EL TÍ­TU­LO OLÍM­PI­CO que la po­lí­ti­ca nos ro­bó

EL PÚ­GIL PE­SO GA­LLO ECUA­TO­RIANO CON­VEN­CIÓ AL PÚ­BLI­CO PE­RO NO A LOS JUE­CES. EL SO­VIÉ­TI­CO SO­KO­LOV, QUE LUE­GO GA­NÓ LA ME­DA­LLA DE ORO, RE­CI­BIÓ UN FALLO PO­LÍ­TI­CO.

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS san­che­za@gra­na­sa.com.ec

Los Jue­gos Olím­pi­cos de 1968 se rea­li­za­ron en Ciu­dad de Mé­xi­co del 12 al 27 de oc­tu­bre, la pri­me­ra y has­ta aho­ra úni­ca vez que se han dispu­tado en una ciu­dad de más de 2.200 me­tros de al­tu­ra, con la par­ti­ci­pa­ción de más de 5.500 de­por­tis­tas. 30 ré­cords mun­dia­les y 76 olím­pi­cos se ba­tie­ron, y do­mi­na­ron Es­ta­dos Uni­dos, con 107 me­da­llas, y la Unión So­vié­ti­ca con 91. Ecua­dor, au­sen­te en Olim­pia­das des­de 1924, re­apa­re­ció en es­ta opor­tu­ni­dad. Eran tiem­pos de la Gue­rra Fría y en Es­ta­dos Uni­dos los pro­ble­mas ra­cia­les eran crí­ti­cos. En es­tos jue­gos, atle­tas de ra­za ne­gra al mo­men­to de su­bir al po­dio de los ven­ce­do­res hi­cie­ron el sa­lu­do con el pu­ño ce­rra­do, que era el sím­bo­lo de pro­tes­ta con­tra la dis­cri­mi­na­ción.

El even­to es­tu­vo a pun­to de ser sus­pen­di­do; el 2 de oc­tu­bre una bru­tal re­pre­sión co­no­ci­da co­mo La Ma­tan­za de Tla­te­lol­co, de­jó un sal­do de víc­ti­mas nun­ca co­no­ci­do en su ver­da­de­ra mag­ni­tud. El pre­si­den­te Gus­ta­vo Díaz Or­daz, per­te­ne­cien­te al Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), con­tro­ló la si­tua­ción con apo­yo mi­li­tar y el even­to pu­do rea­li­zar­se con nor­ma­li­dad.

Pe­ro el pro­pó­si­to de es­ta cró­ni­ca es re­cor­dar la pre­sen­ta­ción del bo­xea­dor ecua­to­riano Ra­fael Anchundia, quien fue eli­mi­na­do de la com­pe­ten­cia por un fallo in­jus­to de los jue­ces.

NUES­TRO BO­XEA­DOR OLÍM­PI­CO

Ecua­dor lle­vó a dos bo­xea­do­res a Mé­xi­co: Ra­fael Anchundia en la ca­te­go­ría ga­llo (has­ta 56 k) y Sa­muel Va­len­cia en wel­ter ju­nior (has­ta 64 k). Am­bos fue­ron eli­mi­na­dos en la pri­me­ra vuel­ta. Has­ta allí la fría es­ta­dís­ti­ca. Pe­ro hay to­da una his­to­ria tras es­te re­sul­ta­do.

Ra­fael Anchundia Del­ga­do, bo­xea­dor gua­ya­qui­le­ño na­ci­do en 1946, era una pro­me­sa de nues­tro bo­xeo ‘ama­teur’. Se ini­ció en el gim­na­sio de Eme­lec a los 15 años de edad. Des­de sus co­mien­zos lla­mó la aten­ción por su gran des­tre­za pa­ra mo­ver­se en el ‘ring’, sus de­mo­le­do­res gol­pes y mu­cha va­len­tía.

Pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos se pre­pa­ró con gran en­tu­sias­mo ba­jo la di­rec­ción de Gui­ller­mo ‘Fi­gu­ri­ta’ Vi­lla­gó­mez, en esa épo­ca el en­tre­na­dor de los equi­pos de box ecua­to­ria­nos. La con­fec­ción de las lla­ves eli­mi­na­to­rias no lo fa­vo­re­ció (en es­te de­por­te las com­pe­ten­cias son a eli­mi­na­ción sim­ple). Le to­có en­fren­tar na­da me­nos que al fa­vo­ri­to, Va­le­ri So­ko­lov de Unión So­vié­ti­ca. En la prác­ti­ca el ru­so no era ‘ama­teur’ co­mo nues­tro re­pre­sen­tan­te, pues en su país no se ad­mi­tía de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les; a cam­bio, los de éli­te eran sub­ven­cio­na­dos ge­ne­ro­sa­men­te.

FALLO DIS­CU­TI­DO

El pri­mer ‘round’ mos­tró a Anchundia agre­si­vo y con un gol­pe se­co de iz­quier­da en­vió a la lo­na al ru­so, al que le con­ta­ron has­ta 8, es­tan­do cer­ca de ser no­quea­do.

En el se­gun­do, So­ko­lov, de­ses­pe­ra­do por es­tar per­dien­do, lle­vó la ini­cia­ti­va pe­ro sus gol­pes no las­ti­ma­ron al ecua­to­riano. En el ter­cer ‘round’ do­mi­nó nue­va­men­te Anchundia. Así cul­mi­nó la pe­lea.

Vino el mo­men­to del fallo de los jue­ces y an­te la sor­pre­sa de to­dos, se pro­cla­mó ven­ce­dor a So­ko­lov. El pú­bli­co re­cla­mó pe­ro no ha­bía na­da que ha­cer. Dos jue­ces fa­lla­ron a fa­vor del so­vié­ti­co y dos por el ecua­to­riano. Un ter­ce­ro ha­bía de­cre­ta­do em­pa­te, pe­ro al te­ner que con­cre­tar, de­ter­mi­nó el triun­fo pa­ra el eu­ro­peo. Se di­jo que la de­ci­sión tu­vo tin­tes po­lí­ti­cos pues So­ko­lov era uno de los cré­di­tos del box ru­so, tan­to que des­pués de es­te sus­to ga­nó las su­ce­si­vas pe­leas y al­can­zó la me­da­lla de oro.

ECUA­DOR, AU­SEN­TE EN OLIM­PIA­DAS DES­DE 1924, RE­APA­RE­CIÓ EN 1968, EN PLE­NA GUE­RRA FRÍA Y LU­CHAS RA­CIA­LES

Re­cien­te­men­te se con­me­mo­ra­ron los 50 años de los Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co.

El zur­da­zo de Anchundia que de­rri­bó al so­vié­ti­co, cap­ta­do por Elio Ar­mas, en­via­do de Es­ta­dio.

Se­rie­dad de los bo­xea­do­res an­tes de que se pro­cla­me elpo­lé­mi­co fallo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.