An­to­nio Neu­ma­ne y el Himno Na­cio­nal

Memorias Porteñas - - Portada - Por RODOLFO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

EL COM­PO­SI­TOR ITA­LIANO, NA­CI­DO EN CÓR­CE­GA, LLE­GÓ A GUA­YA­QUIL EN 1841 IN­TE­GRAN­DO UNA COM­PA­ÑÍA DE ÓPE­RAS Y EN 1866 COM­PU­SO LA MÚ­SI­CA DEL HIMNO, CON LE­TRA DE JUAN LEÓN ME­RA.

Du­ran­te la pre­si­den­cia de Je­ró­ni­mo Ca­rrión en 1865, el mú­si­co ar­gen­tino Juan Jo­sé Allen­de, di­rec­tor de las bandas de los ba­ta­llo­nes acan­to­na­dos en Qui­to, se di­ri­gió al Con­gre­so Na­cio­nal en­vian­do una com­po­si­ción su­ya con le­tra de un “ilus­tre poe­ta ecua­to­riano”, cu­yo nom­bre ja­más se ha co­no­ci­do, pa­ra que tan al­to or­ga­nis­mo lo de­cla­ra­se Himno ofi­cial de la na­ción. Los con­gre­sis­tas lo es­cu­cha­ron y no les agra­dó, ni la le­tra, que fue ca­li­fi­ca­da de ruin, ni la mú­si­ca, que con­si­de­ra­ron de­fi­cien­te, y de­ci­die­ron desechar­lo.

En­ton­ces el Dr. Ni­co­lás Es­pi­no­sa Ri­va­de­nei­ra, pre­si­den­te del Se­na­do, re­qui­rió a Juan León Me­ra pa­ra que es­cri­bie­ra la le­tra de una can­ción na­cio­nal. Me­ra te­nía so­lo trein­ta y tres años pe­ro su­po cum­plir fiel­men­te el en­car­go. Le­yó la le­tra de la Can­ción Pa­tria de Ol­me­do y ba­sán­do­se en ella se ins­pi­ró y es­cri­bió unos ver­sos bas­tan­te pa­re­ci­dos, los cua­les en­tre­gó a las po­cas horas. Es­tos fue­ron re­mi­ti­dos a Gua­ya­quil pa­ra que el co­man­dan­te del Dis­tri­to, Se­cun­dino Dar­quea, los en­tre­ga­se al pro­fe­sor An­to­nio Neu­ma­ne, con la con­sig­na de com­po­ner la mú­si­ca.

Neu­ma­ne se ex­cu­só al prin­ci­pio, adu­cien­do mo­ti­vos de de­li­ca­de­za per­so­nal fun­da­dos en su ca­li­dad de ex­tran­je­ro, pe­ro Dar­quea in­sis­tió ca­ri­ño­sa­men­te y has­ta le pu­so cen­ti­ne­la en la puer­ta de ca­lle. El maes­tro me­di­tó un ra­to, lue­go pi­dió plie­gos de papel pau­ta­do a su hi­ja Ro­sa, un va­so de agua y tres pa­ne­ci­llos, signo in­dis­cu­ti­ble de que iba a tra­ba­jar pues era muy afec­to a co­mer al­go mien­tras com­po­nía; y ca­si de un ti­rón tu­vo la mú­si­ca que le re­que­rían. Fue en el mes de ju­lio y pa­ra ma­yo­res de­ta­lles era no­che de lu­na, y es­ta­ba fren­te al ven­ta­nal abier­to que da­ba al río.

El Himno se es­tre­nó en Qui­to la no­che del 10 de Agos­to del 66, to­ca­do y can­ta­do por los miem­bros de la com­pa­ñía de ópe­ras de Pa­blo Fe­rret­ti, de pa­so por la ca­pi­tal, y co­men­zó su pro­gra­ma de ar­te con las no­tas del nue­vo himno.

Neu­ma­ne ha­bía na­ci­do en la is­la de Cór­ce­ga el 13 de ju­lio de 1810. Hi­jo de Se­ra­fín Neu­ma­ne y de Mar­ga­ri­ta Marno, ale­ma­nes. Des­ti­na­do a la ca­rre­ra de me­di­ci­na, la aban­do­nó y en­tró a la mú­si­ca via­jan­do a Vie­na a es­tu­diar, no sin an­tes dis­cu­tir con su pa­dre, quien le gri­tó: “Lár­ga­te y haz­te mú­si­co”. En 1830 y de es­ca­sos vein­te años es­tu­vo en las ba­rri­ca­das de la re­vo­lu­ción li­be­ral en esa ca­pi­tal y se hi­zo ma­són. En 1837 tra­ba­jó en Mi­lán co­mo pro­fe­sor de una aca­de­mia. En 1837 nue­va­men­te re­si­dió en Vie­na, con­tra­jo ma­tri­mo­nio y ob­tu­vo una con­de­co­ra­ción de ma­nos del em­pe­ra­dor Fer­nan­do de Aus­tria. Me­ses des­pués en­viu­dó, se ins­ta­ló a tra­ba­jar en Turín, y allí se ca­so con Idá­li­de Tu­rri y na­ció su hi­ja Ni­na.

