ENRICO FESTA EN EL GUAYAQUIL DE FIN DE SI­GLO E

EN 1895 LAS CA­LLES DE GUAYAQUIL, ALUMBRADAS CON GAS, ERAN BAS­TAN­TE LIM­PIAS, EMPEDRADAS Y MU­CHAS TE­NÍAN RIELES DE TRANVÍA. LOS EDI­FI­CIOS ES­TA­BAN HE­CHOS DE MA­DE­RA, AL­GU­NOS GRAN­DES Y ELE­GAN­TES.

Memorias Porteñas - - PERSONAJES - POR: MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO san­chezm@gra­na­sa.com.ec

nri­co Festa, na­tu­ra­lis­ta ita­liano na­ci­do en Mon­ca­lie­ri en 1868, de­ci­dió viajar a Ecua­dor y lle­gar a la Ama­zo­nía con el pro­pó­si­to de efec­tuar un via­je cien­tí­fi­co cu­ya fi­na­li­dad era re­co­ger mues­tras de es­pe­cí­me­nes zoo­ló­gi­cos. Pa­ra el efec­to, zar­pó de Gé­no­va el 1 de ma­yo de 1895, y des­pués de recorrer el li­to­ral ve­ne­zo­lano re­ci­bió no­ti­cias de que Ecua­dor es­ta­ba agi­ta­do por la Re­vo­lu­ción Liberal, de­ci­dien­do es­pe­rar en Pa­na­má.

ARRI­BO A GUAYAQUIL

En sep­tiem­bre el cón­sul de Italia en Guayaquil, se­ñor Ni­co­ló No­re­ro, le co­mu­ni­có te­le­grá­fi­ca­men­te que por el mo­men­to el país es­ta­ba en paz, por lo que Enrico Festa de­ci­dió viajar a Ecua­dor zar­pan­do de Pa­na­má en la mo­to­na­ve San­tia­go de la Pa­ci­fic Steam Na­vi­ga­tion Com­pany, el 21 de ese mes. El 23 el bu­que en­tró al río Gua­yas, y di­jo: “En sus orí­llas, ador­na­das con atrac­ti­vas pal­me­ras de co­co, se ad­mi­ran unos ele­gan­tes pa­la­ce­tes, las quin­tas de las ha­cien­das de ga­na­do”.

El 24 de sep­tiem­bre de 1895 el bu­que fon­deó fren­te a Guayaquil, y al res­pec­to ex­pre­só: “Vis­ta des­de el río, la ciu­dad, tie­ne un as­pec­to muy pin­to­res­co que me gus­tó, so­bre to­do por­que me la ha­bían des­cri­to co­mo un lu­gar si­nies­tro y feo”. Lo re­ci­bie­ron el se­ñor Al­fon­so Rog­gie­ro, vi­ce­cón­sul de Italia, y el se­ñor Fe­rre­ti, se­cre­ta­rio del con­su­la­do, que lo lle­va­ron al ho­tel Fran­cais, don­de le ha­bían re­ser­va­do una ha­bi­ta­ción.

Asi­mis­mo man­fi­es­tó que en Guayaquil cir­cu­la­ban en aquel año los pe­rió­di­cos: El dia­rio de avisos, El Tiempo, La Na­ción y El gri­to del pue­blo”, en los que se le dio la bien­ve­ni­da a la ciu­dad, con de­seos de éxi­to en su em­pren­di­mien­to. Se no­ta en lo di­cho que fal­ta de men­cio­nar a dia­rio El Te­lé­gra­fo.

DES­CRIP­CIÓN DE LA CIU­DAD

Ade­más di­jo aquel via­je­ro: “En ese tiempo la po­bla­ción de Guayaquil lle­ga­ba a cua­ren­ta o cin­cuen­ta mil ha­bi­tan­tes. No era po­si­ble en reali­dad co­no­cer su nú­me­ro exac­to, pues no exis­tía cen­so po­bla­cio­nal. Las ca­lles de la ciu­dad, so­bre to­do las prin­ci­pa­les, eran bas­tan­te lim­pias. Es­ta­ban ca­si todas empedradas. Mu­chas te­nían rieles de tranvía. La ciu­dad es­ta­ba muy bien alum­bra­da, con gas, y te­nía agua po­ta­ble que lle­ga­ba de los ma­nan­tia­les de agua cla­ra, si­tua­dos a los pies de la cor­di­lle­ra de los An­des, cer­ca de Puen­te de Chim­bo.

“Los edi­fi­cios es­ta­ban he­chos ca­si por com­ple­to de ma­de­ra. Al­gu­nos eran muy gran­des y ele­gan­tes. Los más notables eran el Pa­la­cio de Gobierno, la ca­te­dral, el Banco del Ecua­dor, el tea­tro, etc. Las cons­truc­cio­nes de ma­de­ra tie­nen la gran ven­ta­ja de aguan­tar los temblores y te­rre­mo­tos, que son fre­cuen­tí­si­mos en esa zo­na. Pero se in­cen­dian muy fá­cil­men­te: la ciu­dad fue des­trui­da va­rias ve­ces, ca­si por com­ple­to por el fue­go”.

“En la pla­za de la ca­te­dral ha­bía un par­que ador­na­do con es­plén­di­das plan­tas y una es­ta­tua ecues­tre que re­pre­sen­ta­ba a Bo­lí­var, el Li­ber­ta­dor. Ese jar­dín era el pun­to de reunión noc­turno de la sociedad ele­gan­te, y va­rias ve­ces por se­ma­na las ban­das de mú­si­ca ha­cían con­cier­tos allá”.

PROS­PE­RI­DAD Y LA CO­LO­NIA ITA­LIA­NA

El via­je­ro Enrico Festa tam­bién in­di­có que la gen­te era muy tra­ba­ja­do­ra, sien­do Guayaquil el cen­tro co­mer­cial de to­da la Re­pú­bli­ca, y que en los últimos años se ha­bían crea­do mu­chas in­dus­trias co­mo fá­bri­cas de cer­ve­za, de hie­lo ar­ti­fi­cial, de cho­co­la­te, de ga­lle­tas y de fi­deos.

El 6 de oc­tu­bre zar­pó en el va­por flu­vial Tar­qui rum­bo a Na­ran­jal, pa­ra se­guir su via­je, mos­trán­do­se muy agra­de­ci­do con la co­lo­nia ita­lia­na por la aten­ción re­ci­bi­da, y ex­pre­só que es­ta era muy im­por­tan­te por el nú­me­ro de sus miem­bros, co­mo por la po­si­ción so­cial que os­ten­ta­ban, pues eran pro­pie­ta­rios de fir­mas co­mer­cia­les o de notables in­dus­trias, en­tre ellos nom­bra a No­re­ro, Rog­gie­ro, Fe­rret­ti, Cam­po­dó­ni­co y Nin­ci, cuyos ape­lli­dos son par­te de los guayaquileños en la ac­tua­li­dad.

Enrico Festa, na­tu­ra­lis­ta ita­liano que re­co­rrió Ecua­dor por di­fí­ci­les ca­mi­nos,es­cri­bió un dia­rio al res­pec­to.

El Guayaquil de fin de si­glo XIX, talco­mo lo des­cri­bió Enrico Festa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.