BAL­SE­ROS DEL GUA­YAS

LA BAL­SA, UNA MA­DE­RA SUA­VE, LI­VIA­NA Y SU­MA­MEN­TE FLOTABLE, SIR­VIÓ POR MU­CHOS AÑOS, DES­DE LAS ÉPO­CAS AN­CES­TRA­LES, CO­MO ME­DIO DE TRANS­POR­TE EN EL CAU­DA­LO­SO RÍO GUA­YAS.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: JO­SÉ A. GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE go­mezj@gra­na­sa.com.ec

Gua­yas y su gran cuen­ca es lo que ha es­truc­tu­ra­do a nues­tro país co­mo na­ción. Es su co­lum­na ver­te­bral, que abar­ca to­da la sie­rra y la ar­ti­cu­la con el li­to­ral. Y la bal­sa, su vehícu­lo de trans­por­te, me­dio de co­mer­cio, pro­ce­so de re­la­ción in­ter­cul­tu­ral y for­ma de abrir­se al mun­do. En ese me­dio y con el uso de la bal­sa, el hom­bre li­to­ra­len­se ac­ce­dió a ex­pe­rien­cias e in­fluen­cias que lo hi­cie­ron abier­to y cos­mo­po­li­ta, per­mi­tién­do­le ver más allá de la lo­ca­li­dad, del pue­blo, de la co­mar­ca o la re­gión.

Con la bal­sa, el na­ti­vo su­peró las gran­des inun­da­cio­nes y ave­ni­das de aguas que la tem­po­ra­da de llu­vias cau­sa en la am­plia red flu­vial del Gua­yas. Re­co­rrió su te­rri­to­rio por ca­mi­nos ex­pe­di­tos, abier­tos, ac­ce­dien­do al más re­mo­to rincón se­rrano. La bal­sa primitiva, mag­ní­fi­co me­dio de trans­por­te y co­mu­ni­ca­ción con­tri­bu­yó a sen­tar las ba­ses y a acre­cen­tar la uti­li­dad co­mer­cial de nues­tra ciu­dad-puer­to.

EL RÍO Y LA BAL­SA: BO­NAN­ZA RE­GIO­NAL

Es por eso que el desa­rro­llo de Gua­ya­quil no se dio sim­ple­men­te por la in­fluen­cia de los ex­tran­je­ros que iban y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.