J

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

osé Joa­quín de Ol­me­do fue un hom­bre co­mo po­cos, no so­lo por sus va­lo­res, sus do­tes poé­ti­cas, sus prin­ci­pios e in­te­li­gen­cia, sino tam­bién por­que con­vir­tió sus idea­les en ac­ción. Es es­ta ca­pa­ci­dad la que ge­ne­ró la ges­ta in­de­pen­den­tis­ta más glo­rio­sa de la his­to­ria ecua­to­ria­na. Es­ta ac­ción con­ce­bi­da por Ol­me­do fue la pri­me­ra ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en Ecua­dor. Ver­da­de­ra, por­que fue la pri­me­ra en pro­po­ner un cam­bio com­ple­to al sis­te­ma mo­nár­qui­co que re­gía el país por esos días, ya que el 10 de Agos­to de 1809 ha­bía si­do un in­ten­to de aso­na­da rea­li­za­do por mar­que­ses y no­bles, que dio lu­gar a trai­cio­nes y du­bi­ta­cio­nes; y que no pro­po­nía na­da más que un cam­bio de ac­to­res, de­jan­do igual la obra. En po­cas pa­la­bras, cam­bia­ban los que es­ta­ban al man­do pe­ro el sis­te­ma se­guía igual. Por ello la aso­na­da no tu­vo éxi­to.

La Re­vo­lu­ción oc­tu­bri­na, en cam­bio, fue in­dis­cu­ti­ble­men­te exi­to­sa. No se ins­pi­ró en el 10 de Agos­to. Lle­gó des­pués por­que los gua­ya­qui­le­ños eran cons­cien­tes de que no es­ta­ban lis­tos pa­ra una re­vo­lu­ción y que, por más que es­ta hu­bie­se triun­fa­do, de na­da ha­bría ser­vi­do ya que Amé­ri­ca ha­bría se­gui­do ba­jo el yu­go es­pa­ñol. Gua­ya­quil bus­ca­ba ins­cri­bir su pro­yec­to de li­ber­tad y al­can­zar su in­de­pen­den­cia en el mo­men­to en que His­pa­noa­mé­ri­ca es­tu­vie­se ma­du­ra pa­ra in­ten­tar la rup­tu­ra to­tal con el co­lo­nia­je, no an­tes. Es­ta ac­ti­tud ha si­do in­ter­pre­ta­da con li­ge­re­za por al­gu­nos his­to­ria­do­res, que han es­gri­mi­do la fa­la- cia de que la ne­ga­ti­va de los gua­ya­qui­le­ños de apo­yar a los qui­te­ños en el mo­vi­mien­to del 10 de Agos­to de 1809 se de­bió a sen­ti­mien­tos re­gio­na­les ad­ver­sos. Na­da más le­jos de la ver­dad. No se com­pro­me­tie­ron no por­que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca es­ta­ba en óp­ti­mas con­di­cio­nes y en as­cen­so y no sen­tían la ne­ce­si­dad de le­van­tar­se con­tra la Co­ro­na, sino, bá­si­ca­men­te, por­que juz­ga­ron no es­tar lis­tos, pues las con­di­cio­nes que se re­que­rían pa­ra te­ner éxi­to aun no se da­ban.

LA IN­DE­PEN­DEN­CIA EN GES­TA­CIÓN

Tan cier­ta era es­ta li­mi­ta­ción de los gua­ya­qui­le­ños en 1809 que Bo­lí­var y los hom­bres agru­pa­dos en torno a él apren­dían ape­nas el ar­te de la re­be­lión en el cón­cla­ve se­cre­to de su pro­pie­dad de El Pal­mi­to a ori­llas del río La Guay­ra. Y San Mar­tín ni si­quie­ra ha­bía lle­ga­do a Bue­nos Ai­res des­de Eu­ro­pa. Es de­cir que las guerras de in­de­pen­den­cia co­mo pro­ce­sos bé­li­cos es­ta­ban re­cién en ges­ta­ción. Con­se­cuen­te­men­te, su­mar­se a un mo­vi­mien­to ca­ren­te de es­tra­te­gia, de pro­fun­di­dad, de ejér­ci­to, y huér­fano de sus­ten­ta­ción con­ti­nen­tal, que en cual­quier mo­men­to resultaría aplas­ta­do, ha­bría si­do un sue­ño de opio, equi­va­len­te a lan­zar­se a un des­pe­ña­de­ro. Eso es lo que el co­ro­nel Ja­cin­to Be­ja­rano qui­so de­cir con “es­ta­mos lis­tos, pe­ro no es­tán lis­tas las con­di­cio­nes ex­ter­nas”.

El es­ce­na­rio ade­cua­do no exis­tía aún: po­dría­mos de­cir que los gua­ya­qui­le­ños, con al­go de vi­sión y as­tu­cia mer­can­til lo per­ci­bie­ron así. To­da­vía es­ta­ban em­pe­ña­dos en cla­ri­fi­car su si­tua­ción eco­nó­mi­ca, ne­go­ciar sus im­pues­tos, gra­vá­me­nes a sus transac­cio­nes, etc. Ol­me­do, pe­se a que su pen­sa­mien­to no se apar­ta­ba de al­can­zar la in­de­pen­den­cia y la au­to­no­mía pa­ra su pa­tria, va a las Cor­tes en plan de de­fen­sor del in­dí­ge­na, co­mo ne­go­cia­dor de fa­ci­li­da­des pa­ra las co­lo­nias, es de­cir, co­mo un dipu­tado en pos de una le­gis­la­ción ade­cua­da pa­ra pro­gre­sar so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te. Era ne­ce­sa­rio es­pe­rar el mo­men­to opor­tuno pa­ra evi­tar el fra­ca­so, y es­te em­pe­zó a lle­gar cuan­do to­da Amé­ri­ca se em­pe­ñó en rom­per el yu­go que la hu­mi­lla­ba. Eso, pre­ci­sa­men­te, pu­sie­ron en prác­ti­ca, pues la ex­pe­rien­cia qui­te­ña mos­tró que so­lo se­ría via­ble la in­de­pen­den­cia si la con­ce­bían den­tro de una vi­sión ma­cro, in­cor­po­rán­do­la al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.