EL CO­MER­CIO LI­TO­RAL- SIE­RRA

UNA MI­RA­DA AL IN­TER­CAM­BIO CO­MER­CIAL EN­TRE AM­BAS RE­GIO­NES, PA­RA EN­TEN­DER SU DI­NÁ­MI­CA, DES­DE SUS INICIOS HAS­TA FI­NES DEL SI­GLO XVIII

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

De­bi­do a los obs­tácu­los y di­fi­cul­ta­des fí­si­cas que la to­po­gra­fía ofre­cía a la prác­ti­ca co­mer­cial en­tre el li­to­ral y la sie­rra, las vin­cu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y fa­mi­lia­res per­mi­tie­ron man­te­ner un per­ma­nen­te in­te­rés por las co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre am­bas re­gio­nes.

En es­ta re­la­ción de co­mer­cio, San Mi­guel de Chim­bo no so­lo fue un lu­gar de des­can­so, sino tam­bién un área que pro­du­cía abun­dan­tes ce­rea­les, le­gu­mi­no­sas, ga­na­de­ría, ar­te­sa­nía de bue­na ca­li­dad co­mo te­ji­dos, tra­ba­jos de ta­la­bar­te­ría, etc., que la man­tu­vie­ron ac­ti­va co­mo cen­tro del co­mer­cio in­ter­re­gio­nal.

DE ARRIEROS A CO­MER­CIAN­TES

Ape­nas ini­cia­do su desa­rro­llo y has­ta fi­na­les del si­glo XVI, su pre­sen­cia en el mer­ca­do co­lo­nial se re­du­cía a la ven­ta de mu­la­res des­ti­na­dos al trans­por­te de mer­ca­de­rías por los agres­tes ca­mi­nos que co­mu­ni­ca­ban el li­to­ral con la sie­rra. Y a la con­fec­ción de ar­ne­ses pa­ra las acé­mi­las, biel­dos y ár­gue­nas, uti­li­za­das pa­ra el trans­por­tar car­ga a ca­da la­do del mu­lar. Es­te ne­go­cio era ex­plo­ta­do por los pro­pios arrieros que con­du­cían las re­cuas de una re­gión a otra, es de­cir en­tre Chim­bo y Bo­de­gas (Ba­baho­yo).

Al em­pe­zar el si­glo XVII, los has­ta ese tiem­po arrieros, se trans­for­ma­ron en co­mer­cian­tes ac­ti­vos, que ade­más, man­te­nían por cuen­ta pro­pia el ne­go­cio del trans­por­te. Se apro­ve­cha­ron de los arrieros in­de­pen­dien­tes y mo­no­po­li­za­ron la pro­vi­sión de com­po­nen­tes ne­ce­sa­rios pa­ra tal ac­ti­vi­dad. Con­ver­ti­dos en ma­yo­ris­tas, pau­la­ti­na­men­te aca­pa­ra­ron los ar­tícu­los que el co­mer­cio de­man­da­ba y con fre­cuen­cia se en­tre­ga­ban a la es­pe­cu­la­ción ocul­tan­do

los pro­duc­tos en sus de­pó­si­tos.

SAL, ARROZ, VINO…

De los pro­duc­tos que subían des­de Gua­ya­quil has­ta San Mi­guel, era la sal en grano el que ocu­pa­ba el pri­mer lu­gar. En un via­je que se ini­cia­ba en las sa­li­nas de la pe­nín­su­la de San­ta Ele­na, era trans­por­ta­da a lo­mo de mu­la has­ta su des­tino en la se­rra­nía. La sal se em­pa­ca­ba en ár­gue­nas o al­for­jas de mim­bre y pos­te­rior­men­te en sa­cos de yu­te bur­dos, mu­cho más ba­ra­tos de ela­bo­rar que los ces­tos de mim­bre uti­li­za­dos al prin­ci­pio.

Se­guían en or­den de im­por­tan­cia el arroz, el al­go­dón, pes­ca­do se­co, fru­tas tro­pi­ca­les, el pis­co pe­ruano (aguar­dien­te de uva), el vino chi­leno, ají, go­mas ve­ge­ta­les, la la­na de cei­bo y otros pro­duc­tos im­por­ta­dos co­mo la quin­ca­lle­ría, cal­de­re­ría, cla­va­zón, brea y es­pe­cias im­por­ta­das. En la sie­rra tam­bién era muy sig­ni­fi­ca­ti­vo el con­su­mo de go­mas ve­ge­ta­les traí­das del tró­pi­co, prin­ci­pal­men­te de la go­ma de za­po­te. Uti­li­za­da, en­tre otras co­sas, pa­ra tra­tar la ma­de­ra y pa­ra fi­jar y vol­ver más du­ra­de­ra la pin­tu­ra de las ca­sas. Co­sa igual pue­de de­cir­se de la la­na de cei­bo, usa­da por las gen­tes de ma­yo­res re­cur­sos pa­ra ela­bo­rar sus col­cho­nes y al­moha­das.

Las re­cuas de mu­las, de re­torno al li­to­ral, es­pe­cial­men­te di­ri­gían su co­mer­cio al prin­ci­pal mer­ca­do que era Gua­ya­quil, don­de man­te­nían un cons­tan­te y ac­ti­vo co­mer­cio de ha­ri­nas, ja­món, que­so, etc. Tam­bién trans­por­ta­ban pro­duc­tos se­rra­nos co­mo te­las, cue­ros de res, tra­ba­jos en ta­la­bar­te­ría, cor­do­ba­nes (cue­ros ela­bo­ra­dos de ca­bra), cor­de­lla­tes (te­ji­dos de la­na), etc., que los co­mer­cian­tes gua­ya­qui­le­ños en­via­ban a Li­ma.

