EL EM­PRE­SA­RIO

HA EN­FREN­TA­DO LA AD­VER­SI­DAD DES DE LA CO­LO­NIA

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

LOS AÑOS PREINDEPENDENCIA

SIGNIFICARON GRAN SA­CRI­FI­CIO

ECO­NÓ­MI­CO.

En paí­ses co­mo Ecua­dor exis­te la idea equi­vo­ca­da de que los em­pre­sa­rios nun­ca tie­nen pro­ble­mas, que no sa­ben lo que es per­der, que sus vi­das es­tán li­bres de obs­tácu­los, que lo úni­co que ha­cen es acu­mu­lar di­ne­ro y per­ju­di­car a clien­tes y pró­ji­mo. He tra­ta­do de en­con­trar la cau­sa de tan po­bre ima­gen his­tó­ri­ca y se de­be a que hay muy po­ca in­for­ma­ción so­bre lo que el sec­tor pri­va­do ha lo­gra­do a tra­vés de los si­glos. Por el la­do de los aca­dé­mi­cos, es­tu­dio­sos e his­to­ria­do­res no hay in­te­rés en in­ves­ti­gar lo que el sec­tor pri­va­do ha he­cho y ha­ce pa­ra in­cor­po­rar mo­der­ni­dad y tec­no­lo­gías, con el fin de man­te­ner a Ecua­dor en la bús­que­da de una me­jor vi­da. En las na­cio­nes prós­pe­ras hay bio­gra­fías de gran­des y me­dia­nos em­pre­sa­rios; son muy leídas. Los pio­ne­ros e in­no­va­do­res es­tán a la al­tu­ra de po­pu­la­ri­dad que los per­te­ne­cien­tes a otros sec­to­res de la so­cie­dad. Par­te de la cul­pa la tie­nen los pro­pios gre­mios, que no se han in­tere­sa­do en crear una con­cien­cia co­lec­ti­va de que triun­far mo­ne­ta­ria­men­te es bueno pa­ra el país, co­mo lo afir­ma­ba el trans­for­ma­dor chino Deng Xiao­ping cuan­do de­cía que to­do chino de­bía con­ver­tir­se en mi­llo­na­rio. En nues­tra re­gión se quie­re im­pul­sar la igual­dad pa­ra aba­jo en lu­gar de ha­cia arri­ba.

QUIEBRAS Y ENOR­MES PÉR­DI­DAS

En to­da épo­ca de la his­to­ria ecua­to­ria­na los em­pre­sa­rios han en­fren­ta­do la ad­ver­si­dad y per­di­do di­ne­ro; pe­ro nin­gu­na tan du­ra co­mo la de preindependencia y Gran Co­lom­bia. En esos años que­bra­ron mu­chas em­pre­sas y otras que­da­ron con enor­mes pér­di­das. El di­ne­ro exi­gi­do por la Jun­ta de Go­bierno de Gua­ya­quil pri­me­ro y lue­go Bo­lí­var al sec­tor pri­va­do, el re­clu­ta­mien­to de los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las pa­ra in­cor­po­rar­los a los ejér­ci­tos y la pi­ra­te­ría a los bar­cos mer­can­tes, oca­sio­na­ron la des­apa­ri­ción de mu­chos em­pre­sa­rios, en el me­jor de los ca­sos, so­li­ci­ta­ron mo­ra­to­ria pa­ra can­ce­lar sus obli­ga­cio­nes. Uno de ellos fue Ven­tu­ra Bus­ta­man­te, cu­yos ne­go­cios se ex­ten­die­ron des­de Gua­ya­quil has­ta San­tia­go de Chi­le. Por no es­tar en con­di­cio­nes de cum­plir con sus deu­das, Bus­ta­man­te so­li­ci­tó 10 años pa­ra pa­gar­las. Otro ca­so, Juan Ma­nuel La­rrain­zar, im­por­ta­dor de ha­ri­na des­de Li­ma, no pu­do pa­gar a Mi­guel Fer­nan­do Ruiz, prós­pe­ro co­mer­cian­te pe­ruano.

Mar­tín de Yca­za per­dió 20.000 car­gas de ca­cao al­ma­ce­na­das en Aca­pul­co; se que­ma­ron en in­cen­dio oca­sio­na­do por los in­sur­gen­tes me­ji­ca­nos y cau­sa­ron una fuer­te pér­di­da a uno de los más gran­des ex­por­ta­do­res de ca­cao gua­ya­qui­le­ño. Es­te­ban Ama­dor, im­por­tan­te co­mer­cian­te co­rrió igual suer­te; Fran­cis­ca Ro­ca­fuer­te, her­ma­na de Vi­cen­te, co­mo acree­do­ra por an­ti­ci­pos de di­ne­ro y trans­por­te ma­rí­ti­mo de la car­ga en uno de sus bar­cos, le si­guió un jui­cio y se les em­bar­gó una plan­ta­ción de ca­cao. Los ma­les de Ama­dor con­ti­nua­ron y en 1817 su­frió la pér­di­da de la car­ga de su go­le­ta Nues­tra Se­ño­ra del Car­men, oca­sio­na­da por in­sur­gen­tes chi­le­nos, quie­nes en com­pa­ñía de in­gle­ses y es­ta­dou­ni­den­ses ra­di­ca­dos en Val­pa­raí­so, co­me­tie­ron ac­tos de pi­ra­te­ría a lo lar­go de la cos­ta ecua­to­ria­na y pe­rua­na.

