LA FA­CUL­TAD DE ME­DI­CI­NA

FRAN­CIS­CO CAM­POS COE­LLO, ELE­GI­DO PRE­SI­DEN­TE DE LA JUN­TA UNI­VER­SI­TA­RIA, DIO EL DE­CI­DI­DO IM­PUL­SO QUE CON­SO­LI­DÓ LA NUE­VA UNI­VER­SI­DAD DE GUA­YA­QUIL ME­DIAN­TE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE LA FA­CUL­TAD DE ME­DI­CI­NA.

Memorias Porteñas - - PORTADA -

La his­to­ria de los es­tu­dios de Me­di­ci­na en Gua­ya­quil es re­la­ti­va­men­te re­cien­te. Se re­mon­ta a la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX. En 1786 se fun­dó la Real Uni­ver­si­dad de San­to To­más de Aquino, úni­ca en su gé­ne­ro en la Real Au­dien­cia de Qui­to, con las cá­te­dras de Teo­lo­gía, De­re­cho Ca­nó­ni­co, De­re­cho Ci­vil y Me­di­ci­na. Po­cos años des­pués, cuan­do Qui­to era par­te de la Gran Co­lom­bia, con el de­cre­to del Con­gre­so de Cun­di­na­mar­ca se creó la Uni­ver­si­dad Cen­tral en el De­par­ta­men­to de Qui­to, en 1826, que in­clu­yó la fa­cul­tad de Me­di­ci­na. Es es­ta úl­ti­ma una ma­ni­fes­ta­ción ex­plí­ci­ta de que los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios eran una preo­cu­pa­ción pa­ra la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia. Los de­par­ta­men­tos de Gua­ya­quil y de Azuay no al­can­zan es­te am­pa­ro.

La gé­ne­sis del Es­ta­do del Ecua­dor fue el re­sul­ta­do de lar­gos años de re­vo­lu­ción por la in­de­pen­den­cia; los que pro­si­guen, de de­cep­ción, pe­si­mis­mo y desconcierto de las as­pi­ra­cio­nes y com­pro­mi­sos de una re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca. Se­me­jan­te a otros Es­ta­dos his­pa­noa­me­ri­ca­nos, sus cau­di­llos y la vio­len­cia de fac­cio­nes no de­ja­ron más que des­gas­te y la fal­ta de un mo­de­lo es­truc­tu­ral del Es­ta­do. Gra­cias al triun­fo de la Re­vo­lu­ción Mar­cis­ta de 1845, sur­gió una nue­va idea so­bre el Es­ta­do del Ecua­dor, que an­he­la­ba en­ca­mi­nar los es­fuer­zos y los re­cur­sos res­ta­dos a la mi­li­cia a me­jo­rar la edu­ca­ción. Du­ran­te el bre­ve man­da­to de Die­go No­boa Arte­ta hu­bo un ele­va­do pro­me­dio de le­yes. Co­mo ma­gis­tra­do pres­cri­bió en 1851 la crea­ción de la Uni­ver­si­dad de San Ig­na­cio y la de San Gre­go­rio pa­ra las pro­vin­cias de Gua­ya­quil y Azuay, res­pec­ti­va­men­te. Su tras­cen­den­cia fue del to­do res­trin­gi­da por la fac­ción mi­li­tar del ge­ne­ral Urbina, quien des­pre­ció la edu­ca­ción del país y pro­mo­vió la opre­sión, re­ve­lan­do su fal­sa pre­sen­ta­ción co­mo guar­dián de la li­ber­tad de los es­cla­vos.