CO­MER­CIO EN AU­MEN­TO

Trans­cu­rri­do más de un si­glo, por 1774, al tiem­po que aún per­ma­ne­cía en el país el in­ge­nie­ro Fran­cis­co de Re­que­na los ru­bros es­te flu­jo de co­mer­cio ha­bía au­men­ta­do ca­si un ter­cio del

ini­cial: “Los efec­tos que a di­cha adua­na (de Ba­baho­yo) se con­du­cen por las vías de Gua­ran­da y Rio­bam­ba son pa­ños y lien­zos de la tie­rra que pa­san pa­ra (Gua­ya­quil) y de aquí a Li­ma y a to­do el Pe­rú, que en otro tiem­po se abas­te­cía so­lo de ellos; no lle­gan hoy a 600 pie­zas de pa­ño, lo más de co­lor azul”.

“Pe­ro el prin­ci­pal co­mer­cio es­tá en el día en los ví­ve­res que de las re­fe­ri­das pro­vin­cias y de las de­más de la sie­rra abas­te­cen a Gua­ya­quil, cu­ya can­ti­dad no es po­si­ble pun­tua­li­zar por­que des­de el mes de ju­nio has­ta di­ciem­bre es un con­ti­nuo flu­jo y re­flu­jo de re­cuas, que de­jan­do ha­ri­nas, me­nes­tras, dul­ces, azú­car, ja­mo­nes, or­di­na­ria­men­te al pre­cio de la sie­rra, se pro­veen y vuel­ven car­ga­das de sal, de ca­cao, arroz, al­go­dón, ce­ra y otros gé­ne­ros de es­ta pro­vin­cia, de hie­rro, ace­ro y ro­pas de Cas­ti­lla, y de

acei­te, vino, aguar­dien­te y otros efec­tos que vie­nen del Pe­rú”. (Ma­ría Lui­sa La­via­na Cue­tos <Re­que­na>).

AL­MA­CE­NA­MIEN­TO Y ES­PE­CU­LA­CIÓN

Den­tro de ese ac­ti­vo in­ter­cam­bio co­mer­cial, el me­ca­nis­mo fun­da­men­tal uti­li­za­do por los co­mer­cian­tes es­ta­ble­ci­dos en San Mi­guel de Chim­bo con­sis­tía en com­prar y em­bo­de­gar pro­duc­tos cos­te­ños du­ran­te la tem­po­ra­da de ve­rano, trans­por­ta­dos cuan­do los ca­mi­nos eran más fá­ci­les de tran­si­tar y el pre­cio de los pro­duc­tos de co­se­cha re­cien­te, co­mo el arroz, era me­nor. Y cuan­do las di­fi­cul­ta­des pro­pias de la tem­po­ra­da de llu­vias pro­du­cían la ele­va­ción de costos, los pro­duc­tos des­ti­na­dos a la re­gión in­ter­an­di­na cen­tro-nor­te eran ven­di­dos a pre­cios de es­pe­cu­la­ción.

Igual co­sa ocu­rría con los pro­duc­tos se­rra­nos de­man­da­dos por el li­to­ral. Len­te­jas, fri­jo­les, maíz sua­ve, etc., eran ad­qui­ri­dos y em­bo­de­ga­dos en Chim­bo du­ran­te la co­se­cha. Den­tro de esa mis­ma mo­da­li­dad es­pe­cu­la­ti­va se in­cluían ja­mo­nes, man­te­ca de cer­do, que­sos, ve­las de se­bo, mon­tu­ras y ade­re­zos de ca­ba­lle­ría, za­pa­tos, te­ji­dos de al­go­dón, etc. To­dos los cua­les se ad­qui­rían pa­ra re­ven­der­los en Ba­baho­yo, Gua­ya­quil y de­más po­bla­cio­nes li­to­ra­len­ses.

RE­SIS­TEN­CIA DE LOS CON­SU­MI­DO­RES

“Pe­ro aquel sis­te­ma de aco­pio y re­ven­ta no de­ja­ba de crear re­sis­ten­cia en­tre los con­su­mi­do­res, que en oca­sio­nes acu­sa­ban a los co­mer­cian­tes chim­be­ños de aca­pa­rar pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad, es­pe­cial­men­te la sal, pa­ra ele­var ar­ti­fi­cial­men­te los pre­cios”.

“Una acu­sa­ción de es­te ti­po fue he­cha en el Ca­bil­do de Qui­to, por los co­mer­cian­tes lo­ca­les, an­te la exa­ge­ra­da ele­va­ción de los pre­cios de la sal, y dio lu­gar a que el al­cal­de de la ca­pi­tal, que lo era don Fran­cis­co de Bor­ja y La­rras­pu­ru, se tras­la­da­ra has­ta Gua­ran­da en com­pa­ñía de al­gu­nos otros ca­bil­dan­tes, pa­ra in­ves­ti­gar la cau­sa de la es­pe­cu­la­ción”.

“Los acu­sa­dos ar­gu­men­ta­ron en su de­fen­sa que esa ele­va­ción de pre­cios era nor­mal en ca­da épo­ca in­ver­nal y el asun­to se di­lu­yó fi­nal­men­te en­tre pa­pe­leos ju­di­cia­les, sin ma­yo­res con­se­cuen­cias pa­ra ellos, sal­vo la con­sa­bi­da amo­nes­ta­ción de las au­to­ri­da­des” (Jor­ge Nú­ñez Sán­chez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.