GUA­YA­QUIL Y SU TITÁNICA RE­CU­PE­RA­CIÓN

CON LA LLE­GA­DA DE FEBRES COR­DE­RO AL MU­NI­CI­PIO DE GUA­YA­QUIL SE APLI­CÓ EL PRO­YEC­TO DE RE­GE­NE­RA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA PA­RA SU­PE­RAR LA GRAN CRI­SIS POR EL EX­CE­SO DE EM­PLEA­DOS

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX - POR: JO­SÉ LUIS OR­TÍZ or­tizjl@gra­na­sa.com.ec

Cuan­do León Fe­bre­sCor­de­ro se po­se­sio­nó co­mo al­cal­de de Gua­ya­quil el 10 de agos­to de 1992, se co­no­ció de­ta­lla­da­men­te una si­tua­ción de cri­sis, la cual era per­ci­bi­da y su­fri­da por la co­mu­ni­dad pe­ro no ha­bía su­fi­cien­tes da­tos ni por­me­no­res. Su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia por TV fue un de­ta­lla­do diag­nós­ti­co y un re­fe­ren­te de la es­tra­te­gia a em­pren­der. De­mos­tró en for­ma grá­fi­ca las con­di­cio­nes fí­si­cas en que ha­bía que­da­do el pa­la­cio mu­ni­ci­pal, que los in­gre­sos -los re­cur­sos ca­na­li­za­dos des­de el go­bierno cen­tral, las ta­sas, etc.-, no cons­ta­ban en do­cu­men­to al­guno, y que con­si­de­ra­ba que “…ha­bían be­ne­fi­cia­do a fun­cio­na­rios, em­plea­dos y con­ce­ja­les… to­da una red de co­rrup­ción y chan­ta­je…”, des­co­no­cien­do el des­tino de vehícu­los, ma­qui­na­rias, mue­bles, etc. Lue­go de di­fun­dir to­mas de las ins­ta­la­cio­nes del pa­la­cio otro­ra con­si­de­ra­do jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciu­dad-, lo ca­li­fi­có co­mo Pa­la­cio del Te­rror. Tal si­tua­ción lo lle­va­ba a con­si­de­rar que los da­ños y afec­ta­cio­nes ha­brían de­ri­va­do del in­te­rés de los fun­cio­na­rios an­te­rio­res en ocul­tar res­pon­sa­bi­li­da­des y cul­pas. El to­tal des­or­den del ca­tas­tro mu­ni­ci­pal, cien­tos de fi­chas ca­tas­tra­les ex­tra­via­das, un de­par­ta­men­to de pla­nea­mien­to ur­bano que más pa­re­cía ba­su­re­ro, las áreas de Te­so­re­ría y Ren­tas en es­ta­do caó­ti­co; ter­mi­na­les de compu­tado­ras in­ser­vi­bles, la inexis­ten­cia de ob­je­tos de ser­vi­cio y or­na­to, etc., fue­ron pa­ra el al­cal­de ra­zón su­fi­cien­te pa­ra sus­pen­der la aten­ción al pú­bli­co mien­tras se em­pren­día la re­cons­truc­ción fí­si­ca glo­bal y la re­cu­pe­ra­ción y or­de­na­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo.

CO­RRUP­CIÓN DE­PRE­DA­DO­RA

La si­tua­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y fi­nan­cie­ra te­nía se­rios va­cíos. El pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal del 92, por ejem­plo, no ha­bía si­do apro­ba­do, no ha­bía par­ti­das pa­ra suel­dos y otros re­que­ri­mien­tos y no se en­con­tra­ba in­for­ma­ción so­bre los in­gre­sos de los con­tri­bu­yen­tes. De los po­cos da­tos ob­te­ni­dos se es­ta­ble­ció que in­gre­sos pro­ve­nien­tes de los es­pec­tácu­los pú­bli­cos, cal­cu­la­dos en 2.500 mi­llo­nes de su­cres anua­les, so­lo cons­ta­ban 7 mi­llo­nes; que de 4.500 mi­llo­nes de im­pues­tos pre­dia­les se ha­bía re­cau­da­do me­nos de la mi­tad; que los ava­lúos de las pro­pie­da­des eran por ín­fi­mos mon­tos; que ha­bían pro­li­fe­ra­do las in­va­sio­nes de tie­rras apo­ya­das por fun­cio­na­rios; que en la im­pren­ta mu­ni­ci­pal se fal­si­fi­ca­ban do­cu­men­tos (se or­de­nó su in­me­dia­ta clau­su­ra); que fren­te al mu­ni­ci­pio fun­cio­na­ba “un mu­ni­ci­pio pa­ra­le­lo” con tra­mi­ta­do­res, fal­si­fi­ca­do­res, coime­ros, im­pre­so­ras y equi­pos (igual­men­te clau­su­ra­do); que es­pa­cios de las de­pen­den­cias eran al­qui­la­dos por fun­cio­na­rios; que el mu­seo mu­ni­ci­pal ha­bía si­do sa­quea­do, des­apa­re­cien­do cien­tos de ob­je­tos de enor­me va­lor his­tó­ri­co; que vehícu­los ofi­cia­les eran uti­li­za­dos por con­ce­ja­les y ser­vi­do­res co­mo de su pro­pie­dad, con ma­trí­cu­las a su nom­bre, etc.

ME­DI­DAS UR­GEN­TES

El al­cal­de or­de­nó la re­mo­ción de gran can­ti­dad de em­plea­dos y sur­gie­ron re­cla­mos, pe­ro Febres-Cor­de­ro ex­pli­có con nú­me­ros y da­tos las ra­zo­nes pa­ra adop­tar la me­di­da: es­ta­ban en­ro­la­das 3.156 per­so­nas. 233 no co­bra­ron la se­ma­na del 4 al 10 de agos­to de ese año, que­dan­do re­gis­tra­das 2.923. Del 11 al 17 de agos­to no co­bra­ron 22, que­dan­do 2.901 en­ro­la­dos. Un in­for­me de au­di­to­ría es­ta­ble­ció que 1.341 en­ro­la­dos que co­bra­ron el 14 y el 18 de agos­to no pu­die­ron ser lo­ca­li­za­dos en sus lu­ga­res de tra­ba­jo, des­apa­re­cie­ron. Pa­ra ello, el 11 de agos­to la Al­cal­día ha­bía pu­bli­ca­do por la pren­sa un for­mu­la­rio a fin de es­ta­ble­cer cuán­tos ser­vi­do­res pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les ha­bía, fun­cio­nes, sa­la­rios, etc. Los de­par­ta­men­tos de Te­so­re­ría, Ren­tas, Ase­so­ría Ju­rí­di­ca y Obras Pú­bli­cas ha­brían si­do los lu­ga­res “pre­fe­ri­dos” por quie­nes co­bra­ban sin la­bo­rar: los de­no­mi­na­dos “pi­po­nes”. El tra­ba­jo em­pren­di­do por la Al­cal­día fue con­si­guien­do re­sul­ta­dos tan­gi­bles, has­ta con­ver­tir­se en es­tra­te­gia de desa­rro­llo mu­ni­ci­pal que se pro­yec­tó al fu­tu­ro. Fue con­ti­nua­da y pro­fun­di­za­da por la ad­mi­nis­tra­cio­nes pos­te­rior.

Pa­la­cio Mu­ni­ci­palde Gua­ya­quil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.