OL­ME­DO Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de PREN­SA Y LI­BER­TAD L

LOS GUAYAQUILEÑOS SIEM­PRE HE­MOS EN­FREN­TA­DO LOS VI­CIOS Y LAS DE­FOR­MA­CIO­NES AN­TI­DE­MO­CRÁ­TI­CAS CON UNA PREN­SA LI­BRE Y CON EL EJER­CI­CIO DE UNA CIU­DA­DA­NÍA RES­PON­SA­BLE

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

a de­mo­cra­cia, con­ce­bi­da co­mo go­bierno del pue­blo al ser­vi­cio del pue­blo, se­gún ha ido cam­bia­do el pen­sa­mien­to so­cial por las con­quis­tas ciu­da­da­nas, se ha trans­for­ma­do y evo­lu­cio­na­do. Gra­cias a triun­fos ob­te­ni­dos con gran­des sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, la so­cie­dad ex­pan­dió sus de­re­chos y con­quis­tó va­lo­res fun­da­men­ta­les co­mo li­ber­tad e igual­dad. Du­ro ca­mino de­bió re­co­rrer pa­ra al­can­zar la li­ber­tad de ex­pre­sión, que se cons­ti­tu­yó en arie­te de­fen­sor de la li­ber­tad de pren­sa y de in­for­ma­ción. Gua­ya­quil al­can­zó es­tas con­quis­tas con su in­de­pen­den­cia, cuan­do Fran­cis­co Ma­ría C. Ro­ca (1821), aus­pi­cia­do por Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, con­vo­có a los guayaquileños pa­ra ad­qui­rir una im­pren­ta, pu­bli­car y di­fun­dir el es­ta­do de la guerra, de­cre­tos, pro­cla­mas, etc., emi­ti­dos por la Jun­ta Su­pe­rior de Go­bierno.

RE­GLA­MEN­TO DE IM­PREN­TA

El 23 de no­viem­bre, la Jun­ta pro­mul­gó el pri­mer Re­gla­men­to de Im­pren­ta: “Des­de el mo­men­to en que hi­zo la im­pren­ta su pri­mer en­sa­yo en es­te país se re­co­no­ció co­mo su pri­me­ra ba­se la li­ber­tad con to­da la ex­ten­sión que en sí tie­nen los do­nes ce­les­tia­les del pen­sa­mien­to y la pa­la­bra, se­gu­ros que la pu­ra mo­ral y la mo­de­ra­ción en la crí­ti­ca, ha­rían que se ex­pre­sa­se la opi­nión li­bre­men­te, pe­ro siem­pre con dig­ni­dad; que se ma­ni­fes­ta­sen los abu­sos del po­der y de la ma­gis­tra­tu­ra con de­co­ro; que se di­je­se la ver­dad con fir­me­za, pe­ro sin im­por­tu­ni­dad; que se cen­su­ra­sen las ma­las cos­tum­bres con ener­gía, pe­ro con de­cen­cia; y que se des­cu­brie­sen las ar­tes de la am­bi­ción ocul­ta con la ca­pa de ce­lo y pa­trio­tis­mo, pe­ro sin que se vul­ne­ra­se ja­más el ho­nor de los ciu­da­da­nos”.

LI­BER­TAD DE EX­PRE­SIÓN

Por su ge­nia­li­dad e ilus­tra­ción re­pu­bli­ca­na y li­be­ral, hoy emer­ge con mu­cha más fuer­za la fi­gu­ra, pen­sa­mien­to y ac­ción de Ol­me­do pa­ra re­cor­dar­nos que Ecua­dor no ten­drá fu­tu­ro si no so­mos ca­pa­ces de con­cen­trar li­ber­tad, au­to­no­mía y uni­dad; si no re­to­ma­mos los rum­bos per­di­dos y per­sis­ti­mos en des­ha­cer lo que la his­to­ria y sus cons­truc­to­res de ayer y siem­pre, nos se­ña­lan y obli­gan a rea­li­zar. Si no re­to­ma­mos esa lí­nea y di­rec­ción his­tó­ri­cas se­gui­re­mos des­tru­yen­do lo que nues­tros pró­ce­res cons­tru­ye­ron y nos con­fia­ron. Hu­bo siem­pre dés­po­tas que aten­ta­ron con­tra nues­tras li­ber­ta­des e im­pu­sie­ron ri­go­res, pe­ro en Gua­ya­quil nun­ca fal­ta­ron es­cri­to­res agre­si­vos con de­seos de ma­ni­fes­tar sus ideas, aun­que fue­ran prohi­bi­das. Los fre­cuen­tes in­ci­den­tes hi­cie­ron más no­to­ria la fal­ta de li­ber­tad de ex­pre­sión.

LAS VER­SIO­NES OFI­CIA­LES

En el si­glo XIX, va­rios go­ber­nan­tes man­tu­vie­ron dia­rios ofi­cia­les pa­ra im­po­ner sus pro­pias vi­sio­nes y des­in­for­mar al pue­blo. “Pa­ra esos go­bier­nos la li­ber­tad tie­ne una pa­lan­ca, que es la pren­sa. Cuan­do es­ta ha lle­ga­do a for­mar la opi­nión no que­da otro re­cur­so que la re­vo­lu­ción (…). Los pue­blos que no si­guen es­ta mar­cha, es­tán pró­xi­mos a su rui­na y son dig­nos de la ti­ra­nía que los en­vi­le­ce. La to­le­ran­cia, en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, es un cri­men, pe­ro la con­for­mi­dad se­rá una es­tu­pi­dez” (se­ma­na­rio La Re­vo­lu­ción, 26/6/1876). “Se apro­xi­ma el tér­mino de una épo­ca... y co­mien­za el prin­ci­pio de otra. A me­di­da que los si­glos ca­mi­nan, los hom­bres avan­zan en ideas de pro­gre­so, de ci­vi­li­za­ción y cul­tu­ra (…). Las na­cio­nes muer­tas por el yu­go de la ti­ra­nía es­pe­ran el tiem­po de su re­den­ción... El hom­bre don­de go­za de la li­ber­tad, es­tu­dia, ob­ser­va y prac­ti­ca, ob­tie­ne por fin sus de­seos, al­can­za las de­bi­das glo­rias, sir­ve a su pa­tria, su fa­mi­lia y sus se­me­jan­tes” (El Gua­yas, 16/9/1887).

LI­BER­TAD VS. DES­PO­TIS­MO

Nues­tra so­cie­dad siem­pre des­pla­zó los go­bier­nos to­ta­li­ta­rios y en­tró en nue­vos pe­río­dos de exis­ten­cia po­lí­ti­ca; tra­ba­jó en paz bus­can­do su en­gran­de­ci­mien­to en li­ber­tad y de­mo­cra­cia. El pe­rio­dis­mo li­bre es el sím­bo­lo ci­vi­li­za­do que na­ció en me­dio del vér­ti­go de los su­ce­sos y de la ines­ta­bi­li­dad de las ideas; y los pe­rió­di­cos se re­pro­du­je­ron a me­di­da de las exi­gen­cias de una so­cie­dad pen­san­te ...la li­ber­tad es su esen­cia... por­que sin li­ber­tad no pue­de vi­vir... Es­ta es la am­bi­ción del pue­blo. (F)

Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.