MO­DES­TO CARBO

EL HÉ­ROE DE LA CIEN­CIA MÉ­DI­CA EN GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. HISTORIA Y CULTURA -

DES­DE LA PRI­MA­RIA SE DES­TA­CÓ CO­MO BRI­LLAN­TE ALUMNO. YA CO­MO PRO­FE­SIO­NAL MÉ­DI­CO REALI­ZÓ UNA FOR­MI­DA­BLE LA­BOR CO­MO IN­VES­TI­GA­DOR Y HU­MA­NIS­TA, AM­PLIA­MEN­TE RE­CO­NO­CI­DA.

Va­mos a traer a la me­mo­ria el re­cuer­do del doc­tor Juan Mo­des­to Carbo, pa­ra ofre­cer el ter­mi­nan­te tes­ti­mo­nio acer­ca de su es­pí­ri­tu pro­fe­sio­nal, in­te­gri­dad, ca­pa­ci­dad y hu­ma­nis­mo en­tre los mé­di­cos ca­ba­les en su apos­to­la­do por el bie­nes­tar de los pa­cien­tes. Hoy ofre­ce­re­mos unos de­ta­lles so­bre sus orí­ge­nes co­mo jo­ven bri­llan­te, des­cu­brién­do­lo en su for­ma­ción co­mo el prin­ci­pal clí­ni­co, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor, y el más de­sin­te­re­sa­do, en­tre los mé­di­cos de Gua­ya­quil.

Ha­cia 1905 se des­ta­ca pre­coz­men­te en el pri­mer año de ba­chi­lle­ra­to en el co­le­gio San Luis Gon­za­ga, don­de re­dac­ta el pe­rió­di­co El En­sa­yo y se ha­ce me­re­ce­dor al pre­mio que con­ce­dió la M. I. Mu­ni­ci­pa­li­dad en las fies­tas pa­trias de Oc­tu­bre al pri­mer alumno del plan­tel y del pro­pio co­le­gio: el Gran Pre­mio de Ho­nor. En 1909 rin­dió el exa­men pre­vio al ba­chi­lle­ra­to en Fi­lo­so­fía con ma­yor vo­ta­ción en el Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te. Por re­co­men­da­ción de su maes­tro Fran­cis­co Cam­pos R. re­ci­bió el nom­bra­mien­to de pro­fe­sor de Cien­cia Na­tu­ra­les.

En 1911 fue pre­mia­do en con­cur­so por la re­vis­ta Pe­da­go­gía y Le­tras, por un tra­ba­jo his­tó­ri­co li­te­ra­rio so­bre la Eman­ci­pa­ción Po­lí­ti­ca de Gua­ya­quil. En 1913 fue nom­bra­do por acuer­do pre­si­den­cial pro­fe­sor de cas­te­llano en la es­cue­la nor­mal Rita Lecumberri, car­go que se ex­cu­só de acep­tar por ca­re­cer de uno de los re­qui­si­tos de la ley: la edad.

EN­TRE LOS GRAN­DES MÉ­DI­COS

En 1909 co­men­zó sus es­tu- dios de me­di­ci­na, ha­bien­do op­ta­do por el gra­do de li­cen­cia­do en 1914, con so­bre­sa­lien­te vo­ta­ción y re­ci­bien­do el pre­mio de la Fi­lan­tró­pi­ca y di­plo­ma de ho­nor con­fe­ri­do por sus pro­fe­so­res y por el rec­tor de la Uni­ver­si­dad. Tam­bién fue dis­tin­gui­do con el car­go de pro­se­cre­ta­rio de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, que desem­pe­ñó con brillo por sus co­no­ci­mien­tos de Ins­truc­ción Pú­bli­ca. En 1915 se in­cor­po­ró a la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia Mu­ni­ci­pal co­mo je­fe del la­bo­ra­to­rio del hos­pi­tal Ale­jan­dro Mann. En su úl­ti­mo año de es­tu­dios fue in­terno del es­pe­cia­lis­ta en ni­ños doc­tor Fran­cis­co Ica­za Bustamante. Des­de aquel en­ton­ces, Mo­des­to Carbo se de­di­ca­ría a la pe­dia­tría y bie­nes­tar de los ni­ños por el res­to de su vi­da. El emi­nen­te clí­ni­co Ju­lián Co­ro­nel le dis­pen­só el al­to ho­nor de de­jar­lo he­cho car­go de su ser­vi­cio en el Hos­pi­tal Ge­ne­ral, por ser su más an­ti­guo in­terno y por ha­ber­lo acom­pa­ña­do du­ran­te cua­tro años en su vi­si­ta mé­di­ca dia­ria. El doc­tor Co­ro­nel, su maes­tro de clí­ni­ca mé­di­ca, lo pre­mió con un re­loj de oro, pren­da par­ti­cu­lar pa­ra su me­jor alumno. Por la in­fluen­cia del doc­tor Co­ro­nel, em­pren­dió sus in­ves­ti­ga­cio­nes en en­fer­me­da­des ner­vio­sas y men­ta­les. Se desem­pe­ña­ría co­mo el pri­mer pro­fe­sor de Psi­quia­tría.

