ANTEPARA Y MI­RAN­DA LA EMAN­CI­PA­CIÓN SU­RA­ME­RI­CA­NA

ANTEPARA Y MI­RAN­DA CREA­RON EL PE­RIÓ­DI­CO EL CO­LOM­BIANO PU­BLI­CA­DO EN LONDRES.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA A. aro­se­me­nag@gra­na­sa.com.ec

Jo­sé Ma­ría Antepara Are­na­za es el pró­cer de la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil me­nos in­ves­ti­ga­do, so­bre su vi­da se co­no­ce muy po­co. Ra­di­ca­do en Mé­ji­co, se ha­bía in­vo­lu­cra­do con el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio de Nue­va Es­pa­ña. Me­re­ce es­tar en­tre los gran­des. El li­bro Car­tas de fray Vi­cen­te Solano (sa­cer­do­te y es­cri­tor cuen­cano) pu­bli­ca­do en 1906, re­pro­du­ce las di­ri­gi­das a Jo­sé Ma­ría La­so. En la del 2 de fe­bre­ro, 1842, Solano es­cri­be: “En cuan­to a su du­da acer­ca de los hom­bres ilus­tres de Gua­ya­quil, su­pues­to que us­ted qui­sie­ra que lo nom­bra­se al me­nos tres, voy a sa­tis­fa­cer­le […]. Cuan­do es­tu­ve en Qui­to, muy jo­ven, leí un ex­ce­len­te elo­gio de un tal Antepara, gua­ya­qui­le­ño, es­cri­to por el sa­bio gra­na­dino don Fran­cis­co Cal­das […] nos ha­ría co­no­cer a es­te ilus­tre gua­ya­qui­le­ño des­co­no­ci­do y ol­vi­da­do por sus com­pa­trio­tas: no cons­ta en el Se­ma­na­rio del Nue­vo Reino de Gra­na­da, al me­nos en la edi­ción de París, 1849. Ni Cevallos, ni He­rre­ra, ni Cam­pos han he­cho men­ción en Antepara, so­bre quien por lo tan­to que­da abier­ta una pa­trió­ti­ca in­ves­ti­ga­ción”. Han pa­sa­do 176 años y na­da se ha he­cho. Muy la­men­ta­ble.

EN LONDRES

Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y Jo­sé Joa­quín Ol­me­do no fue­ron los úni­cos gua­ya­qui­le­ños que vi­si­ta­ron Londres. An­te- pa­ra lo hi­zo an­tes, 1809. No via­jó re­pre­sen­tan­do a nin­gún país, co­mo sus com­pa­trio­tas, fue por ne­go­cios, era em­pre­sa­rio. Allá, ami­gos le su­gi­rie­ron que le­ye­ra los es­cri­tos de Fran­cis­co Mi­ran­da so­bre su vi­sión del fu­tu­ro de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la pu­bli­ca­dos en el Edin­burgh Re­view. Antepara ha­bía es­cu­cha­do va­ga­men­te de él, pues des­de 1785 se ha­bía con­ver­ti­do en pre­cur­sor de las in­de­pen­den­cias de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la y las no­ti­cias pro­ba­ble­men­te lle­ga­ron a Mé­ji­co. Por esa fe­cha el pri­mer cen­tro de cons­pi­ra­ción de patriotas his­pa­noa­me­ri­ca­nos era Londres; lue­go Fi­la­del­fia, don­de Ro­ca­fuer­te tu­vo un rol muy im­por­tan­te. Cuan­do sa­lió de Gua­ya­quil pa­ra unir­se a las Cor­tes de Cá­diz, 1812, su pri­me­ra pa­ra­da fue Londres. ¿Qué fue a ha­cer allí? Se­gu­ra­men­te con­tac­tar re­vo­lu­cio­na­rios, y es don­de él tra­du­ce al in­glés el dis­cur­so de Ol­me­do, so­bre las mi­tas.

