100 AÑOS ATRÁS

Nues­tra ciu­dad a ini­cios del si­glo XX

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MEL­VIN HOYOS ho­yosm@gra­na­sa.com.ec

“La pri­me­ra vis­ta que se tie­ne de Gua­ya­quil cuan­do se lle­ga des­de el mar es muy pin­to­res­ca; se pre­sen­tan al via­je­ro gru­pos de ca­sas a lo lar­go de la ri­be­ra, en su fon­do co­li­nas de un ver­dor exu­be­ran­te y de­ba­jo de ellas, la am­plia y es­pe­jean­te su­per­fi­cie del río. Las lar­gas lí­neas de blan­cos edi­fi­cios, con bal­co­nes do­ta­dos de per­sia­nas, des­de los que pue­de ver­se a los in­dí­ge­nas que, ves­ti­dos de lla­ma­ti­vos co­lo­res na­ve­gan en las cu­rio­sas em­bar­ca­cio­nes en que han ba­ja­do des­de sus lu­ga­res de na­ci­mien­to, dan al puer­to un as­pec­to... ve­ne­ciano. Le­jos de des­apa­re­cer es­ta im­pre­sión por la no­che, más bien se au­men­ta, pues al ob­ser­var la ciu­dad des­de la cu­bier­ta del bar­co, aso­ma co­mo de gran ex­ten­sión, co­mo las nu­me­ro­sas lu­ces del alum­bra­do de gas que se ex­tien­den a lo lar­go de la ori­lla y se re­fle­jan en el agua, has­ta que en el fon­do as­cien­den por las la­de­ras de la co­li­na que li­mi­ta la ciu­dad por el la­do nor­te”.

AGRA­DA­BLE Y ATRAC­TI­VO

“San­tia­go de Gua­ya­quil, que es el nom­bre com­ple­to de la ciu­dad, com­pren­de dos par­tes: la Ciu­dad Nue­va y la Vie­ja; es­ta úl­ti­ma, que se en­cuen­tra en su ex­tre­mo nor­te, es­tá ha­bi­ta­da por las cla­ses más po­bres. En 1896 un gran in­cen­dio des­tru­yó la ma­yor par­te de la ciu­dad an­ti­gua, cu­yos edi­fi­cios eran de ma­de­ra y ca­ña, y sus con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias me­jo­ra­ron un po­co al ve­ri­fi­car­se la re­cons­truc­ción. La par­te me­ri­dio­nal, o ciu­dad nue­va, com­pren­de ba­rrios re­si­den­cia­les y co­mer­cia­les, pe­ro aun allí la ma­yor par­te de las ca­sas son de ma­de­ra, las ca­lles es­tán pro­vis­tas de dre­na­je su­per­fi­cial y par­te de la ciu­dad se inun­da du­ran­te la es­ta­ción llu­vio­sa. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, Gua­ya­quil pue­de con­si­de­rar­se co­mo un lu­gar agra­da­ble, y atrac­ti­vo, muy su­pe­rior en cuan­to a co­mo­di­da­des mo­der­nas a to­das las ciu­da­des del in­te­rior del país”. La po­bla­ción, se­gún cen­so de 1890, era de 44.800 ha­bi­tan­tes, de los cua­les unos 4.400 eran ex­tran­je­ros. En 1897 se la cal­cu­ló en 51.000 ha­bi­tan­tes, cu­yo nú­me­ro es pro­ba­ble se ha­ya in­cre­men­ta­do has­ta hoy lle­gan­do a 60.000. Es­ta po­bla­ción se ha du­pli­ca­do des­de me­dia­dos del si­glo an­te­rior, el área de la ciu­dad se ha in­cre­men­ta­do de mo­do con­si­de­ra­ble y hay ma­ni­fies­tas se­ña­les de que la ciu­dad tien­de a me­jo­rar to­da­vía más. Sus ca­lles prin­ci­pa­les son am­plias y rec­tas; sus edi­fi­cios de dos o tres pi­sos, pe­ro no se en­cuen­tra en ellos nin­gu­na pre­ten­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca”.

