LA CA­LLE DE LA ORI­LLA

Nues­tro ma­le­cón co­lo­nial

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MEL­VIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

La idea de ini­ciar la cons­truc­ción de un ma­le­cón en Gua­ya­quil na­ció de la men­te de Andrés Con­te­ro, com­pa­ñe­ro de Pi­za­rro en la con­quis­ta de Es­me­ral­das, y ve­cino dis­tin­gui­do de la ciu­dad pa­ra la se­gun­da mi­tad del si­glo XVI. Pa­ra 1560 Con­te­ro, cu­brien­do el car­go de co­rre­gi­dor de Gua­ya­quil, ha­ría cla­var so­bre la pla­ya, a 18 va­ras de dis­tan­cia, dos lí­neas de es­ta­cas de man­gle, crean­do un am­plio es­pa­cio que re­lle­na­ría con to­da cla­se de ma­te­ria­les, so­bre to­do con­chas, cas­ca­jo, basura y res­tos de ma­te­rial traí­do del as­ti­lle­ro. Pa­ra el efec­to ce­gó y re­lle­nó un es­te­ro que en­tra­ba por don­de hoy se en­cuen­tra el mo­nu­men­to a León Febres-Cor­de­ro al pie del for­tín de La plan­cha­da. Es­te pri­mer ma­le­cón, que co­men­zó a lla­mar­se ‘la ca­lle de la ori­lla’ fue tem­pra­na­men­te ocu­pa­do por la co­mu­ni­dad a fin de usar­lo co­mo as­ti­lle­ro, pues sien­do esa in­dus­tria la más im­por­tan­te de la ciu­dad, eran po­cos los lu­ga­res -anexos al río- en los que no se vie­ra al­gún ta­ller o lu­gar de tra­ba­jo que no es­tu­vie­se re­la­cio­na­do con ello.

LA CA­LLE DE LA ORI­LLA

Las ac­tas del Ca­bil­do y los do­cu­men­tos re­cu­pe­ra­dos en ar­chi­vos es­pa­ño­les e in­gle­ses, nos per­mi­ten ase­ve­rar que en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVI, los gua­ya­qui­le­ños le­van­ta­ron una mu­ra­lla que bor­dea­ba la Ca­lle de la ori­lla y de la cual el for­tín de la plan­cha­da era par­te. Te­nía al­go más de dos me­tros de al­tu­ra y un úni­co ac­ce­so en el sec­tor de des­em­bar­co del mue­lle de la ma­ri­na, cer­ca del cru­ce de las ca­lles Ma­le­cón y Lo­ja. Muy pro­ba­ble­men­te la in­va­sión pi­ra­ta que su­frió Gua­ya­quil en 1687 de­ja­ría co­mo se­cue­la la des­truc­ción de es­ta de­fen­sa si­tua­da en ese an­ti­guo ma­le­cón, pues el cro­quis tra­za­do por el car­tó­gra­fo ju­dío Pau­lus Min­guet y pu­bli­ca­do por Al­ce­do y He­rre­ra en Es­pa­ña, pa­ra 1740, nos mues­tra res­tos de esas mu­ra­llas. Es po­si­ble que esa equi­vo­ca­ción co­me­ti­da de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria por el car­tó­gra­fo nos man­tu­vie­ra en­ga­ña­dos por mu­chos años so­bre el as­pec­to que ella te­nía, pe­ro hoy, a la luz de nue­va in­for­ma­ción en­con­tra­da en do­cu­men­tos ta­les co­mo la bi­tá­co­ra de Dam­pier de 1684, po­de­mos ase­ve­rar que el ma­le­cón de Gua­ya­quil pre­sen­ta­ba esa apa­rien­cia pa­ra aquel en­ton­ces.

EL PUEN­TE DE LAS 800 VA­RAS

Pa­ra 1710, la Ca­lle de la ori­lla ve­ría có­mo se le unía una pro­lon­ga­ción de ma­de­ra que la uni­ría al ma­le­cón que los gua­ya­qui­le­ños ya ha­bían co­men­za­do a ha­cer en la ori­lla del río. Es­ta pro­lon­ga­ción de ma­de­ra se­ría co­no­ci­da co­mo el Puen­te de las 800 va­ras. A lo lar­go del si­glo XVIII, se cons­trui­rían en ella fo­sos, fuer­tes y pro­pug­nácu­los co­mo ‘el ba­luar­te’ y el for­tín de Pu­ga, am­bos le­van­ta­dos por en 1735 por Jor­ge Juan, ma­rino e in­ge­nie­ro es­pa­ñol que lle­ga­ría a la An­ti­gua Au­dien­cia de Qui­to jun­to la Mi­sión Geo­dé­si­ca Fran­ce­sa, a fin de me­dir un ar­co del me­ri­diano te­rres­tre.

A la al­tu­ra de Ma­le­cón en­tre 10 de Agos­to y Su­cre se cons­trui­ría, años des­pués, el for­tín de la Lim­pia Con­cep­ción, jun­to a la Ar­me­ría del rey, am­bas edi­fi­ca­cio­nes, ro­dea­das por un fo­so que se unía al ma­le­cón por dos puen­tes, uno nor­te y otro sur, que unían es­ta suer­te de is­lo­te, con el res­to de la ciu­dad.

Al­gu­nas cons­truc­cio­nes de im­por­tan­cia se ha­rían pa­ra es­te en­ton­ces en la Ca­lle de la ori­lla, lo que pa­ra­li­za­ría el tablestacado que el Ca­bil­do ve­nía ins­ta­lan­do de ma­ne­ra pau­la­ti­na a 20 va­ras de la ori­lla pa­ra ga­nar es­pa­cio al río y se­guir con la cons­truc­ción del ma­le­cón. Se des­ta­ca­ban en­tre es­tas cons­truc­cio­nes, el edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción, el hos­pi­tal San Juan de Dios, el mer­ca­do de abas­tos cons­trui­do por Ra­món Gar­cía de León y Pi­za­rro en 1787- y la Ca­sa del Ca­bil­do a par­tir de 1816. El prin­ci­pal ma­te­rial de re­lleno se­rían los res­tos de con­chas, que abun­da­ban en el río, pe­ro en par­ti­cu­lar, a lo lar­go de lo que hoy en día se co­no­ce co­mo La bahía. Es­te ma­le­cón co­lo­nial no era co­mo el ac­tual. No era con­ti­nua, pues es­ta­ba in­te­rrum­pi­da por pe­que­ños fo­sos o es­te­ros, co­mo el del hos­pi­tal (hoy ca­lle Agui­rre), cru­za­dos por puen­tes que la in­te­rrum­pían for­man­do, a to­do lo lar­go, una cu­rio­sa y pin­to­res­ca ave­ni­da. Así, a re­mien­dos y pe­da­zos avan­zó la cons­truc­ción del an­ti­guo ma­le­cón, sin que na­die pu­die­ra de­cir, en ese en­ton­ces que es­ta­ba ter­mi­na­do.

La Bo­ni­te - Ca­lle de la Ori­lla 1836.

La Bo­ni­te La Taho­na 1836.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.