HIS­TO­RIAS CU­RIO­SAS DEL BA­RRIO LAS PEÑAS

VI­DAS Y ANÉC­DO­TAS HAN EN­RI­QUE­CI­DO A LOS LAR­GO DE LOS AÑOS LA HIS­TO­RIA DE ES­TE BA­RRIO.

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS - POR: MELVIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Ame­dia­dos del si­glo XX co­men­zó a sen­tir­se en el ba­rrio un im­por­tan­te cam­bio que apun­ta­ba al aban­dono de las ca­sas por par­te de sus due­ños, al pun­to que mu­chas de ellas iban que­dan­do ha­bi­ta­das so­lo por arren­da­ta­rios que en su ma­yo­ría eran ar­tis­tas o jó­ve­nes de iz­quier­da, co­mo en el do­mi­ci­lio de En­ri­que Gil y su es­po­sa, Al­ba Cal­de­rón.

Es­te cam­bio den­tro de la ocu­pa­ción de los pre­dios dio co­mo re­sul­ta­do el sen­si­ble de­te­rio­ro de al­gu­nas vi­vien­das, que al de­jar de ser ha­bi­ta­das por sus due­ños, per­die­ron los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra su ade­cua­da ma­nu­ten­ción.

Es­tos son los años en que se asien­tan las ba­ses pa­ra el cam­bio de es­pí­ri­tu del an­ti­guo y aristocrático ba­rrio, los años en los que tan­to in­te­lec­tua­les co­mo ar­tis­tas, fi­ló­so­fos y poe­tas ven en es­te rin­cón de la ciu­dad el lu­gar per­fec­to pa­ra vi­vir, crear y com­par­tir ideas, sue­ños, tra­ba­jos e ilu­sio­nes.

En es­te am­bien­te, ri­co en idea­les y lleno de his­to­ria y de bohe­mia, desa­rro­lla­rán sus vi­das For­tu­na­to Sa­fa­di y su es­po­sa, Ana Mo­reno Fran­co, miem­bros ac­ti­vos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y en­tra­ña­bles ami­gos de Al­ba Cal­de­rón y su es­po­so.

MO­RA­DA DEL CHE

Pa­ra es­ta mis­ma épo­ca se ra­di­ca­rá en él, tem­po­ral­men­te, Er­nes­to Gue­va­ra de la Ser­na (el ‘Che’ Gue­va­ra), quien, ve­ni­do del Pe­rú, lle­gó al do­mi- ci­lio del Dr. Jor­ge Maldonado Re­ne­lla con una re­co­men­da­ción del mé­di­co chi­leno Sal­va­dor Allen­de. Hi­zo al­gu­nas amis­ta­des en el ba­rrio, fre­cuen­tan­do prin­ci­pal­men­te a los es­po­sos Sa­fa­di en el de­par­ta­men­to que es­tos al­qui­la­ban al Dr. Arro­yo del Río, ca­so cu­rio­so de enemi­gos mor­ta­les de Arro­yo que vi­vían arren­dan­do uno de sus do­mi­ci­lios... (¡!)

El Che Gue­va­ra se alo­jó en una re­si­den­cial que ha­bía en el ba­rrio y que es­ta­ba sig­na­da con el nú­me­ro 199; en ella ha­bi­tó du­ran­te dos me­ses, sa­lien­do a re­co­rrer los pue­blos cer­ca­nos los fi­nes de se­ma­na, has­ta que gra­cias a las ges­tio­nes del Dr. Maldonado Re­ne­lla, lo­gró sa­lir de via­je a Pa­na­má. Su me­mo­ra­ble es­ta­día en Las Peñas, en un mo­men­to his­tó­ri­co tran­si­cio­nal, en el que buen nú­me­ro de sus ha­bi­tan­tes co­men­za­ba a sim­pa­ti­zar con las ideas de iz­quier­da, nos per­mi­te apre­ciar el drás­ti­co cam­bio en la men­ta­li­dad de es­tos al ini­cio de la dé­ca­da del cin­cuen­ta.

