LOS ROCKEFELLER

Apo­yo e in­ver­sión en la cos­ta ecua­to­ria­na

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA A. aro­se­me­nag@gra­na­sa.com.ec

Po­cos son los gua­ya­qui­le­ños co­no­ce­do­res de que Nelson Rockefeller, ex­go­ber­na­dor del es­ta­do de Nue­va York, ex­can­di­da­to pre­si­den­cial y nie­to del mag­na­te John D. Rockefeller, tu­vo in­ver­sión en la cos­ta ecua­to­ria­na. No fue la pri­me­ra de tan po­de­ro­sa fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se. En los años vein­te, In­ter­na­tio­nal Pe­tro­leum, sub­si­dia­ria de la Jer­sey Standard Oil, una de las pe­tro­le­ras que con­tri­bu­yó a que John D. sea el pri­mer mi­llar­da­rio en el mun­do, tu­vo to­rres de per­fo­ra­ción en la zo­na de Za­po­tal.

En la his­to­ria de la in­dus­tria pe­tro­le­ra ecua­to­ria­na en el si­glo XX, apa­re­cen co­mo pio­ne­ras The An­con Oil Com­pany y An­glo Ecua­do­rian Oil­fields, am­bas ope­ra­ron en An­cón; de la In­ter­na­tio­nal Pe­tro­leum so­lo he en­con­tra­do dos re­fe­ren­cias: una en el dia­rio de Ed­win Kem­me­rer, ar­qui­tec­to de las re­for­mas mo­ne­ta­rias de Ecua­dor en 1926. Lle­gó a Sa­li­nas y en su ca­mino a Gua­ya­quil pa­só por las to­rres de la ci­ta­da em­pre­sa. La otra, en el li­bro Mul­ti­na­tio­nal Oil Com­pa­nies in South Ame­ri­ca in the 1920s: Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Bra­zil, Chi­le, Co­lom­bia, Ecua­dor, and Pe­ru, de Mi­ra Wil­kens; se co­no­ce que en 1917 Jer­sey Standard Oil ad­qui­rió de­re­chos pa­ra ex­plo­rar y ex­plo­tar una gran ex­ten­sión de tie­rra, pe­ro no des­cu­brió pe­tró­leo y se des­ani­mó de ad­qui­rir de­re­chos en otras lo­ca­li­da­des por la gran opo­si­ción de po­lí­ti­cos que la iden­ti­fi­ca­ban con una boa que en­gu­llía de to­do. Se re­ti­ró a fi­nes de los vein­te.

AYU­DA A ECO­NO­MÍAS EN DESA­RRO­LLO

Nelson ad­qui­rió una plan­ta­ción de ca­fé ro­bus­ta ubi­ca­da en­tre Em­pal­me y Que­ve­do. La ra­zón so­cial de la em­pre­sa fue NAR Farms. No en­cuen­tro in­for­ma­ción del año en que ad­qui­rió las tie­rras. Él in­vir­tió en Ecua­dor, Ve­ne­zue­la, Bra­sil y otros paí­ses a tra­vés de In­ter­na­tio­nal Ba­sic Eco­nomy Cor­po­ra­tion (IBEC), crea­da en 1947 y li­qui­da­da en 1977. Era due­ña de em­pre­sas pes­que­ras, dis­tri­bui­do­ra de ali­men­tos, ga­na­de­ría, cría de puer­cos, se­mi­lle­ros, bo­de­ga­je en si­los, fá­bri­ca de le­che, su­per­mer­ca­do, etc. A 1972 sus em­pre­sas y joint-ven­tu­res se reor- ga­ni­za­ron en cin­co gru­pos ope­ra­ti­vos: ali­men­to, vi­vien­da, dis­tri­bu­ción, ma­nu­fac­tu­ra y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, que in­clu­yó ban­ca de in­ver­sión. No hay in­for­ma­ción so­bre ci­fras de va­lor de ac­ti­vos, ven­tas y uti­li­da­des. En los es­ta­tu­tos de esa em­pre­sa, co­mo el nom­bre de la ra­zón so­cial lo in­di­ca, se es­ti­pu­la­ba que de­bía in­ver­tir en eco­no­mías en vías de desa­rro­llo. Nelson no tu­vo en men­te au­men­tar for­tu­na con sus em­pre­sas en nues­tra re­gión, pri­mó la ayu­da a esos paí­ses.

