MA­NUEL JI­JÓN CAA­MA­ÑO Y FLO­RES

EL CON­DA­DO LE COS­TÓ LA PRE­SI­DEN­CIA

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZAS - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL pe­rezr@gra­na­sa.com.ec

TRAS OB­TE­NER IM­POR­TAN­TES TRIUN­FOS EN LA PO­LÍ­TI­CA NA­CIO­NAL CO­MO LÍ­DER CON­SER­VA­DOR, TRA­TÓ DE REHA­BI­LI­TAR EL TÍ­TU­LO DE CON­DE PE­RO SIN ÉXI­TO Y CON­CLU­YÓ RE­PRE­SEN­TAN­DO A LA IS­LA DE MAL­TA.

En 1917 el qui­te­ño Ja­cin­to Ji­jón y Caa­ma­ño so­li­ci­tó el con­da­do de Ca­sa Gi­jón va­can­te si­glo y me­dio por fa­lle­ci­mien­to del se­gun­do po­see­dor, Fran­cis­co Ji­jón y Chi­ri­bo­ga, le­ja­ní­si­mo tío su­yo. Eran las épo­cas en que a los ame­ri­ca­nos no eran to­ma­dos en cuen­ta en Es­pa­ña. Igual chas­co se lle­vó Ma­nuel So­to­ma­yor Lu­na y Ore­jue­la cuan­do re­qui­rió el Real Per­mi­so de Al­fon­so XIII pa­ra ca­sar­se con la du­que­sa de Te­tuán, Gran­de de Es­pa­ña. El 44 el bueno de don Ja­cin­to, sin dar­se por ven­ci­do, apro­ve­chan­do el na­ci­mien­to de su nie­to pri­mo­gé­ni­to, ahi­ja­do y to­ca­yo, Ja­cin­to Ji­jón Caa­ma­ño y Bar­ba, dio a la im­pren­ta un in­tere­san­te folleto ge­nea­ló­gi­co con­te­nien­do las par­ti­das de bau­ti­zo, ma­tri­mo­nio y de­fun­ción que le so­li­ci­ta­ron en 1917, de suer­te que el ca­mino le­gal que­da­ba ex­pe­di­to pa­ra que su hi­jo Ma­nuel Ji­jón Caa­ma­ño y Flo­res pu­die­ra pre­sen­tar­se a la reha­bi­li­ta­ción del tí­tu­lo en cual­quier mo­men­to, im­pi­dien­do que lo ma­no­tee al­gún avi­va­to em­pa­ren­ta­do con los Gi­jón en Es­pa­ña me­dian­te el sis­te­ma lla­ma­do de ti­ra­bu­zón, es de­cir, de­mos­tran­do ser des­cen­dien­te de al­gún an­te­pa­sa­do co­mún del pri­mer con­de, nues­tro pai­sano, Mi­guel de Ji­jón y León.

TRA­YEC­TO­RIA EN­TRE CON­SER­VA­DO­RES

A prin­ci­pios de 1952 el Par­ti­do Con­ser­va­dor ecua­to­riano aus­pi­ció la can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia del Dr. Ru­per­to Alar­cón Fal­co­ní, abo­ga­do rio­bam­be­ño que lo­gró am­plia vo­ta­ción, aun­que no su­fi­cien­te pa­ra de­rro­tar al po­pu­lis­ta Ve­las­co Iba­rra. Mas, a pe­sar de ello, Ru­pan­go Fe­ro­che, ca­ri­ño­so apo­do con que se lo co­no­cía, si­guió man- te­nien­do en el seno del par­ti­do una con­si­de­ra­ble ma­yo­ría al fren­te de los Con­ser­va­do­res Au­tén­ti­cos, con­tra­rios a los Clásicos, de Ma­riano Suá­rez Vein­te­mi­lla y Gus­ta­vo Mor­ten­sen Gan­go­te­na, que eran fuer­tes en Quito, y los de En­ri­que Arí­za­ga To­ral, en Cuen­ca.

