JO­SÉ ABEL CAS­TI­LLO:

ECUA­TO­RIANO DE GRAN­DES REA­LI­ZA­CIO­NES

Memorias Porteñas - - PERSONAJES - POR: AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS san­che­za@gra­na­sa.com.ec

Un per­so­na­je im­por­tan­te en nues­tra his­to­ria fue Jo­sé Abel Cas­ti­llo Al­bor­noz, am­ba­te­ño de na­ci­mien­to y gua­ya­qui­le­ño de co­ra­zón, pe­ro por so­bre to­do un gran ecua­to­riano. En sus múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des de­jó una hue­lla im­bo­rra­ble, des­ta­can­do su vi­sión em­pre­sa­rial y un acen­dra­do pa­trio­tis­mo.

UNA AC­CIÓN CO­LO­SAL FUE LA CONS­TRUC­CIÓN DEL EDI­FI­CIO DE CE­MEN­TO PA­RA EL DIA­RIO EL TE­LÉ­GRA­FO, LA OBRA PRI­VA­DA MÁS IM­PO­NEN­TE DE NUES­TRA UR­BE POR MU­CHOS AÑOS.

TEM­PLE A TO­DA PRUE­BA

Na­ció en Am­ba­to en1854. A los dos años que­dó huér­fano de pa­dre y ma­dre, y fue a vi­vir con sus abue­los, quie­nes po­co tiem­po des­pués tam­bién fa­lle­cie­ron. So­lo y des­am­pa­ra­do fue en­tre­ga­do en cus­to­dio a unos fa­mi­lia­res. Sien­do un ni­ño aún, a los 8 años de edad, de­ci­dió via­jar a Gua­ya­quil, don­de re­si­día un tío. Fue un pa­so de­ci­si­vo, pues en es­ta ciu­dad se­ría un triun­fa­dor por su ta­len­to y tem­ple a to­da prue­ba.

Em­pe­zó co­mo men­sa­je­ro de la fir­ma co­mer­cial de su fa­mi­lia. Tra­ba­ja­ba to­do el día. Era há­bil pa­ra los nú­me­ros y muy buen lec­tor. En las no­ches des­can­sa­ba muy po­co, ya que de­di­có mu­chas ho­ras pa­ra apren­der con­ta­bi­li­dad co­mo au­to­di­dac­ta. Buen observador, apren­dió las téc­ni­cas co­mer­cia­les, con lo que al lle­gar a la ma­yo­ría de edad pu­do de­di­car­se al co­mer­cio por su cuen­ta, ade­más de ejer­cer co­mo con­ta­ble.

CON­TA­DOR, PE­RIO­DIS­TA Y LI­BE­RAL RE­VO­LU­CIO­NA­RIO

Su for­ma­ción se com­ple­men­ta­ba con la lec­tu­ra de li­bros so­bre cien­cias so­cia­les. Así apren­dió la doc­tri­na li­be­ral. Tu­vo opor­tu­ni­dad de co­no­cer a su pai­sano, Juan Mon­tal­vo, y al ma­na­bi­ta Eloy Al­fa­ro. Cuan­do es­te or­ga­ni­zó la re­sis­ten­cia con­tra el dic­ta­dor Ignacio de Vein­ti­mi­lla, no du­dó en unir­se a su ejér­ci­to de mon­to­ne­ros, cum­plien­do al­gu­nas ries­go­sas mi­sio­nes.

Sien­do te­ne­dor de li­bros del Dia­rio de Avi­sos, su di­rec­tor Be­li­sa­rio To­rres lo in­vi­tó a co­la­bo­rar co­mo cro­nis­ta, vin­cu­lán­do­se al pe­rio­dis­mo. En 1894 con Jo­sé La Pie­rre in­ves­ti­ga­ron unos men­sa­jes ci­fra­dos que per­mi­tie­ron des­cu­brir y de­nun­ciar el ne­go­cia­do del go­bierno con­ser­va­dor en la com­pra­ven­ta se­cre­ta del bu­que de gue­rra chi­leno Es­me­ral­da, cu­yo ver­da­de­ro des­tino era Ja­pón. La in­dig­na­ción de es­ta ven­ta de nues­tra ban­de­ra fue el de­to­nan­te pa­ra la Re­vo­lu­ción

Li­be­ral del 5 de Junio de 1895.

EL TE­LÉ­GRA­FO

No le in­tere­sa­ron car­gos pú­bli­cos y al triun­far la re­vo­lu­ción se de­di­có en­te­ra­men­te al pe­rio­dis­mo. En 1896, al re­apa­re­cer dia­rio El Te­lé­gra­fo, lo lla­mó a co­la­bo­rar su di­rec­tor, Juan Mu­ri­llo Mi­ró, quien se lo tras­pa­só en 1897. Em­pe­zó allí una lu­mi­no­sa tra­yec­to­ria; im­pu­so ideas mo­der­nas, ubi­cán­do­lo co­mo el prin­ci­pal pe­rió­di­co del país.

En sus pá­gi­nas se for­ma­ron gran­des pe­rio­dis­tas y li­te­ra­tos, en­tre ellos Me­dar­do Án­gel Sil­va. Las cam­pa­ñas pe­rio­dís­ti­cas im­pul­sa­ron even­tos cul­tu­ra­les y cien­tí­fi­cos. Su em­pre­sa fi­nan­ció la com­pra del avión Te­lé­gra­fo I, en el que Elia Liut, pi­lo­to ita­liano, reali­zó el pri­mer vue­lo a tra­vés de los An­des, des­de Gua­ya­quil a Cuen­ca, el 4 de no­viem­bre de 1920. Es­ta ha­za­ña dio pa­so al desa­rro­llo de la avia­ción na­cio­nal.

UNA FA­MI­LIA RE­LE­VAN­TE

Jo­sé Abel Cas­ti­llo se ca­só en 1887, pre­via li­cen­cia ecle­siás­ti­ca, con su pri­ma Beth­sa­bé Cas­ti­llo Mar­tiz. Tu­vie­ron nu­me­ro­sa des­cen­den­cia, des­ta­can­do sus hi­jos va­ro­nes y mu­je­res en los cam­pos del pe­rio­dis­mo, la poe­sía y la his­to­ria, cons­ti­tu­yen­do una fa­mi­lia re­le­van­te en el ám­bi­to in­te­lec­tual na­cio­nal. Fa­lle­ció en 1940.

CON EL TE­LÉ­GRA­FO I ABRIÓ LA RU­TA AÉ­REA A TRA­VÉS DE LOS AN­DES EL 4 DE NO­VIEM­BRE DE 1920. IN­NO­VA­DOR DEL PE­RIO­DIS­MO E IMPULSADOR DE LA CUL­TU­RA, FUE UN LU­CHA­DOR POR LA CAU­SA LI­BE­RAL

Jo­sé AbelCas­ti­llo.

El avión “Te­lé­gra­fo I”, J.A. Cas­ti­llo y Elia Liut.

El ed­fi­cio de “El Te­lé­gra­fo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.