EL PA­LA­CIO DE LA GO­BER­NA­CIÓN

De­vas­ta­do por las lla­mas.

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS san­che­za@gra­na­sa.com.ec

En la tar­de del 9 de oc­tu­bre de 1917, cuan­do la ciu­dad vi­vía el am­bien­te pro­pio de la con­me­mo­ra­ción de su in­de­pen­den­cia, un pa­vo­ro­so in­cen­dio des­tru­yó el her­mo­so edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción de la pro­vin­cia. Las sos­pe­chas de la in­ten­cio­na­li­dad del fla­ge­lo ja­más se des­pe­ja­ron y que­dó una amar­ga sen­sa­ción de im­pu­ni­dad. La mag­ni­tud del fue­go pro­vo­có el te­mor de que se pro­pa­ga­se a otros edi­fi­cios, re­pi­tién­do­se los gran­des in­cen­dios de 1896 y 1902.

LA GO­BER­NA­CIÓN

El Pa­la­cio de la Go­ber­na­ción era un her­mo­so edi­fi­cio de ma­de­ra de pino. Te­nía tres pi­sos y es­ta­ba ubi­ca­do en el mis­mo lu­gar que ocu­pa la ac­tual Go­ber­na­ción -la man­za­na de Ma­le­cón, Pi­chin­cha, Agui­rre y Ba­llén. Ha­bía si­do cons­trui­do po­co tiem­po atrás por Ra­món y Be­ni­cio Me­jía. En 1911 el pre­si­den­te Emi­lio Estrada con­tra­tó su cons­truc­ción por 560.000 su­cres, su­ma a fi­nan­ciar­se con los va­lo­res del arren­da­mien­to de los lo­ca­les de la plan­ta ba­ja. Fue inau­gu­ra­do el 1 de ma­yo de 1912.

Fun­cio­na­ban allí el des­pa­cho del go­ber­na­dor y va­rias ofi­ci­nas pú­bli­cas: Cor­te Su­pe­rior de Jus­ti­cia, Ter­mi­nal de Cuen­tas, Juz­ga­dos de le­tras y Es­cri­ba­nías, Te­so­re­ría de Ha­cien­da, In­ten­den­cia de Po­li­cía, Te­lé­gra­fos Na­cio­na­les, Sa­ni­dad Pú­bli­ca, en­tre otras. La plan­ta ba­ja era ocu­pa­da por lo­ca­les co­mer­cia­les.

AL ATAR­DE­CER

Po­co des­pués de las 5 de la tar­de se di­vi­só hu­mo en el ter­cer pi­so de la Go­ber­na­ción, aun­que al­gu­nos tes­ti­gos di­je­ron que tam­bién sa­lía fue­go de otro sec­tor. Los bom­be­ros fue­ron lla­ma­dos in­me­dia­ta­men­te, pe­ro la ma­yor par­te de ofi­cia­les y al­gu­nos le­gio­na­rios es­ta­ban en un ac­to cí­vi­co en Eloy Al­fa­ro (Durán), in­clu­yen­do al pri­mer je­fe, Geo Cham­bers. En esa épo­ca el úni­co me­dio de trans­por­te ha­cia la en­ton­ces pa­rro­quia gua­ya­qui­le­ña eran las lan­chas, pues no ha­bía puen­te. El je­fe de bri­ga­da Jo­sé Sal­ce­do asu­mió el co­man­do de los bom­be­ros que es­ta­ban dis­po­ni­bles pe­ro la pro­vi­sión de agua es­ta­ba cor­ta­da y los ha­che­ros tu­vie­ron que en­trar en ac­ción sin res­pal­do. A los 20 mi­nu­tos lle­gó el agua, aun­que el ser­vi­cio fue irre­gu­lar, di­fi­cul­tan­do la ta­rea de apa­gar el fla­ge­lo. A las 6 y me­dia ya es­ta­ban in­cor­po­ra­dos to­dos los in­te­gran­tes de la ca­sa­ca ro­ja y a las 9 el fue­go es­ta­ba con­tro­la­do, pe­ro so­lo que­da­ban res­tos del edi­fi­cio.

Con mu­cho va­lor se lo­gró im­pe­dir que el fue­go con­ta­mi­na­ra a otras cons­truc­cio­nes. El sal­do fue tres bom­be­ros fa­lle­ci­dos y nu­me­ro­sos he­ri­dos. Aun­que la ac­ción bom­be­ril fue he­roi­ca, por mu­cho tiem­po que­dó una sen­sa­ción de tris­te­za y amar­gu­ra, pues fue­ron va­rios los indicios de que el in­cen­dio ha­bía si­do in­ten­cio­nal. Se per­die­ron va­lio­sos ar­chi­vos, los jui­cios que se tra­mi­ta­ban en la Cor­te, do­cu­men­tos en las es­cri­ba­nías y tí­tu­los de pa­go. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Po­li­cía no tu­vie­ron éxi­to y co­mo no exis­tía tec­no­lo­gía avan­za­da fue im­po­si­ble de­ter­mi­nar la cau­sa exac­ta. So­lo se sal­va­ron do­cu­men­tos del ar­chi­vo de la Go­ber­na­ción que se re­mon­ta­ban a la épo­ca co­lo­nial, gra­cias a la va­le­ro­sa ac­ción del doc­tor Car­los A. Ro­lan­do.

La Go­ber­na­ción re­du­ci­da a es­com­bros.

El edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción an­tesdel in­cen­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.