AÑOS DE TRAN­SI­CIÓN

Es­cri­to­res y pin­to­res se ra­di­ca­rían en tam­bién en el ba­rrio, tal es el ca­so de Hu­go Sa­la­zar Ta­ma­riz, ex­tra­or­di­na­rio es­cri­tor cuen­cano que en 1953 lle­gó a vi­vir a Las Peñas; y Ma­nuel Ren­dón Se­mi­na­rio, quien a su re­gre­so de Eu­ro­pa, en 1956, arren­dó jun­to a su es­po­sa Pau­let­te, un de­par­ta­men­to en la ca­sa de los Hen­rí­quez. Ca­si sie­te años vi­vió en el ba­rrio, al­ter­nan­do su per­ma­nen­cia con lar­gas es­ta­días en San Pa­blo, has­ta su re­gre­so a Eu­ro­pa en 1963. En 1967 vol­vió al país de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va pa­ra vi­vir sus úl­ti­mos do­ce años de exis­ten­cia, un tiem­po en la pla­ya y otro en su vie­ja ca­sa del ba­rrio Las Peñas.

Los vein­te años que van des­de 1950 has­ta 1970, son de­fi­ni­ti­va­men­te de tran­si­ción en el ba­rrio, no so­lo por im­por­tan­tes cam­bios so­cia­les e ideo- ló­gi­cos de una bue­na par­te de sus ha­bi­tan­tes, sino por­que a más de ello es pa­ra es­ta épo­ca cuan­do se ges­ta­rá una trans­for­ma­ción fí­si­ca en sus vi­vien­das, que gra­cias a Dios no pros­pe­ró, pues de lo con­tra­rio Las Peñas, tal co­mo lo co­no­ce­mos hoy en día, no hu­bie­ra si­do sino un be­llo re­cuer­do de la “be­lle épo­que “del Gua­ya­quil de ini­cios del si­glo XX.

LA ME­JOR DULCERÍA GUAYAQUILEÑA *

En 1904 don Lautaro As­pia­zu Ce­de­ño ven­dió la se­gun­da ca­sa del la­do del ce­rro a Ri­car­do Gon­zá­lez-Ru­bio Ace­ve­do, na­ci­do por 1876, hi­jo de Fé­lix Gon­zá­lez-Ru­bio Ve­ga. Po­co des­pués, don Ri­car­do le ce­dió la ca­sa a su her­ma­na, Lo­ren­za Gon­zá­lez-Ru­bio, na­ci­da por 1878, es­po­sa del ciu­da­dano fran­cés Car­los Hoheb Che­va­lier.

Do­ña Lo­ren­za so­lía acom­pa­ñar a su ma­ri­do a re­ti­rar las mer­ca­de­rías de los bar­cos fon­dea­dos en el puer­to. De esos co­ci­ne­ros ex­tran­je­ros apren­dió la fa­bri­ca­ción de al­fa­jo­res, re­lám­pa­gos y mil­ho­jas pa­ra el ca­fé, con el áni­mo de ha­la­gar a su ma­ri­do. Mo­di­fi­ca­ba y ano­ta­ba las re­ce­tas, que en los años 10 y 20 trans­mi­tió a sus hi­jas pa­ra que se de­fen­die­ran en la vi­da, ofi­cio que por tra­di­ción man­tie­ne la fa­mi­lia has­ta la fe­cha.

(*To­ma­do de la pá­gi­na 238 del li­bro Las Peñas, del Dr. Fer­nan­do Ju­ra­do Noboa)

A MI­TAD DE SI­GLO XX EM­PE­ZÓ EL CAM­BIO DE ES­PÍ­RI­TU DEL AN­TI­GUO Y ARISTOCRÁTICO BA­RRIO

(F) LAS PEÑAS. VIS­TADES­DE EL RÍO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.