LA CIU­DAD EN DE­TA­LLE

“El via­je­ro que ob­ser­va las fa­cha­das de las igle­sias, edi­fi­cios pú­bli­cos y al­gu­nas re­si­den­cias par­ti­cu­la­res con con­si­de­ra­ble can­ti­dad de ador­nos, ape­nas pue­de, a pri­me­ra vis­ta, dar­se cuen­ta de que se tra­ta de cons­truc­cio­nes de ma­de­ra. El gre­mio o fra­ter­ni­dad de car­pin­te­ros de Gua­ya­quil es digno de ala­ban­zas por es­te efec­to que lo­gra en sus tra­ba­jos. Uno de los no­ta­bles ras­gos ar­qui­tec­tó­ni­cos es que los pi­sos al­tos de las ca­sas so­bre­sa­len del in­fe­rior, en el que se en­cuen­tran es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, con lo cual se han ve­ni­do a for­mar por­ta­les por don­de los pea­to­nes pue­den ca­mi­nar ba­jo cu­bier­ta. En Gua­ya­quil hay mu­chos al­ma­ce­nes de pri­me­ra, don­de el ex­tran­je­ro pue­de ad­qui­rir ca­si to­do lo que le es fa­mi­liar y de uti­li­dad. Ade­más de la ca­te­dral, cu­yas to­rres y fa­cha­das son no­ta­bles, hay en la ciu­dad sie­te igle­sias, palacios de Go­bierno y Epis­co­pal, pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, un co­le­gio na­cio­nal y un se­mi­na­rio, las es­cue­las de le­yes y me­di­ci­na de San Vi­cen­te, un tea­tro, hos­pi­ta­les, edi­fi­cio de adua­na y va­rios asi­los sos­te­ni­dos por ins­ti­tu­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia; tam­bién es asien­to de una cor­po­ra­ción uni­ver­si­ta­ria que tie­ne fa­cul­ta­des de le­yes y de me­di­ci­na; cuen­ta con una plan­ta pa­ra pro­duc­ción de gas, fá­bri­cas de hie­lo, de cho­co­la­te, una cer­ve­ce­ría, una fun­di­ción, va­rios ta­lle­res me­cá­ni­cos, etc. El apro­vi­sio­na­mien­to de agua se ha­ce por una tu­be­ría de ace­ro que se ex­tien­de des­de la cor­di­lle­ra, por unas 53 mi­llas, que pa­sa por de­ba­jo del río Gua­yas y desem­bo­ca en un gran tan­que de dis­tri­bu­ción co­lo­ca­do so­bre una de las co­li­nas que se le­van­tan al nor­te de la ciu­dad. Las ca­lles es­tán atra­ve­sa­das por lí­neas de tran­vías que fun­cio­nan con fuer­za eléc­tri­ca y trac­ción ani­mal, y es­tán pro­vis­tas de alum­bra­do de gas y eléc­tri­co; tie­ne tam­bién una plan­ta te­le­fó­ni­ca. Des­de las co­li­nas cu­bier­tas de ár­bo­les que se le­van­tan en la par­te nor­te, en es­pe­cial des­de la de San­ta Ana, se pue­de ob­te­ner una mag­ní­fi­ca vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Gua­ya­quil, del río, del puer­to, y de to­dos sus al­re­de­do­res”.

Plano de Froi­lán Hol­guín, cu­yo le­van­ta­mien­to fue fe­cha­do en 1919 con el fin de pro­mo­cio­nar pro­duc­tos y ca­sas co­mer­cia­les de la ciu­dad.

Vis­ta sur–nor­te del par­que Mon­tal­vo y sus al­re­de­do­res.

Cen­tro de Gua­ya­quil pa­ra 1912. Pue­de apre­ciar­se el cor­te­jo fú­ne­bre que lle­vó los res­tos del ilus­tre ga­leno Dr. Don Ale­jo Las­cano.

Vis­ta nor­te-sur de la igle­sia de San Ale­jo y el par­que Mon­tal­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.