PRÓRROGAS Y GES­TIO­NES DEL CA­BIL­DO

LOS PRO­BLE­MAS NO

TER­MI­NA­RON CUAN­DO NA­CIÓ GRAN CO­LOM­BIA.

BO­LÍ­VAR CON­TI­NUÓ EXI­GIEN­DO PRÉS­TA­MOS

FORZOSOS...

Pa­ra 1818, San­tia­go Ver­ga­ra, prós­pe­ro em­pre­sa­rio, ar­ma­dor, propietario de ha­cien­da ca­cao­te­ra, tien­da don­de ven­día mer­ca­de­ría na­cio­nal e im­por­ta­da, ex­por­ta­dor de ca­cao y otros pro­duc­tos a Li­ma, Pa­na­má y Aca­pul­co, so­li­ci­tó al go­ber­na­dor de Gua­ya­quil, dos años pa­ra can­ce­lar sus obli­ga­cio­nes; en pa­la­bras de él mis­mo: “…el des­gra­cia­do con­tras­te que ha­ce tiem­po ex­pe­ri­men­ta el co­mer­cio [...] me ha pues­to en el ca­so de que a pe­sar de mis bue­nos de­seos no pue­do sa­tis­fa­cer en el día a mis acree­do­res...”.

El Ca­bil­do pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de los ex­por­ta­do­res de ca­cao, ya que en 1813 no se apro­bó la so­li­ci­tud pre­sen­ta­da al vi­rrey, en 1819, nue­va­men­te in­sis­tió en que se en­cuen­tre una so­lu­ción a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de Gua­ya­quil: “...que se pue­da ex­traer sin el cre­ci­do de­re­cho que se pa­ga e in­tro­du­cir en Cá­diz, Mé­ji­co y otros lu­ga­res sin aquel gra­va­men que des­alien­ta al co­mer­cian­te, a los sem­bra­do­res y a to­da es­ta Pro­vin­cia”.

BAR­COS NEUTRALES Y RE­GLAS CO­MER­CIA­LES

Los co­mer­cian­tes te­nían otro pro­ble­ma. El uso de bar­cos con ban­de­ra es­pa­ño­la se hi­zo ries­go­so y tu­vie­ron que re­cu­rrir a na­ves neutrales. Ade­más du­ran­te las gue­rras na­po­leó­ni­cas dis­mi­nu­yó el trá­fi­co de la ma­ri­na mer­can­te in­gle­sa. Fren­te a la es­ca­sez de na­víos pa­ra tras­la­dar la car­ga de ex­por­ta­ción, los co­mer­cian­tes de Es­ta­dos Uni­dos se apro­ve­cha­ron y co­men­za­ron a en­viar su jo­ven flo­ta mer­can­te a Gua­ya­quil, igual hi­zo la re­cien­te for­ma­da ma­ri­na mer­can­te chi­le­na. El Ca­bil­do de Gua­ya­quil so­li­ci­tó al vi­rrey del Pe­rú li­mi­tar a los co­mer­cian­tes ex­tran­je­ros la ex­por­ta­ción de oro y pla­ta; prohi­bir a las em­bar­ca­cio­nes ex­tran­je­ras a ser­vir puer­tos dentro de la pro­pia Au­dien­cia de Qui­to; prohi­bir a las em­pre­sas ex­tran­je­ras que abran ofi­ci­nas co­mer­cia­les en Gua­ya­quil; obli­gar a los co­mer­cian­tes ex­tran­je­ros a usar co­mo in­ter­me­dia­rios o re­pre­sen­tan­tes a em­pre­sa­rios gua­ya­qui­le­ños y es­ta­ble­cer a las em­bar­ca­cio­nes ex­tran­je­ras, los mis­mos im­pues­tos que a las nacionales.

Los pro­ble­mas no ter­mi­na­ron cuan­do na­ció Gran Co­lom­bia. Bo­lí­var con­ti­nuó exi­gien­do prés­ta­mos forzosos y gra­van­do las ac­ti­vi­da­des mer­can­ti­les. (F)

Lord Tho­mas Co­chra­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.