La in­ver­sión en Ecua­dor fue la más pe­que­ña; la plan­ta­ción fue ge­ren­cia­da por un es­ta­dou­ni­den­se que fue víc­ti­ma de un se­cues­tro, qui­zás el pri­me­ro en el país. Es po­si­ble que de­bi­do a ese in­ci­den­te Nelson de­ci­die­ra ven­der la ha­cien­da; en­vió un re­pre­sen­tan­te pa­ra en­con­trar com­pra­dor. En­tre los po­ten­cia­les com­pra­do­res es­ta­ba un fa­mi­liar que me pi­dió acom­pa­ñar­lo a co­no­cer la pro­pie­dad agrí­co­la, a fi­nes de los se­sen­ta. To­tal­men­te me­ca­ni­za­da, era la me­jor ha­cien­da de ca­fé que ha­bía co­no­ci­do. Fue la pri­me­ra vez que to­mé ju­go de ma­ra­cu­yá, fru­ta sil­ves­tre en esa épo­ca, po­co co­no­ci­da en Gua­ya­quil. La ha­cien­da se ven­dió a un gru­po ve­ne­zo­lano.

EL GRAN IM­PUL­SO AL CUL­TI­VO DE BA­NANO

Al año de ha­ber ini­cia­do sus in­ver­sio­nes en Amé­ri­ca La­ti­na, Ga­lo Pla­za fue ele­gi­do pre­si­den­te. Una de sus pri­me­ras ges­tio­nes fue lla­mar a Nelson con el fin de pe­dir­le que en­víe un gru­po de ex­per­tos de su em­pre­sa IBEC pa­ra ha­cer una eva­lua­ción de las áreas don­de el sec­tor pri­va­do ecua­to­riano de­bía con­cen­trar sus es­fuer­zos. El in­for­me fue com­ple­to, cu­brió in­ver­sio­nes en ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas e in­fra­es­truc­tu­ra. Se re­co­men­dó a Pla­za im­pul­sar un nue­vo pro­duc­to ca­paz de rem­pla­zar ca­cao y ca­fé. El apo­yo que él brin­dó al desa­rro­llo ba­na­ne­ro fue ins­pi­ra­do en el in­for­me de la gen­te de Nelson. To­dos los pro­yec­tos se­rían im­ple­men­ta­dos por los téc­ni­cos de Pun­to Cuar­to. Es­te nom­bre ra­ro sa­lió del dis­cur­so de to­ma de man­do del pre­si­den­te Harry Tru­man, y co­rres­pon­día a la cuar­ta po­lí­ti­ca ex­tran­je­ra. Fue un pro­gra­ma de asis­ten­cia a paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se.

ROCKEFELLER AN­FI­TRIÓN

En 1951 Pla­za vi­si­tó EE. UU. y fue hués­ped de ho­nor en la man­sión de la fa­mi­lia Rockefeller, cons­trui­da por John D., co­no­ci­da co­mo Po­can­ti­co Hills. Nelson era el pre­si­den­te del di­rec­to­rio de la Jun­ta Con­sul­ti­va de Pun­to Cuar­to. El ban­co

Cha­se Ma­nia­tan, di­ri­gi­do por su her­mano Da­vid, apo­yó fi­nan­cie­ra­men­te los pro­yec­tos im­ple­men­ta­dos que in­clu­ye­ron el pri­mer boom ba­na­ne­ro. En ese via­je Pla­za ha­bló en el Capitolio, se­de del po­der le­gis­la­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos. Muy po­cos pre­si­den­tes ex­tran­je­ros son in­vi­ta­dos a ha­blar en ese Con­gre­so. Pla­za se en­cuen­tra en ese se­lec­to gru­po. Él ha­bía na­ci­do en Nue­va York, vi­vi­do mu­chos años co­mo es­tu­dian­te y ha­bla­ba un in­glés im­pe­ca­ble.

Luis No­boa N. vi­si­ta una de sus plan­ta­cio­nes de ba­nano con Da­vid Rockefeller.

Ga­lo Pla­za con Harry Tru­man, pre­si­den­te deEE.UU. 1951.

Nelson Rockefeller con Gui­ller­mo Aro­se­me­na A. Ja­mes­town. 1962

Nelson Rockefeller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.