El dia­rio lon­di­nen­se Mor­ning Ch­ro­ni­cle del 20 de agos­to, 1785, por pri­me­ra vez aso­cia a Mi­ran­da con la idea de la in­de­pen­den­cia de His­pa­noa­mé­ri­ca. El 14 de fe­bre­ro, 1790, pro­po­ne for­mal­men­te al pri­mer mi­nis­tro Wi­lliam Peet pa­ra que ayu­de a li­be­rar a su re­gión: “La Amé­ri­ca es­pa­ño­la desea que la In­gla­te­rra le ayu­de a sa­cu­dir la opre­sión in­fa­me en que la Es­pa­ña la tie­ne cons­ti­tui­da; ne­gan­do a sus naturales de to­das cla­ses el que pue­dan ob­te­ner em­pleos mi­li­ta­res, ci­vi­les o ecle­siás­ti­cos de al­gu­na con­si­de­ra­ción, y con­fi­rién­do­los so­lo a es­pa­ño­les eu­ro­peos de baja es­fe­ra por lo ge­ne­ral, que vie­nen allí úni­ca­men­te pa­ra en­ri­que­cer­se, ul­tra­jar, y opri­mir los in­fe­li­ces ha­bi­tan­tes, con una ra­pa­ci­dad in­creí­ble, prohi­bien­do aun a la no­ble­za ame­ri­ca­na, el que pa­se a Es­pa­ña ni a nin­gún otro país ex­tran­je­ro, sin li­cen­cia par­ti­cu­lar del rey, que ra­rí­si­ma vez se con­ce­de; ve­ri­fi­cán­do­se así el te­ner­los apri­sio­na­dos sin cau­sa ni mo­ti­vo al­guno, y lo que es más aún, opri­mir tam­bién en en­ten­di­mien­to, con el in­fa­me tri­bu­nal de la In­qui­si­ción, que prohí­be cuan­tos li­bros o pu­bli­ca­ción útil pa­rez­ca, ca­paz de ilus­trar el en­ten­di­mien­to hu­mano, que así pro­cu­ran de­gra­dar, ha­cién­do­le su­pers­ti­cio­so, hu­mil­de y des­pre­cia­ble, por pu­ra cra­sa ig­no­ran­cia”. Su nom­bre es­tá en el Ar­co del Triun­fo de París por par­ti­ci­par en la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Via­je­ro in­can­sa­ble con gran ex­pe­rien­cia mi­li­tar, se apa­sio­nó por li­be­rar a las co­lo­nias es­pa­ño­las en Amé­ri­ca.

SU ES­TRE­CHA AMIS­TAD CON MI­RAN­DA

Antepara hi­zo es­tre­cha amis­tad con Mi­ran­da; cuan­do le pro­pu­so pu­bli­car un li­bro so­bre su pen­sa­mien­to po­lí­ti­co le fa­ci­li­tó to­da la in­for­ma­ción. La obra se es­cri­bió en in­glés y fran­cés a 1810: Eman­ci­pa­ción su­ra­me­ri­ca­na. Do­cu­men­tos, his­tó­ri­cos y ex­pli­ca­ti­vos, que mues­tran los pro­yec­tos que es­tán en cur­so y los es­fuer­zos he­chos por el ge­ne­ral Mi­ran­da du­ran­te los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años pa­ra la con­se­cu­ción de es­te ob­je­ti­vo.

Antepara anotó que era na­tu­ral co­no­cer a Mi­ran­da por­que coin­ci­dían sus ideas de dar li­ber­tad y fe­li­ci­dad a sus pue­blos. Antepara co­men­ta so­bre las de­le­ga­cio­nes de his­pa­noa­me­ri­ca­nos, co­mo la de Mé­ji­co, que lo vi­si­ta­ban a fin de in­for­mar­se de sus pla­nes pa­ra lo­grar la In­de­pen­den­cia de tan vas­ta re­gión. Mi­ran­da fue vo­ce­ro de ideas li­be­ra­les. En el ci­ta­do li­bro afir­ma: “... la li­ber­tad so­lo pue­de con­sis­tir en po­der ha­cer lo que uno de­be que­rer y en no es­tar obli­ga­do a ha­cer lo que uno no de­be”. Pa­ra Mi­ran­da la in­de­pen­den­cia de nues­tra re­gión no se­ría co­mo la es­ta­dou­ni­den­se, don­de se ha­bía crea­do una re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca y aris­to­crá­ti­ca. Y ha­cía allá de­be­rían apor­tar los fu­tu­ros pró­ce­res pa­ra evi­tar crear “el es­ta­ble­ci­mien­to de una gran­de monarquía”. Des­pués de leer to­dos sus lo­gros, Antepara con­clu­yó que no po­día adop­tar un plan más com­ple­to pa­ra li­be­rar­se las co­lo­nias es­pa­ño­las; se de­bía im­pri­mir y di­fun­dir el tra­ba­jo de Mi­ran­da. ¿Por qué no se tra­du­jo al es­pa­ñol pa­ra que lle­ga­ra a la Amé­ri­ca es­pa­ño­la? Cuan­do Antepara re­gre­só a Gua­ya­quil, ¿la com­par­tió con los fu­tu­ros pró­ce­res?

ANTEPARA Y MI­RAN­DA COIN­CI­DÍAN EN SUS IDEAS DE DAR LI­BER­TAD Y FE­LI­CI­DAD A SUS PUE­BLOS

Jo­sé de Antepara, pre­cur­sor de la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil.

Por­ta­da li­bro de Jo­sé Ma­ríaAntepara.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.