LA CA­SA­DA IN­FIEL, EN­TRE DOS IGLE­SIAS

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… -

Federico Gar­cía Lor­ca es­cri­bió: “Y yo que me la lle­vé al río, cre­yen­do que era mo­zue­la, pe­ro te­nía ma­ri­do”. Es co­sa de no creer, pe­ro es­ta his­to­ria tie­ne al­go de pa­re­ci­do. Le su­ce­dió al jo­ven Ino­cen­cio Qui­ji­je Ma­ga­lla­nes, ve­ni­do del re­cin­to Po­tre­ro de la Vir­gen (hoy Va­lle de la Vir­gen), per­te­ne­cien­te en ese en­ton­ces a la ju­ris­dic­ción del can­tón Dau­le y ac­tual­men­te pa­rro­quia ru­ral del can­tón Pe­dro Car­bo, a quien la vi­da le ju­gó un mal par­ti­do.

DEL CAM­PO A LA CIU­DAD

En esas idas y ve­ni­das al su­bur­bio de la ciu­dad, es­te hu­mil­de cam­pe­chano ha­bía­se enamo­ra­do de la lin­da gua­ya­qui­le­ña Ma­til­de Jo­se­fi­na Guz­mán, chi­qui­lla de die­ci­sie­te años, da­mi­ta que ha­bi­ta­ba en las ca­lles Cuen­ca y Ga­lle­gos La­ra. Con ella ya ha­bía fi­ja­do fe­cha de ca­so­rio, tan­to ci­vil co­mo ecle­siás­ti­co. Ino­cen­cio pen­sa­ba que una vez con­su­ma­do el ma­tri­mo­nio lle­va­ría a su ama­da, con ha­tos y ga­ra­ba­tos, a su tie­rra na­tal, pa­ra ha­cer vi­da ru­ral, crian­do ga­lli­nas o sem­bran­do maíz en una pe­que­ña par­ce­la que él po­seía. Es­ta idea no era del agra­do de la cán­di­da no­via.

CA­SA­DOS POR EL HOM­BRE, PE­RO NO POR LA IGLE­SIA.

La ma­ña­na del 21 de oc­tu­bre de 1965 acu­die­ron al Re­gis­tro Ci­vil de Gua­ya­quil fa­mi­lia­res y tes­ti­gos de los con­tra­yen­tes. Fren­te al abo­ga­do Eli­gio Cam­pu­zano Ban­chón, fir­ma­ron Ma­til­de e Ino­cen­cio el res­pec­ti­vo li­bro, don­de que­dó asen­ta­da es­ta nue­va unión con­yu­gal. En­tre aplau­sos y pa­ra­bie­nes ofre­ci­dos a los re­cien­tes es­po­sos, Ino­cen­cio les re­cor­dó a los pre­sen­tes acu­dir a la ce­re­mo­nia ecle­siás­ti­ca, pre­pa­ra­da con mu­cha an­te­la­ción, en la igle­sia San­ta Ana, el sá­ba­do 23 del mis­mo mes. La ce­re­mo­nia re­li­gio­sa se efec­tua­ría a las nue­ve de la no­che, pe­ro ya eran cer­ca de las diez y la pro­me­ti­da no pa­re­cía. Pa­ra cal­mar la no­ta­ble de­ses­pe­ra­ción del no­vio, el sa­cer­do­te tra­tó de ani­mar­lo con es­tas pa­la­bras: “Es cos­tum­bre de to­da no­via ha­cer­se es­pe­rar. Jo­ven, ten­ga pa­cien­cia”. Pe­ro Ma­til­de nun­ca lle­gó, que­dan­do plan­ta­dos en ple­na igle­sia: pa­dri­nos, pa­je­ci­llos, floristas e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, y cau­san­do mur­mu­ra­cio­nes en­tre ellos al no ex­pli­car­se la au­sen­cia de la mu­cha­cha. La abun­dan­te co­mi­da pre­pa­ra­da con aves traí­das del cam­po pa­ra ce­le­brar la oca­sión, se per­dió; la tor­ta de tres pi­sos, ela­bo­ra­da por Er­nes­ti­na Qui­ji­je, en un rin­cón de la sa­la ol­vi­da­da que­dó.

LA IM­POR­TAN­TE RE­VE­LA­CIÓN DE LA SUE­GRA

En un mo­men­to de cla­ri­dad, do­ña Isa­be­li­na Ma­ga­lla­nes de Qui­ji­je a su ape­sa­dum­bra­do hi­jo le hi­zo una re­ve­la­ción. La ma­ña­na del sá­ba­do, la re­cien­te­men­te des­po­sa­da ha­bía sa­li­do con su sue­gra Isa­be­li­na a com­prar za­pa­tos blan­cos pa­ra usar­los en el ma­tri­mo­nio. Re­co­rrie­ron va­rios al­ma­ce­nes ubi­ca­dos a lo lar­go de la ca­lle El Morro (hoy Ru­mi­cha­ca), en­tran­do y sa­lien­do de al­gu­nos lo­ca­les por­que nin­gún cal­za­do era del agra­do de Ma­til­de. Lle­van­do en es­te ajetreo va­rias ho­ras y pa­ra no can­sar a su es­ti­ma­da sue­gra, la nue­ra le in­di­có que avan­za­ra has­ta la ca­sa y que ella, des­pués de ha­cer la com­pra, la al­can­za­ría. Des­de ahí no la vol­vió a ver.

PRE­SA POR CA­SA­DA E IN­FIEL

Sin em­bar­go, el día mar­tes se lo­ca­li­zó a la no­via. La en­con­tra­ron to­ma­da de la mano de Cel­so Va­ca, en la igle­sia del Cris­to del Con­sue­lo, se­pa­ran­do fe­cha pa­ra ce­le­brar nue­vo ca­so­rio. Fue­ron am­bos arres­ta­dos por exis­tir una de­nun­cia con­tra Ma­til­de por in­fi­de­li­dad, pues­ta por el en­ga­ña­do es­po­so, sien­do tras­la­da­dos has­ta la OIC (Ofi­ci­na de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal) pa­ra que acla­ren el asun­to, por­que te­nien­do ma­ri­do, le di­jo que era mo­zue­la, cuan­do la lle­va­ba al río.

YA CA­SA­DOS POR LO CI­VIL, LA NO­VIA NO LLE­GA­BA A LA IGLE­SIA PA­RA LA BO­DA ECLE­SIÁS­TI­CA, SI­GUIEN­DO LA COS­TUM­BRE DE HA­CER­SE ES­PE­RAR...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.