RO­BERT NORRIS Y VE­LAS­CO IBA­RRA RE­CO­GIEN­DO LOS RETAZOS DE UNA TURBULENTA VI­DA

TRAS RE­SI­DIR AL­GU­NOS AÑOS EN ECUA­DOR, RO­BERT NORRIS EN­TRE­VIS­TÓ A NUES­TRO 5 VE­CES PRE­SI­DEN­TE.

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZAS -

Co­no­cí a Ro­bert E. Norris hacia 1971, cuan­do vi­si­ta­ba nues­tro país co­mo be­ca­rio Ful­bright en bus­ca de un te­ma pa­ra su te­sis doc­to­ral, ade­lan­tan­do que ver­sa­ría so­bre al­go muy po­co tra­ta­do: la vi­da y obra del Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra. Has­ta esos mo­men­tos, a na­die se le ha­bía ocu­rri­do es­cri­bir so­bre la vi­da del Gran Au­sen­te, por la cer­ca­nía de tan im­pe­tuo­so co­mo in­ve­re­cun­do per­so­na­je.

Ro­bert era un grin­go sim­pá­ti­co que ha­bla­ba cas­te­llano flui­do, aun­que bas­tan­te acen­tua­do. Su es­ta­tu­ra era me­nos que me­dia­na. Se dis­tin­guía por su tra­to afa­ble; an­du­vo ha­cien­do ami­gos e in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra ubi­car las fuen­tes pri­ma­rias que re­que­ría lo su­yo, y ela­bo­ró un lis­ta­do de los ar­tícu­los apa­re­ci­dos en los bo­le­ti­nes de la Aca­de­mia Na­cio­nal de His­to­ria des­de su fun­da­ción en

1909, con el nom­bre de So­cie­dad Ecua­to­ria­na de Es­tu­dios His­tó­ri­cos y otro -qui­zá más va­lio­so- so­bre la his­to­rio­gra­fía ecua­to­ria­na con­tem­po­rá­nea.

UN COM­PLE­JO BIOGRAFADO

Tí­mi­do, qui­zá in­se­gu­ro y por tan­to pro­li­jo en los de­ta­lles y preo­cu­pa­do por la per­fec­ción, ha­bía que in­sis­tir­le pa­ra que en­tre­gue co­la­bo­ra­cio­nes, que por esa ra­zón apa­re­cían muy ra­ra­men­te. Lue­go de al­gu­nos años de re­si­dir en el Ecua­dor (tra­ba­jo al la­do de Ju­lio Es­tra­da, dic­tó cá­te­dra uni­ver­si­ta­ria y has­ta en­tre­vis­tó a Ve­las­co Iba­rra), via­jan­do cons­tan­te­men­te por las prin­ci­pa­les ciu­da­des, re­gre­só a su pa­tria y se nos per­dió. Más tar­de nos en­te­ra­mos de que ha­bía de­ja­do a un la­do la his­to­ria pa­ra ini­ciar es­tu­dios de De­re­cho y que su con­ser­va­do­ris­mo ini­cial ha­bía evo­lu­cio­na­do hacia un li­be­ra­lis­mo más acor­de con los tiem­pos, es­pe­cia­li­zán­do­se en la de­fen­sa de los De­re­chos Hu­ma­nos, mien­tras dic­ta­ba con­fe­ren­cias a ni­vel in­ter­na­cio­nal en una de las cua­les fa­lle­ció, de­jan­do dos hi­jos y una viu­da que ha res­ca­ta­do la he­ren­cia cul­tu­ral del que­ri­do y re­cor­da­do ami­go: La vi­da, obra y pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de Ve­las­co Iba­rra, edi­ta­da por Li­bri Mun­di en Qui­to. El li­bro tra­ta de re­fle­jar la com­ple­ja y di­fí­cil per­so­na­li­dad del bio­gra­fia­do, tan es­pe­cial, tan si­nuo­sa, tan lle­na de reacciones tea­tra­les y de exa­brup­tos, y lu­mi­no­sa ca­si siem­pre, aun­que des­afor­tu­na­da en otras, so­bre to­do por la car­ga de in­gra­ti­tud que usa­ba con quie­nes me­jor le ser­vían y que da­da su con­di­ción de ex­tran­je­ro el au­tor no pu­do co­no­cer a pro­fun­di­dad, ni res­ca­tar el va­rio­pin­to de su rico anec­do­ta­rio, de mo­do que el per­so­na­je se le es­ca­pa de una ca­bal y com­ple­ta com­pren­sión.

