LA CÁ­MA­RA DE CO­MER­CIO Y SU VA­CÍO HIS­TÓ­RI­CO

SI SE ADOPTABA EL PA­TRÓN ORO EN 1884, ECUA­DOR HU­BIE­RA TE­NI­DO ES­TA­BI­LI­DAD CAM­BIA­RIA DES­DE 1884 A 1914.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA A. aro­se­me­nag@gra­na­sa.com.ec

Al es­cri­bir­se una his­to­ria se de­be in­ves­ti­gar en de­ta­lle, no se lo pue­de ha­cer con men­ta­li­dad del mí­ni­mo es­fuer­zo. En 1984 se re­dac­tó la his­to­ria de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Gua­ya­quil (CCG); su au­tor de­jó un va­cío de 6 años -1890 a 1895-. In­di­ca que no hu­bo ac­ti­vad en esos años. Cuan­do en­con­tré esa fa­lla la co­men­té a miem­bros del di­rec­to­rio. Pos­te­rior­men­te se man­tu­vo el mis­mo error. Me­mo­rias Por­te­ñas me per­mi­te di­fun­dir­lo y co­rre­gir­lo. La CCG no de­jó de fun­cio­nar du­ran­te ese lap­so, es­tu­vo ope­ra­ti­va e hi­zo im­por­tan­tes con­tri­bu­cio­nes a Ecua­dor. Pa­ra ob­te­ner más in­for­ma­ción de 1890 a 1895, so­lo se re­quie­re bus­car­la en pe­rió­di­cos, re­vis­tas, anua­rios y al­ma­na­ques de esos años. Es­tán en la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal y anexo Ca­mi­lo Des­tru­ge.

NOR­MAL FUN­CIO­NA­MIEN­TO

En via­je a In­gla­te­rra en­con­tré las pri­me­ras tres re­vis­tas pu­bli­ca­das por ese gre­mio, des­de mar­zo a abril de 1891. En la pri­me­ra hay el in­for­me de 1890, en la que apa­re­ce Eduar­do Aro­se­me­na Merino co­mo pre­si­den­te y Jor­ge No­boa, se­cre­ta­rio. La his­to­ria de la CCG lo re­gis­tra a par­tir de 1896. Por el in­for­me se sa­be que los miem­bros pa­ga­ban las cuo­tas tri­mes­tra­les, es de­cir, es­ta­ba fun­cio­nan­do y se co­no­ce que com­pró un nue­vo lo­cal pa­ra las ofi­ci­nas: “Ade­más de la co­mo­di­dad y hol­gu­ra que ofre­ce, se en­cuen­tra si­tua­do en el cen­tro de la ciu­dad…”. En­tre las ac­ti­vi­da­des de 1890 se en­cuen­tra: “Ocu­po­se lue­go en el im­por­tan­tí­si­mo y tras­cen­den­tal pro­ble­ma del bi­me­ta­lis­mo y de sus pro­ba­bles con­se­cuen­cias en el país, así co­mo de otros pun­tos re­la­cio­na­dos con es­ta ma­te­ria, su mo­do de pen­sar fue tras­mi­ti­do con­fi­den­cial­men­te al Su­pre­mo Go­bierno”. Tres años an­tes de pre­sen­tar su in­for­me, la CCG ya es­ta­ba preo­cu­pa­da por la adop­ción del sis­te­ma mo­ne­ta­rio equi­vo­ca­do cuan­do na­ció el sucre.

RE­FE­REN­TE DE OPI­NIÓN

Du­ran­te años la CCG fue con­se­je­ra de los go­bier­nos, es­pe­cial­men­te de los de Eloy Al­fa­ro. En ese tiem­po el sec­tor pú­bli­co no veía co­mo ad­ver­sa­rio al pri­va­do. En la se­sión de fe­bre­ro, 1891, la CCG re­ci­bió co­mu­ni­ca­ción del mi­nis­tro del In­te­rior “…en que se pi­de la opi­nión de la Cá­ma­ra so­bre un asun­to con­fi­den­cial”. En­tre otras re­so­lu­cio­nes, pu­bli­car men­sual­men­te un bo­le­tín de los tra­ba­jos de la CCG; ad­ver­tir so­bre un reac­ti­vo que bo­rra la tin­ta sin de­jar hue­lla, pres­tán­do­se pa­ra ilí­ci­tos”. “…los che­ques son, en ge­ne­ral, los do­cu­men­tos en que más se ejer­ci­ta el frau­de…”. Re­co­mien­da to­mar me­di­das es­pe­cí­fi­cas; se de­ta­llan.

