SI­MÓN BO­LÍ­VAR

Los úl­ti­mos me­ses de su vi­da

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A. aro­se­me­[email protected]­na­sa.com.ec

En una de las bi­blio­te­cas de la Uni­ver­si­dad de Har­vard ha­llé un sin­gu­lar do­cu­men­to edi­ta­do en Pa­rís a 1866 por el mé­di­co fran­cés, Ale­jan­dro Prós­pe­ro Re­ve­rend, mé­di­co de ca­be­ce­ra de Bo­lí­var en sus úl­ti­mos 17 días. En 67 pá­gi­nas hay 33 bo­le­ti­nes so­bre los pro­ble­mas clí­ni­cos, có­mo y con quién se reunió, qué hi­zo, la au­top­sia, los fu­ne­ra­les y el tes­ta­men­to. Es ex­cep­cio­nal pa­ra his­to­ria­do­res bo­li­va­ria­nos y an­ti­bo­li­va­ria­nos.

Bo­lí­var vi­vió en Gua­ya­quil du­ran­te tres oca­sio­nes, la úl­ti­ma de ju­lio a oc­tu­bre de 1829; lle­gó pa­ra ex­pul­sar a los pe­rua­nos que se ha­bían to­ma­do Gua­ya­quil. Su sa­lud em­pe­za­ba a fla­quear des­de 1828; se en­fer­mó y pa­só con­va­le­cien­do más de un mes en la is­la San­tay. Le que­da­ba al­go más de un año de vi­da. Es­te gran mi­li­tar tu­vo el mé­ri­to de ha­ber lo­gra­do la in­de­pen­den­cia de 5 paí­ses, ex­clu­yen­do la pro­vin­cia de Gua­ya­quil. Pe­ro la-

men­ta­ble­men­te tu­vo el de­mé­ri­to de ha­ber si­do pé­si­mo es­ta­dis­ta. De­jó a 5 paí­ses en caos, to­dos ma­ne­ja­dos por mi­li­ta­res que no te­nían la me­nor idea de có­mo cons­truir bue­nas ba­ses po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, so­cia­les y ju­di­cia­les. Al fi­nal de su vi­da, Gran Co­lom­bia se le ha­bía ido de las ma­nos; so­lo le que­da­ba re­nun­ciar a la pre­si­den­cia, la cual nun­ca ejer­ció por­que se pa­só gue­rrean­do.

UNA MA­LA NO­TI­CIA TRAS OTRA

Su opo­si­ción se ini­ció a ju­nio de 1828, con el fra­ca­so de la Con­ven­ción de Oca­ña; si­guió un aten­ta­do con­tra su vi­da que lo afec­tó psi­co­ló­gi­ca­men­te, y lue­go re­pre­sa­lias que in­clu­ye­ron fu­si­la­mien­tos. Se abrie­ron fren­tes en to­dos los paí­ses; Bo­lí­var sal­tó de un país a otro es­tan­do en­fer­mo. El 15 de enero, 1830, re­gre­só a Bo­go­tá. Usual­men­te sus re­ci­bi­mien­tos eran co­mo los de los cé­sa­res cuan­do in­gre­sa­ban a Roma; su en­tra­da fue di­fe­ren­te, a pe­sar del Go­bierno ha- ber or­ga­ni­za­do una gran re­cep­ción, lle­ga­ba en­fer­mo. El 20 de enero se ins­ta­ló el Con­gre­so y Bo­lí­var le­yó su re­nun­cia; no fue acep­ta­da y el pri­me­ro de mar­zo en­tre­gó el po­der a Do­min­go Cay­ce­do. Se fue a con­va­le­cer en una fin­ca a las afue­ras de Bo­go­tá. El 8 de ma­yo la de­jó pa­ra ir a Car­ta­ge­na. Ma­nue­la Sáenz, so­la y a ca­ba­llo, es­pe­ró a la co­mi­ti­va pa­ra dar el úl­ti­mo adiós a su gran aman­te. Bo­lí­var via­ja­ba con un sé­qui­to de mi­li­ta­res, al­re­de­dor de 10 per­so­nas men­cio­na­das por Re­ve­rend. El pri­me­ro de ju­lio lle­gó a Car­ta­ge­na, su plan era via­jar a In­gla­te­rra, pe­ro la en­fer­me­dad se fue agra­van­do. Es­tu­vo tres me­ses es­pe­ran­do re­ci­bir el di­ne­ro de la ven­ta de su mi­na de co­bre pa­ra fi­nan­ciar su exi­lio, no lle­gó. Re­ci­bió una car­ta de Su­cre, lo emo­cio­nó y con­tes­tó que le da­ba pe­na de­jar a un ami­go y su país. Días des­pués co­no­ció del ase­si­na­to. Eran ma­las no­ti­cias, una tras otra. Joa­quín Mier, ri­co es­pa­ñol, lo in­vi­tó a su fin­ca en San­ta Mar­ta. El pri­me­ro de di­ciem­bre se di­ri­gió a Sa­ba­ni­lla en el ber­gan­tín Ma­nuel de pro­pie­dad del es­pa­ñol. Fue es­col­ta­do por la fra­ga­ta es­ta­dou­ni­den­se Gram­pus, cu­yo ca­pi­tán era Lt. Comdr. Isaac Ma­yo; via­ja­ba el mé­di­co de la fra­ga­ta, Geor­ge B. Ma­cNight. Fa­lle­ció el 17 de di­ciem­bre a los 47 años de edad. La tu­bercu­losis se lo lle­vó; has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, era en­fer­me­dad fa­tal en los paí­ses tro­pi­ca­les. Cuan­do lle­gó a Sa­ba­ni­lla, uno de sus es­cla­vos lo car­gó a un ca­rrua­je que lo tras­la­dó a la fin­ca San Pe­dro Ale­jan­drino de pro­pie­dad de Mier.

