EL NOGUCHI BUS­TO DE HIDEYO UNA CRÓ­NI­CA DE LA CIU­DAD

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. HISTORIA Y CULTURA - POR: RO­BER­TO VER­GA­RA NO­BOA ver­ga­[email protected]­na­sa.com.ec

El si­tio de na­ci­mien­to de Noguchi fue en la ori­lla de uno de los gran­des lagos del Ja­pón, que im­pre­sio­na por la gran be­lle­za de la na­tu­ra­le­za y que per­te­ne­ce a la re­gión de Fu­kus­hi­ma, don­de ha­ce unos po­cos años acon­te­ció un acia­go ac­ci­den­te nu­clear que alar­mó al mun­do. Noguchi su­fri­rá en su ni­ñez por la po­bre­za, tras una quemadura de dis­ca­pa­ci­dad, al no po­der usar su mano iz­quier­da, has­ta que a los 16 años fue ope­ra­do y re­cu­pe­ró al­go de mo­vi­mien­to en sus de­dos. Es­to lo lle­nó de se­gu­ri­dad y es­pe­ran­za en sí mis­mo y lo en­ca­mi­nó al cam­po de los es­tu­dios mé­di­cos. Bus­có des­de muy jo­ven fue­ra de su pa­tria las po­si­bi­li­da­des que le per­mi­ti­rían aten­der sus in­ves­ti­ga­cio­nes.

Noguchi se­rá va­lo­ra­do -por su ta­len­to y por su va­lor per­so­nal- por el cé­le­bre Dr. Si­mon Flex­ner, quien co­mo su be­ne­fac­tor lo tu­te­la y aco­ge en los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, don­de lo­gra­rá su triun­fo.

Noguchi ha­bía si­do as­pi­ran­te fi­na­lis­ta al Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na y po­seía el pres­ti­gio de sa­bio des­de an­tes de su arri­bo a Gua­ya­quil y a sus tra­ba­jos so­bre la fie­bre ama­ri­lla. Des­em­bar­có en el puer­to de Gua­ya­quil con su no­to­rie­dad a cues­tas. De tra­to muy cor­dial, ofre­ció en­tre­vis­tas y, cul­ti­van­do su gus­to por los idio­mas, con­ver­sa­ba en es­pa­ñol al­ter­nan­do y sim­pa­ti­zan­do con sus an­fi­trio­nes.

HO­ME­NA­JES

En Gua­ya­quil, Noguchi ten­drá su fo­to de re­tra­to per­so­nal pre­fe­ri­do que se re­pro­du­ce en el bi­lle­te de ban­co ja­po­nés de 1000 ye­nes. El Con­ce­jo de la ciu­dad acor­dó un vo­to de aplau­so pa­ra agra­de­cer sus im­por­tan­tes ser­vi­cios. Se con­fec­cio­nó un pri­mer bus­to con la efi­gie de Noguchi. La Fa­cul­tad de Me­di­ci­na lo nom­bró miem­bro ho­no­ra­rio, en­car­gan­do un me­da­llón de bron­ce an­tes de su via­je a Nue­va York. Asi­mis­mo, se ela­bo­ró una pla­ca re­cor­da­to­ria men­cio­nan­do sus es­tu­dios so­bre fie­bre ama­ri­lla. La ciu­dad de Gua­ya­quil de­ci­dió en 1924 cam­biar el nom­bre de la ca­lle Chan­duy, que pa­só a lla­mar­se Noguchi, pa­ra­le­la al río has­ta la ca­lle El Oro. Pos­te­rior­men­te, Noguchi reanu­dó sus in­ves­ti­ga­cio­nes en paí­ses co­mo Pe­rú, Mé­xi­co, Bra­sil. Fren­te a las va­ci­la­cio­nes por el efí­me­ro ha­llaz­go, la po­ca efi­cien­cia de la va­cu­na en Áfri­ca, se in­cor­po­ró al equi­po de in­ves­ti­ga­do­res en Gha­na, don­de lue­go de va­rios me­ses se con­ta­gió y fa­lle­ció jus­ta­men­te por fie­bre ama­ri­lla.

EL CA­ZA­DOR DE MI­CRO­BIOS

Al lle­gar la no­ti­cia de su la­men­ta­ble muer­te el 21 de ma­yo de 1928, la re­cor­da­ción de Hideyo Noguchi en Gua­ya­quil se ex­pre­só con mu­cho es­tre­me­ci­mien­to. De in­me­dia­to el Con­ce­jo de Gua­ya­quil, a tra­vés del Dr. Iz­quie­ta, emi­tió un acuer­do con la no­ta de due­lo ex­pre­san­do la con­do­len­cia en nom­bre de la ciu­dad, co­mo ma­ni­fes­ta­ción de due­lo hon­ran­do su me­mo­ria. Ha­bía trans­cu­rri­do una dé­ca­da des­de el des­cu­bri­mien­to de Noguchi en Gua­ya­quil y el pue­blo de la ciu­dad le guar­da­ba idén­ti­co pres­ti­gio de sa­bio. En el acuer­do se de­ci­dió ela­bo­rar un re­tra­to de Noguchi que se­ría co­lo­ca­do en la ga­le­ría de la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal.

En 1976, por ce­le­brar­se el cen­te­na­rio de na­ci­mien­to de Hideyo Noguchi, el go­bierno Ja­po­nés reali­zó ges­tio­nes en Mé­xi­co, Pe­rú y Gua­ya­quil don­de se es­ta­ble­cen vin­cu­la­cio­nes cien­tí­fi­cas de coope­ra­ción a tra­vés de Ins­ti­tu­tos to­dos en ho­me­na­je a la fi­gu­ra de Noguchi en tie­rras su­da­me­ri­ca­nas. En Ecua­dor, el ser­vi­cio de co­rreos emi­tió una es­tam­pi­lla. En Gua­ya­quil el Con­ce­jo de la ciu­dad, pre­si­di­do el al­cal­de Eduar­do Mon­ca­yo, inau­gu­ró so­lem­ne­men­te un bus­to de bron­ce ob­se­quia­do por Ja­pón, que fue em­pla­za­do en la ave­ni­da 25 de Ju­lio, fren­te al hos­pi­tal del Se­gu­ro So­cial, el cual des­apa­re­ció años des­pués.

Lás­ti­ma que la me­mo­ria de Noguchi y de su fae­na en Gua­ya­quil sea in­sig­ni­fi­can­te; sin em­bar­go, su ima­gen y su re­cuer­do sub­sis­ten en los ren­glo­nes de la his­to­ria por­te­ña. En el pa­sa­do ju­nio, al ce­le­brar­se el cen­te­na­rio de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Ecua­dor y Ja­pón, se eri­gió en Gua­ya­quil un nue­vo bus­to de Noguchi, el cual fue ubi­ca­do en el Pa­la­cio de Cris­tal.

GUA­YA­QUIL MOS­TRÓ AFEC­TO Y RES­PE­TO POR NOGUCHI. CON AUS­PI­CIOS DE LA

FUN­DA­CIÓN ROC­KE­FE­LLER,

LU­CHÓ IN­CAN­SA­BLE­MEN­TE CON­TRA LA FIE­BRE

AMA­RI­LLA.

Efi­gie de Hideyo Noguchi. Aba­jo, bus­to de bron­ce de Noguchi en la ave­ni­da 25 deJu­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.