La ac­ción más im­por­tan­te adop­ta­da por la CCG fue la re­co­men­da­ción al Go­bierno de Luis Cor­de­ro, 1893, de adop­tar el sis­te­ma mo­ne­ta­rio Pa­trón Oro pa­ra re­em­pla­zar al bi­me­ta­lis­mo, sis­te­ma con el que na­ció el sucre en 1884. Fue un error ha­ber res­pal­da­do la nue­va mo­ne­da con oro y pla­ta, cuan­do por el des­cu­bri­mien­to de nue­vas mi­nas de pla­ta la re­la­ción de es­te me­tal con el oro co­men­zó a de­te­rio­rar­se. La pér­di­da de va­lor de la pla­ta sig­ni­fi­ca­ba pér­di­da de va­lor del sucre en re­la­ción a otras mo­ne­das fuer­tes. La con­se­cuen­cia fue el al­za des­con­tro­la­da del va­lor de la libra es­ter­li­na y el dó­lar. Con el Pa­trón Oro se evi­ta­ba la ero­sión del va­lor del sucre, que en­ca­re­cía las im­por­ta­cio­nes, en épo­ca en que pro­duc­tos bá­si­cos co­mo man­te­ca se ad­qui­rían en el ex­te­rior; es­to gol­pea­ba el bol­si­llo del pue­blo.

LI­DE­RAZ­GO EN AC­CIÓN

Eduar­do Aro­se­me­na Merino, que ocu­pa­ba la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y ad­mi­nis­tra­ba el Ban­co del Ecua­dor, li­de­ró una co­mi­sión pa­ra ha­cer la pro­pues­ta de ter­mi­nar con el bi­me­ta­lis­mo y res­pal­dar al sucre so­lo con oro. En la co­mi­sión es­tu­vie­ron Li­sí­ma­co Guz­mán, An­to­nio Ma­din­yá, Li­zar­do Gar­cía, en­tre otros. Se pre­sen­ta­ron tres pro­yec­tos, el se­lec­cio­na­do fue el del Ban­co del Ecua­dor. En el in­for­me di­ri­gi­do a Cor­de­ro se pe­rur­gía ha­cer “…la con­ver­sión lo más pron­to po­si­ble […]. Va­rios paí­ses han pen­sa­do en la adop­ción pre­fe­ren­te del oro pa­ra la mo­ne­da con que se fa­ci­li­ten las transac­cio­nes ex­ter­nas, re­ser­van­do la pla­ta en re­du­ci­da pro­por­ción pa­ra el co­mer­cio lo­cal. En­tre los que más fá­cil­men­te pu­die­ran es­ta­ble­cer lo que ha da­do lla­mar­se Pa­trón o Ta­lón de Oro, de­be con­tar­se nues­tra pa­tria; por­que en oro se con­vier­te el ca­cao, el ca­fé y de­más ar­tícu­los de su va­lio­sa ex­por­ta­ción, y na­da di­fi­cul­to­so se­ría que nues­tros ban­cos tro­ca­sen por oro una par­te o la to­ta­li­dad del fon­do de su ca­ja…”.

PRO PA­TRÓN ORO

El con­te­ni­do da­ría la im­pre­sión de que el Pa­trón Oro era to­tal­men­te des­co- no­ci­do en Ecua­dor, pe­ro Gran Bre­ta­ña lo ha­bía adop­ta­do al­re­de­dor de 1820. En otros paí­ses el sis­te­ma era con­tro­ver­sial. En Es­ta­dos Uni­dos los agri­cul­to­res se opo­nían fe­roz­men­te. A fi­nes del si­glo XIX hu­bo un mo­vi­mien­to en pro de la pla­ta, que sos­te­nía que es­te me­tal in­fla­ba la ofer­ta mo­ne­ta­ria y más di­ne­ro sig­ni­fi­ca­ba pros­pe­ri­dad. In­clu­so Wi­lliam Jen­nings Br­yan, can­di­da­to pre­si­den­cial, fa­vo­re­ció el mo­vi­mien­to “sil­ve­ri­te”. Fue de­rro­ta­do por Wi­lliam McKin­ley, re­pu­bli­cano. Esa opo­si­ción hi­zo que EE. UU., se de­mo­ra­ra cer­ca de dos dé­ca­das en adop­tar el Pa­trón Oro.

La pro­pues­ta de la CCG fue en­via­da a Cor­de­ro, quien la re­mi­tió al Le­gis­la­ti­vo; no fue dis­cu­ti­da y se ar­chi­vó. To­mó cin­co años más pa­ra que la Cá­ma­ra de Co­mer­cio ac­tua­li­za­ra el es­tu­dio y lo en­via­ra a Eloy Al­fa­ro, quien lo­gró la apro­ba­ción en 1898. La CCG sí es­tu­vo ac­ti­va en­tre 1890 y 1895.

EDUAR­DO ARO­SE­ME­NAMERINO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.