LAS JUN­TAS UNI­VER­SI­TA­RIAS

En 1867, Pe­dro Car­bo, co­mo pre­si­den­te del Se­na­do, de­ci­di­do por la Ley Or­gá­ni­ca de Ins­truc­ción Pú­bli­ca, con­fió en los ca­te­drá­ti­cos de los co­le­gios Se­mi­na­rio y San Vi­cen­te pa­ra con­for­mar la Jun­ta Uni­ver­si­ta­ria, en Gua­ya­quil y en Cuen­ca. En nues­tra ciu­dad se ins­ta­ló y nom­bró pri­mer rec­tor al obis­po Luis de To­la y Avi­lés. Se inau­gu­ró la Jun­ta Uni­ver­si­ta­ria con la úni­ca fa­cul­tad de De­re­cho en el an­ti­guo lo­cal del co­le­gio San Vi­cen­te del Gua­yas. Pe­ro las agi­ta­cio­nes de los mis­mos cau­di­llos mi­li­ta­res con­tra- rios al pre­si­den­te Ga­briel Gar­cía Mo­reno y la di­vi­sión del par­ti­do li­be­ral pa­ra­li­za­ron su pro­gre­so. Tras el ase­si­na­to de Gar­cía Mo­reno se dio la ar­bi­tra­ria y opor­tu­nis­ta usur­pa­ción del po­der del ge­ne­ral Vein­ti­mi­lla al ilus­tre An­to­nio Bo­rre­ro. Se ex­pi­dió la Ley de Ins­truc­ción Pú­bli­ca en fe­bre­ro de 1877, res­tau­ra­ba las Jun­tas Uni­ver­si­ta­rias de Gua­ya­quil y Azuay. En nues­tra ciu­dad el ilustrísimo be­ne­fac­tor, Dr. Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo, rec­tor del co­le­gio San Vi­cen­te, ele­gi­do pre­si­den­te de la Jun­ta Uni­ver­si­ta­ria, dio el de­ci­di­do im­pul­so pa­ra ges­tio­nar y con­so­li­dar a la nue­va Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil me­dian­te la or­ga­ni­za­ción de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na. Se nom­bró pri­mer de­cano al Dr. Ale­jo Lascano, jo­ven y dis­tin­gui­do mé­di­co.

LA FA­CUL­TAD DE ME­DI­CI­NA

La nue­va fa­cul­tad se reunió el 5 de oc­tu­bre en el Hos­pi­tal Ci­vil de San Juan de Dios, y re­ci­bió la pri­me­ra prue­ba doc­to­ral al ciu­da­dano co­lom­biano Hi­pó­li­to Gon­zá­lez Uri­be, quien fue apro­ba­do. El 6 del mis­mo mes le re­cep­tó el exa­men oral; el 12 le­yó su te­sis ti­tu­la­da As­fi­xia y que­dó in­cor­po­ra­do al cuer­po mé­di­co de la Re­pú­bli­ca, sien­do el pri­mer ac­to pú­bli­co de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil. Asi­mis­mo, el Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil, au­to­ri­dad su­pe­rior del Hos­pi­tal Ci­vil, en di­ciem­bre de 1877 au­to­ri­zó que los alum­nos de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil sean re­ci­bi­dos pa­ra rea­li­zar en las sa­las de me­di­ci­na y ci­ru­gía del hos­pi­tal las prác­ti­cas mé­di­cas, di­ri­gi­dos por sus pro­fe­so­res El miér­co­les 7 de no­viem­bre se reunie­ron en el sa­lón de ac­tos del San Vi­cen­te los pro­fe­so­res Lascano, de­cano; Pa­che­co, Co­ro­nel, Fuen­tes, Bo­lo­ña, Fran­co y Ma­teus, pre­si­di­dos por el pre­si­den­te de la Jun­ta Uni­ver­si­ta­ria, Dr. Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo, jun­to al go­ber­na­dor, y en for­ma so­lem­ne se de­cla­ró inau­gu­ra­da la fa­cul­tad de Me­di­ci­na. Los pri­me­ros jó­ve­nes con vo­ca­ción de mé­di­cos se re­gis­tra­ron, dan­do ini­cio a sus es­tu­dios. Tam­bién se in­cor­po­ra­ron mé­di­cos que rea­li­za­ron sus es­tu­dios en Qui­to y Li­ma.

PRI­MER DE­CANO FUE EL DR. ALE­JO LASCANO, JO­VEN Y DIS­TIN­GUI­DO MÉ­DI­CO, EL PRI­MER DE­CANO DE LA FA­CUL­TAD DE ME­DI­CI­NA

Dr. Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo

Dr. Ale­jo Lascano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.