IN­CUR­SIO­NAN­DO EN LA IN­VES­TI­GA­CIÓN

Al ter­mi­nar el sép­ti­mo año de sus es­tu­dios, Mo­des­to Carbo plasmó sus ob­ser­va­cio­nes clí­ni­cas en la im­por­tan­te Re­vis­ta de Me­di­ci­na y Ci­ru­gía y en la re­vis­ta Cien­cias y Le­tras. De igual ma­ne­ra co­la­bo­ró con la re­vis­ta de Me­di­ci­na de Cen­troa­mé­ri­ca. Aquí ve­re­mos sus pri­me­ras in­quie­tu­des en la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca. La Jun­ta Ad­mi­nis­tra­ti­va de la Uni­ver­si­dad lo dis­tin­guió con el ob­se­quio de un Tra­ta­do de Me­di­ci­na. En 1915, fue ayu­dan­te de Se­cre­ta­ría del Pri­mer Con­gre­so Mé­di­co Na­cio­nal en Gua­ya­quil. Asi­mis­mo, vo­lun­ta­rio mé­di­co del Cuer­po de Bom­be­ros.

En el mes de ma­yo de 1916 se so­me­tió al exa­men prác­ti­co doc­to­ral, ob­te­nien­do los so­bre­sa­lien­tes. Al ren­dir el exa­men teó­ri­co pre­vio al gra­do de doc­tor en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía, me­re­ció la al­ta ca­li­fi­ca­ción de so­bre­sa­lien­te. El ju­ra­do es­tu­vo con­for­ma­do por los doc­to­res Fal­co­ní, Co­ro­nel, Chi­ri­bo­ga y Fuen­tes, quie­nes lo fe­li­ci­ta­ron, tan­to por su bri­llan­te exa­men co­mo por su lu­ci­da te­sis de in­ves­ti­ga­ción so­bre el sis­te­ma ner­vio­so, res­pec­to a una for­ma de po­li­neu­ri­tis, ca­li­fi­ca­da sin ob­je­cio­nes por los doc­to­res Co­ro­nel, Estrada y Bo­lo­ña.

IN­DU­DA­BLE VO­CA­CIÓN PA­RA LA ME­DI­CI­NA

La sig­ni­fi­ca­ti­va lle­ga­da a Gua­ya­quil de los in­ves­ti­ga­do­res de la hu­ma­ni­ta­ria Fun­da­ción Rockefeller, se­rá un epi­so­dio tras­cen­den­te en la vo­ca­ción de in­ves­ti­ga­dor del doc­tor Mo­des­to Carbo y pa­ra los al­bo­res de la cien­cia en Gua­ya­quil. Nue­va­men­te, en 1918, tra­ba­ja­rá de cer­ca jun­to al sa­bio No­gu­chi e ini­cia­rá sus in­ves­ti­ga­cio­nes vi­ra­les en fie­bre amarilla y den­gue. Con cons­tan­cia el doc­tor Carbo pro­se­gui­rá en as­cen­so sus es­tu­dios so­bre en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les y la prue­ba de ob­ser­va­cio­nes so­bre los orí­ge­nes de los tu­mo­res, sos­te­nien­do la bús­que­da de la cau­sa del cán­cer por el prin­ci­pio del con­ta­gio de un agen­te in­fec­cio­so. Jun­to con su alumno el doc­tor Mo­des­to Arria­ga G., am­bos se­rían des­de la dé­ca­da de 1930 los pio­ne­ros en preo­cu­par­se de los es­tu­dios cien­tí­fi­cos, los de pre­ven­ción y tra­ta­mien­to del cán­cer en el país.

PIO­NE­RO JUN­TO CON EL DR. MO­DES­TO ARRIA­GA HI­ZO ES­TU­DIOS CIEN­TÍ­FI­COS SO­BRE EL CÁN­CER, SU PRE­VEN­CIÓN Y TRA­TA­MIEN­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.