LA VOZ DEL ECUA­DOR

PE­RIÓ­DI­CO CO­LOM­BIANO, CRI­TI­CA­BA DU­RA­MEN­TE A FLO­RES. MÁS TAR­DE, TAM­BIÉN A SU SU­CE­SOR, RO­CA­FUER­TE

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A. aro­se­me­nag@gra­na­sa.com.ec

El tí­tu­lo pa­re­ce per­te­ne­cer a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción de Ecua­dor, pe­ro era de un pe­rió­di­co co­lom­biano pu­bli­ca­do se­ma­nal­men­te en Po­pa­yán, 1835. El an­te­ce­den­te fue un acon­te­ci­mien­to sur­gi­do a los po­cos me­ses de Ecua­dor se­pa­rar­se de Gran Co­lom­bia en ma­yo de 1830; es­ta­lló un con­flic­to li­mí­tro­fe co­no­ci­do co­mo la Gue­rra del Cau­ca. Juan Jo­sé Flo­res se apo­de­ró de las pro­vin­cias de Pas­to, Po­pa­yán y Bue­na­ven­tu­ra, por con­si­de­rar que per­te­ne­cían a Ecua­dor. Uno de los pro­ble­mas de Amé­ri­ca del Sur cuan­do na­cie­ron las re­pú­bli­cas fue la fal­ta de cla­ri­dad en la de­li­nea­ción de las fron­te­ras; cos­to­sa he­ren­cia es­pa­ño­la por no ha­ber­las de­ja­do cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­das. Por ello hu­bo al­gu­nas gue­rras li­mí­tro­fes en tan vas­to te­rri­to­rio. Ecua­dor las tu­vo al nor­te y sur.

FLO­RES GUE­RREA­DOR

Sien­do pre­si­den­te Juan Jo­sé Flo­res con­ti­nuó con su pro­fe­sión mi­li­tar que tan­to da­ño hi­zo al país en sus dos ad­mi­nis­tra­cio­nes. Tras su ex­pul­sión en 1845 pre­ten­dió in­va­dir a Ecua­dor y pos­te­rior­men­te cuan­do se alió con Ga­briel Gar­cía Mo­reno pa­ra que sea pre­si­den­te, en se­ñal de gra­ti­tud es­te úl­ti­mo lo nom­bró al car­go de má­xi­ma au­to­ri­dad mi­li­tar. El pri­mer con­flic­to fron­te­ri­zo sig­ni­fi­có gran egre­so de fon­dos pú­bli­cos y con­si­de­ra­ble dé­fi­cit en el pre­su­pues­to del Es­ta­do de Ecua­dor.

Flo­res co­no­cía que el país no te­nía

re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra en­trar en una gue­rra, no ha­bía me­dio cir­cu­lan­te, to­do es­ca­sea­ba. Tam­bién te­nía un ejér­ci­to des­mo­ra­li­za­do; al ser co­lom­bia­nos un nú­me­ro im­por­tan­te de los sol­da­dos, no te­nían in­te­rés en ma­tar a sus co­te­rrá­neos. Flo­res sa­bía que la mi­li­cia del nor­te es­ta­ba me­jor pre­pa­ra­da; él ha­bía pe­lea­do en fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Co­lom­bia. Fi­nal­men­te en­fren­tó tres mo­ti­nes de sus tro­pas que pro­tes­ta­ron por no re­ci­bir suel­dos. Su am­bi­ción hi­zo que se aven­tu­ra­ra; fra­ca­só. Vien­do per­di­da la gue­rra se an­ti­ci­pó a lle­gar a un acuer­do di­plo­má­ti­co.

EL TRA­TA­DO DE PAS­TO

En el con­flic­to de Cau­ca, el ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Obando en­fren­tó al ejér­ci­to de Flo­res. Él sir­vió co­mo pre­si­den­te de Co­lom­bia en dos oca­sio­nes. El con­flic­to cul­mi­nó con la fir­ma del Tra­ta­do de Pas­to el 8 de di­ciem­bre de 1832 en­tre los mi­nis­tros ple­ni­po­ten- cia­rios Pe­dro Jo­sé Arte­ta de Ecua­dor y Joa­quín Po­sa­da Gu­tié­rrez por Nue­va Gra­na­da, fi­jan­do el río Car­chi, que di­vi­día las pro­vin­cias de Pas­to e Im­ba­bu­ra, co­mo lí­mi­te fron­te­ri­zo en­tre am­bas na­cio­nes. Es­te tra­ta­do fue adop­ta­do por la Nue­va Gra­na­da a fi­nes de di­ciem­bre del mis­mo año y por la Con­ven­ción Na­cio­nal ecua­to­ria­na el 19 de enero de 1835. La Voz del Ecua­dor fue la ca­ja de re­so­nan­cia del sen­ti­mien­to co­lom­biano so­bre lo su­ce­di­do en el Cau­ca; hi­zo fuer­te crí­ti­ca a la for­ma en que el ge­ne­ral Flo­res en­fren­tó el con­flic­to.

