­sión de erra­di­car el ac­cio­nar de­lin­cuen­cial que ha­bía re­ba­sa­do el con­trol ci­vil y po­li­cial, ini­cián­do­se una ver­da­de­ra ca­ce­ría de eliminación de fo­ra­ji­dos en la re­gión. Al lu­gar que lle­ga­ra Panchito Cedeño, sem­bra­ba el te­rror, co­me­tien­do to­da cla­se de atro­pe­llos, ro­bo, pla­gio, ex­tor­sión y asesinato. El 24 de di- ciem­bre de 1963, acon­se­ja­do por un ami­go y ya can­sa­do de es­con­der­se, se en­tre­gó vo­lun­ta­ria­men­te a la jus­ti­cia, por­tan­do una boleta de ex­car­ce­la­ción ex­pe­di­da por un juez de Ma­na­bí, cre­yen­do que con es­te pa­pel iba a ser de­ja­do en li­ber­tad, pe­ro fue lle­va­do fuer­te­men­te cus­to­dia­do por guar­dias civiles y en­tre­ga­do al cuar­tel de ca­ba­lle­ría, en don­de de­cla­ró por­me­no­ri­za­da­men­te to­das las fe­cho­rías co­me­ti­das. La no­ti­cia de la muer­te de Panchito Cedeño se co­rrió rá­pi­da­men­te, atra­yen­do a cien­tos de in­cré­du­los cu­rio­sos pa­ra cer­ti­fi­car de cer­ca la ve­ra­ci­dad de lo in­for­ma­do. El cuer­po fue res­ca­ta­do de las tur­bu­len­tas aguas y en­tre­ga­do a sus deu­dos, sien­do tras­la­da­do pa­ra su ve­la­ción al si­tio Mi­gue­li­llo, de don­de él era oriun­do. Lue­go lo se­pul­ta­ron en el ce­men­te­rio de la parroquia Ab­dón Cal­de­rón. A es­te fú­ne­bre ac­to so­lo se per­mi­tió que con­cu­rrie­ran sus fa­mi­lia­res y muy po­cos ami­gos. Así mu­rió un au­daz, un va­lien­te, un ma­le­vo, es de­cir un tau­ra. (F)

ES­TE AVEZADO DE­LIN­CUEN­TE CAU­SÓ POR AL­GÚN

TIEM­PO TE­RROR EN­TRE LAS GEN­TES MANABITAS Y AL TRA­TAR DE FUGAR POR EL RÍO, TRAS SU CAP­TU­RA, FUE ABA­TI­DO POR LOS

GUARDIANES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.