LA CAR­TA NE­GRA del ré­gi­men gar­ciano

EL AR­TÍCU­LO QUE DE­CÍA QUE PA­RA SER CIU­DA­DANO SE RE­QUE­RÍA SER CA­TÓ­LI­CO, TRA­JO PO­LÉ­MI­CA, PUES AQUE­LLO NO HA­BÍA SI­DO SE­ÑA­LA­DO CON PRE­CI­SIÓN EN OTRA CONS­TI­TU­CIÓN.

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO san­chezm@gra­na­sa.com.ec

La Con­ven­ción Na­cio­nal se ha­bía reuni­do en Qui­to des­de el 16 de ma­yo de 1869 con el prin­ci­pa­lí­si­mo pro­pó­si­to de ela­bo­rar la oc­ta­va Cons­ti­tu­ción ecua­to­ria­na. El nue­vo do­cu­men­to fue re­dac­ta­do, dis­cu­ti­do y apro­ba­do con no­ta­ble ra­pi­dez; el 11 de ju­lio fue so­me­ti­do a la vo­lun­tad po­pu­lar y en agos­to Gar­cía Mo­reno re­sul­tó ele­va­do a la pre­si­den­cia ba­jo sus aus­pi­cios.

INS­PI­RA­CIÓN DE LA NUE­VA CAR­TA PO­LÍ­TI­CA

Se­gún el his­to­ria­dor Ri­car­do Pat­tee, la ins­pi­ra­ción de es­ta car­ta or­gá­ni­ca pue­de ha­llar­se esen­cial­men­te en la chi­le­na de 1833, y si­gue en al­gu­nos as­pec­tos a la na­cio­nal de 1843, que apro­ba­ra y ex­pi­die­ra el flo­rea­nis­mo, y que el li­be­ra­lis­mo ca­li­fi­có pre­ci­sa­men­te de Car­ta de Es­cla­vi­tud.

El ar­tícu­lo que sus­ci­tó ma­yor de­ba­te y más fu­rio­sa po­lé­mi­ca fue el nú­me­ro 10 del tí­tu­lo III, cu­yo pri­mer in­ci­so de­cía que pa­ra ser ciu­da­dano de la Re­pú­bli­ca se re­que­ría ser ca­tó­li­co, pues es­ta dis­po­si­ción no ha­bía si­do se­ña­la­da con pre­ci­sión en nin- gu­na cons­ti­tu­ción an­te­rior, aun­que – se­gún Pat­teeal­gu­nos co­men­ta­ris­tas la con­si­de­ran im­plí­ci­ta en las car­tas pre­ce­den­tes, ha­bien­do si­do men­cio­na­da en la Con­ven­ción de Rio­bam­ba de 1830.

IN­JE­REN­CIA DE GAR­CÍA MO­RENO

Lo cier­to es que sien­do Gar­cía Mo­reno un po­lí­ti­co as­tu­to, asis­tió a los de­ba­tes en torno a va­rios ar­tícu­los de la nue­va Cons­ti­tu­ción en su con­di­ción de mi­nis­tro de Ha­cien­da; tal vez pa­ra tal fin fue nom­bra­do o se hi­zo nom­brar por el Go­bierno In­te­ri­no for­ma­do por la Asamblea. De ahí se ex­pli­ca que es­ta car­ta fun­da­men­tal le fa­vo­re­ce­ría pa­ra su pro­yec­ta­do fu­tu­ro man­da­to.

Di­cha cons­ti­tu­ción fue lla­ma­da por sus ad­ver­sa­rios Car­ta Ne­gra, y se­gún Al­fre­do Pa­re­ja Diez­can­se­co, el te­rreno pa­ra su ex­pe­di­ción fue pre­pa­ra­do há­bil­men­te por Gar­cía Mo­reno. Sig­ni­fi­có un re­tro­ce­so en nues­tra vi­da po­lí­ti­ca, una mar­cha atrás en el tiem­po, y que los ecua­to­ria­nos que­dá­ra­mos aún más so­me­ti­dos a la ar­bi­tra­rie­dad que con la co­no­ci­da Car­ta de Es­cla­vi­tud.

