EL BENEFACTOR MÁS IM­POR­TAN­TE DE LA HIS­TO­RIA DE GUA­YA­QUIL

EN GUA­YA­QUIL LOS AFUEREÑOS CO­MO SANTISTEVAN TAM­BIÉN TRIUNFAN.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A. aro­se­me­nag@gra­na­sa.com.ec

En mis in­ves­ti­ga­cio­nes he en­con­tra­do va­rias me­mo­rias del si­glo XIX de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Gua­ya­quil (JBG); la más im­por­tan­te es la de 1896, año del In­cen­dio Gran­de y de la do­na­ción más cuan­tio­sa en la his­to­ria de la ins­ti­tu­ción.

Em­pie­za con un men­sa­je del di­rec­tor, má­xi­ma au­to­ri­dad; lue­go ca­da uno de los ins­pec­to­res (miem­bros asig­na­dos a con­tro­lar los hos­pi­ta­les, co­le­gios, ce­men­te­rio, lo­te­ría, etc.) pre­sen­ta in­for­me de la­bo­res. La de 1896 tie­ne una pe­cu­lia­ri­dad, in­clu­ye dos es­cri­tos a los le­gis­la­do­res, in­ti­tu­la­dos: Jus­ti­cia (no tie­ne fir­ma) y Obras Pú­bli­cas, (fir­ma­do por Ra­fael Gó­mez de la To­rre, mi­nis­tro en el Go­bierno de Eloy Al­fa­ro). El di­rec­tor era Eduar­do M. Arosemena; pri­mer vi­ce­di­rec­tor, Au­re­lio As­pia­zu; se­gun­do vi­ce­di­rec­tor, Jo­sé An­to­nio Va­lle­jo; pro­cu­ra­dor, Ra­fael Gue­rre­ro; se­cre­ta­rio, Fran­cis­co Maldonado. En el área ad­mi­nis­tra­ti­va, in­clu­yen­do per­so­nal de Lo­te­ría, tra­ba­ja­ban 12 per­so­nas.

El in­for­me del di­rec­tor se re­fie­re al in­cen­dio de 1896 que de­jó en ce­ni­zas 80 man­za­nas, y enor­mes pér­di­das, in­clu­yen­do las de la JBG: “Ade­más, nues­tros gas­tos au­men­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te, des­pués de la ca­tás­tro­fe, pues hu­bo que so­co­rrer a mu­chas per­so­nas que ha­bían que­da­do en la in­di­gen­cia. Por otra par­te, nues­tras en­tra­das dis­mi­nu­ye­ron, prin­ci­pal­men­te por ha­ber te­ni­do que sus­pen­der­se el jue­go de loterías, que tan bue­nos re­sul­ta­dos ve­nía dan­do”. Des­pués co­men­ta so­bre la do­na­ción de Jo­sé Do­min­go Santistevan Igle­sias: “Los Sres. al­ba­ceas del Sr. don Jo­sé Do­min­go Santistevan, nos han en­tre­ga­do el re­ma­nen­te de sus bie­nes, que el ilus­tre fi­na­do de­jó pa­ra fun­dar un asi­lo pa­ra ni­ños huér­fa­nos y des­gra­cia­dos; que la Jun­ta se pro­po­ne fa­bri­car el pró­xi­mo ve­rano [...]. Se­ten­ta y dos mil su­cres de es­te le­ga­do se in­vir­tie­ron en la com­pra de la ha­cien­da Ta­ra­za­na…”. De los pro­yec­tos pa­ra el nue­vo año di­ce: “Es­tá ya muy ade­lan­ta­da la Ca­sa de Con­va­le­cen­cia, cer­ca del hos­pi­cio […]; don­de los po­bres de am­bos se­xos que sal­gan del hos­pi­tal, po­drán ir a re­cu­pe­rar sus fuer­zas. Van in­ver­ti­dos en es­ta obra más de diez mil su­cres, ha­bien­do con­tri­bui­do con mil su­cres nues­tro fi­lán­tro­po so­cio Sr. don Lo­ren­zo Ponce”.