SU VA­LOR HIS­TÓ­RI­CO

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con los ac­to­res se­cun­da­rios, so­bre to­do los de la glo­rio­sa Re­vo­lu­ción del 28 de Ma­yo que ca­si son pa­sa­dos por al­to. Ve­las­co ja­más se dig­nó re­co­no­cer­les mé­ri­tos, des­pués de que fue­ron ellos los au­to­res de su se­gun­da pre­si­den­cia. La ver­sión so­bre los an­te­ce­den­tes de la Re­vo­lu­ción es­tá to­tal­men­te erra­da. Se­gún Norris, o me­jor di­cho, se­gún Ve­las­co Iba­rra, el 28 de Ma­yo se for­jó en la sie­rra, sien­do su au­tor don Car­los Alar­cón, ve­cino de Rio­bam­ba, pa­pá de Ru­pan­go y abue­lo de Fa­bián, cu­yo ma­yor mé­ri­to fue ha­ber si­do su ami­go y con­fi­den­te. Tam­bién por su con­di­ción de ex­tran­je­ro se ex­pli­ca que la obra de Norris con­ten­ga apre­cia­cio­nes sim­plis­tas so­bre los ve­ri­cue­tos e in­te­rio­ri­da­des que des­cri­be, y de vez en cuan­do has­ta ye­rra en lo so­cial, cuan­do ca­sa al Ing. Pe­dro Car­bo Me­di­na con una de sus cu­ña­das.

No por es­to de­ja de ser va­lio­sa y re­co­men­da­ble, pues sir­ve pa­ra ir des­en­tra­ñan­do de a po­qui­to, to­da esa ur­dim­bre de acon­te­ci­mien­tos y per­so­na­jes que ilus­tran los pri­me­ros cua­tro pe­río­dos ve­las­quis­tas y co­mo en ma­te­ria de his­to­ria nun­ca se pue­de de­cir la úl­ti­ma pa­la­bra, las ver­da­des con­te­ni­das en es­tos dos to­mos es­tán lla­ma­das a per­du­rar y los erro­res se irán de­pu­ran­do. Sor­pren­de que la Ca­sa de la Cul­tu­ra Ecua­to­ria­na -ab­sur­da y has­ta irra­cio­nal­men­te- ha­ya re­cha­za­do el ori­gi­nal que pre­sen­tó la viu­da pa­ra su pu­bli­ca­ción.

ÉXI­TO DE LI­BRE­RÍA

La obra se vol­vió a tra­vés de los chis­mo­sos en un éxi­to de li­bre­ría. To­dos que­rían co­no­cer en de­ta­lle el epi­so­dio de la car­ta abier­ta de la pri­me­ra es­po­sa del per­so­na­je cen­tral de la obra, apa­re­ci­da en El Co­mer­cio y di­ri­gi­da na­da me­nos que “a las mu­je­res de mi Pa­tria el Ecua­dor”, es­cán­da­lo sin pre­ce­den­tes a ni­vel pre­si­den­cial, mo­ti­va­do por un asun­to más bien do­més­ti­co y pue­ril (una se­pa­ra­ción con­yu­gal que ter­mi­na­ría en di­vor­cio), lo que hoy no lla­ma­ría la aten­ción ni si­quie­ra en un con­ven­to de mon­jas del ve­lo ne­gro de clau­su­ra.

Pe­ro, pa­ra lle­nar el va­cío bi­blio­grá­fi­co de un li­bro to­tal­men­te ago­ta­do, aca­ba de apa­re­cer una se­gun­da edi­ción ba­jo el título de El Gran Au­sen­te, con un nue­vo ca­pí­tu­lo por Gon­za­lo Or­tiz Cres­po so­bre el quin­to ve­las­quis­mo y una en­tre­vis­ta por Die­go Oquen­do, to­do en 714 págs., Pa­ra­di­so Edi­to­res, Qui­to, pa­tro­ci­na­do por Ban­co Pi­chin­cha.

No es­ta­ría com­ple­ta es­ta re­se­ña sin men­cio­nar el ge­ne­ro­so ob­se­quio de la pri­me­ra edi­ción que me hi­cie­ra ha­ce años mi ex­com­pa­ñe­ro uni­ver­si­ta­rio el Dr. Ja­cin­to Ve­lás­quez, ca­ba­lle­ro sin ta­cha y el ami­go más aten­to del mun­do por su bon­ho­mía. A to­do se­ñor, to­do ho­nor, de­cían los an­ti­guos.

Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra en su pri­me­ra pre­si­den­cia (1934-1939).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.