DIAG­NÓS­TI­CO DE MUER­TE

El do­cu­men­to de Re­ve­rend co­men­zó con su bo­le­tín ini­cial del pri­me­ro de di­ciem­bre: “Su Ex­ce­len­cia (S. E.) lle­gó a es­ta ciu­dad de San­ta Mar­ta a la sie­te y me­dia de la no­che, pro­ce­den­te de Sa­ba- ni­lla, en el ber­gan­tín na­cio­nal Ma­nuel, y ha­bien­do ve­ni­do a tie­rra en una si­lla de bra­zos por no po­der ca­mi­nar, le en­con­tré en el es­ta­do si­guien­te: cuer­po muy fla­co y ex­te­nua­do; el sem­blan­te ado­lo­ri­do y una in­quie­tud de áni­mo cons­tan­te. La voz ron­ca, una tos pro­fun­da con espu­tos vis­co­sos y de co­lor ver­do­so. El pul­so igual, pe­ro com­pri­mi­do. La di­ges­tión la­bo­rio­sa […] la en­fer­me­dad de S. E. me pa­re­ció ser de las más graves, y mi pri­me­ra opi­nión fue que te­nía los pul­mo­nes da­ña­dos”. En el se­gun­do bo­le­tín co­men­tó que Bo­lí­var pa­só muy ma­la no­che y men­cio­nó que el diag­nós­ti­co del Dr. Ma­cNight coin­ci­día con el su­yo: ca­ta­rro pul­mo­nar cró­ni­co. Pe­ro en un dia­rio del ci­ru­jano es­ta­dou­ni­den­se afir­ma que el diag­nós­ti­co de Re­ve­rend ha­bía si­do tu­bercu­losis y en to­do ca­so am­bas ofre­cían te­rri­ble prog­no­sis. Se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra el mé­to­do cu­ra­ti­vo. La reunión de los dos mé­di­cos di­fie­re de la del dia­rio de Ma­cNight, quien afir­ma que el diag­nós­ti­co de Bo­lí­var tu­vo lu­gar en Sa­ba­ni­lla. Ca­da bo­le­tín fue des­cri­bien­do el de­te­rio­ro de la sa­lud de Bo­lí­var. En el No. 32: “To­dos los sín­to­mas es­tán lle­gan­do al úl­ti­mo gra­do de in­ten­si­dad: el pul­so es­tá en el ma­yor de­cai­mien­to; el ‘fa­cies’ es­tá más hi­po­crá­ti­co que an­tes; en fin, la muer­te es­tá pró­xi­ma”. En el No. 33 y úl­ti­mo: “Des­de las ocho has­ta la una del día que ha fa­lle­ci­do S. E., el Li­ber­ta­dor, to­dos los sín­to­mas han señalado más y más la pro­xi­mi­dad de su muer­te”. Era el 17 de di­ciem­bre de 1830. Bo­lí­var me­re­ció te­ner una muer­te di­fe­ren­te. Ni sus más cer­ca­nos colaboradores es­tu­vie­ron pre­sen­tes. Flo­res se ha­bía ade­lan­ta­do a sa­lir­se de Gran Co­lom­bia y pa­sar a ser pre­si­den­te de Ecua­dor.

Muer­te de Si­món Bo­lí­var.

Re­tra­to a lá­piz de Bo­lí­var me­sesan­tes de fa­lle­cer.

Doc­tor Ale­jan­dro Prós­pe­roRe­ve­rend.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.