EL MO­NU­MEN­TAL TEMPLO

que des­apa­re­ció en la Co­lo­nia

Memorias Porteñas - - PORTADA -

La se­gun­da igle­sia co­lo­nial que, con la de La Con­cep­ción, no so­bre­vi­vió has­ta el pre­sen­te fue la igle­sia de los je­sui­tas co­no­ci­da con el nom­bre de Nues­tra Se­ño­ra de la So­le­dad. Pa­ra sa­ber la épo­ca en que se cons­tru­yó y to­das las vi­ci­si­tu­des por las que tu­vo que pa­sar, te­ne­mos que obli­ga­da­men­te re­cu­rrir a la his­to­ria del co­le­gio San Fran­cis­co Ja­vier, pues con­for­mó jun­to a él y a la to­rre del re­loj de los je­sui­tas, un solo con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co que se le­van­tó en el te­rreno que hoy ocu­pa Cen­tro­park, es de­cir la man­za­na que va des­de las ca­lles Cle­men­te Ba­llén y 10 de Agos­to, de nor­te a sur y Pi­chin­cha y Pedro Car­bo, de es­te a oes­te.

Ter­mi­nó de cons­truir­se jun­to al co­le­gio en 1709, con­vir­tién­do­se en po­co tiem­po en uno de los tem­plos más be­llos de la ciu­dad. Sin em­bar­go, es­ta­ría lla­ma­do a vivir un sin­nú­me­ro de des­gra­cias.

FU­GAZ EXIS­TEN­CIA Y RE­NA­CI­MIEN­TO

El 13 de agos­to de 1709 abrió sus puer­tas y se man­tu­vo co­mo cen­tro de au­xi­lios es­pi­ri­tua­les ¡solo por dos se­ma­nas! El fue­go aca­bó con to­da la man­za­na el 27 de agos­to de 1709, en un dan­tes­co in­cen­dio de­cla­ra­do en el edi­fi­cio del co­le­gio. No hu­bo for­ma de con­tro­lar­lo y con­su­mió en po­quí­si­ma ho­ras los edi­fi­cios re­cien­te­men­te inau­gu­ra­dos. La igle­sia no al­can­zó a ser bau­ti­za­da.

El gran afec­to del que los je­sui­tas go­za­ban en Gua­ya­quil y los di­ne­ros del acau­da­la­do vi­ca­rio don Juan Bau­tis­ta He­rre­ra, prin­ci­pal be­ne­fac­tor y pro­tec­tor de los pa­dres de la Com­pa­ñía, per­mi­tie­ron re­cons­truir muy rá­pi­da­men­te el templo, la to­rre y el co­le­gio. Pa­ra me­dia­dos de 1710 es­tos en­tra­ban nue­va­men­te en fun­cio­nes. Aho­ra sí la igle­sia po­día ser en­tre­ga­da a una ad­vo­ca­ción. Los pa­dres de­ci­die­ron ho­me­na­jear a la San­tí­si­ma Ma­dre de Dios, pre­sen­te en

EN EL QUIN­TO AL­TAR DE LA IGLE­SIA SE LE­VAN­TA­BA LA IMA­GEN DE

CRIS­TO CRU­CI­FI­CA­DO. ES­TE AL­TAR

ERA CO­NO­CI­DO CO­MO EL DE LA BUE­NA MUER­TE.

la for­ma de Nues­tra Se­ño­ra de la So­le­dad, con­fi­rién­do­le ese nom­bre, que se­ría co­mo se la lla­ma­ría, al­ter­nán­do­se con el de Igle­sia de la Com­pa­ñía de Je­sús. Pe­ro las tra­ge­dias del templo no ha­bían ter­mi­na­do.

OTRA TRA­GE­DIA Y UN NUE­VO INI­CIO

No ha­bían trans­cu­rri­do más de vein­ti­cin­co años del in­cen­dio que la des­tru­ye­ra, cuan­do un nue­vo fla­ge­lo, acae­ci­do en 1736, la re­du­jo nue­va­men­te a ce­ni­zas. Pa­ra es­te en­ton­ces su pro­tec­tor, el vi­ca­rio He­rre­ra, ya ha­bía muer­to, pe­ro nuevos be­ne­fac­to­res se ha­rían pre­sen­tes. El ca­pi­tán de mi­li­cias Fran­cis­co Ra­mí­rez de Are­llano y los miem­bros de las con­gre­ga­cio­nes Nues­tra Se­ño­ra de la Luz y De la bue­na muer­te, apor­ta­rían con re­cur­sos y or­na­men­tos que le die­ron una ima­gen mu­cho más be­lla y sun­tuo­sa de la que tu­vie­ra an­tes de es­te se­gun­do in­cen­dio.

Es­te ter­cer edi­fi­cio te­nía una en­tra­da prin­ci­pal la­te­ral y es­ta­ba con­for­ma­do por cin­co al­ta­res. En el prin­ci­pal (al­tar ma­yor) se le­van­ta­ba una ima­gen de San Fran­cis­co Ja­vier, ves­ti­da con so­ta­na de se­da y ro­que­te de encajes, y a un cos­ta­do de ella col­ga­ba un cua­dro con la ima­gen de San Luis Gon­za­ga. Al cos­ta­do de­re­cho de la igle­sia (en­tran­do por el fren­te) se ha­lla­ba el quin­to al­tar, el cual se di­fe­ren­cia­ba de los de­más por te­ner la for­ma de un pe­que­ño tem­ple­te en el que se le­van­ta­ba la ima­gen de Cris­to cru­ci­fi­ca­do, jun­to a las imá­ge­nes de la San­tí­si­ma Vir­gen de los Do­lo­res, San Juan Evan­ge­lis­ta, Ma­ría Mag­da­le­na y Ma­ría Sa­lo­mé. Es­te al­tar era el co­no­ci­do co­mo el De la bue­na muer­te y en él se ofi­cia­ba una mi­sa por se­ma­na. El ter­cer al­tar te­nía por ob­je­to de cul­to un óleo de Nues­tra Se­ño­ra de la Luz; el cuar­to una ima­gen de Nues­tra Se­ño­ra de Lo­re­to y el quin­to y úl­ti­mo, una pin­tu­ra de Nues­tra Se­ño­ra del Car­men, con­gre­ga­ción es­ta­ble­ci­da por los je­sui­tas con pos­te­rio­ri­dad a las an­tes men­cio­na­das.

¿UNA BUE­NA MUER­TE PA­RA EL TEMPLO?

Co­mo úl­ti­mo pun­to de es­ta des­crip­ción, va­le men­cio­nar que en el al­tar De la bue­na muer­te se po­dían ver tam­bién dos óleos con pa­sa­jes de la vi­da de Je­sús co­lo­ca­dos si­mé­tri­ca­men­te a los cos­ta­dos de la cruz y un es­pe­jo con su sa­gra­do co­ra­zón y el nom­bre de Cris­to for­ma­do en él con fi­na pe­dre­ría.

Las re­li­quias y or­na­men­tos que os­ten­ta­ba la igle­sia fue­ron re­par­ti­das en­tre las de­más igle­sias de Gua­ya­quil y la pro­vin­cia lue­go de la ex­pul­sión de los pa­dres de la Com­pa­ñía en 1767. La igle­sia, co­mo es de su­po­ner, de­jó de fun­cio­nar has­ta que el Ca­bil­do re­ma­tó los bie­nes que per­te­ne­cie­ran a la or­den, com­prán­do­los el se­ñor San­tia­go Es­pan­to­so, quien se en­car­gó de de­mo­ler­la a fi­nes del si­glo XVIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.