LA DE­FEN­SA AN­TE PRO­BA­BLE IN­CUR­SIÓN IBÉ­RI­CA

CON LA IN­TEN­CIÓN DE RE­CU­PE­RAR SUS AN­TI­GUAS CO­LO­NIAS, ES­PA­ÑA PLANIFICABA UN ATA­QUE A CO­LOM­BIA, DE LA QUE ECUA­DOR FOR­MA­BA PAR­TE.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: MARIANO SÁN­CHEZ B. san­[email protected]­na­sa.com.ec

En el año de 1824 Es­pa­ña co­men­zó a con­gre­gar en aguas an­ti­lla­nas bu­ques de gue­rra con la in­ten­ción de ata­car a Co­lom­bia por el Atlán­ti­co, y en 1826 con­ta­ba ya con una po­de­ro­sa di­vi­sión de ejér­ci­to en el sec­tor. Por ello el Go­bierno de­ci­dió de­fen­der las cos­tas de una pro­ba­ble in­va­sión ibé­ri­ca, que per­se­guía re­con­quis­tar sus ex­co­lo­nias.

DIS­PO­SI­CIO­NES AL CO­MAN­DAN­TE ILLINGWORTH

El 21 de mar­zo de 1826 el se­cre­ta­rio de Gue­rra y Ma­ri­na don Car­los Sou­blet­te, se di­ri­gió al ca­pi­tán de na­vío don Juan Illingworth, co­man­dan­te en je­fe de la Es­cua­dra de Co­lom­bia en el Pa­ci­fi­co, y le di­jo que el Go­bierno se ha­bía fi­ja­do en él por ser uno de los je­fes más ca­pa­ces pa­ra li­de­rar la de­fen­sa de la pa­tria.

En re­su­men se le dis­pu­so que eli­gie­ra a to­dos los ofi­cia­les de ma­ri­na, que a su cri­te­rio pu­die­ran ser­le úti­les pa­ra zar­par en una ex­pe­di­ción y en­fren­tar a las fuer­zas es­pa­ño­las, y que reunie­se a la tri­pu­la­ción ne­ce­sa­ria pa­ra un na­vío de 74, des­de con­tra­maes­tre a pa­je, sa­cán­do­les de los bu­ques de gue­rra de Co­lom­bia del Sur, ac­tual Ecua­dor, aun­que que­da­sen so­los. Se or­de­nó tam­bién em­bar­que a to­dos los alum­nos de la Es­cue­la Náutica de Gua­ya­quil que es­tu­vie­sen en es­ta­do de ha­cer­lo. Fi­nal­men­te se le di­jo que fue­ra in­me­dia­ta­men­te a Car­ta­ge­na, por el istmo de Pa­na­má.

PRE­PA­RA­CIÓN DE LA EX­PE­DI­CIÓN

Illingworth se de­di­có de in­me­dia­to a la ar­dua ta­rea de re­unir los in­di­vi­duos ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar es­ta em­pre­sa; to­mó las me­di­das del ca­so pa­ra au­men­tar su nú­me­ro con in­di­vi­duos de las mi­li­cias ma­ri­ne­ras de Ma­na­bí, Tu­ma­co, Iz­cuan­de, etc., que se­rían em­bar­ca­dos en el via­je a Pa­na­má.

Pa­ra el efec­to utilizó el ber­gan­tín Chim­bo­ra­zo, en cu­yo bu­que se em­bar­có el 22 de ju­lio de 1826; con él iban al­gu­nos ofi­cia­les sa­li­dos de nues­tra Es­cue­la Náutica y as­pi­ran­tes de ma­ri­na egre­sa­dos que ha­bían he­cho la cam­pa­ña del Pe­rú; así tam­bién otro gru­po de nue­vos as­pi­ran­tes que no ha­bían par­ti­ci­pa­do en ella.