UNA DO­NA­CIÓN SIN PRE­CE­DEN­TES

Santistevan do­nó 161.514 su­cres, con los que se com­pró una ha­cien­da que es­ta­ba jun­to al nor­te de la ciu­dad, don­de hoy se ubi­can ciu­da­de­las, cen­tros co­mer­cia­les, la ave­ni­da Car­los Ju­lio Arosemena To­la, etc. Ade­más sir­vió pa­ra cons­truir el ci­ta­do asi­lo de ni­ños huér­fa­nos, hoy, Uni­dad Edu­ca­ti­va Par­ti­cu­lar Jo­sé Do­min­go Santistevan. Es­te fi­lán­tro­po na­ció en Dau­le, po­bla­ción de la que fue je­fe po­lí­ti­co, tam­bién le­gis­la­dor, miem­bro fun­da­dor de la JBG y per­so­na acau­da­la­da. Al año ac­tual, los va­lo­res en su­cres do­na­dos, más de 120 años atrás se ven in­sig­ni­fi­can­tes, pe­ro has­ta lo que co­noz­co, es la ma­yor do­na­ción de un gua­ya­qui­le­ño. Hay que com­pa­rar con va­lo­res ac­tua­les. La Ata­ra­za­na te­nía 36 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos. Si se asig­na un va­lor in­sig­ni­fi­can­te de 20 dó­la­res por me­tro, el mon­to de la do­na­ción se­ría 720 mi­llo­nes; a 10 dó­la­res, igual 360 mi­llo­nes.

1889, al año de fun­da­da, Agus­tín Co­ro­nel Ma­teus, hi­zo una do­na­ción de 80.000. Fue hi­jo de Il­de­fon­so Co­ro­nel Mén­dez, quien con su ma­dre viu­da y her­ma­nos lle­ga­ron a Gua­ya­quil en bus­ca de me­jor fu­tu­ro. Te­nía 12 años de edad. En me­dio si­glo se con­vir­tió en uno de los hom­bres más ri­cos de Gua­ya­quil. Agus­tín y her­ma­nos con­ti­nua­ron con los ne­go­cios he­re­da­dos. Sin el apo­yo eco­nó­mi­co de los be­ne­fac­to­res, la JBG no hu­bie­ra po­di­do lo­grar la ex­tra­or­di­na­ria obra so­cial que ha he­cho. Es úni­ca en el mun­do, di­ri­gi­da por vo­lun­ta­rios que no re­ci­ben re­mu­ne­ra­ción, en­tre­gan­do par­te im­por­tan­te de su tiem­po al ma­ne­jo de las ins­ti­tu­cio­nes de

la Jun­ta. En los 10 años que es­tu­ve en el hos­pi­tal Luis Ver­na­za, las ci­fras anua­les que se ma­ne­ja­ban eran enor­mes: un mi­llón de pres­crip­cio­nes, can­ti­dad si­mi­lar de exá­me­nes de san­gre, cien­tos de mi­les de con­sul­tas ex­ter­nas, etc.

LA LO­TE­RÍA Y LAS REN­TAS

Re­gre­san­do a las Me­mo­rias, en los in­for­mes que pre­sen­ta ca­da uno de los ins­pec­to­res se ob­ser­va que por las exi­guas ta­ri­fas, el in­gre­so no al­can­za­ba a cu­brir los gas­tos, oca­sio­nan­do un dé­fi­cit que era fi­nan­cia­do con la re­cau­da­ción de la Lo­te­ría y la ven­ta de te­rre­nos de la ha­cien­da Ata­ra­za­na. El ins­pec­tor del Hos­pi­tal Ci­vil (hoy, Luis Ver­na­za) es­cri­be: “El in­gre­so pro­ve­nien­te de la es­tan­cia de pen­sio­nis­tas […] es de 2.255 su­cres. El to­tal de gas­tos or­di­na­rios en el mis­mo año ha si­do 42.101 y el Pre­su­pues­to de sus em­plea­dos de 15.777 su­cres”. La bre­cha fue enor­me, se cu­brió con los in­gre­sos de la lo­te­ría. En ese año se aten­die­ron a 8.640 pa­cien­tes. El dé­fi­cit ope­ra­ti­vo con­ti­nuó en los pri­me­ros diez años del si­glo XXI, fluc­tuó en­tre 3 y 5 mi­llo­nes de dó­la­res por año. Se cu­brió con in­gre­sos de la lo­te­ría y las ren­tas in­mo­bi­lia­rias.

Lla­man la aten­ción los es­cri­tos de te­mas po­lí­ti­cos a fa­vor de Al­fa­ro, por no ser com­pa­ti­bles con la ac­ti­vi­dad de una ins­ti­tu­ción pri­va­da. La ex­pli­ca­ción po­dría ser que por la cer­ca­nía fa­mi­liar con el di­rec­tor de la JBG y es­tre­cha amis­tad con los miem­bros de ella, se de­ci­die­ra in­cluir­los y apo­yar la la­bor de Al­fa­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.