LA JUN­TA CU­RA­DO­RA DE LA LI­BER­TAD DE PREN­SA

CREADA AL AÑO SI­GUIEN­TE DE LA INDEPENDENCIA GUAYAQUILEÑA, EN 1821, CONS­TI­TU­YÓ EL PRI­MER INS­TRU­MEN­TO RE­GU­LA­DOR DE LA LI­BRE EX­PRE­SIÓN

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

A par­tir del 9 de Oc­tu­bre de 1820, lue­go de pro­mul­ga­do el Re­gla­men­to Pro­vi­so­rio de Go­bierno, carta po­lí­ti­ca que ri­gió a la Pro­vin­cia Li­bre, se hi­zo im­pres­cin­di­ble la ad­qui­si­ción de una im­pren­ta pa­ra man­te­ner in­for­ma­da a la ciu­da­da­nía de los ava­ta­res de la po­lí­ti­ca y la gue­rra. Así, el 26 de ma­yo de 1821 na­ció el se­ma­na­rio El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil.

Tras la su­bor­di­na­ción y so­me­ti­mien­to in­con­di­cio­nal de Qui­to a Bo­lí­var, El Pa­trio­ta re­gis­tró la lu­cha por el des­tino fi­nal de la pro­vin­cia: la ten­den­cia in­de­pen­den­tis­ta en­ca­be­za­da por Ol­me­do, que aun­que ma­yo­ri­ta­ria era la de me­nor op­ción por ca­re­cer de una fuer­za mi­li­tar. La pe­rua­nis­ta, en­ca­be­za­da por Fran­cis­co Ma­ría Clau­dio Ro­ca, quien fun­dó un se­gun­do pe­rió­di­co pa­ra sos­te­ner­la, la cual, aun­que mi­no­ri­ta­ria, era apo­ya­da por el ejér­ci­to de San Mar­tín. Y la bo­li­va­ris­ta, que no era pre­ci­sa­men­te la más po­pu­lar, pe­ro po­de­ro­sa, pues con­ta­ba con el Li­ber­ta­dor, cu­yas ca­be­zas eran las her­ma­nas Ga­ray­coa Lla­guno. Pa­ra sos­te­ner es­ta lu­cha, echa­ron mano de la im­pren­ta, ya no pa­ra pro­pa­gar sus ideas, sino pa­ra in­sul­tar­se y he­rir­se. Los in­tere­sa­dos, con las pa­sio­nes en­cen­di­das, bus­ca­ban pro­sé­li­tos pú­bli­ca­men­te. Me­dian­te la pren­sa se desató un en­fren­ta­mien­to vio­len­to que co­rrom­pió la li­ber­tad de ex­pre­sión, im­po­nien­do el más odio­so li­ber­ti­na­je.

LA NE­CE­SI­DAD DE RE­GU­LAR

A fin de so­fo­car las pa­sio­nes, vi­gi­lar los de­re­chos y obli­ga­cio­nes ciu­da­da­nas el Go­bierno creó la Jun­ta Cu­ra­do­ra de la Li­ber­tad de Pren­sa. El 21 de no­viem­bre de 1821, El Pa­trio­ta, pu­bli­có el de­cre­to cu­ya in­tro­duc­ción di­ce: “Sien­do de­gra­dan­te pa­ra un pue­blo que go­za de la li­ber­tad de im­pren­ta en to­da la ex­ten­sión que po­día ape­te­cer, el uso de ma­nus­cri­tos anó­ni­mos, y de­bien­do ce­rrar­se es­ta sen­da os­cu­ra en la cual pue­de la ma­le­di­cen­cia ofen­der y ca­lum­niar más li­bre­men­te con la es­pe­ran­za de la im­pu­ni­dad”. Fue el pri­mer ins­tru­men­to que, en nues­tro país, da­ba am­plia li­ber­tad pa­ra pu­bli­car los pen­sa­mien­tos, y a la vez re­pri­mir su abu­so.

DE­CRE­TO.-

La Jun­ta Su­pe­rior de Go­bierno. Des­de el mo­men­to en que hi­zo la im­pren­ta su pri­mer ensayo en es­te país se re­co­no­ció co­mo su pri­me­ra ba­se la li­ber­tad en to­da su ex­ten­sión y pa­ra con­so­li­dar­la y evi­tar los ma­les del abu­so:

1º To­do in­di­vi­duo pue­de pu­bli­car li­bre­men­te sus pen­sa­mien­tos sin pre­via cen­su­ra ni apro­ba­ción, con so­lo el re­qui­si­to de dar su fir­ma al edi­tor.

2º El abu­so de es­ta li­ber­tad es un cri­men. La acu­sa­ción com­pe­te a los in­tere­sa­dos si ofen­de de­re­chos par­ti­cu­la­res, y a to­dos los ciu­da­da­nos por me­dio del pro­cu­ra­dor de la ciu­dad si com­pro­me­te la tran­qui­li­dad pú­bli­ca o la con­ser­va­ción de la re­li­gión, o la mo­ral. Las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas im­pon­drán el cas­ti­go se­gún las le­yes.