CON­TE­NI­DO DE LA CAR­TA NE­GRA

Vea­mos al­gu­nos pun­tos de es­te do­cu­men­to: pe­rio­do pre­si­den­cial de seis años, con re­elec­ción por se­gun­da vez, y pa­ra la ter­ce­ra, con el in­ter­va­lo de un pe­rio­do; cen­tra­li­za­ción ab­so­lu­ta del po­der; fa­cul­ta­des am­plí­si­mas del Eje­cu­ti­vo, de mo­do que has­ta los nom­bra­mien­tos de ma­gis­tra­dos de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia y del Tri­bu­nal de Cuen­tas de­bían ha­cer­se me­dian­te ter­nas de aquel, pu­dien­do nom­brar­los di­rec­ta­men­te en con­di­ción de in­te­ri­nos; li­mi­ta­ción de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, has­ta la de pen­sa­mien­to es­cri­to o ha­bla­do; abo­li­ción del ju­ra­do de im­pren­ta; y por úl­ti­mo, el ar­tícu­lo 10 con­di­cio­na­ba la ciu­da­da­nía ecua­to­ria­na a la edad de 21 años, al es­ta­do ci­vil ca­sa­do y a sa­ber leer y es­cri­bir; y, en pri­mer tér­mino a ser ca­tó­li­co.

UNA CAR­TA A LA CAR­TA

Con di­cha Cons­ti­tu­ción Gar­cía Mo­reno se dis­pu­so a do­mi­nar en paz y por mu­cho tiem­po. Os­car Efrén Re­yes di­ce: “Y do­mi­nó... pe­ro se­gu­ra­men­te, más de­bi­do al te­rror que ins­pi­ra­ba la ener­gía per­so­nal del pre­si­den­te, que a las dis­po­si­cio­nes de la Car­ta Po­lí­ti­ca”. Ya es­tá apro­ba­da la Cons­ti­tu­ción, pe­ro Gar­cía Mo­reno quie­re so­me­ter­la al ple­bis­ci­to po­pu­lar, el que se efec­tuó el 28 de ju­lio de 1869. Lo­gró un triun­fo im­pre­sio­nan­te: 13.640 vo­tos a fa­vor, con­tra 514. “Con es­ta prue­ba -es­cri­be él, muy con­ten­toy las ins­ti­tu­cio­nes nue­vas, los ro­jos de­ben per­der la es­pe­ran­za pa­ra siem­pre”.

La Con­ven­ción pro­ce­dió se­gui­da­men­te a ele­gir al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. El 9 de agos­to se vo­tó y re­sul­tó ele­gi­do Gar­cía Mo­reno. Lle­gó el 10 de Agos­to, y él, que ju­ró an­te la Con­ven­ción, sa­bía que tendría un man­da­to con una cons­ti­tu­ción a su me­di­da.

AL ASU­MIR EL PO­DER CON LA CAR­TA NE­GRA, GAR­CÍA MO­RENO DI­JO CON­FIAR EN “LA FUEN­TE RE­GE­NE­RA­DO­RA DEL CA­TO­LI­CIS­MO, EN EL EJÉR­CI­TO, EN LA OB­SER­VA­NCIA DE LAS NUE­VAS LE­YES, EN LA BUE­NA FE Y LA JUS­TI­CIA, CO­MO ÚNI­CA PO­LÍ­TI­CA DIG­NA, CONCILIADORA Y SE­GU­RA Y, SO­BRE TO­DO, EN LA FE EN DIOS”.

La Con­ven­ción Na­cio­nal se reunió en Qui­to en 1869 pa­ra ela­bo­rar una nue­va cons­ti­tu­ción.

An­ti­gua ima­gen del pre­si­den­te Ga­briel Gar­cía Mo­reno, ges­tor de laCar­ta Ne­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.