JI­PI­JA­PA, CA­FÉ

Y EL 15 DE OC­TU­BRE DE 1820

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­desg@gra­na­sa.com.ec

LA SUL­TA­NA DEL CA­FÉ FUE VI­SI­TA­DA POR LOS MA­YAS. A ELLOS SE LES ATRI­BU­YE LA CONS­TRUC­CIÓN DE PO­ZOS AR­TE­SA­NA­LES DE AGUA.

Ji­pi­ja­pa en sus bue­nos tiem­pos era co­mo una col­me­na de abe­jas tra­ba­ja­do­ras: mo­vi­mien­to por to­dos la­dos, tra­ji­nar de ca­mio­ne­tas y ca­mio­nes de­jan­do o lle­van­do el pro­duc­to que da­ba vi­da a es­te po­bla­do, en in­con­ta­bles sa­cas de ca­fé que se com­pra­ban y ven­dían en las ca­sas co­mer­cia­les de Hu­go Bal­da, Salvador Pion­ce, Mar­co Loor, Fe­li­cí­si­mo Fien­co, Al­ber­to Heredia y otras más, mer­cán­do­se con el ca­fe­to des­de agos­to a oc­tu­bre. Es­tos re­cuer­dos me los com­par­tía don Dí­di­mo Ba­que Loor, hom­bre “leí­do y es­cri­bi­do”, co­mo de­ci­mos los montuvios, sen­ta­do en una ban­que­ta de la glo­rie­ta del par­que que da fren­te a la igle­sia.

HIS­TO­RIA Y LE­YEN­DA DE XIPIXAPA

Se di­ce que la po­bla­ción de Ji­pi­ja­pa fue un asen­ta­mien­to prehis­pá­ni­co, en­tre co­li­nas y un ver­do­so pai­sa­je, que to­mo el nom­bre del ca­ci­que Xi­xi­pa­ja­pa. En tiem­pos in­de­ter­mi­na­dos, a es­tas tie­rras arri­ba­ron los ma­yas, y a ellos se les atri­bu­ye la cons­truc­ción de los po­zos ar­te­sia­nos de Cho­con­chá y An­dil, que pro­veían de agua. En 1534 la ex­pe­di­ción de don Pe­dro de Al­va­ra­do al pa­sar por aquí la lla­mó Vi­lla de Oro, por la gran can­ti­dad de te­so­ros que en­con­tra­ron, de los cua­les se apro­pia­ron. La fun­da­ción es­pa­ño­la ocu­rrió el 10 de agos­to de 1565, por Ber­nar­do de Loay­za, que la bau­ti­zó co­mo San Lo­ren­zo de Ji­pi­ja­pa. El go­ber­na­dor y co­mún de in­dios, ca­ci­que Ma­nuel Pa­rra­les y Gua­le, via­jó a Es­pa­ña pa­ra re­cla­mar el de­re­cho de los na­ti­vos so­bre los te­rri­to­rios de la co­mu­ni­dad, lo­gran­do ob­te­ner la Cé­du­la Real co­rres­pon­dien­te.

La ges­ta li­ber­ta­ria del 9 de Oc­tu­bre de 1820, en Gua­ya­quil, tu­vo re­per­cu­sión in­me­dia­ta. Don Jo­sé An­to­nio de Va­lle­jo, que ha­cía ca­mino pa­ra Por­to­vie­jo, in­for­mó a los lu­ga­re­ños so­bre es­tos acon­te­ci­mien­tos y el do­min­go 15 de oc­tu­bre del mis­mo año pro­cla­ma­ron su in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña, en­vian­do un co­mu­ni­ca­do al se­ñor go­ber­na­dor mi­li­tar de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, Gre­go­rio Fran­co Paula Es­co­be­do, de las me­di­das to­ma­das. A los ocho días del mes de no­viem­bre de 1822, se reunie­ron los ciu­da­da­nos ji­pi­ja­pen­ses en la Ca­sa Con­sis­to­rial pa­ra ele­gir al­cal­de; fue de­sig­na­do don Flo­ren­tino Mar­ci­llo.

LA SUL­TA­NA DEL CA­FÉ

Eran épo­cas de bo­nan­za, des­de los años se­sen­ta y se­ten­ta; es de­cir, ha­bía pla­ta cuan­do el cul­ti­vo del ca­fe­to era el sos­tén eco­nó­mi­co de la re­gión. Tan­to a agri­cul­to­res co­mo a co­mer­cian­tes les son­reía la bue­na for­tu­na, sien­do Ji­pi­ja­pa pro­duc­to­ra y cen­tro de aco­pio, por lo que la bau­ti­za­ron co­mo La Sul­ta­na del ca­fé. Fal­ta­ba mano pal’ tra­ba­jo; hom­bres car­ga­do­res, mu­je­res re­co­ge­do­ras, fa­mi­lias en­te­ras la­bo­ra­ban, has­ta ni­ños “pi­pi­tea­ban” el ca­fé, ga­nán­do­se el sus­ten­to dia­rio. Des­pués del jor­nal, aque­llas tar­des olían a me­rien­da de arroz con ver­de y pes­ca­do asa­do, acom­pa­ña­da de un buen ja­rro de ca­fé pa­sa­do. Des­pués to­do se vino aba­jo: ma­los pre­cios y en­fer­me­da­des aca­ba­ron los sem­bríos de ca­fé, sien­do rem­pla­za­dos por el maíz. Tan­to es así que se ha co­lo­ca­do una ma­zor­ca enor­me, mo­nu­men­to en su ho­nor. Y del ho­no­ra­ble ca­fé, que tan­ta fa­ma nos dio… bien gra­cias. ¡Qué in­gra­ti­tud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.