Y SU GRAN DES­CU­BRI­MIEN­TO

DE UN CON­TI­NEN­TE PA­RA EL VIE­JO MUN­DO

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

EL 12 DE OC­TU­BRE DE 1492 EL NA­VE­GAN­TE CRIS­TÓ­BAL CO­LÓN CAM­BIÓ LA HIS­TO­RIA. AL MAN­DO DE UNA PE­QUE­ÑA FLO­TA DE TRES NA­VES DES­CU­BRIÓ UN NUE­VO CON­TI­NEN­TE PA­RA UNA EU­RO­PA QUE DES­CO­NO­CÍA SU EXIS­TEN­CIA. 1. Ori­gen y pri­me­ros años

Do­me­ni­co Co­lom­bo con­tra­jo ma­tri­mo­nio en Gé­no­va con Su­san­na Fon­ta­na­ros­sa, y tu­vie­ron cin­co hi­jos. El pri­mo­gé­ni­to fue Cris­to­fo­ro (Cris­tó­bal), que na­ció en 1451, en la mis­ma Gé­no­va, sin du­da al­gu­na. Se vio atraí­do por las na­ves que arri­ba­ban al puer­to y des­de los 9 años efec­tuó al­gu­nos via­jes ma­rí­ti­mos co­mo mo­zo de a bor­do. Des­de 1470, cuan­do su fa­mi­lia pa­só a Sa­vo­na, se de­di­có a la ma­ri­ne­ría y efec­tuó nu­me­ro­sos via­jes de ca­bo­ta­je y des­pués de lar­ga du­ra­ción.

2. In­di­cios de la exis­ten­cia de otros te­rri­to­rios

Co­lón ha­bría ob­ser­va­do que en Bris­tol la ma­rea subía y ba­ja­ba con una am­pli­tud de 14 me­tros, y de­du­jo que el agua no po­dría caer a un pre­ci­pi­cio, co­mo aún se creía. Eso su­ma­do a su ob­ser­va­ción de que los vien­tos ali­sios que so­pla­ban del no­res­te al su­r­oes­te en la cos­ta, tam­bién lo ha­cían mar afue­ra. Con ello adi­vi­nó el rum­bo que des­pués se­gui­ría en 1492. Se con­ven­ció de la exis­ten­cia de te­rri­to­rios más allá de las ru­tas co­no­ci­das.

3. Re­don­dez de la tie­rra y la ha­bi­ta­bi­li­dad del He­mis­fe­rio Sur

Por en­ton­ces los geó­gra­fos que ya ad­mi­tían que la tie­rra era re­don­da -lo que no fue des­cu­bier­to por Co­lón, co­mo to­da­vía se di­ce-, sos­te­nían que tan­to el he­mis­fe­rio Aus­tral co­mo las re­gio­nes an­tí­po­das no eran ha­bi­ta­bles. En cam­bio Co­lón, que es­tu­vo por Gui­nea, pu­do cons­ta­tar que el he­mis­fe­rio Sur te­nía ve­ge­ta­ción y es­ta­ba ha­bi­ta­do. Es más, en su men­te tam­bién per­dió fuer­za la in­ha­bi­ta­bi­li­dad de las an­tí­po­das.

4. Su pro­yec­to y pri­me­ras pro­pues­tas

Na­ció pues su ge­nial idea, y se­gui­da­men­te pa­só al pro­yec­to. En 1484 Co­lón ex­pu­so su plan de na­ve­ga­ción a Juan II de Por­tu­gal, pe­ro la Jun­ta dos Ma­te­má­ti­cos no lo apro­bó, por­que se con­si­de­ró que las exi­gen­cias del fu­tu­ro des­cu­bri­dor eran des­me­su­ra­das. A con­ti­nua­ción man­dó a su her­mano Bar­to­lo­mé a In­gla­te­rra con idén­ti­ca pro­po­si­ción de apo­yo a su pro­yec­to de na­ve­ga­ción a tie­rras no pre­ci­sa­das, pe­ro na­da con­si­guió.

