GA­BRIEL PINO RO­CA

LA TRANS­CRIP­CIÓN DE LAS AC­TAS DEL CA­BIL­DO CO­LO­NIAL DE GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS - POR: MEL­VIN HO­YOS ho­yosm@gra­na­sa.com.ec

UNA IN­TRO­DUC­CIÓN Y UN ÍN­DI­CE PER­MI­TEN AL LEC­TOR CO­NO­CER LAS FE­CHAS TRANS­CRI­TAS CON­TE­NI­DAS EN CA­DA TO­MO Y SU SÍN­TE­SIS.

Uno de los his­to­ria­do­res y tra­di­cio­nis­tas más ex­tra­or­di­na­rios que ha da­do nues­tra pa­tria, que apor­tó co­mo po­cos al cam­po de la in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca y nos de­jó a la pos­te­ri­dad una de las más ex­tra­or­di­na­rias he­rra­mien­tas pa­ra di­lu­ci­dar la for­ma en la que vi­vie­ron nues­tros an­te­pa­sa­dos en los tiem­pos en los que aun nos lla­má­ba­mos es­pa­ño­les, fue don Ga­briel Pino Ro­ca, con su Trans­crip­ción de las ac­tas del Ca­bil­do co­lo­nial de Gua­ya­quil. Pa­ra en­ten­der por­que el Ca­bil­do le dio el 19 de abril de 1919 tan de­li­ca­da y com­ple­ja mi­sión, es ne­ce­sa­rio co­no­cer un po­co más de su vi­da e in­cli­na­cio­nes in­te­lec­tua­les, pa­ra apre­ciar la jus­ta me­di­da del le­ga­do que es­te ve­nía de­jan­do an­tes de ha­cer­se car­go de tan mo­nu­men­tal obra.

Don Ga­briel era uno de esos es­pí­ri­tus ilus­tra­dos que des­co­lla­ban por su sa­ber en­ci­clo­pé­di­co y por sus ansias per­ma­nen­tes de co­no­cer, que lo ha­bían lle­va­do a apren­der ale­mán, fran­cés e in­glés pa­ra po­der leer en es­tas len­guas, así co­mo la­tín y grie­go pa­ra de­co­di­fi­car la cien­cia, la his­to­ria y la fi­lo­so­fía de la cu­na de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Su cien­cia pre­di­lec­ta, la his­to­ria, se ve­ría enor­me­men­te be­ne­fi­cia­da con sus con­tri­bu­cio­nes, las cua­les em­pe­za­rían gra­cias a las in­ter­mi­na­bles ho­ras que a dia­rio des­ti­na­ba a con­sul­tar tan­to en la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal, co­mo en los ar­chi­vos que es­ta ate­so­ra­ba.

CREADOR, TRANSCRIPTOR Y JU­RA­DO

La re­vis­ta La Ilus­tra­ción, fun­da­da por él y su ami­go Ale­jo Ma­teus Ama­dor en 1908, se­ría el ór­gano de di­fu­sión por me­dio del cual da­ría a co­no­cer sus pri­me­ros tra­ba­jos en­tre los que se des­ta­ca­ron Un pa­be­llón in­sur­gen­te y La in­va­sión del co­mo­do­ro Brown en 1816. Sus cró­ni­cas cor­tas so­bre his­to­ria gua­ya­qui­le­ña, acom­pa­ña­das mu­chas ve­ces por imá­ge­nes di­bu­ja­das por los vir­tuo­sí­si­mos ilus­tra­do­res Jai­me Sa­li­nas y Theo­bal­do Cons­tan­te, ha­rían de su sec­ción una de las más leí­das de la re­vis­ta.

El lar­go y me­ticu­loso tra­ba­jo de tras­crip­ción de las ac­tas lo lle­va­rían a es­pe­cia­li­zar­se ca­da vez más en la di­fí­cil cien­cia de la pa­leo­gra­fía, com­pli­cán­do­se de ma­ne­ra te­rri­ble su la­bor de­bi­do al avan­za­do es­ta­do de de­te­rio­ro en el que es­ta­ban los do­cu­men­tos co­lo­nia­les que con­for­ma­ban el con­jun­to.

A raíz de ini­cia­da la tras­crip­ción, fue se­lec­cio­na­do, jun­to a Car­los Al­ber­to Flo­res y al cro­nis­ta de la ciu­dad, Dr. Pe­dro Jo­sé Huerta, pa­ra con­for­mar el equi­po de jue­ces que ca­li­fi­ca­ría el con­cur­so de His­to­ria y poesía que el Ca­bil­do con­vo­ca­ra pa­ra ren­dir ho­me­na­je a la ciu­dad en sus 100 años de eman­ci­pa­ción, even­to en el que fue fa­vo­re­ci­do co­mo ga­na­dor don Ca­mi­lo Des­tru­ye Illing­worth, quien pa­ra en­ton­ces cu­bría el car­go de di­rec­tor de la bi­blio­te­ca y mu­seo mu­ni­ci­pa­les.

LA HIS­TO­RIA DEL CA­BIL­DO

Lue­go del lar­go pro­ce­so de tras­crip­ción ini­cia­do en ju­lio de 1919 (el pri­mer to­mo que­dó trans­cri­to el 1 de agos­to de di­cho año), Pino Ro­ca dio por ter­mi­na­do su tra­ba­jo el 12 de abril de 1921, ha­bien­do pro­ce­sa­do una gran can­ti­dad de do­cu­men­tos en pé­si­mo es­ta­do de con­ser­va­ción, los que al fi­nal de su la­bor en­tre­ga­ría en per­fec­to or­den cro­no­ló­gi­co y en­cua­der­na­dos con pas­tas ela­bo­ra­das en cue­ro de ter­ne­ro, a las que or­na­men­tó con her­mo­sos di­bu­jos acom­pa­ña­dos de un tex­to que de­cía: Ac­tas del Ca­bil­do Co­lo­nial de Gua­ya­quil, en le­tras gó­ti­cas.

Pe­ro si de ese mo­do en­tre­gó los do­cu­men­tos ori­gi­na­les que se le ha­bían fa­ci­li­ta­do, no fue me­nos es­pec­ta­cu­lar la en­tre­ga del tra­ba­jo fi­nal de tras­crip­ción, ya que por sus di­men­sio­nes es­te ha­bía al­can­za­do un gran vo­lu­men. Por eso lo pre­sen­tó en trein­ta i tres gran­des to­mos que con­te­nían la in­for­ma­ción com­ple­ta de lo ac­tua­do por el Ca­bil­do por­te­ño des­de 1634 has­ta 1830. Ca­da to­mo con­ten­dría una in­tro­duc­ción y un ín­di­ce, que per­mi­ti­rían al lec­tor co­no­cer las fe­chas trans­cri­tas en el vo­lu­men y una sín­te­sis es­cue­ta de lo tra­ta­do en los do­cu­men­tos, así co­mo el tí­tu­lo de ca­da uno de los le­ga­jos que se ha­lla­ban pro­ce­sa­dos en el vo­lu­men.

(F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.