En 1838 in­gre­só a la Com­pa­ñía de Ópe­ra Ma­li­brán co­mo arre­glis­ta mu­si- cal y via­jó a Su­da­mé­ri­ca con su fa­mi­lia. Es­tre­na­ron en Buenos Aires con éxi­to ro­tun­do, si­guió a San­tia­go y se ins­ta­ló co­mo di­rec­tor de bandas de mú­si­ca. En una fun­ción de be­ne­fi­cen­cia di­ri­gió a seis bandas de ejér­ci­to al mis­mo tiem­po y to­das to­ca­ron a la per­fec­ción. El go­bierno chi­leno lo pre­mió el 39 con el nom­bra­mien­to de di­rec­tor del Conservatorio Na­cio­nal de Mú­si­ca. En 1841 vino a Gua­ya­quil con su es­po­sa y de­más miem­bros de la com­pa­ñía de ópe­ras que aca­ba­ba de for­mar y co­mo no ha­bía tea­tro ac­tuó du­ran­te nue­ve fun­cio­nes en una ca­sa par­ti­cu­lar de la es­qui­na de Pi­chin­cha e Illing­worth.

La com­pa­ñía de ópe­ras es­ta­ba con­for­ma­da de la si­guien­te ma­ne­ra: Zam­biat­ti era te­nor, Fe­rret­ti ba­jo, Gas­tal­di bu­fo, Ami­na y Te­re­sa Ros­si ti­ples, Idá­li­de Tu­rri de Neu­ma­ne con­tral­to, Ire­ne Tu­rri, her­ma­na de la an­te­rior, so­prano; Gran­di ba­rí­tono, Riz­zo­li te­nor de co­ros y Neu­ma­ne di­ri­gía la or­ques­ta. La se­ño­ra Tu­rri can­tó en Gua­ya­quil co­mo Ire­ne en la ópe­ra Be­li­sa­rio y co­mo Adal­gi­sa en Nor­ma, “con voz fir­me, lle­na, dul­ce a la vez y al mis­mo tiem­po fuer­te y so­no­ra, y de su acre­di­ta­do gus­to, po­seía las más be­llas ap­ti­tu­des pa­ra as­pi­rar al triun­fo que acuer­dan el es­tu­dio y el ejer­ci­cio del ar­te”, se­gún opi­nión de un crí­ti­co ar­tís­ti­co de El Co­rreo.

Las da­mas de la ciu­dad le pi­die­ron que se que­da­ra y en­se­ña­se mú­si­ca.

En oc­tu­bre del 42 co­men­zó la epi­de­mia de fiebre ama­ri­lla y mu­rie­ron tres miem­bros de su com­pa­ñía, en­tre ellos el te­nor Zam­biat­ti, y la com­pa­ñía se di­sol­vió pues los res­tan­tes mú­si­cos hu­ye­ron del Puer­to co­mo pu­die­ron.

Ha­bía tan­tos mos­qui­tos que las au­to­ri­da­des em­pla­za­ron unos ca­ño­nes en San Fran­cis­co y otros en Ciu­dad­vie­ja y dis­pa­ra­ban con pól­vo­ra pa­ra ma­tar a los in­sec­tos.

Pa­sa­da la epi­de­mia en 1843 fue con­tra­ta­do co­mo pro­fe­sor de mú­si­ca del Ba­ta­llón N° 1 de es­ta plaza. A prin­ci­pios del 45 pu­so mú­si­ca a una can­ción pa­trió­ti­ca de Ol­me­do. El 51 re­gre­só a Lima, don­de es­ta­ble­ció a su fa­mi­lia y via­jó él so­lo a Eu­ro­pa. El 53 re­gre­só co­mo em­pre­sa­rio de una gran com­pa­ñía de ópe­ras, tra­ba­jó en San­tia­go de Chi­le y vol­vió a di­ri­gir va­rias bandas a la vez, lo­gran­do un gran éxi­to. El 56 es­ta­ba en Gua­ya­quil cuan­do se inau­gu­ró el tea­tro Ol­me­do, con una obra mu­si­cal dra­má­ti­ca ti­tu­la­da La hi­ja de las flo­res, de Ger­tru­dis Gó­mez de Ave­lla­ne­da. El maes­tro Neu­ma­ne di­ri­gió la or­ques­ta.

En­ton­ces al­qui­la­ba un de­par­ta­men­to en la es­qui­na de Bo­lí­var y Malecón y cuan­do com­po­nía acos­tum­bra­ba co­mer mu­cho pan, de­jan­do caer las mi­gas so­bre las te­clas del piano. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.