ZAR­PE DEL BER­GAN­TÍN CHIM­BO­RA­ZO

Es así que con­for­ma­da la tri­pu­la­ción con la ofi­cia­li­dad y as­pi­ran­tes de ma­ri­na (en lo que se re­fie­re a egre­sa­dos de la Es­cue­la Náutica), asi­mis­mo cien ma­ri­ne­ros, zar­pó de Pu­ná el 23 de ju­lio en el ber­gan­tín Chim­bo­ra­zo, arri­ban­do a Pa­na­má el 5 de agos­to.

Des­pués de po­cos días de per­ma­nen­cia en Pa­na­má mar­cha­ron por tie­rra has­ta lle­gar al Atlán­ti­co y se em­bar­ca­ron en un bu­que de gue­rra que los es­pe­ra­ba, zar­pan­do con rum­bo a Car­ta­ge­na, en cu­ya pla­za se reunie­ron las na­ves ad­qui­ri­das por Co­lom­bia, y que eran: un na­vío de 74 ca­ño­nes, dos gran­des fra­ga­tas de 62 y otra de 44 ca­ño­nes; y ade­más, los otros bu­ques que po­seía ya el Es­ta­do; ta­les co­mo las cor­be­tas Bo­lí­var, Bo­ya­cá, Ve­ne­zue­la, Uri­ca y Ce­res, los ber­gan­ti­nes Pi­chin­cha, Li­ber­ta­dor e In­de­pen­dien­te, y las go­le­tas In­de­pen­den­cia, Ge­ne­ral Pa­di­lla y Ge­ne­ral Man­ri­que. Se con­si­de­ró que to­das esas fuer­zas reuni­das eran su­fi­cien­tes pa­ra opo­ner­las a la es­cua­dra es­pa­ño­la.

FIN DEL EPI­SO­DIO

Pe­ro el pe­li­gro des­apa­re­ció por en­ton­ces pues la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de Es­pa­ña en sus re­la­cio­nes con Por­tu­gal y la in­ter­ven­ción de In­gla­te­rra en fa­vor del úl­ti­mo, así co­mo otras po­de­ro­sas cir­cuns­tan­cias, hi­cie­ron desis­tir al Go­bierno es­pa­ñol de sus pro­yec­tos con­tra Co­lom­bia.

La pe­que­ña fuer­za ex­pe­di­cio­na­ria gua­ya­qui­le­ña es­tu­vo de re­gre­so el 18 de enero de 1827. Una vez en Gua­ya­quil, don Juan Illingworth se po­se­sio­nó en el car­go de co­man­dan­te del Apos­ta­de­ro de Gua­ya­quil e in­for­mó que el as­pi­ran­te de ma­ri­na Jus­to Fer­nan­do Hi­dro­vo ha­bía muer­to en Car­ta­ge­na, pe­ro el do­cu­men­to no in­di­ca las cir­cuns­tan­cias ni la for­ma de su fa­lle­ci­mien­to. El 12 de mar­zo de 1827 el co­man­dan­te Illingworth dio no­ti­cia de seis guar­dia­ma­ri­nas re­za­ga­dos que re­tor­na­ron des­de Pa­na­má en el ber­gan­tín mer­can­te Serafín, cul­mi­nan­do con ello el epi­so­dio de la co­mi­sión a Car­ta­ge­na.

AN­TE LAS IN­TEN­CIO­NES DE LOS ES­PA­ÑO­LES DE RE­CON­QUIS­TAR SUS CO­LO­NIAS, EN­TRE ELLAS CO­LOM­BIA, DE LA QUE EL AC­TUAL ECUA­DOR FOR­MA­BA PAR­TE, SE OR­DE­NÓ AL CO­MAN­DAN­TE JUAN ILLINGWORTH A QUE PRO­CE­DA CON UNA EX­PE­DI­CIÓN HAS­TA CAR­TA­GE­NA.

Ber­gan­tín Chim­bo­ra­zo. Ma­que­ta del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma.

Al­mi­ran­te Juan Illingworth Hunt, se­gún óleo de Ro­ber­to Saa­ve­dra.Sa­lón For­ja­do­res Na­va­les del Co­man­do de Ope­ra­cio­nes Na­va­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.