En 1953 un jo­ven sin ene­mis­ta­des po­lí­ti­cas, Ma­nuel Ji­jón Caa­ma­ño y Flo­res, fue de­sig­na­do pa­ra la di­rec­ción ge­ne­ral del par­ti­do y co­mo Alar­cón Fal­co­ní se ha­bía au­sen­ta­do de em­ba­ja­dor a Ma­drid, el nue­vo di­rec­tor vi­si­tó sin im­pe­di­men­to los nú­cleos pro­vin­cia­les y se pro­du­jo la re­con­ci­lia­ción y uni­fi­ca­ción tan es­pe­ra­da. Así fue can­di­da­ti­za­do pa­ra una de las con­se­je­rías pro­vin­cia­les de Pi­chin­cha, sa­lió elec­to y se po­se­sio­nó.

CA­RRE­RA EN AS­CEN­SO

El 54 ejer­ció la pre­si­den­cia de di­cho or­ga­nis­mo. El 56 fue el dipu­tado por Pi­chin­cha y ayu­dó a fun­dar el mo­vi­mien­to po­lí­ti­co Alian­za Po­pu­lar, que con el par­ti­do Con­ser­va­dor apo­yó al can­di­da­to pre­si­den­cial Ca­mi­lo Pon­ce En­rí­quez. Es­te as­cen­dió al po­der tras re­ñi­das elec­cio­nes con el li­be­ral Raúl Cle­men­te Huerta.

Ji­jón Caa­ma­ño ocu­pó la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de­rro­tan­do al can­di­da­to de la opo­si­ción, Dr. Ot­to Aro­se­me­na Gómez. El 57 Aro­se­me­na to­mó el des­qui­te y lo­gró la pre­si­den­cia pe­ro Ji­jón Caa­ma­ño fue ele­gi­do nue­va-

men­te en el 58. Pre­si­dió el Con­gre­so Ex­tra­or­di­na­rio de ese año y re­sul­tó re­elec­to en la pre­si­den­cia el 59, de suer­te que ga­nó tres elec­cio­nes y per­dió una.

LA NO­BLE­ZA FUNESTA

Co­mo po­lí­ti­co go­za­ba de la sim­pa­tía del país por sus acer­ta­das ac­tua­cio­nes, ma­ne­ja­ba la fá­bri­ca pro­duc­to­ra de ca­si­mi­res en Chi­llo Ji­jón, de su pro­pie­dad, pe­ro in­fluen­cia­do por el fran­quis­mo es­pa­ñol que vi­vía su me­jor épo­ca, se le ocu­rrió reha­bi­li­tar el tí­tu­lo de con­de, al igual que lo ha­bía he­cho su pa­dre, aun­que sin éxi­to. En 1955 pre­sen­tó las prue­bas y tras pa­gar los im­pues­tos le con­ce­die­ron la te­nu­ta el 58; pa­ra en­ton­ces ya era miem­bro de la Aso­cia­ción de Hi­dal­gos con se­de en Ma­drid. El 62 se co­no­ció el asun­to de la con­ce­sión del con­da­do y pa­ra evi­tar es­cán­da­los via­jó con su es­po­sa e hi­jos a Lon­dres, don­de per­ma­ne­cie­ron un año, mien­tras en Quito la re­vis­ta La Ca­lle man­te­nía una cam­pa­ña de bur­las ri­di­cu­li­zán­do­lo an­te la opi­nión pú­bli­ca, al pun­to que Ji­jón Caa­ma­ño co­me­tió el error de man­dar a sus pa­dri­nos a desafiar a due­lo a su le­jano pa­rien­te, el pe­rio­dis­ta Ale­jan­dro Ca­rrión Agui­rre; el asun­to no pros­pe­ró. Tam­po­co fal­tó el avi­va­to que inau­gu­ró una ‘boi­te’ cen­tral a la que lla­mó El Con­de, diz­que pa­ra be­ber y bai­lar en su ho­nor. Así fue co­mo con­clu­yó a ca­pa­zos su po­si­ble no­mi­na­ción pre­si­den­cial.

Jo­sé Ma­nuel Ji­jón Caa­ma­ño y Flo­res, 3er con­de de Ca­sa Ji­jón. Re­tra­to de suju­ven­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.