EL IN­CEN­DIO GRAN­DE

Arra­só Gua­ya­quil en 1896

Memorias Porteñas - - PORTADA -

A las 11 y 30 de la no­che del lu­nes 5 de oc­tu­bre de 1896 se oyó en el cen­tro de la ciu­dad una cam­pa­na que era si­nó­ni­mo de avi­so de in­cen­dio. Co­mo dos días an­tes se ha­bían in­cen­dia­do las ca­sas de Jo­sé Ra­món de Su­cre y Eleute­rio Mar­tiz, si­tua­das en el Ma­le­cón, se su­pu­so que se ha­bían en­cen­di­do nue­va­men­te los ma­de­ros que aún no es­ta­ban to­tal­men­te apa­ga­dos.

El de­cla­ra­do era otro in­cen­dio, mu­cho más gran­de que el an­te­rior, ini­cia­do en el al­ma­cén La Jo­ya, ubi­ca­do en el cru­ce de las ca­lles Ma­le­cón y Agui­rre, fren­te al an­ti­guo edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción. El al­ma­cén La Jo­ya fun­cio­na­ba en la ca­sa del Dr. Ma­teus. Las lla­mas se pro­pa­ga­rían con inusi­ta­da vio­len­cia a los al­ma­ce­nes de Aqui­les Ri­gail y Ri­car­do Feld­man, con­ta­mi­nan­do rá­pi­da­men­te a los gran­des al­ma­ce­nes de Nor­ber­to Os­sa, lle­nos de ma­te­ria­les tre­men­da­men­te com­bus­ti­bles (al­ma­ce­nes que lue­go se lla­ma­rían Max Mü­ller & Cía.)

Des­gra­cia­da­men­te, los bom­be­ros de la com­pa­ñía Sa­la­man­dra lle­ga­ron cuan­do las lla­mas ya eran in­cont­tro­la­bles.

Se acu­só de ha­ber ini­cia­do el fue­go a unem­plea­do del al­ma­cén, de ape­lli­do Te­llo, que ha­bía si­do des­pe­di­do po­co tiem­po atrás. Aún cuan­do él di­jo en reite­ra­das oca­sio­nes que era inocen­te, que se lo in­ves­ti­ga­ra, se lo fu­si­ló sin más fór­mu­la de jui­cio.

Tiem­po en Ja­co­bo des­pués Ma­nas­se­vitz la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae­ría y su so­cio Ernst Bows­ki, ciu­da­da­nos ale­ma­nes, due­ños del al­ma­cén La Jo­ya, a quie­nes se acu­só de que­mar el al­ma­cén con el fin de co­brar el se­gu­ro pues las deu­das los as­fi­xia­ban y es­te ya no pro­du­cía lo re­que­ri­do pa­ra cu­brir los prés­ta­mos. Am­bos fue­ron apre­sa­dos, pe­ro no hu­bo for­ma de com­pro­bar su cul­pa­bi­li­dad.

En po­cas ho­ras el in­cen­dio lo con­su­mió to­do, des­de la ca­lle Agui­rre has­ta Víc­tor Ma­nuel Ren­dón, de sur a nor­te; y des­de el Ma­le­cón has­ta las ca­lles Chi­le y Bo­ya­cá, de es­te a oes­te. Los gran­des al­ma­ce­nes La Ópera, Ba­zar pa­ri­sién, La Ca­pi­tal, Vig­no­lo, Gar­cía y Nin­ci, Li­bre­ría Es­pa­ño­la (de Víc­tor Ma­nuel Ja­ner), y los ban­cos Te­rri­to­rial, Ban­co del Ecua­dor, y Ban­co Co­mer­cial y Agrí­co­la, des­apa­re­cie­ron, jun­to con las igle­sias de San Fran­cis­co y La Mer­ced.

Vien­tos hu­ra­ca­na­dos y rá­fa­gas ci­cló­ni­cas, for­ma­dos por las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra en lu­ga­res abier­tos co­mo pla­zas y par­ques, se die­ron a la par que un ra­rí­si­mo fe­nó­meno flu­vial que el río pre­sen­ta­ba con la for­ma­ción de olas gi­gan­tes­cas, so­lo com­pa­ra­bles con las que se ob­ser­van en el mar. Los tres es­te­ros que se­pa­ra­ban el an­ti­guo em­pla­za­mien­to de Gua­ya­quil, al nor­te, no pu­die­ron fre­nar la fuer­za de las lla­mas. El te­rri­ble ven­da­val lle­va­ba le­ños en­cen­di­dos de ma­ne­ra pe­ri­fé­ri­ca, con­ta­mi­nan­do lu­ga­res que es­ta­ban muy ale­ja­dos del si­tio don­de se ha­bía ini­cia­do el si­nies­tro. Así, el fue­go se pro­pa­gó con una ve­lo­ci­dad ex­tra­or­di­na­ria.

El pri­mi­ti­vo sis­te­ma de lu­cha con­tra las lla­mas uti­li­za­do pa­ra ese en­ton­ces (con tan­que y tim­ba­le­que pa­ra po­der bom­bear el agua), uni­do a la vio­len­cia y ra­pi­dez con la que to­do se in­cen­dia­ba, hi­zo que mu­chos aban­do­na­sen la idea de se­guir lu­chan­do con­tra el in­cen­dio, que­dan­do la ciu­dad a mer­ced del fue­go.

Al ama­ne­cer del día 7 y cuan­do las lla­mas ha­bían des­trui­do has­ta el ba­rrio Las Peñas, Gua­ya­quil era una in­for­me ma­sa de ma­de­ros humean­tes y ce­ni­zas. So­lo una fi­gu­ra se di­vi­sa­ba en me­dio del caos y la de­sola­ción: era el mo­nu­men­to a Ro­ca­fuer­te, que ha­bien­do so­por­ta­do el bru­tal em­ba­te del fue­go, pa­re­cía ob­ser­var con pro­fun­da tris­te­za los res­tos de su ama­da ciu­dad. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.