5. Tos­ca­ne­lli y su idea de las Esc­pe­cias

Co­lón vol­vió a in­ten­tar con su pro­pues­ta an­te el rey de Por­tu­gal, y cuan­do lle­gó a Lis­boa, Bar­to­lo­mé Días re­tor­na­ba tras ha­ber do­bla­do el ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za, por lo que se su­po­ne que se­gu­ra­men­te el rey por­tu­gués per­dió el in­te­rés de con­ti­nuar las con­ver­sa­cio­nes con Co­lón. Fue allí cuan­do se en­te­ró de las ideas de Tos­ca­ne­lli pa­ra lle­gar a las is­las de las Es­pe­cias, na­ve­gan­do ha­cia el oes­te.

6. Con­sen­ti­mien­to de los re­yes ca­tó­li­cos

En­ton­ces pa­só a Es­pa­ña al con­ven­to de la Rá­bi­da, cer­ca de Pa­los. Allí el pa­dre fran­cis­cano An­to­nio de Marchena lo pre­sen­tó a la Cor­te. Fue ex­te­nuan­te la ta­rea de con­ven­cer a los Re­yes Ca­tó­li­cos, Fer­nan­do II de Ara­gón e Isa­bel I de Cas­ti­lla; le to­mó sie­te años, de 1485 a 1492, pe­ro con­clui­da con fe­li­ci­dad la gue­rra con­tra los mo­ros, a ini­cios de 1492, los so­be­ra­nos die­ron su con­sen­ti­mien­to pa­ra la gran aven­tu­ra.

7. Ca­pi­tu­la­cio­nes de San­ta Fe

En­tre los Re­yes Ca­tó­li­cos y Cris­tó­bal Co­lón fir­ma­ron las Ca­pi­tu­la­cio­nes o Con­tra­tos, de­no­mi­na­dos de San­ta Fe, el 17 de abril de 1492. En vir­tud de ellas Co­lón fue nom­bra­do al­mi­ran­te vi­ta­li­cio de to­das las is­las y tie­rras fir­mes que des­cu­brie­se, y al mis­mo tiem­po vi­rrey de ellas. Ob­ten­dría tam­bién be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y se­ría je­fe de la flo­ta.

8. Pre­pa­ra­ción de la ex­pe­di­ción

Se con­si­guie­ron na­ves, per­tre­chos y tri­pu­la­ción. Los bu­ques eran la Nao San­ta Ma­ría y las ca­ra­be­las La Pin­ta y La Ni­ña. La tri­pu­la­ción cons­ta­ba de unos 105 hom­bres, en­tre los cua­les hay que men­cio­nar a Mar­tín Alon­so Pin­zón, Fran­cis­co Mar­tín Pin­zón, Vi­cen­te Yá­nez Pin­zón y Juan de La Co­sa. Las na­ves iban ar­ti­lla­das con bom­bar­das y fal­co­nes.

9. El zar­pe y na­ve­ga­ción a lo des­co­no­ci­do

El 3 de agos­to de 1492, a las 08:00 ho­ras, las tres na­ves se hi­cie­ron a la mar, par­tien­do de Puer­to Pa­los, y 8 días des­pués lle­ga­ron a Gran Ca­na­ria, en don­de re­pa­ra­ron el timón de La Pin­ta. El 6 de sep­tiem­bre, tras ha­ber es­ta­do en la Go­me­ra, co­men­zó el ver­da­de­ro via­je a lo des­co­no­ci­do. En la lar­ga na­ve­ga­ción al no ob­ser­var tie­rra ha­cia proa, la tri­pu­la­ción co­men­zó a im­pa­cien­tar­se y lle­gó a mur­mu­rar y a que­jar­se del lar­go via­je. El al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón les da­ba bue­na es­pe­ran­za.

10. ¡Tie­rra, tie­rra!

La na­ve­ga­ción si­guió y se­gu­ra­men­te el des­con­ten­to y las mur­mu­ra­cio­nes, El vue­lo de las aves da­ban in­di­cio de la pro­xi­mi­dad de tie­rra, tal es que en la ma­dru­ga­da del vier­nes 12 de oc­tu­bre de 1492, el cé­le­bre Ro­dri­go de Tria­na (Juan Ro­drí­guez Ber­me­jo) vis­lum­bró la nue­va tie­rra. Es­ta­ban en el ar­chi­pié­la­go de Las Baha­mas, en una is­la que el al­mi­ran­te Co­lón bau­ti­zó co­mo San Salvador, y to­mó po­se­sión en nom­bre de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Se ha­bía des­cu­bier­to pa­ra el Vie­jo

Mun­do lo que des­pués lla­ma­rían Amé­ri­ca. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.