RE­VO­LU­CIÓN DE ES­ME­RAL­DAS

LA RE­VO­LU­CIÓN DE ES­ME­RAL­DAS FUE LAR­GA Y CRUENTA, Y SE MAN­TU­VO HAS­TA LA REN­DI­CIÓN DE LOS RE­VO­LU­CIO­NA­RIOS EN 1916.

Memorias Porteñas - - PORTADA -

Era enero de 1912 cuan­do el Ecua­dor se vio con­vul­sio­na­do por con­flic­tos ar­ma­dos en­tre dos fac­cio­nes li­be­ra­les, que a la pos­tre die­ron co­mo re­sul­ta­do los ase­si­na­tos del Ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro y de sus prin­ci­pa­les ge­ne­ra­les y com­pa­ñe­ros de lu­cha.

El fin dra­má­ti­co de es­ta re­vo­lu­ción tra­jo co­mo con­se­cuen­cia el des­con­ten­to en al­gu­nos sec­to­res li­be­ra­les que en­gen­dró otra re­vo­lu­ción, la de Es­me­ral­das y pa­ra la Ar­ma­da del Ecua­dor se ini­cia­ba una cam­pa­ña, que pi­dió de su per­so­nal el má­xi­mo de sa­cri­fi­cio.

CRU­CE­RO COTOPAXI RUMBO A ES­ME­RAL­DAS

El ca­pi­tán de fra­ga­ta Ra­fael An­dra­de La­la­ma, co­man­dan­te del cru­ce­ro Cotopaxi, re­ci­bió la or­den de tras­la­dar­se a la cos­ta nor­te del país, arri­ban­do a Es­me­ral­das el día 20 de sep­tiem­bre de 1913. Ba­jo su man­do te­nía una do­ta­ción de gue­rra nor­mal­men­te adies­tra­da, sien­do sus ofi­cia­les el al­fé­rez de fra­ga­ta Ma­nuel Ma­ría Ce­va­llos, se­gun­do co­man­dan­te; al­fé­rez de fra­ga­ta Car­los Ibá­ñez, ofi­cial de na­ve­ga- ción; al­fé­rez de fra­ga­ta Juan T. Cons­tan­te, ofi­cial ar­ti­lle­ro; al­fé­rez de fra­ga­ta Cé­sar Mo­go­llón; al­fé­rez de fra­ga­ta Teo­do­ro Bri­to e Ingeniero pri­me­ro To­más Lan­da­ve­rea.

ATAQUE A CUAR­TE­LES

En la ma­dru­ga­da del 24 de sep­tiem­bre de 1913, el co­ro­nel Car­los Con­cha To­rres, al man­do de 150 hom­bres, se to­mó el cuar­tel de po­li­cía de Es­me­ral­das, apo­de­rán­do­se de unos se­ten­ta fu­si­les, ini­cian­do de es­ta ma­ne­ra la in­su­rrec­ción con­tra el Go­bierno cons­ti­tui­do del ge­ne­ral Leo­ni­das Pla­za, enar­bo­lan­do co­mo ban­de­ra de lu­cha el ase­si­na­to del ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro.

Ac­to se­gui­do, ata­có al cuar­tel del Ba­ta­llón Ma­na­bí, pe­ro el je­fe de esa guar­ni­ción, el ma­yor Ma­nuel Vein­ti­mi­lla, que ha­bía si­do ad­ver­ti­do de la po­si­bi­li­dad de un ataque re­vo­lu­cio­na­rio, es­ta­ba pre­pa­ra­do y con­tes­tó el ataque.

DE­SEM­BAR­CO NA­VAL

El cru­ce­ro Cotopaxi se en­con­tra­ba fon­dea­do fren­te a Es­me­ral­das. Su co­man­dan­te, que ha­bía es­cu­cha­do el rui­do del com­ba­te, or­de­nó le­var an­cla y na­ve­gó a la desem­bo­ca­du­ra del río en don­de fon­deó. Or­ga­ni­zó un con­tin­gen­te de 22 hom­bres di­ri­gi­dos por los al­fé­re­ces de Fra­ga­ta Ma­nuel Ma­ría Ce­va­llos y Car­los Ibá­ñez, los mis­mos que se em­bar­ca­ron en las lan­chas y na­ve­ga­ron has­ta la ciu­dad con el fin de ayu­dar a la guar­ni­ción mi­li­tar.

Pa­ra­le­lo a es­to hi­zo un dis­pa­ro de ad­ver­ten­cia con el ca­ñón de 76 mi­lí­me­tros de proa. El com­ba­te en tie­rra era re­ñi­do, el co­man­dan­te An­dra­de de­ci­dió man­dar otro gru­po de de­sem­bar­co con los al­fé­re­ces de fra­ga­ta Juan T. Cons­tan­te, Cé­sar Mo­go­llón y Teo­do­ro Bri­to. La ma­ri­ne­ría lle­vó co­mo par­te de su ar­ma­men­to dos ame­tra­lla­do­ras Colt. Las fuer­zas re­vo­lu­cio­na­rias fue­ron de­rro­ta­das.

Re­fe­ren­te a la par­ti­ci­pa­ción del per­so­nal del cru­ce­ro Cotopaxi, el te­nien­te co­ro­nel Oc­ta­viano Mar­chán di­ce en su li­bro San­grien­ta Re­vo­lu­ción de Es­me­ral­das: “De­jo cons­tan­cia del opor­tuno apo­yo de la ma­ri­ne­ría del Cotopaxi, cu­yo co­man­dan­te fue el ca­pi­tán Ra­fael An­dra­de La­la­ma, con cu­yo con­cur­so fue­ron de­rro­ta­dos los re­vo­lu­cio­na­rios”.

En el en­fren­ta­mien­to con los fla­man­tes re­vo­lu­cio­na­rios re­sul­tó he­ri­do con ba­la de fu­sil en un bra­zo el al­fé­rez de fra­ga­ta Teo­do­ro Bri­to.

POS­TE­RIO­RES COM­BA­TES

Pos­te­rior­men­te so­bre­vi­nie­ron otros com­ba­tes en los que las fuer­zas cons­ti­tu­cio­na­les su­frie­ron se­rias de­rro­tas, y es así co­mo en un pun­to de­no­mi­na­do Vi­chi, a 60 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Es­me­ral­das, si­guien­do el cur­so del río, lu­gar adon­de ha­bían lle­ga­do unos 100 hom­bres del ba­ta­llón Gua­yas, al man­do del ma­yor Héc­tor Ica­za, fue­ron sor­pren­di­dos y em­bos­ca­dos por los re­vo­lu­cio­na­rios de Car­los Con­cha, cau­sán­do­le fuer­tes ba­jas, por lo que tu­vie­ron que ace­le­rar su re­ti­ra­da has­ta Es­me­ral­das. Es­to ocu­rrió el 14 de oc­tu­bre de 1913.

Lue­go so­bre­vino el com­ba­te del Gua­ya­bo, el mis­mo que re­pre­sen­tó un des­ca­la­bro mi­li­tar pa­ra las fuer­zas del Go­bierno. Es­te con­flic­to ar­ma­do fue lar­go y cruen­to, y se man­tu­vo has­ta la ren­di­ción de los re­vo­lu­cio­na­rios en 1916. (F)

Co­ro­nel Car­los Con­cha To­rres, je­fe de los re­vo­lu­cio­na­rios en laCam­pa­ña de Es­me­ral­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.