SAN­TA MARIANITA DE JESÚS

4 si­glos del na­ci­mien­to de la Azu­ce­na de Qui­to

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: RO­BER­TO VERGARA NOBOA ver­ga­rar@gra­na­sa.com.ec

El 31 de oc­tu­bre de 2018 se con­me­mo­ra el cuar­to cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de san­ta Mariana de Jesús Pa­re­des y Flo­res, ex­cel­sa vir­gen cu­ya ad­vo­ca­ción se ve­ne­ra con es­pe­cial pre­di­lec­ción en la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca y en al­gu­nas po­bla­cio­nes del Li­to­ral ecua­to­riano. Efemérides re­li­gio­sa de la épo­ca de la co­lo­nia es­pa­ño­la en Amé­ri­ca que ce­le­bra el Ecua­dor.

Mariana de Jesús Pa­re­des y Flo­res na­ció en Qui­to de la Real Au­dien­cia en el Virreinato del Pe­rú, cer­ca de la me­dia­no­che del 31 de oc­tu­bre de 1618, pre­si­dien­do la Cá­te­dra de San Pe­dro Gre­go­rio XV, y rei­nan­do en Es­pa­ña don Fe­li­pe III, apo­da­do el San­to. Fue­ron sus pa­dres Je­ró­ni­mo Flo­res Ze­nel de Pa­re­des, na­tu­ral de la

im­pe­rial To­le­do, hidalgo de san­gre ilus­tre, hi­jo de Alon­so de Pa­re­des y de do­ña mariana Ce­de­ño, y nie­to de Die­go Flo­res, ve­ci­nos de To­le­do y Real Vi­lla de Ma­drid. Su ma­dre fue do­ña Mariana Gra­no­ble Ja­ra­mi­llo, hi­ja de Ga­briel de Gra­no­ble, na­tu­ral de Gua­dal­ca­nal, y do­ña Mariana Ja­ra­mi­llo, de Al­ca­lá de He­na­res, per­so­nas co­no­ci­das por su hi­dal­guía y pu­re­za de cris­tian­dad por lo cual su ho­gar era lla­ma­do en Qui­to la Ca­sa de la Ora­ción.

La tra­di­ción cuen­ta que el dia­blo qui­so opo­ner­se al na­ci­mien­to de Mariana, pre­sen­tán­do­se a su ma­dre po­co an­tes de dar­la a luz en for­ma de un pe­rro “que la em­bes­tía ra­bio­sa­men­te”. Todas las puer­tas es­ta­ban ce­rra­das y al es­pan­tar­lo Je­ró­ni­mo de Pa­re­des, el pe­rro se vol­vió “va­na y fan­tás­ti­ca som­bra”. Pero Dios es­ta­ba in­tere­sa­do en la vi­da de Mariana, pues en esos momentos vie­ron caer una her­mo­sí­si­ma es­tre­lla. Je­ró­ni­mo dis­cu­rrió que la es­tre­lla era la me­jo­ra de su for­tu­na en la pren­da que le na­cía. La ni­ña era her­mo­sa y de ca­rác­ter muy dul­ce y apa­ci­ble. Fue bau­ti­za­da el 22 de no­viem­bre, día de san­ta Ce­ci­lia. Que­do huér­fa­na a los siete años, pa­san­do al cui­da­do de su her­ma­na ma­yor. Se con­sa­gró a la vi­da re­li­gio­sa, la ca­ri­dad, la mor­ti­fi­ca­ción y su amor al pró­ji­mo. Po­seía el don de la pro­fe­cía y de res­ta­ble­cer la vi­da.

