HIE­LO Y NIE­VE DEL CHIMBORAZO

Con­tra el calor tro­pi­cal

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: JO­SÉ A. GÓ­MEZ ITURRALDE go­mezj@gra­na­sa.com.ec

Apar­tir del se­gun­do ter­cio del si­glo XVIII has­ta fi­na­les del XIX pa­ra ali­viar la ca­ní­cu­la gua­ya­qui­le­ña se usa­ban hie­lo y nie­ve pro­ve­nien­tes de las cons­tan­tes ne­va­das caí­das so­bre nues­tro co­lo­so an­dino y de sus ci­cló­peos gla­cia­res, has­ta en­ton­ces co­no­ci­dos co­mo eter­nos y que hoy por el ca­len­ta­mien­to glo­bal pa­re­ce­ría que na­da tie­nen de ta­les, pues es­tán “des­le­yén­do­se”, se­gún el len­gua­je po­pu­lar se­rrano que acer­ta­da­men­te lo de­ri­va del ver­bo “des­leír”.

Es­te flu­jo re­fres­can­te empezó cuan­do Guayaquil, gra­cias al es­fuer­zo, de­di­ca­ción, te­són y ha­bi­li­dad co­mer­cial de sus hi­jos, al­can­zó una gran ri­que­za y co­mo es na­tu­ral empezó a for­mar­se una cla­se de nue­vos ri­cos, pa­ra quie­nes la in­co­mo­di­dad del calor se ha­cía in­to­le­ra­ble, mas, al te­ner hol­ga­das dis­po­ni­bi­li­da­des pa­ra pa­gar­se y pro­cu­rar­se el con­fort, sur­gie­ron y pro­li­fe­ra­ron en todos los ba­rrios de la ciu­dad cien­tos de re­fres­que­rías.

SO­LO EN BURRA

El hie­lo y nie­ve chim­bo­ra­cen­ses eran em­pa­ca­dos en pa­ja, que se co­lo­ca­ba en far­dos im­permea­bles, trans­por­ta­dos a lo­mo de mu­la des­de los al­tos ven­tis­que­ros de la montaña has­ta Ba­baho­yo, des­de don­de via­ja­ba en ca­noas has­ta Guayaquil. Lle­ga­dos a nues­tra ciu­dad, al igual que el pan, eran en­tre­ga­dos a las re­fres­que­rías so­bre el es­pi­na­zo de una burra. ¿Una burra? Y ¿por qué no so­bre un bu­rro? Muy sen­ci­llo: en la ciu­dad deam­bu­la­ban nu­me­ro­sos po­lli­nos, tan­to hem­bras co­mo ma­chos. Y el in­ge­nio y pi­car­día in­na­tas en nues­tro pue­blo ob­ser­vó que los ma­chos, aun car­ga­dos con ca­nas­tos de pan o far­dos de hie­lo, se en­ca­ra­ma­ban en cuan­ta burra en ce­lo va­ga­ba por las ca­lles, con la con­se­cuen­te caí­da del pan, del hie­lo o de cuan­to por­ta­ba el po­llino en sus lo­mos. Por es­ta cir­cuns­tan­cia el re­par­to del re­fri­ge­ran­te a do­mi­ci­lio era me­dian­te una burra.

UN IM­POR­TAN­TE NE­GO­CIO

Las be­bi­das re­fres­can­tes pre­pa­ra­das con el hie­lo y nie­ve del Chimborazo se con­su­mían pa­ra ali­viar la que­ma­zón del me­dio­día y la tar­de. El hie­lo y la nie­ve tam­bién se uti­li­za­ban con fi­nes me­di­ci­na­les. Es­te ne­go­cio re­sul­tó ser tan im­por­tan­te que ha­cia fi­nes del si­glo XVIII em­pe­za­ron a dispu­tar­se su ma­ne­jo ex­clu­si­vo los ri­cos co­mer­cian­tes de Guayaquil, en­ca­be­za­dos por Mi­guel Agus­tín de Ol­me­do (pa­dre de nues­tro

gran pró­cer), y sus equi­va­len­tes de Gua­ran­da, re­pre­sen­ta­dos por Pe­dro To­bar y Era­so, un em­pre­sa­rio gua­ran­de­ño que a fin de man­te­ner ac­ti­vos sus ne­go­cios con el li­to­ral, in­vir­tió in­gen­tes su­mas de di­ne­ro pa­ra man­te­ner abier­to el ca­mino de he­rra­du­ra que du­ran­te el ve­rano par­tía de Ba­baho­yo y de la Oji­ba en in­vierno, pa­ra tran­si­tar con sus re­cuas de mu­las por las co­ro­nas de la cor­di­lle­ra de An­gas.

Don Mi­guel de Ol­me­do, no­ta­ble e in­quie­to ma­la­gue­ño que ha­bía hecho for­tu­na en Pa­na­má, lle­gó a Guayaquil, for­mó una res­pe­ta­ble fa­mi­lia y em­pren­dió en nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les y pú­bli­cas, siem­pre pen­san­do en el be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo, y na­tu­ral­men­te en el su­yo pro­pio. Una de es­tas fue la del abas­te­ci­mien­to de hie­lo y nie­ve a la ciu­dad. En el pro­yec­to que pre­sen­tó al Ca­bil­do en ju­lio de 1776, ha­cía re­fe­ren­cia a que la idea so­bre es­ta ac­ti­vi­dad se le ocu­rrió re­fle­xio­nan­do so­bre la na­tu­ra­le­za y su cli­ma, “don­de al pa­so que su be­llo cie­lo pue­de pro­du­cir los más be­né­fi­cos efec­tos a la de­li­cia y co­mo­di­dad humana, se pa­de­cen in­co­mo­di­da­des y en­fer­me­da­des que pro­vie­nen del prin­ci­pio y cau­sa del calor, cu­ya in­tem­pe­rie pue­de re­pri­mir­se con su efec­to con­tra­rio, que es el frí­gi­do”. [1]