3º To­do es­cri­to que di­fa­me a una per­so­na po­drá ser per­se­gui­do en jui­cio. El edi­tor, a quien se ha­rá la pri­me­ra no­ti­fi­ca­ción, si el au­tor hu­bie­se ocul­ta­do su nom­bre, se la ha­rá sa­ber a es­te pa­ra que se de­fien­da, y en ca­so de no pro­bar le­gal­men­te su aser­ción, el mis­mo edi­tor ma­ni­fes­ta­rá el nom­bre del au­tor, quien se­rá res­pon­sa­ble de los per­jui­cios que cau­se al in­ju­ria­do, y se­rá obli­ga­do a ha­cer im­pri­mir a su cos­ta la sen­ten­cia, cu­yos ejem­pla­res en­tre­ga­rán al agra­via­do. Si el edi­tor no ma­ni­fes­ta­se el nom­bre del con­de­na­do, su­fri­rá la con­de­na.

4º Se es­ta­ble­ce­rá una Jun­ta com­pues­ta de 8 in­di­vi­duos de pro­bi­dad e ilustración, nom­bra­da por la jun­ta elec­to­ral or­di­na­ria de la pro­vin­cia: y por aho­ra la Mu­ni­ci­pa­li­dad pre­sen­ta­rá al go­bierno una lis­ta de 16 in­di­vi­duos de los que se ele­gi­rán los 8 de­sig­na­dos. Se ti­tu­la­rá Jun­ta Cu­ra­do­ra de la Li­ber­tad de Pren­sa.

5º Se sor­tea­rán de los 8 in­di­vi­duos tres que for­ma­rán el tri­bu­nal que de­be de­cla­rar de he­cho si hay o no abu­so en el es­cri­to que mo­ti­va la re­cla­ma­ción.

6º El au­tor de to­do es­cri­to, acu­sa­do an­te la jun­ta con­ser­va­do­ra tie­ne de­re­cho a exi­gir que se le fa­ci­li­ten cuan­tos me­dios crea ne­ce­sa­rios a su de­fen­sa, y a re­cu­sar dos de los vo­ca­les de ella sin ex­pre­sar mo­ti­vo al­guno, en cu­yo ca­so se­rán re­em­pla­za­dos por otros tan­tos sor­tea­dos del mis­mo mo­do en­tre los cin­co res­tan­tes.

7º Si la jun­ta con­ser­va­do­ra ab­suel­ve el es­cri­to, fe­ne­ce la cau­sa; pe­ro en ca­so de con­de­nar­le con­ser­va su au­tor un de­re­cho pa­ra so­li­ci­tar que los miem­bros que no han si­do jue­ces, ni re­cu­sa­dos, la re­vean. Si es ab­suel­to, no se le pue­de per­se­guir más; pe­ro si con­cu­rre el dic­ta­men de es­ta se­gun­da jun­ta con el de la pri­me­ra, pa­sa­rá el co­no­ci­mien­to de la cau­sa a las jus­ti­cias or­di­na­rias, las que cui­da­rán que se re­co­jan to­dos los ejem­pla­res del es­cri­to y apli­ca­rán al de­lin­cuen­te las pe­nas es­ta­ble­ci­das por la ley. En la re­so­lu­ción de cin­co miem­bros son su­fi­cien­tes dos pa­ra sal­var al acu­sa­do.

Pu­blí­que­se por la pren­sa. Gua­ya­quil, 23 de no­viem­bre de 1821 - Ol­me­do - Xi­me­na - Ro­ca - Jo­sé Pío Gu­tié­rrez, se­cre­ta­rio in­te­ri­no.

Es­te do­cu­men­to, fue una he­rra­mien­ta de la de­mo­cra­cia na­ci­da con la Pro­vin­cia Li­bre, pe­ro que per­du­ró por mu­cho tiem­po. En la lec­tu­ra de va­rios pe­rió­di­cos edi­ta­dos du­ran­te nues­tra vi­da re­pu­bli­ca­na, es fre­cuen­te en­con­trar una bue­na can­ti­dad de jui­cios de im­pren­ta ini­cia­dos por cau­sa de tan am­plia li­ber­tad. En otras pa­la­bras, su va­lo­ra­ción co­mo independencia y au­to­no­mía, des­de aque­llos tiem­pos, re­sul­ta bá­si­ca pa­ra los gua­ya­qui­le­ños. Es­te do­cu­men­to pues­to en vi­gen­cia en el pri­mer te­rri­to­rio li­bre, que des­pués for­ma­ría par­te vi­tal de nues­tro país, con­tie­ne la má­xi­ma ex­pre­sión del pen­sa­mien­to li­be­ral, que pri­ma­ba en­tre los ges­to­res de nues­tra independencia, y que aún ri­ge nues­tra so­cie­dad. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.