CO­MEN­TA­RIOS PRO­FÉ­TI­COS

El pe­rió­di­co se pu­bli­ca­ba to­dos los lu­nes. La pri­me­ra edi­ción fue del 13 de abril, 1835 y tu­vo co­mo te­ma cen­tral la de­ci­sión de Flo­res de ha­ber que­ri­do in­cor­po­rar el de­par­ta­men­to del Cau­ca a Ecua­dor: “¿Có­mo ha­bía de que­rer sos­te­ner su in­de­pen­den­cia un Es­ta­do sin ren­tas? Y lo que es más, ¿sin per­so­nas ca­pa­ces de re­gir sus des­ti­nos en el tras­torno en que lo de­ja­ba Flo­res? Es­ta ver­dad con que pu­die­ran ofen­der­se al­gu­nos po­cos hi­jos del Ecua­dor es­tá ge­ne­ral­men­te re­co­no­ci­da por to­do el res­to de ellos mis­mos ecua­to­ria­nos, los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos aca­ban de com­pro­bar­la, y no ha­bría di­fi­cul­tad en que con es­te con­ven­ci­mien­to, de­li­be­ra­ran de otro mo­do los dipu­tados so­bre la fu­tu­ra suer­te de su pa­tria”.

Es­tos co­men­ta­rios fue­ron pro­fé­ti­cos pa­ra Ecua­dor; na­ció dé­bil en to­do sen­ti­do, es­pe­cial­men­te en lo eco­nó­mi­co. Flo­res, des­co­no­cía có­mo fun­cio­na­ba la eco­no­mía. Se ol­vi­dó de leer so­bre la rei­na Isa­bel I de In­gla­te­rra, quien hi­zo reali­dad lo que sos­te­nía: pa­ra ser un país po­lí­ti­ca­men­te po­de­ro­so, pri­me­ro de­be ser­lo eco­nó­mi­ca­men­te.

UNA VOZ CRÍ­TI­CA

El pe­rió­di­co con­ti­núa ata­can­do a Flo­res. Se re­fie­re al acuer­do que tu­vo que lle­gar con Ro­ca­fuer­te: “…lle­ga­do el 10 de sep­tiem­bre ex­pi­ró pa­ra Flo­res el pe­río­do pre­si­den­cial, nin­gún de­re- cho le asis­tía a con­ti­nuar en él, y de con­si­guien­te na­da tu­vo que re­nun­ciar. Es­tas ex­pre­sio­nes uni­das al tra­ta­mien­to de Ex­ce­len­cia, del que no ha he­cho es­pon­tá­nea de­ja­ción, des­cu­bren que el po­bre Flo­res, a más de ser un char­la­tán cul­te­rano, ha so­ña­do en que es pre­si­den­te vi­ta­li­cio”.

En la edi­ción del pri­me­ro de ju­nio, 1835, ata­có du­ra­men­te a Ro­ca­fuer­te cuan­do era pre­si­den­te: “Un co­rres­pon­sal del Ecua­dor nos ha fa­vo­re­ci­do con la or­den del me­mo­ra­ble Ro­ca­fuer­te que publicamos pa­ra aña­dir es­ta prue­ba pe­ren­to­ria de su pér­fi­da con­duc­ta y de los avan­ces de su ti­ra­nía […]. ¿Qué prue­ba más clá­si­ca de la opre­sión en que vi­ve el des­gra­cia­do Ecua­dor? Si la opi­nión pú­bli­ca es el apo­yo de esa ad­mi­nis­tra­ción usur­pa­da y co­rrom­pi­da […] si los ecua­to­ria­nos vi­ven con­ten­tos en la es­cla­vi­tud y el en­vi­le­ci­mien­to; si aman la paz de los se­pul­tu­re­ros; si be­san con hu­mil­dad la mano de sus ver­du­gos, ¿qué se te­me de la im­pren­ta? Re­pri­mir­la es una ce­gue­dad de la ti­ra­nía, cas­ti­gar­la es el col­mo de la atro­ci­dad de un mal­va­do”.

EL PE­RIÓ­DI­CO TU­VO MUY COR­TA VI­DA, DU­RÓ UN AÑO. SE DES­CO­NO­CE QUIÉN FUE SU EDI­TOR NI CUÁL FUE SU FIN .LOS CON­FLIC­TOS FRON­TE­RI­ZOS CON CO­LOM­BIA CON­TI­NUA­RON EN EL SI­GLO XIX.

Juan Jo­séFlo­res

Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te

Gral. Jo­séMa­ría Obando

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.