PRO­PUES­TAS AL CA­BIL­DO

La pro­pues­ta de don Mi­guel de Ol­me­do, que plan­teó al Ayun­ta­mien­to, se con­cre­tó en agos­to de ese año.[2] No fue una idea ori­gi­nal, pues ya ha­bían exis­ti­do pro­yec­tos si­mi­la­res pre­vios. Fue lar­ga­men­te dis­cu­ti­da con el Ca­bil­do, ya que ca­da par­te in­vo­lu­cra­da desea­ba ob­te­ner el ma­yor pro­ve­cho de la ac­ti­vi­dad. Fi­nal­men­te, la pro­pues­ta, que ha­bía si­do en­via­da a la Cor­te por el Con­ce­jo, fue apro­ba­da por Real Cé­du­la el 6 de no­viem­bre de 1777. Sin em­bar­go, las ven­ta­jas de la con­ce­sión pa­ra el apro­vi­sio­na­mien­to del hie­lo, el ne­go­cio pa­ra el se­ñor Ol­me­do “no tu­vo los ré­di­tos es­pe­ra­dos, pues ade­más de todas las di­fi­cul­ta­des de la ex­trac­ción, trans­por­te y al­ma­ce­na­je, aca­bó sien­do de­frau­da­do por su so­cio, un su­je­to ame­ri­cano con quien hi­zo la con­tra­ta pa­ra la per­ma­nen­cia y que se le que­dó con el res­to de tre­ce mil pe­sos de lo mu­cho más que pa­ra ello le en­tre­gó”.[3]

Al fi­na­li­zar el si­glo XVIII la Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal re­ci­bió otra pro­pues­ta, es­ta vez de don Mi­guel de Za­ca­ri­ni, me­dian­te la cual pe­día per­mi­so de ven­der so­lo por el tiempo de cua­tro años, la nie­ve y he­la­dos, ofre­cien­do al Ca­bil­do el be­ne­fi­cio de cien­to cin­cuen­ta pe­sos anua­les. “Y otra de igual can­ti­dad por el per­mi­so de ha­cer jue­go de suer­tes y lo­te­ría, pa­ra eje­cu­tar­lo en su tien­da o café; y se man­dó dar vis­ta del se­ñor pro­cu­ra­dor ge­ne­ral”.[4]

Al ini­ciar­se el in­vierno de 1830, cuan­do ya éra­mos una Re­pú­bli­ca, la Pre­fec­tu­ra Ge­ne­ral anun­cia­ba al pú­bli­co la sa­tis­fac­ción de ha­ber to­ma­do me­di­das muy efi­ca­ces pa­ra el abas­te­ci­mien­to de nie­ve pa­ra la ciu­dad. “El ciu­da­dano An­to­nio Ro­be­lli se ha com­pro­me­ti­do a ha­cer des­de Gua­ran­da todas las re­me­sas que sean ne­ce­sa­rias; y el ciu­da­dano Alberto Ne­co­li­che a ex­pen­der­la en es­ta ciu­dad, ca­sa nú­me­ro 95, ca­lle de Bo­lí­var”. [5]

PLA­CER, CON­FORT Y SA­LUD

Po­de­mos apre­ciar que pa­ra nues­tros ar­do­ro­sos an­te­pa­sa­dos, hi­jos de la ar­dien­te Guayaquil, la nie­ve era el gran re­cur­so pa­ra sen­tir cier­ta co­mo­di­dad, por cuan­to a la vez que les pro­por­cio­na un ino­cen­te go­ce, era un es­pe­cí­fi­co ac­ti­vo con­tra mu­chas en­fer­me­da­des y de ex­tre­ma uti­li­dad pa­ra con­tra­rres­tar el bo­chorno in­ver­nal. Por eso era un de­ber inalie­na­ble de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias y mu­ni­ci­pa­les, pro­cu­rar que nun­ca fal­ta­se en la ciu­dad el be­ne­fi­cio de to­mar una be­bi­da re­fres­can­te. No hay du­da que la ex­plo­ta­ción y trans­por­te de nie­ve y hie­lo des­de el Chimborazo pre­sen­ta­ba mu­chos in­con­ve­nien­tes, so­bre to­do en la es­ta­ción de las llu­vias. Épo­ca, cu­yo abas­te­ci­mien­to de­ja­ba po­ca o nin­gu­na uti­li­dad a los co­mer­cian­tes, ra­zón por la cual era muy fre­cuen­te que a me­nu­do y cuan­do era más ne­ce­sa­ria por el au­men­to del calor y de las en­fer­me­da­des, se pro­du­je­se una mar­ca­da es­ca­sez de ta­les pro­duc­tos.

PA­RA CALMAR LOS PRO­BLE­MAS PRO­VO­CA­DOS POR EL CALOR TRO­PI­CAL, DES­DE LAS CUM­BRES ANDINAS SE SO­LÍA TRAER EL HIE­LO HAS­TA LA CIU­DAD.

LOS GUAYAQUILEÑOS Y TODAS LAS PO­BLA­CIO­NES RIBEREÑAS NECESITADAS, SE BENEFICIARON CON ES­TOS DO­NES DE LA CRESTA NE­VA­DA DEL CHIMBORAZO, LA CUAL SE DIS­TIN­GUE EN NUES­TRO ES­CU­DO DE AR­MAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.