PRODIGIO Y ORA­CIÓN

El je­sui­ta gua­ya­qui­le­ño Mo­rán fue su pri­mer y prin­ci­pal his­to­ria­dor. Di­ce que yen­do un día do­ña Mariana Ja­ra­mi­llo a su ha­cien­da en Ca­yam­be, cer­ca de Qui­to, al atra­ve­sar el río tro­pe­zó la mu­la, ca­yén­do­se la ni­ña en la rá­pi­da co­rrien­te. El ma­yor­do­mo Her­nan­do Pa­lo­me­ros co­rrió a sal­var­la, pero todos que­da­ron es­tu­pe­fac­tos al ver que es­ta­ba de pie so­bre las aguas sin hun­dir­se y sin que si­quie­ra se hu­bie­ran mo­ja­do sus ves­ti­dos. Y en 1580, cuan­do hi­zo erup­ción el vol­cán Pi­chin­cha, los qui­te­ños que­da­ron tan ate­mo­ri­za­dos, que el Ca­bil­do co­lo­có en el vol­cán una ima­gen de la vir­gen Ma­ría, de tos­ca pie­dra. El pue­blo la vi­si­tó du­ran­te al­gu­nos años, pero lue­go se vol­vió in­gra­to. Mariana, que en­ton­ces te­nía so­lo do­ce años, qui­so ha­cer pe­ni­ten­cia, y un buen día, dis­fra­za­da y en com­pa­ñía de sus her­ma­nas, as­cen­dió el vol­cán Pi­chin­cha y oró pa­ra des­agra­viar a la Vir­gen Ma­ría por el ol­vi­do en que se la te­nía. In­gre­só en 1639 a la Ter­ce­ra Or­den de pe­ni­ten­cia de San Fran­cis­co de Asís.

LA OFRENDA DE SU VI­DA

Cua­res­ma del año de 1645. En la igle­sia de la Com­pa­ñía de Jesús, el pa­dre Alon­so de Rojas era uno de los con­fe­so­res de la san­ta. En aque­lla épo­ca pes­tes y es­pan­to­sos te­rre­mo­tos aso­la­ron las re­gio­nes de Qui­to y de Rio­bam­ba, y el pre­di­ca­dor pe­día al cie­lo que li­bra­se al país de tan­tas ca­la­mi­da­des. Mariana que ora­ba al pie del púl­pi­to, ha­cía igual pe­ti­ción ofre­cien­do su vi­da en cam­bio de las víctimas. Dios no oyó al pre­di­ca­dor, se­gún él mis­mo lo ha ase­gu­ra­do, y acep­tó la ofrenda de la san­ta, quien en­fer­mó en la mis­ma no­che y días des­pués en­tre­gó su al­ma al Crea­dor, el 26 de ma­yo de 1645. Co­mo por encanto, “cesaron los temblores y las epidemias”, se­gún lo ase­gu­ró ba­jo ju­ra­men­to el doc­tor Juan de Troya, tes­ti­go ocu­lar.

Fue en­te­rra­da en la bó­ve­da de Juan de Ve­ra Men­do­za, en la igle­sia de la Com­pa­ñía, lla­ma­da de San Jo­sé, por es­tar en su ca­pi­lla al to­da­vía no es­tar ter­mi­na­da la bó­ve­da de Nues­tra Se­ño­ra de Lo­re­to, en la que la san­ta pi­dió ser en­te­rra­da. El re­gi­dor, Alon­so Sán­chez, de Li­ma, or­de­nó la con­fec­ción de “una ca­ja de pie­dra la­bra­da” que guar­da­ría el co­fre­ci­to de plo­mo que con­tie­ne sus restos y que, se­gún una de­cla­ra­ción de la épo­ca, es­tán “he­chos una pas­ta de pre­cio­sí­si­mo olor”. Sin du­da la ma­yor glo­ria de Qui­to con­sis­te en ser la pa­tria de Mariana de Jesús, be­llí­si­ma azu­ce­na de can­dor vir­gi­nal, pues­ta ya por la Igle­sia so­bre los al­ta­res de la cris­tian­dad. Fue bea­ti­fi­ca­da por el pa­pa Pío IX y ca­no­ni­za­da por Pío XII el 4 de ju­nio de 1950. Se la re­cuer­da co­mo la Azu­ce­na ya que, al ver­se pos­tra­da por la en­fer­me­dad se le prac­ti­có una san­gría. Su san­gre fue echa­da en el huer­to, de don­de na­ció una flor de azu­ce­na, cu­ya ima­gen es em­ble­ma en sus re­tra­tos. Re­ci­bió el tí­tu­lo de He­roí­na de la Pa­tria en 1945. La es­cul­tu­ra de la san­ta ador­na la ca­te­dral del Vaticano, la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro.

LA AZU­CE­NA DE

QUI­TO po­seía el don de la pro­fe­cía y de res­ta­ble­cer la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.