MO­NU­MEN­TO A LA MANUMISIÓN-1952

EL MO­NU­MEN­TO QUE RE­COR­DA­BA EL FIN DE LA ES­CLA­VI­TUD SE INAU­GU­RÓ EN GUA­YA­QUIL EN 1952, UN SI­GLO DES­PUÉS DE HA­BER SI­DO APRO­BA­DO EL DE­CRE­TO RES­PEC­TI­VO

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­desg@gra­na­sa.com.ec

En­trá­ba­mos a es­te puer­to co­mo pa­sa­je­ros de la mo­to­na­ve Es­me­ral­das, pro­ce­den­tes de Bor­bón, mi com­pa­dre Vi­ter­bo Ayo­ví Qui­ñó­nez y yo. A las 8 de la ma­ña­na re­tum­ba­ban en el cie­lo gua­ya­qui­le­ño 21 ca­ño­na­zos, dis­pa­ra­dos des­de el fortín del San­ta Ana. Sal­vas ma­yo­res sa­lu­da­ban a la ciu­dad por con­me­mo­rar­se los 132 años de in­de­pen­den­cia; era el jue­ves 9 de oc­tu­bre de 1952. En­to­nán­do­se el Himno Na­cio­nal en el pa­la­cio Mu­ni­ci­pal y en la Go­ber­na­ción se iza­ba el em­ble­ma pa­trio jun­to a la ban­de­ra de Oc­tu­bre. Al mis­mo tiem­po los bu­ques sur­tos en la ría, tan­to mer­can­tes co­mo de gue­rra, enar­bo­la­ban sus na­víos, dán­do­le un ai­re fes­ti­vo al Gua­yas. La no­ta mu­si­cal la po­nían las ban­das de gue­rra del ba­ta­llón Ca­yam­be, gru­po de Ca­ba­lle­ría Fe­bres-Cor­de­ro, Gru­po Me­ca­ni­za­do Ma­ra­ñón y Atahual­pa, to­can­do ai­res mar­cia­les al­re­de­dor de sus cuar­te­les.

UN SEN­CI­LLO MO­NU­MEN­TO, PA­RA UN HE­CHO TRAS­CEN­DEN­TAL.

A las 10:40 de la ma­ña­na un gran gen­tío se arre­mo­li­na­ba en la ca­lle 10 de Agos­to, en­tre Ma­le­cón y Pi­chin­cha, mien­tras el se­ñor pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra, ba­ja­ba de la Go­ber­na­ción, di­ri­gién­do­se ha­cia el par­te­rre de las ca­lles men­cio­na­das. En ese lu­gar se eri­gía un sen­ci­llo pe­ro im­por­tan­te mo­nu­men­to, que es­ta­ba a pun­to de inau­gu­rar­se. El ac­to se ini­ció con las pa­la­bras del vi­ce­pre­si­den­te del Con­se­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil, Lic. Luis Ro­bles Pla­za, quien re­cor­dó el im­por­tan­te epi­so­dio vi­vi­do en nues­tra his­to­ria, por su pro­fun­do contenido so­cial: “Fue aquí, en Gua­ya­quil, don­de el je­fe su­pre­mo ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Urbina fir­mó el de­cre­to a fa­vor de los es­cla­vos un 25 de ju­lio de 1851, el cual fue ra­ti­fi­ca­do por la Asam­blea Le­gis­la­ti­va ce­le­bra­da en es­te puer­to un año des­pués”. Al tér­mino de su dis­cur­so pi­dió al ilus­tre in­vi­ta­do, Dr. Ve­las­co Iba­rra, que des­co­rrie­ra la te­la que cu­bría has­ta ese mo­men­to al mo­no­li­to, mos­tran­do an­te los ojos de las au­to­ri­da­des y los mi­les de cu­rio­sos pre­sen­tes una her­mo­sa pi­rá­mi­de que re­ma­ta­ba en una lám­pa­ra con lla­ma vo­ti­va.

EL CEN­TE­NA­RIO DE LA MANUMISIÓN

Aquel pi­lar fue lla­ma­do Manumisión de los es­cla­vos. Ro­deán­do­lo len­ta­men­te, nos di­mos cuen­ta de que en el cos­ta­do que da­ba ha­cia la ría te­nía co­lo­ca­da una pla­ca en la que se leía: La es­cla­vi­tud es un ata­que a la ci­vi­li­za­ción y un opro­bio pa­ra la Re­pú­bli­ca, apre­cián­do­se la es­fin­ge del ge­ne­ral Urbina en re­lie­ve. Al cos­ta­do opues­to ha­bía otra pla­ca, en ho­me­na­je al ex­pre­si­den­te Dr. Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno, quien eli­mi­nó el con­cer­ta­je, otra for­ma de es­cla­vi­zar a los ecua­to­ria­nos, ob­ser­ván­do­se su fi­gu­ra en re­lie­ve. Y en la par­te que mi­ra­ba ha­cia el nor­te se ha­bía co­lo­ca­do una lá­mi­na en la que se ren­día ho­me­na­je a la Asam­blea de 1852, por cum­plir­se el cen­te­na­rio del de­cre­to que eli­mi­na­ba la es­cla­vi­tud.

ACER­TA­DAS PA­LA­BRAS DEL MI­NIS­TRO

To­mó la pa­la­bra el mi­nis­tro de De­fen­sa Na­cio­nal, Dr. Car­los Ju­lio Aro­se­me­na, elo­gian­do la la­bor del Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil, em­pe­ña­do en per­pe­tuar la me­mo­ria de los hom­bres que ha­bían ser­vi­do a la pa­tria. Ade­más se per­mi­tió su­ge­rir que se le­van­ta­se un mo­nu­men­to al ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro y una es­ta­tua al Dr. Ve­las­co Iba­rra, pa­dre e hi­jo del su­fra­gio li­bre en nues­tro país, acla­ran­do que “no sien­do nacidos en es­ta ciu­dad, am­bos son hi­jos pre­di­lec­tos de Gua­ya­quil”. Una sal­va de aplau­sos se de­jó es­cu­char, se­gui­da por nue­vos de ca­ño­na­zos que die­ron tér­mino a la ce­re­mo­nia.

Ya en­tra­do en años, mi com­pa­dre Vi­ter­bo me con­tó: “Aquel men­tao mo­nu­men­to hoy se en­cuen­tra en otro si­tio, lo han co­lo­ca­do en Cle­men­te Ba­llén y Pe­dro Carbo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.